10 AÑOS DE LA DERROTA DEL ALCA Y AHORA HACIA DONDE VAMOS.

Pensar en los 10 años de la derrota del ALCA en las Américas, ¿Qué podemos aprender las luchas actuales alrededor del mundo en contra del libre comercio y del poder corporativo de esta victoria y de la posterior contraofensiva corporativa?  

¿Pero qué es EL ALCA? Un proyecto anexionista

alcaUn poco para recordar, después de 10 años que fue El ALCA o Área de Libre Comercio de las Américas? fue un proyecto propuesto en la primera Cumbre de las Américas realizada en Miami, Estados Unidos, en diciembre de 1994. En  la declaración de principios de esta Cumbre los presidentes concluyeron de forma unánime que “una clave para la prosperidad es el comercio sin barreras, sin subsidios, sin prácticas desleales y con un creciente flujo de inversiones productivas”. Decidieron entonces comenzar las negociaciones para que el ALCA fuera una realidad el año 2005.

Pues sin embargo, este proyecto, impulsado en pleno auge del neoliberalismo, fue truncado por el cuestionamiento de un actor clave al cual se intentó relegar desde el principio: el Movimiento popular organizado y por el acompañamiento de gobiernos progresistas como Venezuela, Argentina, Brasil con el liderazgo del grande Hugo Chávez.

¿Por qué juntarnos después de 10 años, o cuál es su importancia ahora?

Pues es claro que los Pueblos siempre están en lucha, vigilantes de que estos programas y proyectos del poder hegemónico no sigan dañando las condiciones de vida de los más pobres en el mundo, pero en especial en nuestra Mesoamérica, hablar después de 10 años que han pasado, el motor clave para detener estos proyectos indudablemente que fue la unidad en la acción del movimiento popular organizado en sus diferentes expresiones diversas; otro factor importante que cabe destacar es que había objetivos concretos en la unidad de propósitos y una buena planificación y diferentes estrategias que apuntalaban a ese quehacer contra los proyectos comerciales.

Es importante juntarnos ahora para revisar cuales fueron nuestras apuestas, que elementos se conjugaron para detener proyectos tan dañinos a los pueblos y a la naturaleza, que vías se lograron pactar para detener, que acciones logramos conjugar y que elementos de la subjetividad  humana y como pueblos se lograron superar para la Unidad en la Acción.

Es importante juntarnos después de 10 años porque no podemos olvidar de dónde venimos, para donde vamos y con quienes hemos caminado y queremos seguir caminando ahora, para continuar las peleas contra el poder de las empresas extractivistas que hay en la región mesoamericana, es que no podemos olvidar nuestra historia, porque si la olvidamos ahorita estamos condenadas y condenados a que los proyectos de muerte en la geopolítica como los Tratados Comerciales llámense estos bilaterales como: Plan Puebla, Plan Colombia, Plan Mérida, Plan Prosperidad, Canal Interoceánico, Canal Panamá, canal seco entre otros planes dentro de la región mesoamericana sigan asesinando a las y los defensore@s de la vida, sigan remilitarizando a nuestros pueblos, sigan causando impactos graves en la salud y el ambiente, sigan matando nuestra esperanza de tener y soñar por una Mesoamérica posible donde quepamos todas y todos con mejor calidad de vida y menos desigualdad económica, política y social.

Teniendo en cuenta los cambios que hemos tenido en los últimos 4 años en la América Latina, no cabe duda que se necesita revisar nuestras apuestas como pueblos mesoamericanos, analizar qué pasa con los gobiernos progresistas en la región, como el modelo extractivista se apropia de los Bienes Comunes que por herencia ancestral nos pertenecen a los pueblos.

Los pueblos nos estamos organizando para enfrentar estos 10 años en los que el libre comercio con los Estados Unidos y la Unión Europea avanzan en nuestra mesoamericana, y ¿cómo es posible que el capital transnacional se apropie de la vida de los Pueblos? Vemos por ejemplo la disputa geopolítica en la región mesoamericana con otros proyectos, como el canal interoceánico en Nicaragua, es decir que motivos para juntarnos desde los pueblos hay cientos, indiscutiblemente que también a los pueblos nos mueve la integración desde abajo, con los de abajo y para los de abajo; desde una posición ideológica de clase a la izquierda popular.

Creer en nosotros y nosotras como pueblos populares es el gran desafío a construir, ya que avanzar en la integración desde los pueblos, crear una agenda mínima y desafiar el estado de cosas para que se ponga a favor de las clases populares no son tareas fáciles, pero no imposibles de hacerla.

Necesitamos replantear: ¿Qué queremos? ¿Hacia dónde queremos llegar? Y ¿con quienes queremos avanzar? Superar la dinámica del poder corporativo; la incapacidad del movimiento social para mantener la unidad y su relativa autonomía frente a los gobiernos llamados progresistas; y la falta de preparación de este movimiento para sus momentos de reflujo en el marco de una real correlación de fuerzas.

Evidentemente estas son reflexiones, ya que no existe una receta ni un código a seguir, responder a esas preguntas dependerá entonces de profundos y largos procesos de reflexión y construcción creativa y permanente del movimiento Mesoamericano a partir de las luchas locales y regionales, como ya sucede en algunos casos. Detrás de estos procesos de reinvención se construirán las nuevas formas de integración y de relacionamiento, basados en los principios universales de democracia, participación, soberanía, bienestar social, equidad y sustentabilidad ambiental.

Zulma Larin
El Salvador
RACDES (Red de Ambientalistas Comunitarios de El Salvador)
Zulma_larin@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *