Carta enviada al Secretario General de las Naciones Unidas.

escudo de palestina

MISIÓN OBSERVADORA PERMANENTE ESTADO DE PALESTINA, NACIONES UNIDAS

21 de agosto de 2014

Excelencia,

En una flagrante desconsideración al llamamiento reiterado ayer por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para un inmediato cese del fuego, Israel, la Potencia ocupante, continúa con sus ataques militares aéreos a la Franja de Gaza, sembrando el pánico en la población civil palestina y provocando más muertos, heridos y destrucción. La nación palestina permanece en duelo y sufrimiento al tiempo que la cifra de muerte sigue aumentando y las vidas de más niños, mujeres, hombres y ancianos inocentes son sofocadas por los renovados ataques israelíes.

En el día de hoy, al menos 29 palestinos han sido deliberada y vilmente asesinados por los misiles y ataques aéreos de las fuerzas ocupantes israelíes; ataques de drones y bombardeos a áreas densamente pobladas. Israel ha reanudado además; su política de asesinatos selectivos contra los palestinos, alardeando la ejecución extrajudicial de varias personas en los últimos días en ataques que causaron además la muerte a muchos civiles, incluidos múltiple miembros de familias. Aquí, hay que recordar que el homicidio intencional y las lesiones a personas son considerados entre las graves violaciones definidas en el artículo 147 del Convenio de Ginebra relativo a la protección de personas civiles en tiempos de guerra. Por todos estos crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, la Potencia ocupante debe rendir cuentas.

Entre las víctimas de las fuerzas de ocupación israelíes en el día de hoy, figuran cuatro personas asesinadas por un mísil israelí lanzado por un dron; mientras cavaban tumbas para enterrar a sus familiares en el cementerio de Sheikh Radwan en la ciudad de Gaza. Ellos eran Mohammed Talal Abu Nahl, Rami Abu Nahl, Haitham Tafesh y Abed Talal Shioukh. Otras cuatro personas, todos miembros de la familia Al-Reefi, fueron asesinadas en un ataque aéreo israelí en un parque cerca de la mezquita Al-Sunna en la ciudad de Gaza.

Las víctimas de este barbárico ataque fueron Nasr Ziyad Al-Reefi y tres niños, Omar Nasr Al-Reefi, Abdallah Tareq Al-Reefi y Mohammed Ziyad Al-Reefi. En el día de hoy , el noveno miembro de la familia Allouh, Imán Allouh, murió a raíz de las heridas sufridas en el ataque a la casa de la familia, ayer, cumpliendo el trágico destino de muchos heridos que no han sobrevivido a los ataques barbáricos israelíes.

En un deliberado ataque de asesinato selectivo contra una casa en el barrio de Tel al-Sultán de Rafah, las fuerzas de ocupación israelíes asesinaron a tres hombres, Mohammad Barhoum, Mohammad Abu Shamalah y Raed AL-Attar. En ese ataque aéreo fueron víctimas también, un anciano, Hassan Hussein Younis, de 75 años de edad, su esposa, Amal Ibrahim Younis, de 74 años además de su nieta, Saba Younis Rami, de 4 años, así como otra mujer, Aisha Attieh, de 60 años y Ahmed Nasser Kullab, de 17 años.

Un niño de 13 años , Hassan Tamboura y una mujer, Srour Tamboura, de 36 años, también fueron asesinados en un ataque aéreo israelí en Beit Lahiya; y un joven de 17 años , Jumaa Matar, fue asesinado en un ataque contra el campamento de refugiados de Al-Nusreirat. Hoy también, Ibrahim Issam Hammad, de 22 años de edad y Marwan Abu Shalouf, de 28 años, fueron asesinados por un ataque israelí contra una motocicleta en Rafah; Hamdan Salem Hadayed, de 40 años de edad, fue asesinado en un ataque en Khan Younis.

El terror y el pánico causados por los actuales ataques militares israelíes contra la población civil palestina en todo el territorio de Gaza han provocado también un aumento dramático en el número de desplazados que huyen de sus hogares en busca de seguridad, después de la reducción en el número de desplazados durante el alto el fuego temporal. Según OCHA (Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios), ahora hay 435.000 palestinos desplazados en Gaza y las cifras de la UNRWA indican que, en este momento, hay más de 261.000 de desplazados que han buscado refugio y protección en las 82 instalaciones de la UNRWA. Aquí podemos nuevamente mostrar a la comunidad internacional, las enormes necesidades humanitarias de agua, alimentos, medicinas, higiene y otros servicios esenciales para estas familias, y reiterar el llamado al apoyo urgente de los donantes para la provisión de ayuda de emergencia y asistencia a través de las agencias de la UNRWA y las hermanas agencias de la UNO, incluyendo entre otras, el PMA, OCHA y la UNICEF.

En este sentido, los niños, que constituyen la mayoría de la población de Gaza, continúan sufriendo desproporcionadamente los efectos traumáticos de esta continuada agresión militar israelí y la consecuente inseguridad, miedo y desesperación que azotan a toda la población civil palestina. En las 48 horas siguientes al colapso del alto al fuego temporal, los reportes indican que 9 niños han sido asesinados y decenas han sido heridas en los ataques israelíes y se temía que más personas se encuentran fallecidos bajo los escombros de las casas bombardeadas.

Según indica la oficina de UNICEF en Gaza, la situación de los niños palestinos es extremadamente terrible a causa de la tercera aterradora guerra israelí en 7 años, donde suportan traumas masivas físicas, emocionales y psicológicas, y sufren de la pérdida de sus padres u otros miembros de la familia y la comunidad, y son testigo de la muerte y lesiones de personas además de sufrir la destrucción de sus hogares, vecindarios y escuelas, el despojo de sus familias y los desplazamientos repetidos.

Por otra parte, ellos continúan soportando los múltiples efectos traumáticos y de largo alcance de la pobreza generalizada, el hambre y la enfermedad deliberadamente infligidos por Israel en sus sucesivas guerras en Gaza y por su bloqueo inhumano en un claro castigo colectivo del pueblo palestino y la desfiguración de la sociedad palestina. Y, mientras los niños alrededor del mundo se preparan para comenzar un nuevo año escolar, los niños de Gaza se enfrentan a una pérdida potencial de sus oportunidades de educación, si esta grave crisis continúa y si no está resuelta la situación de los miles de personas desplazadas y refugiadas en escuelas de la UNRWA.

Al mismo tiempo, Israel, la potencia ocupante, ha sido implacable en su represión y tormento de la población civil palestina en el resto del territorio palestino ocupado, incluyendo Jerusalén oriental. La campaña de asentamientos ilegales israelíes, demolición de casas, arrestos de palestinos, incluyendo niños, incursiones militares a pueblos, aldeas y campamentos de refugiados y todos los demás métodos de represión siguen perpetrándose contra la población por la potencia ocupante. Las violaciones israelíes son innumerables, pero por la brevedad de esta carta sólo señalaré algunos:

• Ayer, 20 de agosto, en la madrugada, las fuerzas de ocupación israelíes allanaron la casa del miembro del Consejo Legislativo palestino Khaleda Jarrar y le expidieron una orden militar de deportación forzosa de Ramallah en el plazo de 24 horas. Condenamos este acto ilegal de acoso descarado y deportación forzada, que representa la más reciente acción ilegal contra un representante elegido democráticamente. En este sentido, 36 parlamentarios permanecen en cautiverio sometidas a detención o detención administrativa en las cárceles israelíes.

• También hoy, las fuerzas de ocupación israelíes demolieron cuatro casas palestinas en el área de Naplusa, incluyendo una casa de 100 años de antigüedad, lo que deja más familias palestinas sin hogar. Las fuerzas de ocupación también llevaron a cabo numerosas incursiones en pueblos aledaños a Naplusa, allanando con extrema fuerza, saqueando casas, y deteniendo a más de 30 personas que han sido interrogadas durante horas. Mientras los colonos israelíes en la zona de Naplusa continúan su reino del terror y la violencia contra los civiles palestinos, donde otro hombre palestino, Nimer Mohamed Abu Eishah, de 32 años de edad, de Beit Wazan, fue deliberadamente atropellado hoy por un carro colono.

• Meath Dureidi, un joven palestino, de 30 años de edad, , viajaba de regreso a Cisjordania para un nuevo empleo, fue secuestrado y detenido por las fuerzas de ocupación israelíes en un centro de interrogación cerca de Jenin por más de 28 días sin ninguna explicación. Durante su cautiverio, se permitió visitarlo ni a los miembros de su familia ni a sus abogados y, en el momento de su puesta en libertad – con una fianza de 3.000 shekels – ya había sufrido una crisis nerviosa y se había quedado completamente mudo.

Condenamos la imposición por Israel, la fuerza ocupante, de tal trauma y terror al pueblo palestino, ya sea individual o colectiva; en la Franja de Gaza o en Cisjordania. Por otra parte, continuaremos nuestros llamados para poner fin a todas estas políticas y prácticas ilegales, inhumanas y destructivas israelíes, no cesaremos en nuestro llamado para que todos los responsables, sean oficiales del gobierno israelí, militares o colonos, rindan cuentas por todos estos crímenes atroces.

Finalmente, al tiempo que reiteramos nuestro llamado para poner fin a la agresión militar israelí desatada contra nuestro pueblo en la Franja de Gaza y demás crímenes contra el pueblo palestino en el resto del Estado Ocupado de Palestina, reiteramos también nuestro llamado a la comunidad internacional a que asuma sus obligaciones legales y responsabilidades políticas en este sentido. Mientras Israel continúa omitiendo el derecho internacional, hacemos un llamamiento a la comunidad internacional, incluida al Consejo de Seguridad, a actuar para darle credibilidad a las disposiciones del Derecho Internacional Humanitario relacionadas con la protección de civiles durante los conflictos armados, respetar y defender los compromisos en este contexto. Se necesitan medidas internacionales tajantes y presión para obligar a Israel, la Potencia ocupante, a abandonar sus posiciones intransigentes y maximalistas, poner fin a su ofensiva militar contra la población civil indefensa bajo ocupación, y comprometerse con la ley y los principios de la paz a los cuales el pueblo palestino, con un fuerte apoyo global, se ha comprometido durante mucho tiempo.

Esta carta se suma a las 517 cartas referentes a la crisis actual en el territorio palestino ocupado, incluido Jerusalén Oriental, que constituye el territorio del Estado de Palestina. Estas cartas, con fecha del 29 de septiembre de 2000 (A / 55/432-S / 2000/921) al 20 de agosto del 2014 (A / ES-l0 / xxx-S / 2014 / xxx) constituyen un registro histórico básico de los crímenes cometidos por Israel, la Potencia ocupante, contra el pueblo palestino desde septiembre del 2000. Por todos estos crímenes de guerra, actos de terrorismo de Estado y violaciones sistemáticas de los derechos humanos que se cometen contra el pueblo palestino, Israel, la Potencia ocupante, debe rendir cuentas y los autores deben ser llevados ante la justicia.

Le agradecería, coordinara que el texto de la presente carta estuviera a disposición de los miembros del Consejo de Seguridad para su inmediata y valiosa consideración. Le ruego acepte, Excelencia, las expresiones de mi más alta consideración

Dr. Riyad Mansour,

Embajador y Observador Permanente del Estado de Palestina ante las Naciones Unidas.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend