El Salvador. Rinden homenaje a lxs mártires de la Masacre de julio de 1984

El sábado pasado 20 de julio a partir de las 2 de la tarde hasta cerca de la medianoche lxs pobladores de San Francisco Echeverría como todos los años rindieron su tributo a lxs mártires de la masacre del 19 al 22 de julio de 1984. Frente al monumento a todas las heroínas y héroes de esta zona depositaron sus ofrendas florales cada uno de los muchos colectivos de esta comunidad muy bien organizada : El Colectivo de La Memoria, de la Cultura, de la producción agrícola alternativa, de la Defensa del Agua, del Medio Ambiente,de la Iglesia, de la Escuela, de lxs Jóvenes, de los Lisiados, de los Veteranos de Guerra, de la dirección municipal del Fmln, de amigas y amigos italianos de la «Asociación Lisangá Cultura en Movimiento» y de otros colectivos, pronunciando todxs unas sentidas palabras a los presentes en esta fecha tan importante para la comunidad que se niega a olvidar a lxs que derramaron su sangre en la lucha por un mundo de fraternidad y solidaridad entre los pobres y entre los pueblos. En seguida nos trasladamos al Carrasco, donde la jauría de asesinos de la Dictadura empezó su masacre de varias familias campesinas y en multitudinaria marcha de farolitos regresamos a la comunidad para continuar la conmemoración  con una emotiva misa memorial, ofrecida por el compañero Prespítero Padre Guillermo y su acompañante Roberto. Culminamos nuestro tributo a lxs mártires con una velada cultural.

La Masacre de San Francisco y La Tigra.

El 18 de julio de 1984, el Batallón Atlacatl empezó un fuerte operativo militar contra la población civil de la zona de Cinquera. El operativo entró por el lado de Jutiapa y Tejutepeque. Las tropas élites se tomaron las alturas de Los Llanitos, Las Crivas, La Majada y San Francisco Echeverría.

En la madrugada del 19 las tropas detectaron en las faldas del río Aseseco a los pobladores escondidos en los montes. Ahí empezó la masacre de varias familias. Por Carrasco hicieron otra matazón, sobre todo de mujeres que cazaron como que fueran animales.                  El ejército se llevó una larga columna de niños, mujeres y ancianos al grupo escolar de San Francisco, donde durante la noche violaron a las muchachas y mujeres. El día 20, los soldados masacraron a toda esa gente a puro corvo y tiraron los pedazos a los servicios del grupo escolar.

En la tarde del 20, las tropas continuaron rumbo a Tortuga-Huilihuiste. Al mediodía del 21 los soldados sorprendieron en la falda del Huilihuiste a otro grupo de pobladores escondidos y lograron matar a varios. Los demás se corrieron en medio de la balacera y se refugiaron a la orilla del río Quezalapa. El día 22 de julio, los soldados lograron masacrar a muchos de ellos. Después las tropas gubernamentales se retiraron rumbo a Tenancingo.

En el recuento que hicieron después de la invasión los responsables de los cantones de Cinquera, se estableció un número de por lo menos 68 personas masacradas, entre ellas niñas, mujeres y ancianos. Muchos de los cadáveres encontrados no podían ser identificados: Los habían dejado despedazados a corvo, quemados con gasolina y muchos aterrados en trincheras y en servicios…….

Algunos sobrevivientes nos dan sus testimonios:“Como  las 10 de la mañana bajaron los soldados al río y hallaron unas huellas por donde había bajado la gente a traer agua. Las siguieron y hallaron a la primera familia.”…..”Vimos que iba la columna de soldados y aquella larga columna de niños, mujeres y hombres que llevaban, ya buscando la calle que viene para San Francisco.”…..”Estuvimos escondidos en una elevación y de allí se agarraba toda aquella planada de San Francisco y se miraba bien cuando formaban a la gente. Sacaron las puertas del servicio de la escuela y las tendieron. Después les quitaban los niños y los iban a acostar allí encima de las puertas. Y aquel movimiento, aquellos lloridos de la gente y de los niños. Un solo llorido de niños y mujeres y lo que se veía en ese movimiento era que se movían y se quitaban de la puerta de donde tenía la gente y se metían a los servicios. Allí es donde estaban metiendo los pedazos de la gente: Como los hoyos de los servicios son bastante estrechos, una persona así entera no cabe, debe ser por pedazos. Nosotros vimos aquel movimiento hasta que vimos que una poquita gente había ya en las filas, hasta que desapareció el último.”…..”Al lado de Carrasco hicieron una gran balacera. Allí estaba yo amparado en un peñón y ví que le cayó un balazo a una señora en la cabeza. Se llamaba Julia y era del Azacualpa. Al esposo de ella le dieron también un balazo en el hombro, pero él se escapó.”…..”Encerraban gente en una casa de Carrasco y les metieron fuego. Y como nosotros estábamos allí escondidos, se nos llegaba aquel sumo a manteca rechinada y aquel humo que salía.”“Nos tiraron con granadas y ametralladoras. Ahí fue donde mataron a mi esposa Carmela Iraheta que tenía 38 años y a mis dos hijos, Onorio de 8 años e Idalia de 10 años de edad.”…..”A mi hermana le habían tirado un rafagazo al corazón y alcanzó también al niño un balazo al corazón y le salió el corazón donde le salió la bala. Después de que lo mataron a balazos, le dieron con los corvos.”

“Directamente ese operativo militar, verdad, eran los Batallones combinados entre el Bracamonte y el Atlacatl, los que hicieron estas masacres esos
días entre el 19 y el 22 de julio de 1984. Habían recién venido de Estados Unidos, donde fueron entrenados para asesinar a gente pobre.”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend