13 de octubre: movilización contra la Deuda

A las instituciones financieras del mundo, sólo tenemos una cosa que decir: No os debemos nada!

A nuestros amigos y amigas, familiares, nuestras comunidades, a la humanidad y a la naturaleza que nos sustenta: Os debemos todo!

El 13 de octubre, dentro de la Semana de Acción Global contra la Deuda, únete a las acciones de tu región para expresar tu solidaridad con esta llamada internacional.

http://www.globalnoise.net/wiki/who-is-already-in-2/

La respuesta de los Estados a la crisis financiera y económica es la misma en todas partes: los recortes en el gasto social y medidas de austeridad con el pretexto de reducir el déficit y el reembolso de una deuda pública que es el resultado directo de 20 años de políticas neo-liberales. Las mismas políticas neo-liberales que han explotado los recursos económicos y naturales, así como vidas humanas en América Latina, Asia y África durante décadas, ahora también se está imponiendo a los pueblos de Europa y América del Norte.

Los gobiernos al servicio de las finanzas y el gran capital están usando este pretexto para reducir aún más el gasto social, la reducción de los salarios y las pensiones, la privatización de la atención sanitaria, desmantelar las prestaciones sociales y des-regular la legislación laboral, aumento de los impuestos para la mayoría, mientras se hacen regalos sociales y fiscales para grandes empresas y familias de altos ingresos.

La campaña para sumir al mundo en la deuda pública y privada es un ataque calculado sobre la misma democracia. Es un asalto a nuestros hogares, nuestras familias, nuestros servicios y beneficios sociales, en nuestras comunidades y en los frágiles ecosistemas. Todo está siendo destruido para mantener una producción depredadora y pagar una deuda ilegítima a los acreedores, que no han hecho nada para ganarse la riqueza que producimos para ellos.

Frente a este tipo de ataques coordinados sobre nuestros logros sociales, la forma de resistir es organizándonos al rededor del mundo; las huelgas generales nacionales y los movimientos de “indignados” son cada vez más activos. En Islandia, la gente se negó a pagar la deuda de Icesave del Reino Unido y los Países Bajos. En Ecuador la gente empujó al gobierno a una Auditoría de la Deuda que salvó al país de pagar millones de dólares de deuda ilegítima. En Argentina, Brasil, Bolivia, Zimbabwe, Malí, Burkina Faso, Indonesia o Filipinas, entre otros muchos países, la gente ha estado resistiendo y oponiéndose a la deuda durante décadas.

Nosotros, los movimientos Occupy, DRY, 15M, Anti-Deuda, llamamos a la resistencia al pago de la deuda pública y privada ilegítima, y a su repudio. Cada moneda que no entreguemos a los acreedores es un pequeño pedazo de nuestra propia vida y de libertad recuperada. La resistencia a la deuda supone luchar por la educación pública y gratuita, atención médica gratuita, luchar contra los desahucios, exigir salarios más altos y ayudarnos mutuamente. Esto también supondrá un primer paso para construir una nueva economía, basada en los principios de igualdad, la solidaridad y la cooperación, y no la avaricia, la ACUMULACIÓN y la competencia.

En Europa, así como en Egipto y Túnez, estamos aprendiendo de las experiencias de nuestros colegas de América Latina, África subsahariana y Asia. Iniciativas para una auditoría ciudadana de la deuda pública, analizar qué parte de la deuda pública es ilegal, ilegítima, odiosa o insostenible y debe por lo tanto ser cancelada. Pagar a los acreedores significa robar lo que por derecho le pertenece al pueblo y los pagos seguirán siendo la causa de los cierres de las universidades y de los hospitales, cortes de pensiones, y así sucesivamente.

No Debemos, No Pagamos! No podemos pagar. No queremos pagar! No somos un préstamo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *