[Galería] contaminación por derrame de petróleo en Napo

Fotos: Iván Castaneira

Ayer, 28 de enero de 2022, se produjo una rotura del oleoducto en el sector Piedra Fina, perteneciente a la provincia de Napo según informó mediante un boletín de prensa la transportadora de petróleo OCP Ecuador S.A. Hoy, organizaciones ecologistas alertaron que el crudo avanza por el río Coca y se estaría contaminado el agua de las comunidades de la provincia de Orellana, esto a pesar de que la transportadora aseguró que «La rotura se registró en una zona en la que el tubo no se encuentra directamente expuesto a los ríos».

«El derrrame ya llegó a la comunidad kichwa Sardinas, en #Orellana. Se reporta crudo en el l río Coca. Alertamos a @OCPEcuador y al .@Ambiente_Ec que el petróleo avanza por el río y es un peligro para las comunidades por la contaminación del agua» indicó Acción Ecológica en su cuenta de Twitter.

Estas fotografías tomadas en la zona de San Rafael, parroquia Gonzalo Díaz de Pineda, en el cantón El Chaco, muestran la magnitud de la contaminación. Según el testimonio de una comunera «una retroexcavadora soltó una piedra grande que cayó encima de la tubería», lo cual provocó la rotura, ocasionando un derrame que el personal técnico busca contener cavando pozos de retención, mientras que volqueta-tanques sacan la mezcla de crudo, lodo y agua, el olor en el sitio es descrito como «insoportable». Mientras que OCP manifestó que «Un desprendimiento de piedras a causa de las fuertes lluvias en la zona ocasionó la rotura del tubo del oleoducto de crudos pesados OCP», evento que según este boletín «No pudo haber sido previsto por la transportadora».

 

Fuente: Agencia Tegantai

Llamamos a la unidad para enfrentar el nuevo acuerdo odioso


El gobierno nacional acaba de acordar un nuevo “préstamo” del FMI, a espaldas del pueblo y de cara a consolidar el ajuste y profundizar los condicionamientos que vienen exigiendo el Fondo y sus socios mayores, desde la firma del acuerdo en 2018. Se consuma la estafa realizada bajo el mandato de Macri, legitimada y asumida por el actual gobierno, además del saqueo de la riqueza y los bienes comunes de todo el pueblo argentino. Contrastan con la realidad los dichos del presidente que “no se afectarán las metas de la justicia social”.

El nuevo “préstamo” cerrado acorde a los dictados del FMI impone, entre otras condiciones, eliminación del déficit fiscal en tres años, reducción de la emisión monetaria que junto al control de precios pretenden reducir la inflación, aumento de los intereses con afectación al crédito y prescindencia cada vez mayor del Banco Central respecto al Tesoro nacional. Aumento de las reservas para cumplir con el pago de la estafa anterior, sin definir cómo. El solo hecho de aceptar un monitoreo trimestral habla de ponernos nuevamente “de rodillas” ante el FMI, un sometimiento al imperialismo y una pérdida de soberanía intolerables.

Desde ya, rechazamos esta claudicación y la fantasiosa presentación de sus supuestas bondades y llamamos a enfrentarlo. Si bien falta conocer muchos detalles que el gobierno tiene la obligación de poner a disposición nuestra -el “público” a quienes nuevamente se nos impone pagar sin jamás ser consultado ni beneficiado-, no cabe duda que es un acuerdo odioso, que otra vez se perdió la oportunidad de poner fin a lo que es un verdadero crimen económico de lesa humanidad y de lesa naturaleza que seguirá generando consecuencias graves durante muchísimos años. 

El Gobierno actual del Frente de Todos, encabezado por Alberto Fernández, se incorpora con este acto como encubridor y partícipe necesario también de esta estafa y de la asociación ilícita integrada por el gobierno de Macri y el FMI y con la participación necesaria del gobierno estadounidense. No sorprende el casi inmediato apoyo de la “oposición” de Juntos x el Cambio, sus principales referentes, los monopolios financieros, mineros, agroexportadores, todos extranjeros, la AEA, la UIA, siempre agigantados a fuerza de deuda y represión; ahí no hay grieta en esto de saquear al país y su pueblo o arrodillarse frente a los organismos financieros internacionales y grandes especuladores tras el argumento de “honrar” una deuda cuya legitimidad y legalidad han sido ampliamente denunciadas y nunca corroboradas.

En particular, vienen por nuestros bienes naturales a través del saqueo extractivista. Si cabía alguna duda, en su anuncio el ministro Guzmán se ocupó de enfatizar que el gobierno va a apostar al crecimiento de las actividades productivas que “generan dólares”. Ese modelo extractivista y explotador no es el crecimiento que necesitamos, y el Chubutazo, el Atlanticazo y todas las luchas en curso en defensa del agua, el aire, los cuerpos y territorios, demuestran que no los dejaremos. Tampoco habrá impunidad ni la amnistía cultural, simbólica y política que ofrece el gobierno, no solo a los estafadores sino al neoliberalismo, en nuestra Argentina y en toda la región. 

Somos millones que sabemos que el camino del FMI es un camino al fondo… de la historia. Que la deuda es con los pueblos y la naturaleza, que las estafas no se pagan. Sobre todo, sabemos que hay alternativas. Lo podemos, lo tenemos y lo vamos a impedir. 

Vísperas del anuncio oficial, nos movilizamos como tantas veces a lo largo y ancho del país, reclamando al gobierno, al Congreso y al poder judicial, que actúen en consecuencia con las denuncias existentes, que anulen la estafa y dejen de malversar el patrimonio del pueblo concediendo al FMI potestad para cogobernar. Un millar de organizaciones, referentes y militantes populares les exigimos en un nuevo llamado que ponga “Primero lo Primero: ¡Ni UN dólar más al FMI!”. Resaltamos que una decisión soberana de no pagar lo que no se debe, “puede garantizarse con una fuerte intervención popular y una alianza de pueblos y países que somos los verdaderos acreedores.”

Hoy volvemos a convocar al pueblo argentino, a todas las organizaciones consecuentes incluyendo aquellas voces del mismo FDT que han denunciado este nuevo atraco, a expresarse y a movilizarse, a construir un fuerte movimiento popular para rechazar esta condena a la pobreza y la precarización, a mayor extractivismo y explotación, al sometimiento de la política y la economía a los dictados del FMI y el gran capital, y a avanzar las transformaciones tendientes a encarar la deuda con los pueblos y la naturaleza. Enfrentemos este nuevo sometimiento en las calles y en todas partes y con la fuerza de todo el campo popular. Nuestra unidad en la acción, en función de nuestras necesidades y derechos, será la clave.

¡Fuera el FMI! La deuda es con los pueblos y la naturaleza.

Suspensión ya de los pagos – ¡Ni UN dólar más al FMI!

AUTOCONVOCATORIA POR LA SUSPENSIÓN DEL PAGO 

E INVESTIGACIÓN DE LA DEUDA

– Argentina, 29 de enero de 2022

 

Fuente: Dialogo 2000

Podcast: CENSAT Agua Viva y la Red Jubileo Sur/Américas celebran una nueva etapa en su recorrido de colaboración.

Recientemente, el colectivo de la RJS/A celebró y le da la bienvenida a la Asociación Centro Nacional Salud, Ambiente Y Trabajo CENSAT Agua Viva – y quienes también son El capítulo en Colombia de Amigos de la Tierra internacional.

La esperanza la estamos construyendo desde América Latina

Andrea Echeverri, profesional de selvas y biodiversidad de CENSAT-Agua Viva, nos compartió más sobre el trabajo que el colectivo de CENSAT, construye en uno de los países más diverso del planeta y es además un país de profundas disputas y resistencias que nos demuestra como desde lo local y los territorios se puede hacer otro futuro posible realidad posible para todas las formas de vida.

Las alianzas como estas apoyan y fortalecen la acción colectiva tejiendo redes de apoyo y que a su vez reconocen el valor único y estratégico de las iniciativas populares y creativas en la lucha contra la opresión y la injusticia. Significan, además un diálogo más cercano para pensar juntas estrategias sobre temas claves, pues es también compartiendo recursos, ideas y acciones sobre temas relevantes que se crean agendas juntxs y procesos transformadores.

“Si nos juntamos, los atajamos” – Andrea Echeverri, Colombia

Los conflictos por los bienes comunes se configuran en escenarios multiescalares debemos unirnos para enfrentar estos monstros juntxs  explica Andrea, Con un acompañamiento a 9 de los 32 departamentos del país e integrando redes nacionales, regionales e internacionales, es que CENSAT-Agua Viva hace frente, construye propuestas y trabaja por soluciones que cuestionan y disputan el sistema extractivista, capitalista que sustenta contradicciones ecológicas y que amenazan la vida digna de personas, animales y naturaleza. Estas son contradicciones que también comparten otros países y regiones del continente.

JS/A y CENSAT comparten premisas por una vida digna y en armonía con todas las formas de vida, con esta nueva etapa de colaboración entre dos colectivos que llevan muchísimos años de andar y compartir luchas, confluyendo en diferentes escenarios que resisten a las formas del capitalismo, el patriarcado y el racismo pretenden separar las luchas y a los pueblos.

Sumar fuerzas será vital para impulsar agendas y reforzar acciones que vendrán a nutrir la construcción de contra narrativa y de influir en concientizar más del impacto de la deuda sobre la financiarización de la naturaleza, su relación criminal con la deuda ecológica y en la lucha para desenmascarar las falsas soluciones. Además, los conflictos por los bienes comunes, la tierra y actividades extractiva cada día más significan criminalización y militarización de la vida y los territorios.