La deuda pública, una herencia de la Dictadura

El 1º de abril de 1964, un golpe de Estado estableció en Brasil una dictadura cívico-militar que duró 21 años, período en que la población brasileña vivió privada de libertad bajo la censura y la represión, en donde se empleó la tortura, la desaparición forzada y muerte a quienes se oponían al régimen.

Estos gobiernos también fueron responsables del gran incremento en la deuda pública del país. En la década de los 70, Brasil comenzó a tomar préstamos extranjeros que elevaron la deuda a niveles impagables, no solamente por el monto sino por el tipo de interés y otras condiciones que la vinculaban a estas deudas. En estos 21 años la deuda externa creció alrededor de 35 veces. La herencia que la dictadura cívico-militar dejó a los brasileños para el sector económico fue el endeudamiento público y, por consiguiente, el empeoramiento de la desigualdad social.

Esta condición política y económica proporcionada por la dictadura favoreció la concentración de la renta y la tierra, beneficiando a los más ricos e imponiendo una carga a las clases medias y pobres.

Los gastos con intereses y la amortización de la deuda han consumido hasta ahora gran parte del presupuesto brasileño, en detrimento de la garantía de los derechos básicos de la población, como la salud y la educación.

En 2019 el 38,27% del presupuesto federal ejecutado, cerca de R$ 1,038 billones, fue destinado al pago de intereses y a la amortización de la deuda. En medio de la pandemia COVID-19 la mayor parte del presupuesto federal ha sido destinada a deudas.

En enero de este año, la deuda pública de Brasil alcanzó el valor más alto de la serie histórica, llegando a 4,248 billones de reales. El pueblo no puede ser considerado responsable del pago de esta deuda, por lo que la Red Jubileo Sur Brasil y la Red Jubileo Sur / Américas hacen un llamado mundial para que se suspenda el pago de la deuda y que estos recursos vuelvan a la atención y el cuidado de la población.

 

¡Lea el llamado completa en nuestra página web!

 

#PorMemoriaVerdadeEJustica

#SoberaniaPopular

#DitaduraNucaMais

#AVidaAcimaDaDívida

#NãoDevemosNãoPagamos

#barulhaço

#VigiliaPelaDemoctacia

Em primeiro de abril de 1964, um golpe instaurou no Brasil uma ditadura civil-militar que durou 21 anos. Nesses 21 anos,…

Posted by Jubileu Sul Brasil on Tuesday, March 31, 2020

La deuda pública, una herencia de la Dictadura

El 1º de abril de 1964, un golpe de Estado estableció en Brasil una dictadura cívico-militar que duró 21 años, período en que la población brasileña vivió privada de libertad bajo la censura y la represión, en donde se empleó la tortura, la desaparición forzada y muerte a quienes se oponían al régimen.

Estos gobiernos también fueron responsables del gran incremento en la deuda pública del país. En la década de los 70, Brasil comenzó a tomar préstamos extranjeros que elevaron la deuda a niveles impagables, no solamente por el monto sino por el tipo de interés y otras condiciones que la vinculaban a estas deudas. En estos 21 años la deuda externa creció alrededor de 35 veces. La herencia que la dictadura cívico-militar dejó a los brasileños para el sector económico fue el endeudamiento público y, por consiguiente, el empeoramiento de la desigualdad social.

Esta condición política y económica proporcionada por la dictadura favoreció la concentración de la renta y la tierra, beneficiando a los más ricos e imponiendo una carga a las clases medias y pobres.

Los gastos con intereses y la amortización de la deuda han consumido hasta ahora gran parte del presupuesto brasileño, en detrimento de la garantía de los derechos básicos de la población, como la salud y la educación.

En 2019 el 38,27% del presupuesto federal ejecutado, cerca de R$ 1,038 billones, fue destinado al pago de intereses y a la amortización de la deuda. En medio de la pandemia COVID-19 la mayor parte del presupuesto federal ha sido destinada a deudas.

En enero de este año, la deuda pública de Brasil alcanzó el valor más alto de la serie histórica, llegando a 4,248 billones de reales. El pueblo no puede ser considerado responsable del pago de esta deuda, por lo que la Red Jubileo Sur Brasil y la Red Jubileo Sur / Américas hacen un llamado mundial para que se suspenda el pago de la deuda y que estos recursos vuelvan a la atención y el cuidado de la población.

 

¡Lea el llamado completa en nuestra página web!

 

#PorMemoriaVerdadeEJustica

#SoberaniaPopular

#DitaduraNucaMais

#AVidaAcimaDaDívida

#NãoDevemosNãoPagamos

#barulhaço

#VigiliaPelaDemoctacia

Em primeiro de abril de 1964, um golpe instaurou no Brasil uma ditadura civil-militar que durou 21 anos. Nesses 21 anos,…

Posted by Jubileu Sul Brasil on Tuesday, March 31, 2020

Saludos al COPINH en su 27º aniversario.

—Saludos compañeras/os del COPINH, enviamos todas nuestras buenas energias, que la pacha siga guiando su camino, que la lucha siga hasta que nuestros pueblos y territorios sean libres, muchos abrazos desde la MMM Macronorte Peru

—Un abrazo de cumpleaños ¡! Mucha resistencia y amor juntos¡!!¡
Sandra Quintela

—Compañeras y compañeros de COPINH un abrazo fraterno desde Acción Ecológica de Ecuador, su lucha en defensa de su pueblo, territorio y de la naturaleza, es una inspiración para las luchas de la región.

—Un abrazo y mucha buena vibra compás del COPINH en su aniversario, fortaleciendo la lucha y resistencia de los pueblos y las mujeres

Estimadas compañeras y compañeros de COPINH Les enviamos en la distancia un fuerte abrazo para cada una y uno de ustedes en este nuevo aniversario de COPINH. Seguimos lo que estan haciendo y son un ejemplo desde hace mucho tiempo para nosotras y nosotros por el trabajo que realizan en defensa de sus derechos, de los derechos del pueblo Lenca, y por el derecho a vivir con justicia y dignidad. Decimos presente hoy, por Berta Cáceres y Tomas García
Feliz aniversario de lucha y resistencia Fraternalmente, —
Pablo Ruiz – SOAWatch

—Saludos compañeros! Compañeras copinh. Desde el sur este quien los extraña y espera volver a verlos pronto salutes en este día tan especial e importante para ese pueblo lenca! Desde mi sur bien al sur, mi tierra de los pájaros pintados. Alex Bravo

—Ola amigo de. Lucha. Los. Felicito y. Ay. Que. Seguir. En. Lucha
de Magro Junior

— Querid@s compañer@s
El XXVII aniversario de la fundación del COPINH nos encuentra en un momento muy difícil para la humanidad, frente a una pandemia producto de un modelo neoliberal, racista y patriarcal que destruye a la Naturaleza. En esta circunstancia, más que nunca es importante la enseñanza de Berta Cáceres, su rebeldía, su lucha contro el saqueo de los territorios y la contaminación de la tierra y el agua. Como Comité Berta Vive de Milán, Italia, estamos junt@s a Ustedes luchando por la justicia y la soberanía de los pueblos, defendiendo los derechos humanos y celebrando la vida y la alegría. El pueblo de Honduras y los pueblos del mundo necesitan un verdadero cambio, porque solo eso podrá salvar nuestro planeta.
Un abrazo fraternal a tod@s l@s compañer@s del COPINH y sobre todo a la Coordinadora General, Berta Zúniga Cáceres
JUSTICIA PARA BERTA – BERTA VIVE COPINH SIGUE Comitè Berta Vive Milan Anna-Angela-Federica-Dario-Giuliana-Graziella-Nicoletta

Un abrazo fuerte y mucha admiración al COPINH de Lucia IXchiu Guatemala

Deuda Ecológica y Coronavirus

El coronavirus puso en la agenda internacional la urgencia de suspender los pagos de la deuda externa de los países del Sur, para atender la crisis sanitaria y alimentaria. A pesar de ello y de las demandas de organizaciones e instituciones del Ecuador para que el Gobierno suspenda el pago de los Bonos Global 2020, en este mes de marzo, en plena crisis del virus, lo pagó aduciendo la necesidad de hacerlo para poder acceder a nuevos créditos. El Ecuador destina actualmente más de 7.000 millones de dólares anuales para pago de deudas. Suspender este pago implicaría contar con recursos propios para atender a la crisis y no recurrir a nuevo endeudamiento.

Uno de los aportes desde el ecologismo fue establecer una relación directa de la deuda externa con la devastación ambiental, a eso llamamos deuda ecológica. La ecuación es sencilla, a más deuda más devastación.

En la base de la pandemia están los impactos sociales, económicos y ambientales porque se alteraron las relaciones dentro del mundo natural. Y el sistema de endeudamiento fue una de las causas que provocó este desbalance.

Por un lado están los condicionamientos y ajustes sociales y ambientales que se han aplicado a través de los acuerdos con el FMI y el BM, para garantizar el pago de la deuda externa, lo que ha significado mayor empobrecimiento de la población y la actual crisis de los sistemas de salud, que no pueden responder a la emergencia sanitaria para combatir el COVID19.

Por otro, la deuda externa ha sido uno de los mecanismos para impulsar la explotación petrolera y minera, expansión del agronegocio, construcción de represas y grandes infraestructuras, que han causado deforestación, pérdida de biodiversidad, contaminación por desechos industriales del suelo, aire y fuentes de agua, provocando enfermedades, desnutrición y desplazamiento de poblaciones hacia las ciudades en situaciones de marginación lo que agrava las condiciones de contagio del virus.

La deuda externa ha generado así una inmensa deuda social y ecológica con los pueblos del Sur. Ya no sólo se trata de la deuda con las economías tradicionales del norte global, sino también con los países emergentes, particularmente con China. El Ecuador adeuda a China más de 6000 millones de dólares. Tras esta deuda se encuentra la explotación minera a gran escala, ampliación de la frontera petrolera, construcción de represas e hidroeléctricas, que además de ser un fracaso tecnológico, han provocado destrucción ambiental. Recordemos cómo desapareció la más bella cascada del Ecuador. Debido a los compromisos adquiridos por el endeudamiento ahora se pretende entrar al Yasuní, a sacar petróleo cuyo valor no compensa ni el de la extracción.

El coronavirus afecta a toda la humanidad y da lecciones a todos los países. Nos dice que es más importante la salud que la economía, que la salud debe ser pública y democrática, que no se puede actuar a espaldas de la sociedad, que la transparencia de la información es la mejor protección y sobre todo que el planeta está poniéndonos límites.

La antigua agenda del No pago de la deuda externa recobra vigencia. Se deben suspender los pagos y anular la deuda externa, y utilizar estos fondos para responder de forma inmediata y adecuada a la crisis sanitaria, alimentaria y económica en especial de los pueblos y de sectores con mayor riesgo, debido a sus condiciones sociales, económicas y ambientales. También se debe detener la contratación de nuevo endeudamiento que significará continuar esclavizados a condicionamientos y pagos de la deuda y sus inconmensurables impactos.

Pero la deuda ecológica es más vigente que nunca. No se trata solamente del empobrecimiento y saqueo de las economías del Sur, ni de contar con recursos para la salud de los seres humanos, esto sería una visión antropocéntrica. Se trata de recuperar las posibilidades de que la especie humana se mantenga en el planeta, ya no como una plaga, sino como parte de las relaciones de armonía y cuidado de la casa común. Y aquí las poblaciones hoy empobrecidas tienen mucho que decir, saben vivir con menos recursos, mantienen, a pesar de la globalización, del FMI y del BM, selvas, territorios y relaciones de complementariedad que deben ser protegidas.

Si algo nos ha enseñado el coronavirus es la necesidad urgente de parar este modelo capitalista y sus mecanismos de saqueo, y buscar una transición hacia formas de vida autónomas, comunitarias y armónicas con la naturaleza.

Esto significa replantearnos relaciones de igualdad, complementariedad y colaboración entre las personas, las sociedades y la naturaleza. Respetar la diversidad cultural y natural, las formas de vida de los pueblos indígenas, campesinos, afrodescendientes, pescadores, sus territorios y autodeterminación. Priorizar el cuidado de la tierra, el agua, el aire y las posibilidades de reproducción de la vida. Garantizar las mejores condiciones para la producción agroecológica campesina y precautelar la soberanía alimentaria de los pueblos. Repensar las economías locales y nacionales y la solidaridad internacional. Transformar las ciudades en lugares sustentables. Propender al consumo consciente, sano y respetuoso del ambiente. Transitar hacia la soberanía energética, alternativa y descentralizada. Promover formas de organización democrática, participativa y autónoma para la toma de decisiones locales, nacionales e internacionales. Restaurar de forma integral los ecosistemas afectados por las actividades extractivas, agronegocio, megainfraestructuras. Conservar y defender los derechos de la naturaleza; garantizar el sumak kawsay para las actuales y futuras generaciones.

ACCIÓN ECOLÓGICA

Prensa Latina: Garífunas hondureños buscan en sus raíces protección ante Covid-19

Tegucigalpa, 30 mar (Prensa Latina) Las comunidades garífunas de Honduras tratan de evitar la pandemia de Covid-19 con sus remedios y médicos tradicionales, ante la inexistencia de galenos y personal de Salud que los atiendan.

Es imperativo organizar comunidades para lograr frenar la pandemia provocada por el coronavirus Sars-Cov-2, particularmente en zonas aisladas donde es inexistente la presencia de médicos, resultado del colapso y saqueo del sistema de salud en Honduras, advierten.

Ante esa situación, generalizan remedios elaborados de diversas hierbas para distribuirlo a las personas mayores y así contribuir al fortalecimiento del sistema inmunológico porque consideran que la prevención es vital, destaca la Organizacion Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh).

‘Desde la Ofraneh hemos tejido redes de autoprotección comunitaria. A la fecha contamos con 14 comunidades garífunas organizadas con Centros de atención por Covid-19 no sólo informativos, también prepararnos para lo que viene. Organización comunitaria es lo único seguro para salvarnos’, subraya la organización.

También denuncia la discriminación hacia migrantes haitianos en la ciudad de Choluteca, en la zona sur, que fueron desalojados de los lugares que rentan por la policía y ahora pernoctan en la calle, entre ellos niños y mujeres embarazadas.

Llamó a no permitir la deshumanización de la sociedad y a no convertir la crisis por la Covid-19 en pretexto para violar los derechos más elementales, recalca la organización.

‘La Ofraneh condena este acto de discriminación y falta de humanismo contra nuestros hermanos y hermanas de Haití. Hacemos un llamado a los organismos de Derechos Humanos’, advirtió.

agp/otf

 

Fuente: Prensa Latina

30 de Marzo: Día de la Tierra Palestina

Día de la tierra Palestina.⠀
Tus tambores de guerra,⠀
jamás sonarán más alto,⠀
que nuestro grito de libertad.⠀
Palestina libre y feliz.⠀

Poema / Suheir Hammad
Ilustración / Iris Serrano en @IrisSerranoIlustracion

#palestinalibre #freepalestine #diadelatierrapalestina #festiclown #artivismo
#arteyrevolución #arteenrebeldia #gaza #gazalibre #palestinelandday #positivepalestine