LAS RELACIONES DE PODER

“Si no tenéis cuidado, los periódicos lograrán que odiéis
a los oprimidos y améis a los que los oprimen”

Malcolm X

jcEn la actualidad de acuerdo con las relaciones sociales, entendidas como contradicciones, confrontaciones y enfrentamientos, es decir, lucha de clase a nivel mundial, que al decir de Gramsci, son relaciones de fuerza entre los sujetos sociales involucrados en esas relaciones y constituidos a partir de ellas. Es en este contexto, donde la comunidad imperialista produce: miseria, hambre, calamidades terribles, grandes conmociones sociales, invasiones e intervenciones. Y por el otro lado, la certidumbre y retos de la clase obrera y los pueblos originarios y las comunidades campesinas, es decir los explotados, expoliados, oprimidos y dominados culturalmente en la lucha contra el imperialismo y el capitalismo persistiendo en la senda por la edificación del Socialismo. El cual como nos dice R. Garaudy polariza la esperanza y la cólera, es decir, las clases en confrontación se mueven en medio de las relaciones de poder.

En este contexto, vuelven a plantearse con toda su amplitud y urgencia un gran número de cuestiones esenciales de las relaciones de poder capitalistas. Relaciones que no podemos analizar aquí rigurosamente en sus detalles y las causas del citado fenómeno, pero debemos apuntar que la causa fundamental reside en el hecho de que estemos atravesando actualmente un período de transición entre el proceso de edificación de democracias populares y el proceso de restauración económica de las políticas liberales. Esto lo afirmamos por lo que se viene desarrollando en países como Brasil, Argentina, Paraguay, Honduras, donde llegaron al poder por medio del voto mayoritario -de los explotados, oprimidos económicamente, política y dominados culturalmente- gobiernos que impulsaron transformaciones en el marco del capitalismo y que hicieron retroceder las políticas  aplicadas por la comunidad imperialista y sus lacayos en nuestros países.

Indudablemente que en esta coyuntura donde se inicia el desmontaje de los logros políticos, económicos y sociales en favor de las grandes mayorías en los países antes mencionados están jugando un papel fundamental la comunidad imperialista junto con sus instrumentos financieros como el Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio, en la implementación de políticas neoliberales. En estas relaciones sociales se mueven los medios oligopolios privados de desinformación, por cierto, jugando su papel de confusión, como nunca ante en la historia de la humanidad, con el fin de ocultar la realidad, exaltando el individualismo y la doble moral. Más bien, podemos decir pretendiendo ocultar la idolatría por el poder de producir y organizar la acumulación ampliada de riquezas, la hegemonía tanto del imperialismo y sus instituciones financieras internacionales (FMI, BM Y OMC), como de las empresas transnacionales. “He allí donde resulta innegable, su rol central en la construcción de subjetividades e imaginarios colectivos, utilizando la publicidad y las técnicas de marketing para consolidar su gran poder de comunicación y persuasión en la sociedad de consumo” (Noami Klein, 2001). Por ello, la tarea con la verdad está sometida a todo tipo de amenazas y presiones de los centros de poder.

A propósito, citamos a Carlos Marx quién subraya enérgicamente la diferencia entre la reacción de la burguesía y el proletariado contra la inhumanidad del capitalismo. “La clase poseedora y la clase del proletariado representan la misma enajenación humana. Pero la primera de ellas se siente bien en esta deshumanización y se ve confirmada en ella: sabe que la alienación es su propio poder, y posee en ella la apariencia de una existencia humana; en tanto que la segunda, en cambio, se siente aniquilada en la alienación, ve en ella su impotencia y la realidad de una existencia inhumana.”

Las relaciones sociales que en la actualidad se configuran, tienen una y múltiples caretas.

Aunque hoy el capitalismo atraviesa una profunda crisis, su naturaleza agresiva es la de siempre y continúa actuando con su concepción guerrerista y terrorista. El imperialismo sacude al mundo, pues su propósito es mantener el complejo industrial-militar, la industria farmacéutica entre otras, entrelazados en los directorios de sus megabancos con sus corporaciones transnacionales apoyados en la guerra preventiva de cuarta generación para la continuidad hegemónica de la comunidad imperialista.

Al mismo tiempo, se constata el cambio del clima, pues no solo se registra en la alta temperatura del aire, sino también en los fondos oceánicos y en la atmósfera exterior. A saber, los diferentes tipos de gases, vertidos a la atmósfera, de efecto invernadero, el aumento de las temperaturas (en la atmósfera, los océanos y la tierra), la cubierta de las nubes, el nivel del mar, la salinidad oceánica, la extensión del hielo marino y el manto de nieve, arrojan datos cada vez más preocupantes para la humanidad por los efectos bioecológicos del calentamiento global en curso.

En vista de ello, los efectos del cambio climático y las tendencias de los indicadores presagian calamidades y el deterioro de los ecosistemas colocando en grave peligro la salud del planeta. Esto indudablemente tiene acción inmediata sobre los pueblos dominados, en particular los Pequeños Estados Insulares, que poco o nada han sido destinatarios de la revolución industrial y además no son culpables por el bárbaro daño causado a la Pachamama. No obstante, son los más vulnerables al cambio climático y los que pagan un precio desproporcionado, por esta calamidad. Es decir, la degradación de la naturaleza es mucha más trágica, y la bestialidad del capitalismo es mucho más vil, salvaje y cruel que la visión que presentan los medios privados de desinformación y propaganda.

Por ello, en los últimos dos siglos, además de los efectos del cambio climático, también debemos incluir los derrames de desechos nucleares, químicos e industriales, la pesca ilegal e indiscriminada en gran escala de las flotas de los países ricos a lugares lejanos de sus territorios, conduciendo al agotamiento de los recursos pesqueros y destruyendo fuente de trabajo e ingreso a millones de trabajadores cuyos medios de vida dependen de los mares. Asimismo, la acidificación acecha al océano y su biodiversidad. Pero además, la desertificación en Asia, África y América. Dicho esto, podemos afirmar el capitalismo ha traspasado el límite en su acción depredadora en la destrucción del planeta.

Por si fuera poco, las penurias causada por la CRISIS ALIMENTARIA está intensificando la miseria impulsando a millones de seres humanos al HAMBRE en los países dominados. Vemos ejemplos conmovedores en: África, Asia y América.

A todo esto, sumamos la Deuda externa, la Militarización y los Tratados de Libre Comercio (TLC), Plan Colombia, Plan Puebla Panamá (PPP), TTTP, Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (en inglés: Trans-Pacific Partnership, TPP) o simplemente Acuerdo Transpacífico, que es un tratado de libre comercio entre varios países de la Cuenca del Pacífico, la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (ATCI) (en inglés: Transatlantic Trade and Investment Partnership, TTIP). Estos son ejes estratégicos complementarios de un solo proyecto hegemónico de la comunidad imperialista encabezada por EE.UU.

Es decir:

– Es la formación social capitalista y sus RELACIONES SOCIALES completamente injustas y devastadoras que explotan, expolian, oprimen y dominan culturalmente a la clase obrera, donde los campesinos ya no cuentan, los pueblos originarios son expulsados de su Pachamama y se pretende además arrebatarles su cosmogonía.  En consecuencia, un MODO DE PRODUCCIÓN que enriquece y mantiene en la opulencia a una minoría y empobrece a las grandes mayorías, concentrando y centralizando aún más de lo que ya estaba el capital, aumentado la acumulación de capital en cada vez menos manos.

– Es la llamada guerra preventiva que impulsa el imperialismo con sus bases militares, las tropas de despliegue rápido, y sus flotas desplegadas en puntos geoestratégico por todo el mundo con el firme propósito de garantizar su hegemonía. Esta guerra desarrollada por el Imperialismo y los gobiernos bajo su tutela como arma ideológica, política, económica y militar de dominación hegemónica mundial, financiando golpes de Estado, asesinando dirigentes comprometidos con los intereses de los pueblos, como a nuestra hermana Bertha Cáceres en Honduras y bombardeando e invadiendo a países con falsos argumentos con el propósito de imponer SU PODER HEGEMONICO.

– Es la crisis que sobrevino a partir de esta guerra mundial, lo cual no tienen comparación en la
historia. Ella tiene consecuencias terribles sobre la humanidad. Por si fuera poco a todas las consideraciones económicas, hay que añadir una serie de graves impactos sociales, políticos, ambientales y culturales que van asociados a la internacionalización de la expoliación de las transnacionales. Por cierto, los máximos destinatarios de la acumulación de la riqueza no han sido la clase obrera y los campesinos, es decir las mayorías sociales, sino los grandes propietarios y directivos de esas transnacionales. En consecuencia, están haciendo retroceder décadas en los indicadores económicos y sociales en los países de Latinoamérica y el Caribe, Oriente Medio, África, Asia, además los daños colosales que están causando a la PACHAMAMA.

– Es la prioridad de los programas del BM y FMI, para la solvencia de la deuda a través de la austeridad fiscal, que no lograron detener los aumentos de precios, ni menos aún generar crecimiento. Por el contrario, causaron más miseria y mayores penurias en los pueblos. Asimismo, las recomendaciones del “consenso de Washington” de como administrar una economía, combinando una estrategia de crecimiento basada en la liberación del mercado, privatizaciones de las industrias publicas estratégicas, liberación comercial, apertura al capital transnacional y la eufemística llamada flexibilización laboral o precarización (categoría utilizada por el imperialismo para ocultar el subempleo y el desempleo masivo), causaron más miseria. Es decir, estas recomendaciones del Modo de Producción Capitalista causaron impactos terribles sobre los explotados tanto en los países dominados, como en los países dominantes.

– Es la DEUDA externa e interna (ilegitima, injusta e insustentable ética, jurídica y políticamente) conectada a la estrategia política y económica del imperialismo, que limita la capacidad de los gobiernos de los países dominados y de los pueblos de establecer políticas públicas de desarrollo económico y social y de protección de ambiente.  Es decir, políticas para que los gobiernos quedaren tutelados e impedidos de diseñar y ejecutar soberanamente y socialmente políticas publicas redistribuidoras de la riqueza y la renta que obtiene en sus países. En realidad, la deuda es un instrumento político ideológico para la explotación, expoliación, opresión política y dominación cultural, significando control de nuestros pueblos y de los recursos por parte de los países dominantes y los institutos financieros internacionales y las transnacionales quienes concentran la riqueza y el poder en el orden capitalista mundial.

–  Es el SISTEMA FINANCIERO, controlado y manejado perversamente por la clase opresora que acrecientan sus riquezas y acumulan en los más de 170 paraísos fiscales debidamente distribuidos por el orden capitalista en todo el mundo. Estos son espacios financieros donde se acumulan el producto de la explotación y expoliación de millones de trabajadores del mundo, la corrupción, el narcotráfico y el producto de la especulación financiera. Se utilizan estos lugares con el propósito de evadir pagar los impuestos a los Estados, pero además, que sean resguardados en completo secreto la inmensidad de las fortunas de quienes poseen cuentas.

–  Es el desastre ecológico provocado por la manipulación genética de las semillas transgénicas contaminando miles de especies y variedades vegetales que los agricultores desde siempre han auto reproducido sin costo alguno. Esta cuestión está provocando efectos perversos a la salud de las personas y la contaminación ambiental en muchos lugares del planeta. Este problema es una combinación perversa que podemos calificar de terrorismo biológico con secuelas de muerte y desolación. Es además muy preocupante que las multinacionales Monsanto, Singenta-Novartis, Bayer, Basf… que dominan el mundo de las semillas a la vez tengan potentes industrias farmacéuticas y de alimentación.

–  Es la CONDUCTA DEPREDADORA de las transnacionales que genera la destrucción de la naturaleza, LESIONA LA BIODIVERSIDAD, contamina las AGUAS, esteriliza los suelos, produciendo así un proceso irreversible de desertificación, eliminando toda posibilidad de vegetación. Por consiguiente, representa toda una amenaza para la humanidad.

– Es el INTERVENCIONISMO del Imperialismo que se comporta como dueño del mundo y pretende actuar como árbitro en materia de derechos humanos, siendo el primero en practicar la tortura y todo tipo de atropello en esa materia. En su propio territorio el imperialismo viola los DERECHOS HUMANOS al mantener bajo prisión por más de 30 años a MUMIA ABU JAMAL, LEONARD PELTIER y al combatiente de Puerto Rico, OSCAR LÓPEZ RIVERA, entre otros presos políticos en EE.UU. GUANTANAMO es un macabro ejemplo del terrorismo de EE.UU. y el tener en la mira a Venezuela y ratificar el decreto ejecutivo en el cual declara ”el Estado de emergencia nacional” señalando que Venezuela “constituye una amenaza  inusual y extraordinaria  a la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos”, son solo  ejemplos de una larga cadena de la doble moral del imperialismo.

– Es el atropello a los derechos humanos que se comete diariamente en contra de los MIGRANTES tanto en Europa como en EE.UU.

ANTE ESTE PANORAMA

En este marco, lleno de dilemas y desafíos, donde pareciera que no puede detenerse el dominio de los poderes de la comunidad imperialista. Es cuando, con mayor fuerza vuelve la FUERZA PROPIA de los EXPLOTADOS a la movilización y se agudizan así la lucha de clase a nivel mundial; Indudablemente ahora más que nunca ante se está apuntalando la sublevación emancipadora.

Por ello, en el momento actual, los explotados y sus organizaciones debemos necesariamente evaluar las experiencias del pasado y su conexión con la coyuntura para remarcar el significado y la importancia de los diferentes procesos cuyos eslabones se encadenan, se conectan, y como se coalicionan en el camino recorrido. Por eso, no debemos perder de vista la necesidad de transformaciones estructurales, donde se desarrollen nuevas relaciones sociales y un nuevo modo de producción, con apoyo mutuo entre los países y los pueblos, sobre la base de acciones y realizaciones anticapitalistas y antiimperialista.

De ahí que en este contexto, luchamos para construir un escenario donde impulsemos la reconfiguración en nuestro continente de la patria grande. Sin lugar a dudas, se logra con la paz y sabemos que la paz es obra de la justicia, no nos interesa la paz imperial, tampoco la paz de los cementerios. Por eso saludamos el camino de la PAZ en COLOMBIA y SIRIA. En realidad, es necesario la paz con principios, para tomar el camino de profundización de nuestros procesos indoamericanos y avanzar así en el Proyecto Histórico del SOCIALISMO única garantía de lograr: la justicia social y económica, cooperación mutua entre los pueblos, solidaridad activa, internacionalismo, soberanía y autodeterminación de los pueblos, en armonía con la Pachamama.

Deben terminar las intervenciones y guerra en Afganistán, Siria, Libia, Irak, Malí, República Democrática del Congo, República Centroafricana, Sudán del Sur y Ucrania. De igual manera, debe cesar el bloqueo de CUBA y PALESTINA, la intervención en HAITÍ, por parte de la ONU (MINUSTAH). Asimismo, todos los muros de la muerte tienen que ser eliminados: el que divide las frontera EE.UU./México, Israel/Cisjordania, África/Europa-mediterráneo.

Por lo tanto, quienes hacemos parte de  la clase obrera, las comunidades campesinas, y los pueblos originarios, es decir los explotados, expoliados, oprimidos y dominados culturalmente, tenemos la convicción militante y el compromiso de encaminar nuestra direccionalidad política y estratégica hacia las grandes transformaciones que demanda la humanidad. Para eso, hay que unir esfuerzos, medios y propósitos, en una coalición de nuestras luchas, aunque dispersas y fragmentadas, cuando no atomizadas y aisladas, con el propósito de reafirmarnos en el pensamiento revolucionario y la acción militante.

Por consiguiente, al despuntar la claridad del Alba, estamos consciente que muchas dificultades y peligros acechan aún a la humanidad, pero tal como decía el comandante guerrillero Argimiro Gabaldón, “el camino es duro, pero es el camino”. En este camino por recorrer, existen claves o signos con muchos aspectos relacionados, donde lo complejo y lo contradictorio abren posibilidades para conocer acertadamente la realidad y poder transformarla.

Dicho esto, la crisis mundial y los cambios históricos nos indican que va gestándose una NUEVA ÉPOCA, lo cual significa grandes retos y desafío para los explotados, expoliados y dominados culturalmente. Con Carlos Marx, podemos decir “que son los signos de los tiempos, y es inútil querer ocultarlos bajo mantos de púrpura o hábitos negros”

Por eso afirmamos, soplan vientos de construcción de unidad e integración con el ALBA-TCP y CELAC. Todo eso, deberá convertirse en un legado imprescindible para continuar la construcción y reconstrucción permanente del proyecto de emancipación, pues hace parte de nuestra historia. Es decir, es la conformación de la Patria Grande, tal como la enarbolara Simón Bolívar, “es Nuestra América” como lo pensará e indicará José Martí, “Es el internacionalismo” como lo planteara Carlos Marx.

Finalmente, expresado en otros términos, estamos en el umbral de una nueva historia de la humanidad, en la perspectiva que la clase obrera, los pueblos originarios y las comunidades campesinas deben construir su proyecto histórico, profundizando en los alcances de la convicción, conciencia y compromiso militante en nuestras luchas emancipatorias presentes y por realizar. Tal coyuntura tiene que ser debidamente analizada, es decir, tiene que ser históricamente situada, dialécticamente interpretada y puesta en su contexto a fin de lograr las victorias que los explotados requerimos con urgencia en la lucha contra el capitalismo y el imperialismo.

En todo caso, estamos convocados todos y todas, en ésta hora de definiciones de los pueblos, a estar en lucha juntos por una América Latina y el Caribe Unida y Solidaria con el apoyo mutuo de nuestros pueblos, pues si somos consecuentes con todas y todos los caídos en lucha nuestros propósitos fundamental será alcanzar la emancipación de nuestros pueblos y construir la PATRIA GRANDE.

¡¡¡Chávez vive…En lucha continuamos!!!

Pedro Vargas

CTC-VZLA.

Celular: 0416-8041945

Correo electrónico: ctc_vzla@yahoo.com

Twiteer: @ctc_vzla

Blog: fuerzapropia.blogspot.com

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *