Ocupación militar de Haití, cólera y responsabilidades de la ONU

minustah-1024x768-680x365

Seis años después de la epidemia de cólera que afectó a casi 800 mil personas, la ONU finalmente reconoció que las tropas de la Minustah propagaron la enfermedad. A pesar del rechazo del pueblo haitiano, la ocupación militar continúa.

El informe confidencial elaborado por Philip Alston, asesor especial de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), confirma lo que ya había denunciado la población haitiana en el momento del inicio de la epidemia, en octubre de 2010.

Cascos azules nepalíes, integrantes de la Misión de las Naciones Unidas en Haití (Minustah), llevaron la enfermedad, que era casi desconocida en Haití. Las aguas servidas de los cuarteles, sin tratamiento adecuado, se filtraron hacia un afluente del río Artibonite y contagiaron a familias de la población de Mirelabais, en el centro de Haití, propagándose rápidamente por todo el territorio. Al menos durante un siglo no se habían registrado casos de cólera en Haití, e incluso un estudio citado por Alston sostiene que no hay información sobre que hayan existido alguna vez en la historia del país.

Según los datos del informe, la epidemia afectó a más de 780 mil personas -un 4% de la población- y provocó más de 9 mil muertes. Sin embargo, no se priva de reconocer que, de acuerdo a otros estudios, la tasa de mortalidad real “casi seguro es sustancialmente más alta que la reportada”. Sólo entre enero y abril de 2016 murieron 150 personas por la enfermedad, un 18% más que durante igual período de 2015.

Durante todos estos años la Organización de Naciones Unidas (ONU) negó las acusaciones, en un intento por sostener la legitimidad de la ocupación. Pero ante la filtración del informe, publicado por primera vez el 19 de agosto en el New York Times, debió salir a decir algo. “A lo largo del año pasado, la ONU se ha convencido de que tiene que hacer mucho más acerca de su propia implicación en el estallido inicial y el sufrimiento de los afectados por el cólera”, admitió la semana pasada Farhan Haq, portavoz del secretario general, Ban Ki-moon, aceptando por primera vez en forma oficial la responsabilidad aunque sin explicar por qué, si desde el año pasado lo sabían, nunca lo habían informado.

El secretario general de la ONU, Bank Ki Moon, prometió que impulsará programas de asistencia a las víctimas, considerando que el organismo tiene “una responsabilidad moral”. La elección del adjetivo no fue casual. Lo dijo pocas horas después que un tribunal de apelaciones de Nueva York, ante una demanda en nombre de víctimas del cólera en Haití, confirmó un fallo de primera instancia que plantea que la ONU no puede ser demandada, otorgándole inmunidad. La causa puede llegar al Tribunal Supremo si es apelada dentro de los 90 días por la parte demandante.

El informe de Alston también menciona la preocupación sobre el tema. “Se han expresado temores respecto a que el éxito de los litigios podría quebrar a las propias Naciones Unidas, o al menos a sus operaciones de paz”, afirma, sin precisar a quiénes se refiere. Estos temores, convertidos en sujeto en el texto, se basan en los montos reclamados en las cortes de Estados Unidos. A 100 mil dólares por persona muerta y 50 mil por persona enferma, la responsabilidad monetaria de la ONU ascendería a casi 40 mil millones de dólares, según estos cálculos.

El tema es escandaloso, por la salud de miles de personas y por las maniobras que realiza un organismo internacional -en teoría al servicio de la humanidad- para evadir los efectos de sus acciones. Pero más escandaloso aún es la propia existencia de la Minustah, que desde 2004 sostiene una ocupación militar contra el país más empobrecido de América.

Minustah: Haití bajo ocupación militar

Primera nación en liberarse del colonialismo europeo, en 1805, desde entonces Haití ha sido recurrentemente sometida a la invasión y el saqueo. Entre 1915 y 1934 fue ocupado por tropas norteamericanas, dejando un saldo de entre 15 y 30 mil haitianos asesinados. Desde 1957 a 1986, Haití fue gobernado por la dictadura de los Duvalier, apoyada por el Pentágono, que dejó al menos 50 mil asesinados.

En 2004, nuevamente Estados Unidos -esta vez apoyado por Francia y Gran Bretaña- volvió a invadir Haití para deponer al presidente Jean Bertrand Aristide, dejando el control en manos de la misión de la ONU, formada principalmente por militares de países latinoamericanos.

Durante todos estos años, las tropas de la Minustah fueron responsables de reprimir los frecuentes levantamientos populares que se suceden, ante una situación económica y social muy grave. También fueron acusados por violaciones de niñas y niños haitianos y abusos contra la población.

El año pasado, después de 11 años de participación, Argentina anunció el retiro de la mayor parte de su contingente, restando un hospital militar y los efectivos responsables. Hace pocos días, el Comité Argentino de Solidaridad por el Retiro de las Tropas y el Fin de toda Ocupación de Haití difundió una carta abierta dirigida al Poder Ejecutivo y al Congreso, exigiendo “al gobierno y al Parlamento argentino a poner fin, de una vez por todas, a su participación en la criminal ocupación de un país hermano, hecho que constituye una violación flagrante del derecho de libre determinación de todo pueblo”.

La carta destaca “las consecuencias nefastas de la ocupación, incluyendo el socavar la soberanía y debilitar las instituciones y prácticas democráticas del país, intensificar el saqueo y la explotación del trabajo y los bienes comunes, represión y muertes por la protesta social y violaciones y abusos sexuales reiterados”.

El texto, firmado por Adolfo Pérez Esquivel, Nora Cortiñas, Jubileo Sur y la CTA Autónoma, entre otros, finaliza planteando el retiro “de manera inmediata y definitiva a todo el personal militar y policial que se encuentra en Haití como parte de la MINUSTAH”; la donación del hospital reubicable, “para que el mismo pueda servir al pueblo haitiano” y el rechazo a la renovación del mandato a la Minustah en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Además, exige el repudio oficial a los abusos y violaciones a los Derechos Humanos cometidos; que el gobierno solicite de la ONU “una respuesta inmediata a las demandas de las víctimas de cólera y sus familias, indemnizándoles y asegurando las acciones necesarias para erradicar el cólera” y la adopción de “una política activa de cooperación fraterna con Haití, en base a las necesidades y prioridades marcadas por el pueblo de ese país, sus organizaciones y gobierno”.

Fernando Vicente Prieto – @FVicentePrieto

http://notas.org.ar/2016/08/23/ocupacion-militar-haiti-colera-responsabilidades-onu/

Fuente: Haiti no MINUSTAH

Policía brasileña reprime manifestación en apoyo a Rousseff

Cientos de brasileños han reiterado el apoyo a Dilma Rousseff este lunes, cuando la mandataria se presentó ante el Senado por el juicio político.

crdy3cfxgaedho9.jpg_1718483346
Sao Paulo es testigo de nuevas represión por parte de la policía brasileña.

La policía militar de Brasil (PM) reprimió este lunes la manifestación en apoyo a la presidenta suspendida Dilma Rousseff que se realizaba en la Avenida Paulista, en el centro de Sao Paulo, según medios locales.

El pueblo brasileño ha salido a las calles en marco de la jornada de defensa de Rousseff ante el Senado por el proceso de juicio político en su contra, que supone un golpe de Estado, por la falta de pruebas para un delito de responsabilidad.

Medios locales informaron que cuando la movilización llego al Museo de Arte de São Paulo (MASP), los agentes policiales la recibieron con gases lacrimógenos, gas pimienta y balas de goma.

Otros medios locales corroboraron la información y detallaron que la PM utilizó bombas de aturdimiento para evitar que los manifestantes se acercaran al edificio de la Federación de Industrias del Estado de São Paulo (FIESP), que se encuentra en la avenida Paulista, entidad considerada por los movimientos sociales “patrocinador del golpe contra la presidente de Rousseff”.

Distintas ciudades del país suramericano también se sumaron a las grandes protestas contra el golpe y en rechazo al gobierno interino de Michel Temer, un día antes de la votación final que podría cambiar definitivamente el futuro político de Brasil.


PM dispara bombas de gas lacrimogênio em manifestação contra o golpe na Av. Paulista, em São Paulo.https://t.co/RMdijwh5dR— Midia NINJA (@MidiaNINJA)29 de agosto de 2016

>> Frases con las que Dilma Rousseff se defendió en el Senado

AHORA: Brasileños apoyan a @dilmabrdesde las afueras del@SenadoFederal#PelaDemocraciapic.twitter.com/vquttNciJX— Adriana Robreño (@AdrianateleSUR)29 de agosto de 2016

Repressão policial em ato contra o golpe na av. Paulista.#PelaDemocraciapic.twitter.com/pM0h9VrSfe— UNE (@uneoficial) 29 de agosto de 2016

>> Dilma Rousseff va al Senado brasileño a defender la democracia

En contexto

Dilma Rousseff fue separada de su cargo el pasado 12 de mayo, después de que el senado de Brasil admitiera una demanda presentada en su contra por la emisión de tres decretos de suplementación presupuestaria y las llamadas “pedaladas fiscales”.

Desde que se inició el proceso, la defensa de la mandataria y sus seguidores han denunciado que se trata de un golpe de Estado que se desarrolla bajo la figura de juicio político.

De ser considerada culpable tras la votación del pleno del Senado, Rousseff será separada de su cargo definitivamente e inhabilitada por un período de 8 años.

Si obtiene el apoyo de 54 de los 81 senadores, la presidenta podrá volver a su cargo hasta el final de su mandato en diciembre de 2018.

Fuente: teleSUR

 

Rousseff: Jamás atentaría contra la democracia o la Constitución

La presidenta brasileña asegura que en su mandato ha honrado el compromiso con el pueblo, con la democracia y el estado de derecho.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, aseguró este lunes que al ejercer la presidencia de la República ha respetado fielmente el compromiso que asumió frente a la nación y a las personas que la eligieron.

Durante su comparecencia ante el Senado de la República para presentar su defensa en el marco del impeachment en su contra, Rousseff destacó que siempre ha creído en la democracia como el estado de derecho, y siempre ha visto la Constitución de 1988 como una de las más grandes conquistas del pueblo brasileño, por lo que “jamás atentaría contra lo que yo creo o practicaría algún acto que sea contrario a los intereses de los que me eligieron”..

La líder de izquierda, que en 2014 fue reelecta como presidenta de Brasil por más de 54 millones de ciudadanos, defiende el respeto por la democracia y la voluntad del pueblo, además, rechaza la “injusticia de ser condenada incluso siendo inocente”.

>> Minuto a minuto: Juicio político a Dilma Rousseff

“Al ejercer la presidencia de la República he honrado el compromiso que asumí con mi país, con la democracia y el estado de derecho. He sido intransigente en la defensa de la democracia”, dijo.

Reconoció que tiene defectos como cualquier otra persona, pero entre ellos no está la deslealtad y cobardía, mucho menos la traición con los que luchan a su lado.

Dilma recordó que por muchos años sufrió la prisión, “ví a compañeros morir, yo tenía miedo de la muerte pero nunca cedí y resistí, no dejé de lado nada a pesar de recibir el peso de la injusticia sobre mis hombros”.

Destacó que pese a todas esas vicisitudes luchó por una sociedad libre de perjuicios y humillaciones, “por un Brasil soberano donde existiera la equidad y justicia”. Ante el logro de estos valores en su mandato, Rousseff enfatizó que frente a las acusaciones que se le hacen “no puedo dejar de sentir la injusticia y es por eso que igual que en el pasado estoy resistiendo”.

Dejó claro que su lucha no es por su cargo o apego al poder, sino por la democracia, la verdad y justicia. “Lucho por mi pueblo y su bienestar”.

>> PT confía en detener golpe de Estado contra Rousseff

“Las acusaciones que me dirigen son meros pretextos que tienen en su base retórica juridica”.

En su discurso de defensa, comentó que tiene la consciencia totalmente tranquila y es por eso que asiste personalmente al Senado para darle la cara a quienes la juzgaron por crímenes que no cometió .

La mandataria separada dijo que ha quedado claro la parcialidad y la trama de quienes la señalan que no son más que pretextos para derrumbar a un Gobierno legítimo, para hacer viable un golpe a la Constitución.

Durante su comparecencia recalcó que lo que está en juego no es solo su mandato, sino el respeto a la voluntad soberana, las conquistas de los últimos 13 años, la clase media, la clase mas pobre, los jóvenes que pudieron llegar a las universidades, la inversión de obras… Lo que esta en juego es la voluntad del pueblo y el futuro del país.

Agregó que el verdadero resultado de todo este proceso será: más pobreza, más mortalidad infantil y la decadencia de los pequeños municipios de la nación.

Inconstitucionalidad del proceso

A lo largo de su defensa, Rousseff destacó la insconstitucionalidad del proceso en su contra y alegó que se trata de una maniobra política por no haber cedido a las amenazas del entonces jefe del Parlamento de Brasil, Eduardo Cunha, quien le exigió evitar el voto en su contra en el Consejo de Ética por parte del Partido de los Trabajadores (PT), para no enfrentar un Impeachment.

“Buscaron cualquier vértice para sus deseos golpistas y crearon una situación con apoyo de los medios de comunicación para contrariar los resultados electorales. Como llegó a reconocer Cunha, que buscaba que yo intercediera en su proceso y yo nunca en mi vida he aceptado amenazas y chantajes. Por no haberme plegado a estos chantajes, ahí se motivó la denuncia y se abrió el proceso por el que estoy pasando”, sostuvo.

Advirtió que, de haber sido cómplice de la propuesta de Cunha, “yo tal vez no correría el riesgo de ser condenada injustamente”.

“Este juciio se hace a costa del Estado brasileño, esa persona que apoye esto va a pagar delante de la historia el compromiso de su ética. Yo me siento orgullosa, yo no me he enriquecido en el ejercicio de cargos públicos (…) no tengo cuentas en el exterior, siempre he actuado con probidad (…) Seré juzgada por crímenes que no cometí”, mencionó.

Ruptura del orden democrático

“Estamos a un paso de una gran ruptura del orden constitucional, a un paso de concretar un verdadero golpe de Estado”, dijo la mandataria, haciendo alusión a esta última etapa de juicio político.

Defendió que ha demostrado a lo largo del proceso que siguió todas las normas, reglas, metas, autorizaciones y previsiones pertinentes, por lo que las acusaciones siguen siendo a su parecer “infundadas”.

“Los resultados fiscales negativos son consecuencia de la desaceleración económica. Esconden la crisis de 2015, en 2015 tuvimos una caída del ingreso a lo largo del año de 180 mil millones menos, que no estaban previstos en la ley presupuestaria y tuvimos la mayor contingencia de la historia”, precisó.

Dijo que ante la situación debió de inmediato haber realizado una nueva contigencia, pero no lo hizo, basado en el respeto al pueblo. “La responsabilidad con la población justifica la decisión, si nosotros hubiesemos aplicado en julio la contigencia propuesta por los acusadores, se habría recortado 96 por ciento de los recursos disponibles para los gastos de la Unión, un recorte importante”, agregó.

Argumentó que en 2015, para efectos fiscales, se habría acabado en julio. “Me quieren condenar por firmar decretos que atendían las demandas de la población y diversos organismos, incluso del Poder Judicial (…) me quieren acusar de decretos que no implicaron en gasto de un centavo más”, dijo.

“Actué de forma preventiva, solicité al congreso para esos pagos y saldamos las deudas existentes. No existe ningún acto ilícito, yo no actué de forma dolosa, las decisiones fueron tomadas por la población, no realicé ningún acto en contra del patrimonio público”, aseveró Rousseff.

Quieren someterme a la pena de muerte política 

“Tengo un compromiso que no voy a eludir (…) nuestro pueblo realmente desbordó en la lucha contra el golpe. No cometí ningún crimen de responsabilidad, las acusaciones son injustas y no tienen lugar. Eliminar mi mandato es como someterme a la pena de muerte política”, subrayó la presidenta.

La mandataria separada de sus funciones dijo que no guarda rencor por aquellos que votaron contra su destitución y mencionó tener mucho aprecio por aquellos que la consideraron absuelta.

“Solo quiero decirles que en un régimen presidencial, una condena política exige que courra un crimen de responsabilidad y que sea cometido dolosamente y cabalmente. Esto sentará precedentes terribles para otros líderes electos… condena a una inocente sin pruebas, ese es el precedente”, refirió.

Finalizó su intervención pidiendo al pleno que no acepten un golpe que va a agravar la crisis brasileña: “Voten sin resentimiento (…) voten por la democracia”.

Junto al expresidente brasileño Lula da Silva y algunos asesores, Rousseff se preparó para defenderse contra las acusaciones que pesan en su contra: alteraciones en el presupuesto del Estado sin permiso del Congreso y peticiones de créditos a bancos públicos.

El resultado final del impeachment se conocerá entre el martes 29 y miércoles 30 de agosto. De proceder la destitución, Michel Temer sería confirmado como presidente el resto del mandato hasta el 2018.

>>PT de Brasil señala al senado de inmoral en impeachment a Dilma Rousseff

EN CONTEXTO

Dilma Rousseff fue separada de su cargo el pasado 12 de mayo, después de que el senado de Brasil admitiera una demanda presentada en su contra por la emisión de tres decretos de suplementación presupuestaria y las llamadas “pedaladas fiscales”.

Desde que se inició el proceso, la defensa de la mandataria y sus seguidores han denunciado que se trata de un golpe de Estado que se desarrolla bajo la figura de juicio político.

De ser considerada culpable tras la votación del pleno del Senado, Rousseff será separada de su cargo definitivamente e inhabilitada por un período de 8 años.

Si obtiene el apoyo de 54 de los 81 senadores, la presidenta podrá volver a su cargo hasta el final de su mandato en diciembre de 2018.

Fuente: teleSUR

Cientos de manifestantes apoyan a Rousseff a las puertas del Senado

1063118324

Varios centenares de manifestantes —unos 350, según la Policía Militar— se concentraron en los alrededores del Senado para mostrar su apoyo a la presidenta apartada Dilma Rousseff, que comparece para defenderse en el proceso de ‘impeachment’.

Los manifestantes se reunieron en ambiente pacífico y alternaron gritos contra el presidente interino Michel Temer y el expresidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha con muestras de apoyo a la líder del Partido de los Trabajadores (PT).

© REUTERS/ UESLEI MARCELINO El ‘impeachment’ contra Rousseff arranca con un altercado entre los senadores Algunos de ellos estaban acampados desde este fin de semana en la Explanada de los Ministerios, aunque la afluencia fue mucho menor a la que hubo cuando la Cámara dio luz verde al inicio del proceso de ‘impeachment’ en abril.

Del lado contrario apenas hubo manifestantes a favor de que Rousseff sea apartada de la presidencia, a pesar de que en los últimos días se instaló en Brasilia un amplio dispositivo de seguridad para evitar enfrentamientos entre ambas partes.

En el resto del país prácticamente no se registraron manifestaciones, a excepción de algunas protestas puntuales.

En el estado de Pernambuco, por ejemplo, varios integrantes del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) cortaron durante dos horas la carretera BR-332 en el municipio de Moreno, a las afueras de Recife.

Fuente: Sputnik News

Rousseff recurrirá ante el Supremo si el ‘impeachment’ sale adelante

1059517320

La presidenta apartada de Brasil, Dilma Rousseff, aseguró en el Senado que recurrirá al Tribunal Supremo Federal si el juicio político (impeachment) en su contra sale adelante

En respuesta a las preguntas del senador Aloysio Nunes Ferreira (PSDB) Rousseff avisó: “No recurro al Supremo ahora porque no agoté esa instancia. Vine aquí porque respeto esa institución. Hoy no está siendo cómplice con el golpe, lo haría en el momento en que dicte sentencia”.

Rousseff pidió una vez más a los senadores que decidirán sobre su destitución definitiva que no condenen a un “inocente” e hizo diversas alusiones al periodo de la dictadura, ya que Nunes Ferreira, igual que ella, fue uno de los jóvenes políticos que luchó contra los militares.

Según dijo, si la democracia fuese un árbol la dictadura equivaldría a talarlo con un hacha, pero el “golpe” que está instaurado en estos momentos equivaldría a colocar dentro de su tronco un “parásito”.

La fase final del “impeachment” contra Rousseff se extenderá a lo largo de toda la jornada de este lines, en la que tendrá que enfrentar a las cuestiones de los 49 senadores inscritos, cada uno de los cuales tiene diez minutos para hacer preguntas a la presidenta.

Fuente: Sputnik News

Las frases más destacadas de Rousseff en el Senado de Brasil

1059558467

La separada presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, presentó un emotivo discurso de defensa ante el Senado, que la somete a juicio político, insistiendo en que es víctima de un golpe de Estado y reafirmando que no cejará en su “lucha

Estas son algunas de sus frases más destacadas:

“Se está violando la democracia y se está castigando a una inocente”.

 “No esperen de mí el obsequioso silencio de los cobardes”.

“No lucho por mi mandato, por la vanidad o por el apego al poder, como es propio de los que no tienen carácter, principios ni utopías a conquistar: lucho por la democracia, por la verdad y por la justicia, lucho por el pueblo de mi país, por su bienestar”.

“Estamos a un paso de consumar una grave ruptura institucional, estamos a un paso de concretar un verdadero golpe de Estado”.

“Lo que está en juego son las conquistas de los últimos 13 años: las ganancias de la población, de las personas más pobres y de la clase media”.

“En estos meses me preguntaron numerosas veces por qué no renunciaba, para acortar este capítulo tan difícil de mi vida… Jamás lo haría porque nunca renuncio a la lucha”.

“Dos veces me vi cara a cara con la muerte… Hoy yo solo temo la muerte de la democracia, por la cual muchos de nosotros, aquí en este plenario, luchamos con nuestros mejores esfuerzos”.

“Hoy… no hay prisión ilegal, no hay tortura: mis jueces llegaron aquí por el mismo voto popular que me condujo a la Presidencia”.

“Hago un pedido final a todos los senadores: no acepten un golpe que, en vez de solucionar, agravará la crisis brasileña”

Fuente: Sputnik News