¿El fin de los mecheros de la muerte en Ecuador?

En la Amazonía ecuatoriana existen más de 400 mecheros donde se quema permanentemente, día y noche, el gas asociado al petróleo que allí se extrae. La Unión de afectados por la petrolera Texaco (UDAPT) ha estado realizando la campaña ¡Apaguen los mecheros, enciendan la vida! que concluye ahora con la presentación de una demanda.

Mechero de quema de gases en la Amazonía. Ecuador
Llamarada de un mechero de quema de gases en la Amazonía ecuatoriana UNIÓN DE AFECTADOS POR LA PETROLERA TEXACO

Sucumbíos y Orellana, las provincias del Oriente amazónico de Ecuador. Escenario de uno de los mayores crímenes ambientales de la historia y a la vez de los más silenciado: el perpetrado por la petrolera Texaco, actual Chevron. Durante 30 años la compañia norteamericana contaminó gravemente los rios, los suelos y las aguas subterráneas de la Amazonía ecuatoriana como consecuencia de sus prácticas obsoletas e ilegales para el tratamiento de las aguas de formación y del crudo extraído.

Por aquellas atrocidades, Chevron fue condenada por todas las instancias judiciales ecuatorianas al pago de 9.500 millones de dólares que se utilizarían para remediar, en la medida de lo posible, los estragos causados. La petrolera, que ya había abandonado el país, hasta ahora no ha cumplido la sentencia, en una nueva demostración del poder corporativo sobre los poderes judiciales nacionales. Desde El Salto entrevistamos a este respecto a Pablo Fajardo, el abogado que encabezó la lucha contra la multinacional. 

La quema y venteo de gas arroja a la atmófera contaminantes como Sulfuro de Hidrógeno y Disulfuro de Carbono

Hoy, las empresas herederas de la actividad petrolera en Sucumbíos y Orellana, entre ellas la estatal Petroamazonas, siguen sin utilizar prácticas respetuosas con el entorno, a pesar de operar en una de los ecosistemas más sensibles del planeta. Uno de los procedimientos más contaminantes es el tratamiento del gas asociado al crudo que aparece en los yacimientos.Mientras que en otros lugares llevan años utilizándose técnicas ecoeficientes que convierten ese gas asociado en energía, en la Amazonía ecuatoriana existen más de 400 mecheros donde se quema el gas las 24 horas del día, provocando grandes llamaradas visibles a decenas de kilómetros. En otras ocasiones, los mecheros simplemente ventean el gas a la atmósfera sin combustionarlo. En la mayoría de los casos, se encuentran a escasos metros de la población. La quema y venteo de gas arroja a la atmófera contaminantes como Sulfuro de Hidrógeno y Disulfuro de Carbono. Además, los mecheros contribuyen desde hace años al calentamiento global, con la emisión de gases de efecto invernadero, la quema del gas produce grandes cantidades de CO2, mientras que el venteo del mismo libera metano, que posee un potencial de calentamiento global hasta 34 veces más alto que el del CO2.

Se creía que la única fuente limpia de agua era la de la lluvia, ahora se sabe que ésta también está contaminada

Aparte del serio impacto ambiental, los mecheros están causando un grave daño en la salud de los habitantes de Sucumbios y Orellana. Por la quema del gas se emiten partículas altamente cancerígenas como hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAPs) y benceno.Las negligencias de Chevron dejaron los ríos y pozos de la región insalubres. Se creía que la única fuente limpia de agua era la de la lluvia, ahora se sabe que ésta también está contaminada al impregnarse de los gases que emiten los mecheros. Además, las lluvias arrastran estos contaminantes y los depositan en los suelos. De esta manera, los cultivos que consumen tanto los animales como los habitantes quedan también infectados. Ésto, unido al envenenamiento de los peces de los ríos, que eran la principal fuente de sustento en la región, ha propiciado que toda la cadena alimenticia quede afectada. 

 

Como consecuencia, la Amazonía Norte de Ecuador es una de las regiones con tasas de cáncer más alta del mundo, en especial de aquellos cánceres con posible origen petrogénico, como el cáncer de útero. Estas cifras unidas a la falta de asistencia a la salud en la zona han provocado una verdadera emergencia sanitaria.

Por ello, la Unión de afectados por la petrolera Texaco (UDAPT) inició la campaña ¡Apaguen los mecheros, enciendan la vida! con manifestaciones en las poblaciones afectadas y realizando informes sobre las consecuencias de la utilización de estos mecheros, así como asistencia a las enfermas de cáncer (aquí se puede ver el vídeo). La campaña culmina ahora con la presentación de una acción de protección constitucional. Esta demanda se interpondrá en nombre de cuatro niñas de la región, como representantes del colectivo más vulnerable, por las probabilidades de contraer cáncer en el futuro en su doble condición de menores y mujeres.

Leonela, una de las niñas accionantes, en el jardín de su casa en Sucumbíos, a escasos metros de un mechero

Antonio Sánchez, que ha colaborado la UDAPT en la redacción de la demanda, explica para El Salto que la Constitución ecuatoriana de 2008 es un referente mundial en derechos de la naturaleza, a la que reconoce como sujeto de derecho. Además, la Constitución “otorga una amplia protección de los derechos al agua, a la soberanía alimentaria, a vivir en un ambiente sano y a la salud”. Sin embargo, añade que “todos estos derechos están siendo gravemente vulnerados por el propio Estado ecuatoriano, al conceder autorizaciones para el uso de los mecheros a las petroleras».

Antonio Sánchez, colaborador la UDAPT, junto a un mechero en Sucumbíos

Tampoco económicamente es sostenible esta práctica. El gas asociado podría tratarse para su utilización como gas líquido. No obstante, Ecuador prefiere desperdiciarlo con la quema e importar gas líquido para luego subvencionarlo para su uso doméstico. El uso de mecheros solo beneficia a la industria petrolera, a la que el Estado ecuatoriano exime de su obligación de invertir en técnicas ecoeficientes y cumplir así con el principio constitucional de desarrollo sustentable. Sin embargo, el pueblo de Ecuador sigue padeciendo sus terribles consecuencias en términos ambientales, sanitarios y económicos.

 

Fuente: El Salto Diario

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend