8 de marzo ¡¡¡Nada que celebrar!!! No más mujeres caídas

Queremos igualdad

Que se nos respete

Que se nos valore 

Que se nos escuche 

En 1975, La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) designó el 8 de marzo día internacional de la mujer.

¿Por qué esta fecha y no otra?

La fecha no fue escogida al azar, si no que conmemora la historia donde cientos de mujeres que se manifestaron con la idea de alcanzar una igualdad salarial respecto a los hombres y mejores condiciones laborales todo esto ocurrió en una fábrica de textiles conocida como ‘garment workes’. Estos hechos se produjeron el 8 de marzo de 1875 en Estados Unidos Nueva York.

La manifestación dejó como resultado 120 trabajadoras asesinadas a manos de la policía, situación que dos años después fue fundamental para crear el primer sindicato femenino de la historia. Más tarde, en 1908, alrededor de 15,000 mujeres trabajadoras salieron a las calles de Nueva York bajo el lema de ‘Pan y Rosas’, manifestándose contra las jornadas interminables, las condiciones inhumanas y los bajos salarios, pero fue hasta tres años después que se daría el suceso que marcó de manera definitiva el movimiento feminista.

El 25 de marzo de 1911 sucedió el desastre industrial con más víctimas mortales de la ciudad de Nueva York (catalogado así por la Organización Internacional del Trabajo (ILO); 146 mujeres murieron en un incendio en la fábrica textil Triangle Shirtwaist a causa de derrumbes, quemaduras e intoxicación por humo. La tragedia se dio después de que los propietarios de la fábrica sellaran las salidas del edificio.

Este suceso trajo cambios en la legislación laboral, además del nacimiento del Sindicato Internacional de Mujeres Trabajadoras Textiles. Clara Zetkin, en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas de Copenhague en 1920 fue quien lanzó la propuesta, aprobada por unanimidad, de conmemorar el Día Internacional de la mujer en el mes de marzo con el objetivo de lograr el voto para la mujer. 

Es una fecha para recordar y reivindicar derechos de la mujer aún por conseguir como: Luchar contra la desigualdad salarial, erradicar la violencia, acoso y explotación sexual, ocupar puestos directivos en empresas, participación de las mujeres en política, erradicar el machismo y la violencia de género desde el nacimiento. Todos los 8 de marzo las mujeres de todos los continentes a menudo separadas por fronteras nacionales y diferencias étnicas, lingüísticas, culturales, económicas y políticas se unen para conmemorar la lucha de las mujeres por la igualdad, el reconocimiento y ejercicio efectivo de sus derechos. El pedido por una justicia anti patriarcal.

¿Por qué el color violeta para la celebración de este día?

En los inicios de la lucha feminista, las tonalidades escogidas por las sufragistas inglesas en 1908 fueron el morado, el blanco y el verde. La activista inglesa, Emmeline Pethick, lo explicaba así: “El violeta, color de los soberanos, simboliza la sangre real que corre por las venas de cada luchadora por el derecho al voto, simboliza su conciencia de la libertad y la dignidad. El blanco simboliza la honradez en la vida privada y en la vida política. Y el verde simboliza la esperanza en un nuevo comienzo. Sin embargo, la explicación más extendida es la de la tragedia sucedida en la fábrica téxtil, Triangle Shirtwaist, de Nueva York. 

Las mujeres que confeccionaban camisas de hombre y estas prendas, supuestamente, eran de color lila. La leyenda cuenta que el humo que salía de la fábrica después del incendio, y que se podía ver a kilómetros de distancia en toda la ciudad de Nueva York, era de color violeta. Por ello, el color que tiñe las calles cada 8 de marzo es el violeta.

Las mujeres panameñas también alzamos nuestra voz, hablamos alto y claro. 

Si, a la igualdad de género. No al maltrato por parte del estado, ni de la sociedad. 

Nos habla Fermina Urriola Rodríguez mujer campesina de la comunidad de Los Mendozas en San Francisco Veraguas, Feminista comunitaria, lideresa de la organización “Red Ecológica Social Agropecuaria de Veraguas” (RESAVE).

Nos dice lo siguiente: 

¨Hablar de la igualdad de género, es un tema amplio, la primera vez que escuché sobre la igualdad de género fue en las capacitaciones que obtuve. Para nosotras las mujeres no es nada fácil, ya que al salir de nuestros hogares e involucrarnos a luchar, hay muchos obstáculos en el camino, en especial de parte de la pareja ya que no nos dejan participar, y aún cuando esa persona no acepta que como mujer tenemos los mismos derechos, convencerlos de este pensamiento que la mujer puede hacer un gran trabajo igual al hombre, tanto fuera de casa como dentro de casa, que dedicamos tiempo a nuestro hogar, también podemos dedicar tiempo a luchar y seguir adelante por nuestras convicciones.

Si recapacitaran y lucharan junto a nosotras sería distinto, pero lamentablemente para las mujeres campesinas e indígenas de la provincia de Veraguas se hace difícil, siento que no hay una equidad de género, hay mujeres que sufren, las consecuencias de este tipo de discriminación de parte del género masculino y la misma sociedad, pero esto no es motivo para quedarnos allí sin hacer nada hay que seguir, unirnos a mujeres que luchan por los mismos derechos a que nos reconozcan por igualdad de género. Que a veces no lo hacemos por miedo al qué dirán y nos quedamos estancadas sin voz. A pesar de todos este desafió actualmente, vemos mujeres qué se suman a la lucha se atreven a hablar para defender los recursos que nos provee el sustento diario, como mujer campesina lucho con (RESAVE) por nuestros territorios, el agua y deseo que más compañeras se sumen, que salgan y no teman, ya que por experiencia propia aún hay mujeres que no tienen esa igualdad con su pareja y se sienten atemorizadas, si seguimos con miedo no podemos salir a defender nuestros derechos.

Así que en este día Internacional de la mujer exhorto a todas las mujeres indígenas, campesinas, afros, de nuestro Panamá a unirnos a luchar en contra de las desigualdades contra la mujer de igual manera contra la desigualdad contra los pueblos, como mujeres resistentes y luchadoras tomar conciencia de los conflictos que nos afectan como mujer y como sociedad, No dejar que el poder estatal se apodere de todo, e inculcarle a nuestras hijos e hijas el valor de la igualdad, para seguir adelante. Ese es el objetivo, enseñar a la familia a que se involucre, y aprendan a resistir y luchar unidos en igualdad en los conflictos que nos rodean, este sería mi mensaje en este día. MUJER, de nosotras depende no solo el mejoramiento de una familia si no del país, muchas gracias y un gran saludo, a aquellas mujeres en resistencia y luchadoras que hacen un esfuerzo por salir adelante, bendiciones Dios nos ilumine para seguir en la búsqueda de mejores días, muchas gracias. ¨ 

Nuestro mensaje enérgico y de rechazo ante un modelo de desarrollo explotador, discriminador, racista y agresor. Que no solo violenta nuestra integridad como mujeres, sino también a nuestro entorno, pensamiento, sueños y modo de vida.

Como cada día, nos posicionamos como mujeres, madres, hijas y productoras de la esperanza contra toda agresión proveniente del capitalismo voraz como se da por medio del saqueo de nuestros bienes ecológicos por el extractivismo minero, de aguas y tierras.

Nuestras solidaridad con otras hermanas, compañeras y mujeres en resistencia, así como a sus pueblos.

Seguimos luchando, seguimos caminando por otro modelo de vida solidario. ecológico y justo.

Equipo de mujeres del Colectivo Voces Ecológicas COVEC

 

Fuente: Radio Temblor

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend