Occidente tiene una deuda de siglos con Haití

Napoleón envió tropas dirigidas por su cuñado para poner fin al levantamiento de los esclavizados en La Española. Pero los revolucionarios prevalecieron. (Colección Roger-Viollet)

 

Los Angeles Times, OP-ED POR  HOWARD W. FRENCH, 10 DE OCTUBRE DE 2021 

El trato a los refugiados haitianos en la frontera de Estados Unidos el mes pasado – algunos perseguidos por agentes a caballo, otros acurrucados por miles debajo de un puente – es trágico. Por razones menos obvias, también es irónico. Aunque la deuda de siglos de los estadounidenses con el pueblo haitiano no se enseña en nuestras escuelas y no se reconoce en nuestro discurso público, el espíritu indomable del pueblo haitiano creó los Estados Unidos que conocemos hoy.

Incluso la versión cápsula de la exitosa lucha de Haití para acabar con la esclavitud y por la independencia a principios del siglo XIX es fascinante. CLR James, el fallecido líder político trinitario e historiador del Caribe, escribió hace seis décadas:

“En agosto de 1791, después de dos años de la Revolución Francesa y sus repercusiones en [La Española], los esclavos se rebelaron. La lucha duró 12 años. Los esclavos derrotaron a su vez a los blancos locales y a los soldados de la monarquía francesa, una invasión española, una expedición británica de unos 60.000 hombres y una expedición francesa de tamaño similar bajo el mando del cuñado de Bonaparte. La derrota de la expedición de Bonaparte en 1803 resultó en el establecimiento del estado negro de Haití que ha perdurado hasta el día de hoy ”.

Es una de las historias de liberación más notables que tenemos como especie: la mayor revuelta de personas esclavizadas en la historia de la humanidad, y la única que se sabe que ha producido un estado libre. Pero incluso este amplio relato subestimó el extraordinario papel que los esclavos rebeldes de Haití desempeñaron en la historia mundial.

Irónicamente, su éxito en liberarse frente a la hostilidad europea más fuerte imaginable convirtió a Haití en la primera nación en cumplir los valores más fundamentales de la Ilustración: la libertad de la esclavitud y la igualdad racial para todos. Estos principios fueron consagrados en la primera constitución de Haití, en 1804, décadas antes de que fueran adoptados por Estados Unidos.

Y eso fue solo el principio.

Semillas de grandeza

La derrota de Napoleón por parte de los haitianos obligó al dictador francés a vender sus vastas propiedades en la América del Norte continental a los jóvenes Estados Unidos. Esto se hizo al precio de remate de $ 15 millones, y de un plumazo se agregó el terreno que hoy comprende la totalidad o parte de 15 estados. La compra de Luisiana transformó al país de una colección vulnerable de antiguas colonias inglesas que se abrazó a la costa en una potencia continental.

Napoleón exclamó derrotado: “¡Maldito azúcar, maldito café, malditas colonias!” Robert Livingston, uno de los negociadores de Thomas Jefferson en París, estaba tan exuberante como abatido el dictador. “A partir de este día Estados Unidos ocupará su lugar entre las potencias de primer rango”, evaluó acertadamente.

Un mapa de alrededor de 1816 que muestra la incorporación de la Compra de Luisiana a los Estados Unidos, que fue posible gracias a la Revolución Haitiana. (Biblioteca del Congreso)

La derrota de Francia por parte del Haití negro abrió el valle del Mississippi a la migración a gran escala hacia el oeste, por parte de colonos agricultores blancos y un gran número de personas negras que fueron esclavizadas en el Viejo Sur después de que ellos o sus antepasados ​​fueran enviados allí en cadenas desde África. Ahora, en una segunda gran migración forzada, estas personas esclavizadas fueron rápidamente puestas a un trabajo agotador cultivando algodón. Sobre la base del sudor y la sangre negros, la producción de esta fibra se disparó, llegando a representar dos tercios de las exportaciones estadounidenses en su punto máximo, en vísperas de la Guerra Civil.

Estados Unidos creció rápidamente gracias a las exportaciones de algodón producidas por los esclavizados en el valle del Mississippi y al auge de los negocios auxiliares que se beneficiaron de él, desde la banca del norte hasta los ferrocarriles, todo porque, en una isla caribeña en 1791, los negros exigieron la libertad. .

El impacto de la Revolución Haitiana fue igualmente dramático al otro lado del Atlántico, especialmente para Gran Bretaña.

Estamos acostumbrados a pensar en el ascenso de Gran Bretaña durante la Revolución Industrial como una historia de ingenio mecánico y empresa. Pero no menos que el de Estados Unidos, el auge de ese país se basó en la esclavitud en el valle de Mississippi.

En un pico del siglo XIX, mientras 1 de cada 13 estadounidenses trabajaba para producir algodón, un número que consistía abrumadoramente en esclavos, 1 de cada 6 británicos trabajaba en textiles. No se equivoquen: los textiles significaban algodón, el único ingrediente indispensable de la Revolución Industrial. Algodón significaba el Mississippi.

Una ironía histórica

Es posible que esa historia no esté al frente de la mente cuando veamos la cobertura de noticias sobre los refugiados haitianos y la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos. Pero impregna las imágenes y el lenguaje siempre que Haití es el tema.

Como casi nadie con una cuenta de televisión o redes sociales podría haberse perdido, por primera vez desde que la frontera se ha convertido en un tema político de primera línea en este país, los refugiados fueron perseguidos el mes pasado por agentes de la Patrulla Fronteriza a caballo, como si estuvieran ganado que se arrea en un western de Hollywood. En las imágenes más infames, estos agentes atropellaron a hombres negros mientras empuñaban riendas de cuero que se parecían dolorosamente a las pestañas.

El simbolismo de los estadounidenses acorralando a los refugiados haitianos difícilmente podría ser más trágico o irónico. Haití no solo legó los eventos históricos mundiales descritos anteriormente, sino que también, con casi un millón de africanos esclavizados traídos a la isla después de 1680, fue uno de los principales lugares en el desarrollo de la esclavitud como institución en el llamado Nuevo Mundo. . La palabra “bienes muebles” deriva directamente de “ganado” y describe un sistema en el que los humanos son reducidos a una propiedad bestial, puestos a trabajar como sus dueños lo consideren apropiado, despojados de todos los derechos, incluso los asociados con la paternidad, porque son descendientes de personas encantadas se convirtió automáticamente en propiedad de los amos de los padres.

La espantosa escena en la frontera nos ofrece una rara oportunidad de repensar la deuda occidental compartida con Haití por su papel extraordinario en nuestra historia. La crisis de los refugiados es en sí misma una oportunidad para que los estadounidenses estén a la altura de los ideales de la Revolución Haitiana.

‘Nación más pobre’

Como ex corresponsal extranjero del New York Times desde hace mucho tiempo, sé que yo mismo he desempeñado un papel, aunque sin saberlo, en el reduccionismo periodístico que ha ayudado a borrar el lugar de Haití en el ascenso de Occidente y la expansión de Estados Unidos…

I covered the country for four years in the early 1990s, traveling there countless times, and sometimes spending weeks at a time in Haiti during a period of prolonged and severe political turmoil and violence. A phrase that sometimes slipped into my coverage, and appears to this day in other writing about Haiti, served as a kind of code to condense the country’s history into the briefest journalistic shorthand. It also rendered Haiti’s real story invisible, and took Western powers and people off the hook. That phrase was “poorest nation in the Western hemisphere.”

As true as this was in narrowly factual terms, it told us nothing about how Haiti had come to be, about its blood contribution to Western wealth. It silenced the immense gift to American geography that its revolution had made possible. It said nothing about the fierce opposition to Haitian freedom mounted by American founders like George Washington and Thomas Jefferson, whom we celebrate as avatars of Enlightenment values and democracy.

Both men saw the prospect of Black freedom in Hispaniola as a source of nightmarish horror that would threaten the tranquility and prosperity of white people by undermining slavery in the United States. And while Jefferson spoke of an expansionist America as an “empire of liberty,” even as slavery spread westward, Haiti’s revolutionary leaders took that very same language and enshrined it in their constitution, immediately giving it universal substance.

“It is not circumstantial liberty conceded only to us that we want,” wrote Haiti’s most important revolutionary leader, Toussaint Louverture, who had been formerly enslaved. “It is the absolute acceptance of the principle that no man, whether born red, black or white, can be the property of another.”

The press’ reductionist characterizations of Haiti also whistle past the crippling indemnity, the equivalent of $21 billion, that France imposed on Haiti in 1825, before Paris would recognize the young nation’s independence. And they ignore the history of deep American interference in Haiti’s affairs, including a military occupation, which lasted from 1915 to 1934.

“Poorest nation” indeed. No wonder Americans and Europeans would elide the causes of that poverty.

Fight for freedom

I am being tough on my own profession, but teachers of American and world history have done even worse.

Para asegurar la libertad de una población de antiguos esclavos, los haitianos lucharon “desnudos como lombrices de tierra”, en la famosa frase de Louverture, derrotando sucesivamente a las tres potencias imperiales más fuertes de la época: España, Gran Bretaña y Francia. Esos dos últimos países enviaron las dos fuerzas expedicionarias navales más grandes de su historia hasta ese momento para intentar reimponer la esclavitud a la población negra de La Española con el fin de controlar el suministro global de azúcar. Todos fueron derrotados, y los detalles de esta historia son tan desconocidos en las aulas francesas y británicas de hoy como el papel de Haití en la Compra de Luisiana y el surgimiento de King Cotton en las estadounidenses.

Louverture explicó los éxitos de sus ejércitos en un lenguaje tan noble como cualquiera que emanara de la propia Revolución de Estados Unidos: “Estamos luchando para que la libertad, la más preciosa de todas las posesiones terrenales, no perezca”.

Mientras vemos a los haitianos sacrificar todo para llegar a este país, debemos hacerlo no solo con más empatía, sino también con el entendimiento de que la libertad es tan integral para su historia como para la nuestra. Además, su libertad es una parte vital de nuestra propia historia.

Howard W. French, profesor de periodismo en la Universidad de Columbia, es el autor más reciente de “ Born in Blackness : Africa, Africans, and the Making of the Modern World, 1471 to the Second World War”, que se publicará el martes.

https://www.latimes.com/opinion/story/2021-10-10/the-west-owes-a-centuries-old-debt-to-haiti

Fuente: Haiti no MINUSTAH

Jornadas: Deuda pública y Derechos – Hacia nuevas estrategias y horizontes

Invitamos a difundir y a participar – 

Jornada internacional de debate sobre la deuda pública y los derechos en América Latina y el Caribe

 

Los días 21 y 28 de octubre y 4 de noviembre (jueves), se realizan las jornadas virtuales de debates “Deuda pública y derechos: hacia nuevas estrategias y horizontes”, a las 16h – Brasil y Argentina; 15 hrs – Caribe; 14 hrs – Región Andina y Panamá; 13 hrs – Centroamérica y México. 

El primer encuentro será este jueves, 21 de octubre. Para poder seguir la actividad a través de la plataforma Zoom, con derecho a certificado para quienes participen en al menos dos de las tres reuniones virtuales, inscríbase en https://bit.ly/1Jornada21  

La actividad también se transmitirá en vivo en la página de Facebook de Jubileo Sur / Américasy forma parte de la programación de las Jornadas Globales de Acción Contra la Deuda, una movilización internacional que reúne a cientos de organizaciones en la lucha contra el sistema de endeudamiento que explota a los pueblos y a la naturaleza.

Los tres encuentros promoverán un amplio debate sobre el tema, con el fin de identificar acciones concretas que permitan poner el pleno ejercicio de derechos humanos para el conjunto de la ciudadanía y la protección integral de la vida en su diversidad, en el centro de los procesos económicos, en particular los vinculados al endeudamiento público y los organismos internacionales de crédito. 

Las jornadas responden a una iniciativa conjunta de Jubileo Sur/Américas, el Instituto Latinoamericano del Ombudsman y Defensorías del Pueblo (ILO), y la Red Internacional de Cátedras, Instituciones y Personalidades Sobre el Estudio de la Deuda Pública (RICDP)

Entre otros objetivos, las jornadas buscan identificar mecanismos que permitan avanzar en el debate regional e internacional hacia nuevas estrategias en respuesta a las exigencias de la deuda, reconociendo su falta de legitimidad y de legalidad. 

También tiene como objetivo problematizar el concepto de deuda pública como elemento estructurante de la economía de dependencia, analizando en particular su afectación al ejercicio de derechos y su impacto en la vida cotidiana, y avanzar en el entendimiento práctico de la problemática de la deuda pública como un asunto de derechos (derecho nacional e internacional, Derechos Humanos y de los pueblos y de la naturaleza).

A continuación el Programa.

1ª. Jornada, 21 de octubre
Mesa 1 – Apertura

– Miguel Ángel Espeche Gil – Presidente emérito de la Red Internacional de Cátedras, Instituciones y Personalidades Sobre el Estudio de la Deuda Pública.

– Cristina Ayoub Riche – Presidenta de ILO

– Jubileo Sur / Américas

Mesa 2: Derechos humanos y Deuda: (I)legitimidad jurídico-institucional de la deuda pública; herramientas que da el Derecho existente para enfrentar la deuda; la deuda y el derecho; responsabilidad de las instituciones financieras internacionales y regionales; responsabilidad de los parlamentos; los Derechos Humanos y la deuda 

Ponentes:

– Raffaele Coppola (Italia). Director del Centro de Investigaciones “Renato Baccari” de la Universidad de Bari. Abogado de la Santa Sede, de la Curia Romana y del Tribunal Apostólico de la Rota.
– Maria Lucia Fattorelli (Brasil). Coordinadora de la Auditoría Ciudadana de la Deuda

– Beverly Keene (Argentina). Economista, Coordinadora de Diálogo 2000 y docente, Cátedra Cultura para la Paz y los DDHH/UBA

– Ramiro Chimuris (Uruguay). Profesor, Presidente de la RICDP

Moderación: Ana Agostino, Vice presidenta de ILO 

2ª. Jornada, 28 de octubre
Mesa 3: Responsabilidades Jurídico Institucionales / Políticas

Responsabilidad jurídica del Fondo Monetario Internacional (FMI); impunidad del FMI y todas las instituciones financieras regionales e internacionales; responsabilidad de parlamentos.

Ponentes:

– Fabio Marcelli (Italia). Director del Instituto de Estudios Jurídicos del Consejo Nacional de Investigaciones de Italia. Director de la Asociación de Juristas Democráticos y del Centro de Investigaciones para la Democracia.

– Daniel Libreros Caicedo (Colombia). Universidad Nacional de Colombia. 

– Gonzalo Ubilla (Uruguay). Coordinador de la RICDP

– Verónica Heredia (Argentina). Abogada de DD.HH. y Fiscala, Juicio Popular a la Deuda y al FMI

Moderación: Francisco Vladimir – Articulador del Cono Sur, Jubileo Sur / Brasil 

Mesa 4: Derechos en Acción: propuestas desde los colectivos

Ponentes:
– Flora Partenio (Argentina). Integrante de la Cátedra Libre Virginia Bolten y la Red de feministas DAWN

– Miguel Rodríguez Villafañe (Argentina). Abogado, ex-juez federal, autor y ensayista

– Aurora Donoso (Ecuador). Acción Ecológica y coordinadora del Instituto de Estudios Ecologistas del Tercer Mundo

– Camille Chalmers (Haití). Director ejecutivo de la Plataforma para el Desarrollo Alternativo de Haití (PAPDA)

Moderación: Norberto Darcy, ILO


3ª. Jornada – 4 de noviembre
Mesa 5 – Nuevas estrategias y horizontes: Soluciones en función de propuestas surgidas en este proceso de lucha contra la deuda, habiendo entendido su estructura y posibles alternativas

Ponentes:

– Sandra Quintela (Brasil). Articuladora Nacional de Jubileo Sur Brasil

– Adriana Guzmán (Bolivia). Integrante del movimiento Feminismo Comunitario Antipatriarcal

– Ricardo Canese (Paraguay). Parlamentario del Mercosur

Moderación: Jubileo Sur / Américas

Mesa 6 – Cierre

Jornadas de debate “Deuda pública y derechos: hacia nuevas estrategias y horizontes”
Fecha:21, 28 de octubre y 4 de noviembre (jueves)

Hora:13 hrs – Centroamérica y México, 14 hrs – Región Andina y Panamá, 15 hrs – Caribe, 16h – Brasil y Argentina.

Inscripciones para a 1ª jornada: https://bit.ly/1Jornada21(con certificado para quienes participen en al menos dos de las tres reuniones virtuales)

 

Fuente: Dialogo 2000

Fórum neste 15/10 debate luta contra o FMI e a desigualdade

Por Redação – Jubileu Sul Brasil

Na América Latina e no Caribe: povos em pé contra o FMI e a desigualdade é o tema do fórum virtual que acontece nesta sexta-feira (15), a partir das 16h, com transmissão ao vivo pelo Facebook do Jubileu Sul Brasil. Para assistir pelo Zoom, inscreva-se acessando https://bit.ly/FueraFMI

Participam a economista Beverly Keene (Diálogo 2000 – Argentina) e o economista Alberto Acosta, ex-ministro de Minas e Energia do Equador e ex-presidente da assembleia nacional constituinte do país. A mediação é de Kandis Sebro, dirigente do Sindicato dos Trabalhadores em Campos Petrolíferos (Oilfields Workers’ Trade Union – OWTU) de Trinidad e Tobago. 

O fórum vai debater os impactos causados pelo Fundo Monetário Internacional (FMI) e seu modelo de endividamento, e também as mobilizações, articulações e a reação popular contra as ações e a ingerência do fundo nos países da América Latina e Caribe. 

O evento integra a programação de atividades das Jornadas Globais pela Anulação da Dívida, que começou nesta quinta-feira (14), engajando centenas de organizações de todos os continentes, entre as quais o Jubileu Sul/Américas e o Jubileu Sul Brasil. 

Clique aqui saiba mais, confira a programação e participe da ação global contra a dívida.

 

Fuente: Jubileu Sul Brasil

Falta de Sentencia contra David Castillo e Incertidumbre Jurídica en el caso de Berta Cáceres

El COPINH presenta comunicado en el plantón frente a la Corte Suprema de Justicia ante la falta de Sentencia contra David Castillo. Ante el plantón desarrollado hoy, el Poder Judicial pronuncia que está en proceso de redacción de sentencia condenatoria contra el coautor David Castillo, por ser el culpable del asesinato de nuestra compañera Berta Cáceres.

Aquí el tweet del Poder Judicial:
https://bit.ly/3AA0LFk

COMUNICADO:

A 529 años del inicio de la invasión a los pueblos indígenas, que seguimos resistiendo, 529 años de cárcel para David Castillo serían pocos para calmar el dolor que ha dejado en el pueblo Lenca, con el auspicio del Estado de Honduras. Hoy, 12 de Octubre del 2021, en el marco de la conmemoración del día de la Resistencia Indígena, el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), comunica lo siguiente:

  1. La Sala Primera del Tribunal de Sentencia con Jurisdicción Nacional en Materia Penal ha incumplido su palabra sobre el tiempo para emitir la sentencia contra el condenado Roberto David Castillo Mejía, coautor del vil asesinato de nuestra hermana y compañera Berta Cáceres. Más de tres meses han transcurrido, y han expirado los tiempos procesales establecidos poniendo en riesgo el proceso de justicia.
  2. El Ministerio Público, a pesar de haber aceptado que aún faltan los autores intelectuales de este crimen, no han presentado ni procesado a los demás coautores. Cabalgan en la impunidad quienes ordenaron este crimen que continúan imponiendo la muerte invasora a los pueblos indígenas.
  3. Además, hacemos del conocimiento público la ausencia de resolución que deje en firme la sentencia contra los condenados por el asesinato en 2018, Sergio Rodríguez, Douglas Bustillo, Mariano Díaz y otros.

Por tanto,

  1. Seguiremos haciendo nuestra la justicia de no quedarnos callados ni calladas y de disputar ante la espuria institucionalidad hondureña cada milímetro de justicia que debamos arrebatar y exigir.
  2. Exigimos a la sala primera del Tribunal de Sentencia, la pronta y contundente sentencia al presidente de DESA, Roberto David Castillo Mejía, parte de la maquinaria de violencia al pueblo Lenca.
  3. Exigimos a la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia que resuelva los recursos pendientes y reafirme la condena a los 7 autores materiales juzgados en el primer proceso por el asesinato de Berta Cáceres.
  4. Finalmente exigimos la captura de los miembros de la familia Atala Zablah, de una vez por todas, por el crimen contra nuestra compañera y los demás crímenes contra nuestro pueblo.

¡Berta vive en la resistencia de los pueblos!

¡Sentencia y Pena Máxima Para Castillo!

Dado en La Esperanza, Intibucá a los 12 días del mes de octubre del 2021.

 

Fuente: COPINH