Jubileu Sul Brasil: Festival Lula Livre reúne 60 mil pessoas no Rio de Janeiro

Foto aérea da Lapa, no Rio de Janeiro, durante as apresentações do Festival Lula Livre - Créditos: Foto: Rafael Vilela/Mídia Ninja

Por Eduardo Miranda, do Brasil de Fato

A praça dos Arcos da Lapa, no centro do Rio, ficou lotada neste sábado (28) para o Festival Lula Livre. A programação teve início às 14h e o ponto alto do evento gratuito foi o encontro no palco de Chico Buarque e Gilberto Gil, que não se reuniam para uma apresentação desde e época da ditadura militar (1964-1985) no Brasil.

O Festival teve a participação de diversos movimentos populares, artistas, intelectuais, professores e promove diferentes oficinas de criação ao longo da tarde, cortejos, além de apresentações artísticas de música, de teatro, circo e poesia. Às 17h, a tradicional Orquestra Voadora deu início às apresentações no palco principal.

No Festival desde cedo para aproveitar todas as atrações, o casal Sara Fazito e André Porcaro levou o filho João, de um ano de idade. “Não existem provas para justificar a prisão do Lula, queremos que ele se eleja presidente e por isso estamos aqui”, disse Sara.

A atriz Cristina Pereira ressaltou o papel da classe artística para denunciar as arbitrariedades contra o campo progressista no país. “Estamos a poucos meses das eleições e a gente quer que Lula saia da prisão. Ele lidera as pesquisas de intenção de voto. O artista como comunicador está aqui, na luta, para denunciar para a população o que está ocorrendo no país”.

Com uma apresentação contundente no palco, a cantora Ana Cañas entoou canções de protesto e foi acompanhada pelo público. “Como diria Nina Simone, como eu posso ser artista e não refletir o meu tempo? É meu dever estar aqui hoje. A América Latina tem uma tradição de golpes que contam, inclusive, com a mídia. Mas temos hoje aqui a mídia alternativa para colocar a realidade no ar”.

A deputada federal Benedita da Silva (PT-RJ) disse que a saída para as injustiças contra o ex-presidente está nas mãos do povo. “A grande mídia vinha sustentando que Lula tinha acabado como liderança e que não ia participar das eleições. Mas as manifestações mostram o contrário, mostram que Lula tem apoio do povo. Lula foi condenado sem crime e não teve direito ao trâmite legal, temos que apelar ao povo, que veio hoje se manifestar”.

Ação do TRE

Nos arredores do Festival, o Tribunal Regional Eleitoral do Rio de Janeiro (TRE-RJ) apreendeu material gráfico com a frase de ordem “Lula Livre” e que continha a assinatura de alguns parlamentares. A deputada federal Jandira Feghali (PCdoB) disse que a ação que tem Lula como alvo foi arbitrária. Ela argumentou que os adesivos e bandeiras no evento não faziam nenhuma alusão a candidaturas, mas apenas a partidos que defendem a liberdade do ex-presidente.

Edição: Diego Sartorato

 

Fuente: Jubileu Sul Brasil

Haití: Te ocupo, te vigilo, te endeudo, te mato

Por Mariano Vázquez* / Nodal / El poeta haitiano René Depestre escribió en “El neumático incendiado” que su país es “el primer productor mundial de desdichas y de zombis”. A este trágico ranking, ahora hay que sumarle las imposiciones del Fondo Monetario Internacional que han desatado la rebelión popular.

El primer ministro de Haití, Jack Guy Lafontant, tuvo que dimitir luego de las masivas protestas ante el anuncio de un alza en el precio de los combustibles de hasta un 50 por ciento, como parte de un acuerdo con el FMI que pretendía que el país caribeño implementara un plan de reformas que incluyera una reducción de los subsidios. El enojo ciudadano obligó al Gobierno a paralizar la medida.

En el país más empobrecido de América, más de la mitad de sus 11 millones de habitantes vive con menos de 2 dólares al día y utiliza el querosén en sus hogares. El inminente aumento de este producto esencial para los sectores más desfavorecidos del país desató protestas callejeras de magnitud con un saldo de al menos tres personas muertas.

El recuento de daños perpetrados por el FMI en el mundo no detiene al organismo de la usura internacional para continuar con sus anquilosadas recetas cuyas consecuencias siempre recaen sobre los pueblos. No es la primera vez que el Fondo Monetario posa sus garras sobre Haití, que pasó de ser uno de los principales productores de arroz del mundo a tener que importarlo de los Estados Unidos. Hace más de dos décadas le impuso un “ajuste estructural” a la isla y la obligó a realizar una apertura indiscriminada de su economía. Por eso, hoy más del 80 por ciento del grano proviene de Miami.

Así lo explica la escritora y periodista estadounidense Amy Goodman: “Los agricultores, imposibilitados de competir con esos precios, dejaron de cultivar arroz y se mudaron a las ciudades para ganar salarios bajos, si tenían suerte de conseguir uno de los pocos trabajos disponibles en la maquila. Los pobladores de las zonas montañosas se vieron forzados a deforestar los cerros y convertir la madera en carbón vendible. Esto generó una crisis ecológica que desestabilizó las laderas de los cerros, y que, a su vez, aumentó la destructividad de los terremotos y provocó deslizamientos de tierra durante la estación lluviosa”.

El profesor de Economía de la Facultad de Ciencias de Puerto Príncipe, Camille Chalmers, da detalles del plan de ajuste perpetrado en la década del 90: “Un plan clásico del FMI que tuvo como resultado la destrucción del campesinado. En 1972 éramos autosuficientes; hoy importamos el 82 por ciento de los productos que consumimos. Se perdieron 800.000 empleos en menos de 10 años en un país que tiene una tasa de desempleo que supera el 70 por ciento y un ingreso promedio de dos dólares por día por habitante”.

Además de la ocupación económica de organismos como el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el FMI, Haití ha padecido siete intervenciones militares en el último cuarto de siglo. La última Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en Haití (Minustah) se extendió de 2004 a 2017, fue ordenada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas luego de la intromisión militar conjunta de los Estados Unidos, Canadá, Francia y Chile tras el golpe de Estado contra el presidente Jean-Bertrand Aristide.

Los nobles objetivos de los cascos azules eran “estabilizar al país; pacificar y desarmar grupos guerrilleros y delincuenciales; promover elecciones libres e informadas y fomentar el desarrollo institucional y económico”. Sin embargo, organizaciones sociales de Haití y América Latina denunciaron que estas intenciones nunca se concretaron y que, además, la acción de la Minustah dejó casi 10.000 muertos por el brote de cólera y 780.000 afectados. Además, más de 2 mil víctimas por abusos sexuales y actos violentos ejercidos por esta fuerza militar extranjera.

El brote de cólera que mató a tantos haitianos fue producto de la negligencia de Naciones Unidas. De acuerdo a un cable de diciembre de 2010 de la agencia de noticias AFP: “El renombrado epidemiólogo francés Renaud Piarroux dirigió el mes pasado una investigación en Haití y llegó a la conclusión de que la epidemia fue generada por una cepa importada, y se extendió desde la base nepalí de la Minustah”. Sorprendentemente, la ONU negó esta información. El pueblo reaccionó y apedreó a las fuerzas interventoras. Hubo represión. Dos muertos.

En una reflexión publicada por aquellos días en la agencia Prensa Latina, Fidel Castro da cuenta del informe que recibió de la misión cubana en la antilla y que confirmó que “la cepa aislada corresponde a la prevaleciente en Asia y Oceanía, que es la más severa. La unidad nepalesa de los cascos azules de las Naciones Unidas está situada en las orillas del río Artibonite, que atraviesa la pequeña localidad de Meyé, donde surgió la epidemia, y Mirebalais, donde se extendió después rápidamente”.

Suena a historia antigua: cuando españoles y portugueses llegaron a este continente para expoliarlo también dejaron como “obsequio” sus viruelas.

El terremoto de enero de 2010, en el que fallecieron 316 mil personas, 350 mil más quedaron heridas, y más de 1,5 millones de personas perdieron su hogar fue otro capítulo más de “desdichas y zombis” para esta isla que dio el primer grito libertario del continente en 1804, que proclamó la primera república de negros en el mundo y que fue la primera en abolir la esclavitud.

Haití fue hostigada por Francia durante todo el siglo XIX, crispada por la pérdida de esa colonia que en aquellos tiempos producía el 75 por ciento del azúcar del mundo y luego por los Estados Unidos que tomó la posta, la copó militarmente e instaló una de las peores dictaduras de la región encabezada por François Duvalier —Papá Doc—, desde 1957 a 1971, que a su muerte fue sucedido por su hijo, Jean-Claude Duvalier —Baby Doc—, quien huyó del país en 1986.

Ambos dejaron un tendal de 60 mil haitianos asesinados a manos de las fuerzas paramilitares Ton Ton Macoutes y el saqueo de la economía del país. Parecía que con la elección en 1990 del excura católico Jean Bertrand Aristide al final Haití tendría paz, pero unos meses después fue derrocado.

Tantas intervenciones a Haití se justificaron en la teoría de los “Estados fallidos” impuesta por el expresidente de los Estados Unidos George W. Bush, para quien esos países atrofiados merecían ser ocupados para inocularles el sistema estadounidense e instalar multinacionales.

Haití tiene 1.177 kilómetros de costa marina sin control de ningún tipo. Los puertos no pertenecen al Estado, los maneja una elite que hace sus negocios privados protegida por sus ejércitos mercenarios. O casualidad, el narcotráfico ha aumentado: el 8 por ciento de la cocaína que ingresa a Estado Unidos pasa por Haití.

Un país apaleado como perro sin dios. Tragedias naturales y políticas mixturadas para dinamitar cualquier hendija de salida. Terremotos y dictaduras. Corrupción y huracanes. Ocupaciones y epidemias.

Demasiadas presencias para tanta ausencia “de la única rebelión de esclavos que se transformó, en su momento (entre fines del siglo XVIII y principios del XIX) en una revolución integral, capaz de tomar el poder (…) y que fue no solamente la primera revolución independentista en la América del Sur del Río Grande, sino la social y políticamente más radical de todas ellas”, como señala el sociólogo argentino Eduardo Grüner en su brillante libro La oscuridad y las luces.

Para certificar, la Constitución Imperial de Haití (1805) que señala en su artículo 2: “la esclavitud queda abolida para siempre”; o el 3: “los ciudadanos de haitianos son hermanos unos para los otros. La igualdad a los ojos de la Ley es irrefutablemente reconocida.

No pueden existir títulos, ventajas y privilegios más que los necesariamente resultantes de la consideración y compensación por servicios rendidos por la libertad y la independencia”; o el 12: “ninguna persona blanca, de cualquier nacionalidad, pondrá pie en este territorio con el título de amo o propietario ni, en el futuro, podrá adquirir propiedad aquí”.

Y ahí, como una llaga el mensaje a los blancos por parte de Depestre: “Salgo huyendo del viejo orden gemelo bárbaro/civilizado”.

*Periodista argentino. Productor de la corresponsalía en La Paz de HispanTV.

https://www.nodal.am/2018/07/haiti-te-ocupo-te-vigilo-te-endeudo-te-mato-por-mariano-vazquez/

Fuente: Haiti no MINUSTAH

La insurrección popular de Haití

Entrevista a Henry Boisrolin, Coordinador del Comité Democrático Haitiano de la Argentina y de América del Sur

AenR: ¿Qué nos puedes decir sobre la situación en Haití en estos momentos?

HB: Básicamente te puedo decir que hubo una insurrección popular, sobre todo los días 5, 6 y 7 de julio último pasados. Esa insurrección popular el detonante fue el aumento en los precios de los combustibles, querosene, nafta, etc.

Pero hay raíces muy profundas y hay luchas que vienen de hace años en contra del sistema de dependencia. Esa insurrección cuestiona no solamente al poder ejecutivo  sino al parlamento, cuestiona todo el sistema político haitiano, el sistema económico, el sistema de relaciones internacionales.

Porque el pueblo ya ha entendido en su gran mayoría que es ese sistema el responsable del empobrecimiento trágico con condiciones infrahumanas en el que vive el 80% del pueblo de Haití. Hay un cuestionamiento, hay una necesidad de cambiar esto, no solamente un problema de anular el aumento.

El “presidente” Jovenel Moïse anuló el decreto del aumento y sin embargo las movilizaciones siguen reclamando la renuncia de él y del gobierno. Lo que se logró. El sábado pasado tuvo que renunciar el primer ministro. Hoy no hay gobierno en Haití. Constitucionalmente si él sigue tiene que buscar a alguien, designar otra persona y esta persona tiene que ser ratificada por las dos ramas del parlamento haitiano, tanto de la Cámara de Diputados como de la Cámara de Senadores.

AenR: Hace poco se fue la Minustah ¿qué nos puedes decir sobre esta política?

HB: Ese engendro llamado Minustah, Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití, que no solamente fue creado por el imperialismo norteamericano fundamentalmente a partir de la resolución 1542 votada en las Naciones Unidas, en el Consejo de Seguridad. Pero que también contó con la colaboración de gobiernos  llamados progresistas como el de Lula en Brasil, la Argentina de los Kirchners, después Macri también mantuvo esto, de Chile, etc.

Las dos honrosas excepciones fueron el gobierno de Venezuela y el gobierno de Cuba, que no mandaron tropas a Haití. Incluso Brasil tuvo la comandancia militar desde el 2004 hasta 2017. Y ese engendro cometió violaciones sexuales. Hay miembros del contingente  de Sri Lanka que violaron a niñas de 12 años. Hubo bombardeos con helicópteros artillados en barriadas populares como Cite Soleil. Ese ataque fue dirigido por los brasileños. Nosotros tenemos fotos de niños, de bebés en sus cunas con las vísceras afuera.

También en el levantamiento contra el hambre del 2008 esa fuerza reprimió ferozmente al pueblo.  Después del terremoto se desató una epidemia del cólera y se demostró que la gente de Nepal fue responsable de esto. Hubo más de 10.000 muertos, hay un millón de personas infectadas.

Después manipularon todas las elecciones, las del 2010/2011 como las del 2015/2016 ahora. Entonces es tremendo lo que ellos hiciero

n. El propio Secretario General de la ONU,  Ban Ki-moon, antes de abandonar su puesto, después de haber negado durante años que la ONU fuera responsable del tema del cólera tuvo que reconocerlo. Pero no hay disposición para resarcir a las víctimas, ni siquiera un plan para erradicar esto.

En ese sentido la Minustah se fue desprestigiada totalmente. Entonces sacaron el contingente militar pero la ocupación sigue a través de otro engendro llamado Minuhusth, otro cinismo más. La Minuhusth significa Misión de las Naciones Unidas en Apoyo a la Justicia Haitiana. Tienen un componente militar, civil y político. Son ellos los que siguen digitando, son un instrumento más de la dominación imperial.

Haití es una perfecta neo colonia de EEUU. Una neo colonia impuesta desde la primera ocupación militar de 1915 a 1934.

AenR: ¿Qué características tuvo el levantamiento de principios de Julio?

HB: Es una característica que se hizo popular y generalizada. Empezó en Puerto Príncipe y después se propagó en otras ciudades importantes. Pero el centro era Puerto Príncipe y Petion-Ville, una ciudad cercana donde vive la mayoría de la elite haitiana,  donde está la residencia de varios embajadores, de representantes de los organismos internacionales, de hoteles de lujo que están prácticamente allí.

Entonces los focos fueron ahí. Hubo centenares de barricadas y enfrentamientos, ataques a esos hoteles de lujo, concesionarios de autos, a cadenas de supermercados grandes… Es decir hubo una bronca, hubo un estallido masivo, evidentemente hubo mucho de espontaneísmo, pero también hay una parte donde hubo organizaciones que participaron.

Incluso porque no hay que ver esto como: “pobrecitos estaban muertos de hambre y entonces se levantaron”. Entonces no hay nada. No hay una organización allá. Esa es una visión bastante despreciativa. Menospreciando el rol y la lucha del pueblo de  Haití, que históricamente ha demostrado que puede escribir páginas importantes en la historia por la liberación, por la libertad plena.

AenR: ¿Cuánta gente movilizada hubo?

HB: Se habla de más de un millón y pico. Es imposible tener un cálculo exacto. Pero por la cantidad de barricadas incluso en una ciudad como Puerto Príncipe que tiene más de tres millones de habitantes. En esta ciudad se veía humo por doquier.  En Petion-Ville una ciudad donde hay 800.000 habitantes también igual. Entonces se calcula que hubo más de un millón y pico de personas detrás de las barricadas.

AenR: ¿Cuáles deberían ser las medidas de fondo que deberían tomarse contra la dominación imperial y la pobreza?

HB: Te puedo referir a lo que dicen la mayoría de las organizaciones populares haitianas, tanto de la izquierda como de otras organizaciones populares que no se definen como marxistas leninistas. Ellas plantean la partida del presidente porque ya se obtuvo la partida del primer ministro. El cierre del parlamento haitiano. Juicio y castigo a los que despilfarraron por lo menos los fondos de Petrocaribe. Juicio y castigo a los que participaron en represiones, en violaciones a los derechos humanos. La expulsión del país de la Minujusth. Una especie de gobierno de coalición aplicando un programa mínimo. Que podría ser también la nacionalización de la banca y el comercio exterior. Recuperar la soberanía y la dignidad del pueblo haitiano y su derecho a la autodeterminación. Se plantea que este gobierno podría durar tres años. Entre tanto organizar y armar una asamblea constituyente para escribir una nueva constitución haitiana.

AenR: Finalmente hay una campaña de solidaridad internacional con el pueblo haitiano

HB: Entiendo que esta entrevista también es parte de eso, por eso aprovecho para agradecer no solo en nombre propio del Comité Democrático sino del pueblo haitiano, porque la lucha nuestra está marcada fundamentalmente por un aislamiento internacional tremendo. Por incomprensión, ignorancia, falsas informaciones, tergiversaciones de nuestra historia, de nuestra cultura etc.

Entonces una campaña para poder difundir la realidad nuestra y buscar solidaridad completa. No limosna. No compasión. Sino solidaridad en la lucha. Acompañar a un pueblo que busca su liberación. Hay que entender eso que es parte de la lucha en Latinoamérica. La lucha contra el Fondo Monetario Internacional. Hoy por ejemplo hay una marcha en Buenos Aires en contra el G-20. La lucha del pueblo de Haití también se enmarca dentro de esto, más allá de las singularidades de la propia realidad de la formación social haitiana.  Entonces ojalá que haya mejor comprensión, mejor acompañamiento. Y eso sería de un inmenso valor para que el pueblo haitiano pueda sentirse acompañado.

AenR: Muchas gracias.

HB: Gracias a Uds. y un gran abrazo solidario.

Buenos Aires, 21/07/2018

Entrevistó Gustavo Giménez

https://anticapitalistasenred.org/2018/07/24/la-insurreccion-popular-de-haiti-entrevista-a-henry-boisrolin/

Otros Mundos Chiapas: Las ecotecnologías del Centro Alter Natos: El bambú, una alternativa a la madera

Todos los edificios del Centro Ecológico Alternativo Alter Natos están construidos con bambú proveniente de la zona centro del estado de Veracruz, en los alrededores de Xalapa, Teocelo, Monte Blanco y Coatepec. Para la asociación Otros Mundos A.C./Amigos de la Tierra México, que creó el Centro en el sur del municipio de San Cristóbal de las Casas, en los Altos de Chiapas, era importante encontrar una alternativa a la madera y el concreto, dados los graves problemas ambientales causados en la región por la deforestación y los bancos de arena.

Tuvimos la suerte de trabajar con el equipo de Pro-Bambú, que produce y construye con bambú en Monte Blanco, Veracruz. Usó varias especies de bambú, tales como el oldhamii para las estructuras rectas; el guadua amplexifolia (o caña vaquera) para las partes curvas; o el guadua angustifolia para las columnas. Nos los trajo ya tratado con sales de boro y ácido bórico, para que tenga una durabilidad de por lo menos 50 años.

El bambú es una planta que se reproduce muy rápidamente y puede ser cortada para la construcción a partir de cuatro años después de su siembra. Es muy ligera, lo que facilita mucho su uso en los procesos de construcción. Ya se produce y usa para la construcción en regiones de Chiapas como Palenque. En los Altos de Chiapas, es una herramienta totalmente apropiable, ya que tiene la especificidad de adaptarse a cualquier tipo de clima y altitud.

Aquí en San Cristóbal de las Casas, donde suele haber mucha humedad, se deben tomar algunas precauciones:

– el bambú no debe tocar directamente el suelo, por lo que se construyen bases de concreto;
– las aleras de los techos deben ser grandes para que la lluvia no moje la estructura;
– después de terminar la construcción, se debe aplicar aceite de linaza en las partes interiores y un barniz comercial impermeabilizante en las partes exteriores el mismo tratamiento se debe aplicar cada 6 meses.

El bambú es una planta muy resistente, por lo que recomendamos su uso en regiones sísmicas como Chiapas y México en general, asociado a paredes de tierra que también son sismo-resistentes. Además, su combinación permite crear espacios naturales donde uno se siente a gusto, en armonía con el ambiente.

Si necesitan espacios apacibles e inspiradores como los del Centro Alter Natos para sus eventos o talleres, pueden contactarnos a bioconstruccion@otrosmundoschiapas.org

Más información en la página web del Centro Alter Natos: www.alternatoschiapas.org

¡Gracias al equipo de ProBambú!

 Foto: Parte del equipo de Pro-Bambú en el Centro Alter Natos (Crédito: Otros Mundos A.C./Amigos de la Tierra México)

Información relacionada:

Alter Natos, el centro ecológico alternativo de Otros Mundos A.C. / Amigos de la Tierra México

Las ecotecnologías del Centro Alter Natos: El baño seco

La página web de Alter Natos

El Facebook de Pro-Bambú

 

Fuente: Otros Mundos Chiapas

Jubileu Sul Brasil: Coletivos de Mulheres do Brasil tecem suas lutas em defesa e na luta por direitos

Texto e fotos Karla Maria | Rede Jubileu Sul Brasil

A ansiedade de pegar o primeiro voo da vida, de deixar o bairro do Jangurussu para trás naquele Ceará de padim Ciço, e aterrissar em São Paulo para partilhar a vida, a poesia, a sua realidade e a de tantas mulheres foi a missão de Rita de Cássia Silva Santiago, 51 anos. Ela é moradora do Gereba, uma comunidade da periferia de Fortaleza. Rita é uma mulher alta, magra, negra de sorriso largo e representa bem as mulheres que participaram do Projeto “Nós, mulheres em defesa e na luta por direitos”, e que participaram entre os dias 20 e 22 de julho, da Oficina Nacional de Cartografia Social, coordenada pela Rede Jubileu Sul Brasil.

Na ocasião, a cearense e outras cerca de 30 mulheres das cidades de Fortaleza, São Paulo, Belo Horizonte, Porto Alegre, Rio de Janeiro, Francisco Morato e São José dos Campos compartilharam a realidade de seus territórios, do dia a dia, marcado pela omissão do Estado e pela violência institucional que se manifesta de diversas maneiras.

“Moro no conjunto perimetral que é conhecido como Gereba. Moramos em um local que não existia no mapa, nem podíamos chamar uber, mas agora existe porque temos direito de estar no mapa. Nós, oito mulheres, saímos batendo de porta em porta para fazer um censo da nossa comunidade. Fizemos esse levantamento e apresentamos a Cartografia Social para os moradores da nossa comunidade conhecerem a nossa realidade e tudo aquilo que a gente tem”, disse Regina, orgulhosa do trabalho feito.

Rita não levou “só” cidadania às mulheres e aos homens do Gereba. Juntas, as mulheres do Jangurussu, deram novo significado à cidadania e ao protagonismo da mulher na comunidade com poesia. “Um lugar que nos fortaleceu, nos ensinou e nos educou. Um caminho todo nosso, logo dali brotou […]”, declamou Rita que participa do grupo de mulheres que se fortaleceu ao longo do Projeto “Nós, mulheres em defesa e na luta por direitos”, graças a parceria do Instituto Negra do Ceará (Inegra), que apoio e articulou o projeto em Fortaleza.

Rita de Cássia apresenta a Cartografia Social realizada pelo Grupo de Mulheres do Jangurussu, da cidade de Fortaleza

O processo de realizar o diagnóstico de suas realidades, chamado metodologicamente pela coordenação do Projeto de Cartografia Social, levou cerca de um ano para ser realizado nas diferentes regiões com mulheres das comunidades, que em sua maioria, não tinham engajamento político ou de militância por seus direitos. O exercício de olhar para seus territórios e ali destacar quais são os aparelhos públicos disponíveis para jovens e idosos terem um lazer, quais as unidades básicas de saúde disponíveis entre outros abriu os olhos da população para a carência a que estão submetidas, e mais, à necessidade de se exigir das autoridades públicas a aplicação de políticas públicas pensadas a partir da realidade das mulheres.

Simone Miranda é uma mulher forte, como todas que aceitaram o desafio de estarem ali para partilharem suas realidades. Ela deixou Contagem, na região metropolitana de Belo Horizonte, por três dias para representar o Coletivo de Mulheres de São Mateus. “Somos uma comunidade muito carente. Não temos uma creche, não temos nada. Temos a gente agora”, disse Simone animada e emocionada.

Simone destaca que o acesso a posto de saúde e ao transporte público são distantes e também por isso de difícil acesso. “O que está próximo da gente é o tráfico, a Igreja e o Curumim”, destacou a mineira. Curumim é um espaço “abandonado” pelo poder público que foi diagnosticado por meio da Cartografia Social e que o Coletivo de Mulheres de São Mateus negocia com as autoridades públicas para que o mesmo se transforme em um possível Centro Cultural da comunidade, geridas por elas mesmas.

Para Ermelinda de Fátima Heleno de Melo, da Rede Feminista que aplicou o projeto com as mulheres em Contagem, o processo da Cartografia Social possibilitou uma desnaturalização da presença do tráfico de drogas na comunidade. “No início, na fala das mulheres havia uma naturalização sobre o tráfico e à medida que a gente foi fazendo o encontro, a fala das mulheres do grupo mudaram o posicionamento. Ao trabalhar esses processos dentro da comunidade desnaturalizamos a lógica da presença do tráfico na comunidade, claro que não vamos ao enfrentamento, mas apontamos que este é um diagnóstico de violência na comunidade”, avaliou Ermelinda.

Simone Miranda e Renata Machado, do Coletivo de Mulheres de São Mateus, contaram com o incentivo da Rede Nacional Feminista de Saúde Direitos Sexuais e Direitos Reprodutivos

Angela da Silva é uma militante de experiência, advogada, negra, dona de um coração gigante. Vive em São José dos Campos, no interior de São Paulo, na resistência e na luta por moradia contra as desapropriações feitas sem consulta e diálogo com a população. Ela é membro do Centro Dandara de promotoras Legais e acredita que promover grupos de mulheres que discutam os problemas da cidade com o recorte de gênero e raça são precípuos para o fortalecimento das mulheres e da sociedade contra os modelos neoliberais e patriarcais.

“Conseguimos avanços com a luta. As mulheres do Berta Flores e do Rio Comprido terão a regularização de suas casas. Na caminhada de fazer a carta nós conseguimos sensibilizar as pessoas.  A gente cresceu com essa discussão. Nos debruçamos e vimos o quantos nós somos ousadas em querer e conseguir. A Cartografia surtiu tanto efeito na cidade que alunos de Serviço Social da Universidade do Vale do Paraíba (Univap) estão fazendo curso de extensão em Cartografia Social.

Angela e as mulheres do Cento Dandara de Promotoras Legais têm trabalhos que apontam bem o poder da organização feminina. Em São José dos Campos elas trabalham em abrigos que acolhem mulheres vítimas de violência e mulheres trans. “As mulheres precisam estar juntas pressionando o poder público e conquistando nossos direitos”, disse Angela.

As mulheres de São José dos Campos conseguiram em parceria com a Defensoria Pública de São Paulo, que o Município de São José dos Campos e as diretorias do Hospital Dr. José de Carvalho Florence e do Hospital Materno Infantil Antoninho da Rocha Marmo firmassem um TAC (Termo de Ajustamento de Conduta) para combater a violência obstétrica e em defesa do parto humanizado

A expectativa é que no ano de 2019 cerca de 30 mil gestantes e parturientes sejam beneficiadas pelo TAC que prevê a humanização do atendimento, o direito à informação adequada da gestante, o direito a ter acompanhante em todas as fases do atendimento, respeito à autonomia da gestante e ao direito de escolha em relação a métodos e procedimentos eletivos, dever de justificativa por escrito das práticas médicas interventivas e dever de adequação das práticas às orientações da OMS, Ministério da Saúde e governo estadual.

Angela Silva apresentando a Cartografia Social das mulheres de São José dos Campos, ela é membro do Centro Dandara de Promotoras Legais

Durante os três dias de oficina, mulheres que vivem da catação de resíduos nas ruas de São Paulo denunciaram a violência e invisibilidade a que estão submetidas. “Nosso coletivo é formado por mulheres que passaram pelo presídio, somos mães de presidiários. Somos aquilo que a comunidade chama de lixo. Quando o Jubileu [a rede] entrou na nossa vida, nós estávamos fechando depois de três incêndios criminosos e não fazíamos a mínima ideia do que era a especulação imobiliária, mas nos aprendemos com o Jubileu e estamos apontando para a sociedade a nossa realidade”, disse Mara Santos, a coordenadora da Cooperativa de Catadoras da Granja Julieta, em São Paulo.

“O Jubileu nos trouxe a voz, as informações de como nos organizarmos. Comecei a escrever depois que entrei no Coletivo e com a Cinthia [Abreu, coordenadora do Projeto] passamos a pensar mais em autoestima, autocuidado. O nosso coletivo é marcado por muito sofrimento”, desabafou Mara, que como as demais catadoras garante cerca de R$ 300 por mês com a catação.

Mara Santos e Cinthia Abreu apresentando a Cartografia Social das catadoras de São Paulo.

De São Paulo ouvimos ainda sobre a realidade das mulheres indígenas, que contaram com o apoio do Conselho Indigenista Missionário (Cimi) e da Pastoral Indigenista para a aplicação do projeto, que respeitando as características de cada etnia presente da região metropolitana de São Paulo, contava com agenda e metodologias muito próprias, já que as reuniões aconteciam nas casas das famílias indígenas e no tempo disponível.

“Elane da Silva Reis é pankararu. Nasceu no Pernambuco, mas mora há 30 anos em Francisco Morato, na grande São Paulo. Do alto do seu salto, Elane falou da dificuldade de manter sua identidade e de dar visibilidade à cultura de seus parentes. “É muito bom poder compartilhar a minha tribo com o povo, foi muito bom. Raramente a gente consegue dar visibilidade à nossa origem, mas a gente sempre tenta. Precisamos lembrar que a gente é indígena honrando a nossa história”, contou a jovem.

A Pankararu Elane Reis com representantes do Cimi e da Pastoral Indígena apresentam a Cartografia Social

As mulheres imigrantes também marcaram presença. Jovens, artistas, advogadas, mães, algumas desempregadas partilharam na Cartografia Social a dificuldade que é viver em São Paulo, em tempos de intolerância e xenofobia. Paola Miyagusuku tem 33 anos, 31 de Peru e dois de Brasil. Nesta entrevista ela fala do processo de construção da Cartografia Social que para as imigrantes leva à reflexões sobre qual é a territorialidade que precisa e deve ser registrada.

“As mulheres imigrantes e refugiadas vem de outros contextos, então no início foi um pouco complicado de contextualizar, porque nossos territórios são também os nossos países de origem. São Paulo é uma cidade  machista, racista e pensamos nela como nosso território, mas também tudo aquilo que trazemos com a gente. Aqui criamos comunidades entre as mulheres que vão além da nacionalidade. Juntas derrubamos as fronteiras e os muros”, disse a tímida Paola, dona de um abraço carinhoso.

Cartografia Social das Mulheres Imigrantes de São Paulo

O afeto aplicado nas palavras deste texto refletem – de certo modo – a dinâmica dos três dias de oficina norteadas pela autogestão das atividades, pela construção coletiva de soluções, pela partilha e acolhida amorosa e enfeitada dos ambientes, pela presença divertida das crianças, já que mulheres não deixam ser mães mesmo quando estão construindo um mundo melhor.

Mas a dor, a denúncia, e a indignação também tomaram conta dos debates da Cartografia Social. Se em Porto Alegre (RS) os pobres e imigrantes são apartados da sociedade em detrimento das corporações, como denunciou Ilisiane Vida; no Rio de Janeiro – de Marielle Franco assassinada – surgiu um grito contra a militarização que assola os pobres e negros das favelas, especialmente da Zona Oeste.

O grito é das mulheres de diversas idades, origens e lugares, moradoras e militantes da Zona Oeste do Rio de Janeiro, do  Militiva: Militância Investigativa, que construiu uma Cartografia Feminista com o apoio do Instituto Políticas Alternativas para o Cone Sul (Pacs) e nela a realidade em que vivem e resistem diariamente. Ouça*.

“Militiva”

Tocador de áudio

00:00
00:00

Para Cinthia Abreu, coordenadora do Projeto “Nós, Mulheres em defesa e na luta por direitos, a missão [do projeto foi cumprida. “Por meio da cartografia elas puderam identificar suas lutas. Muitas delas fazem muitas coisas e não percebiam. Criaram também muitas expectativas, e o fundamental é que o projeto mexe no processo de organização das mulheres e sobretudo na autoestima, com a força, com o afeto e encoraja outras mulheres”, destaca a coordenadora.

Ilisiane Vida e Cinthia Abreu

“Foi um desafio e não imaginei que seria possível. Saio daqui com a missão cumprida. Esse processo mexeu demais comigo, pelo afeto e confiança que depositaram em mim e na Rede Jubileu”, afirma. O projeto “Nós, mulheres, na defesa e na luta por direitos” ocorreu nos territórios de Porto Alegre, Belo Horizonte, Fortaleza, São Paulo e São José dos Campos. Contou com realização da rede Jubileu Sul Brasil e apoios do Instituto Irmãs da Santa Cruz, Adveniat, Cafod e DKA.

* A denúncia foi feita por uma das mulheres que vive na zona oeste do Rio. temendo sua segurança ela pediu para não ser identificada.

 

Fuente: Jubileu Sul Brasil

Accion Ecologica: Foro Internacional: “Yasunizar la Tierra: a 10 años de los Derechos de la Naturaleza”.

invitacion yasunizar la tierra

omo parte de la reunión anual del proyecto internacional “Dejar los combustibles fósiles en el subsuelo” (LFFU por su siglas en inglés) se realizará en Quito el Foro internacional: “Yasunizar la Tierra: a 10 años de los Derechos de la Naturaleza”.

Panelistas:

–       Profesora  Barbara Hogenboom, profesora de la Universidad de Ámsterdam.

“La codicia por el petróleo en el subsuelo: las empresas chinas en Sudamérica”

–       Esperanza Martínez, Acción Ecológica.

“El Yasuní y los derechos de la naturaleza”

–       Profesor Patrick Bond, profesor de la Universidad de Witwatersrand, Johannesburgo. “Yasunizar Sudáfrica: el caso de la extracción de carbón en Fuleni”

–       Profesora Joyeeta Gupta, profesora de la Universidad de Amsterdam.

“Los combustibles fósiles como recursos o activos represados”

–       Doctor Carlos Larrea, profesor de la Universidad Andina Simón Bolívar.

“Mecanismos para mantener inexplotadas las reservas de combustibles fósiles”

Modera: Carolina Valladares, Universidad de Amsterdam

El foro abordará el importante e indispensable tema de dejar el petróleo en el subsuelo desde varias experiencias del Sur Global. Este debate es aún más relevante al cumplirse 10 años del reconocimiento de los derechos de la naturaleza en Ecuador en medio de un retroceso de las políticas energéticas a nivel nacional y mundial. Lejos de avanzar hacia una economía que prescinda de los combustibles fósiles,  cada día se profundiza más la extracción de petróleo, gas o carbón, pero también aumenta la resistencia a este tipo de proyectos. Sólo un camino libre de combustibles fósiles abrirá la ruta hacia el respeto, protección y ejercicio de los derechos humanos y de la naturaleza.

Día: Martes, 28 de agosto de 2018

Lugar: Universidad Andina Simón Bolívar

Hora: 6-8 pm 

Más información:

ivonne.yanez@estudiosecologistas.org

………

PANELISTAS

-Profesor Patrick Bond

Prestigioso profesor de Economía Política de la Universidad de Witwatersrand, Johannesburgo y de Estudios del Desarrollo en la Universidad de KwaZulu-Natal en Durban, Sudáfrica. Patrick tuvo su PhD de la Universidad de Johns Hopkins en el Departamento de Geografía. Trabaja el tema de cambio climático, energía, movimientos sociales. Autor de numerosos libros como el premiado “Sudáfrica, la historia presente”, o también “Política del Cambio Climático” reconocido por el periódico británico The Guardian entre los 10 mejores libros sobre el movimiento social frente al clima. Luego de 1984 trabajó con Mandela y fue parte del equipo de elaboración de docenas de documentos de políticas de gobierno post-apartheid como el Programa de Reconstrucción y Desarrollo.

-Profesora Joyeeta Gupta

Profesora PhD en el Instituto de Investigaciones en Ciencias Sociales de la Universidad de Ámsterdam y el Instituto para la Educación sobre Agua en Delft en temas de ambiente y desarrollo en el Sur Global. Trabaja además temas de cambio climático, bosques, ecosistemas, agua, energía, desarrollo y Eco Espacio. Ha publicado libros muy relevantes sobre el tema: petróleo como activo y recurso represado, y los riesgos de las inversiones de la Industria petrolera china, entre otros

-Profesora Barbara Hogenboom

Profesora y directora del Centro de Estudios y Documentación de América Latina (CEDLA) en la Universidad de Ámsterdam. Su investigación doctoral fue sobre el Debate Ambiental en México en el contexto del TLCAN. Trabaja en temas ambientales de América Latina como son los conflictos sobre recursos naturales, el rol de los movimientos sociales y el sector privado, y los efectos de la globalización sobre el ambiente y las sociedades.

-Doctor Carlos Larrea

PhD en Desarrollo, actualmente es profesor de la Universidad Andina Simón Bolívar en el Área de Estudios Sociales y Globales, en Quito. Fue parte del equipo técnico de la Iniciativa Yasuní-ITT. Trabaja el tema de Política económica del desarrollo, sustentabilidad ambiental, historia socio-económica y socio-ambiental, historia ecológica inequidad y desempleo.

-Esperanza Martínez

Esperanza Martínez, es bióloga y abogada. Parte del equipo fundador de Acción Ecológica y de la Red Internacional Oilwatch. Esperanza trabajó en la Asamblea Constituyente que redactó la nueva constitución del Ecuador que reconoce los derechos de la naturaleza. Fue el motor de la Iniciativa Yasuní-ITT para dejar el crudo en el subsuelo y autora de varios libros sobre este tema. Esperanza se desempeña actualmente como asesora de la defensora del pueblo.

-Carolina Valladares

Candidata a PhD en el Centro de Documentación e Investigación sobre América Latina (CEDLA) de la Universidad de Ámsterdam. Trabaja el tema de la ecología política del extractivismo petrolero, así como asuntos relacionados con organizaciones sociales y justicia ambiental.

Fuente: Accion Ecologica