El Salvador: ¡Un revés en la Historia!

Por Comunicación Red Jubileo Sur/Américas

El pasado lunes 10 de febrero la cámara de parlamentarios de El Salvador, realizó una sesión extraordinaria, con el objetivo de abordar la crisis institucional generada por el Jefe de Estado Nayib Bukele, quien el domingo 9 de febrero ordenó militarizar la Asamblea Nacional y realizar acciones de seguimiento y asedio a diputadas/os del parlamento. Las ordenanzas represivas por parte del  Ejecutivo fueron parte de la respuesta que dio a los miembros del Poder Legislativo, esto, por haberse negado a sesionar y aprobar la solicitud del préstamo al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) por la cantidad de 109 millones de dólares, que según la propuesta del presidente Bukele, serían usados para poner en marcha la tercera fase del llamado; Plan de Seguridad Territorial, una iniciativa para modernizar a la Policía y a la Fuerza Armada salvadoreña.

Durante todo el domingo, las Fuerzas Armadas de El Salvador fueron desplegadas en la ciudad Capital y en los alrededores de la Asamblea Legislativa, posteriormente, Bukele dirigió un discurso en el que otorgó el ¨plazo¨ de una semana a las y los parlamentarios para que aprueben la solicitud del préstamo.

 Zulma Larín, coordinadora de la Red de Ambientalistas Comunitarios de El Salvador (RACDES), nos comparte su preocupación por la implicancia de esta compleja situación; siendo que el mecanismo histórico que se usa para el otorgamiento de los préstamos, se corresponde con los intereses y estrategias dictadas por organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI), lo que incrementa los niveles de endeudamiento al país, y refuerza las estructuras militares represoras.  

De acuerdo a lo expresado por Zulma, otra cosa que preocupa, es el odio y el racismo expresado abiertamente por el mandatario en sus discursos. El presidente está empecinado en retroceder sobre los pocos avances que en términos de democracia se lograron en el país después de los acuerdos de paz, firmados en 1992. Zulma considera que las acciones de Bukele, representan una afrenta a la historia de un país que pagó con dolor y sangre las secuelas de un conflicto armado, cuyos efectos son aún latentes en los diversos sectores de la sociedad. A pesar de eso el mandatario desvalora estos avances y prefiere tomar distancia del respeto a los derechos humanos y de la libertad de expresión.

 

Zulma continúa diciendo, que la memoria histórica ha contribuido para que los esquemas se quedarán en el pasado, pero ante esta situación estamos en incertidumbre. El presidente de El Salvador está más preocupado en cumplir con la agenda internacional, que en trabajar por el pueblo. 

“El compromiso que debería de tener el mandatario, es con el pueblo, ¡No! con la comunidad internacional y por lo tanto debe contribuir al respeto de los derechos humanos y de la libertad de expresión”. Enfatizó Zulma Larín.

Ante el evento represivo protagonizado por el Poder Ejecutivo de El Salvador, las diversas organizaciones y movimientos sociales se han reunido para conversar sobre la situación en el país, han discutido sobre las estrategias para denunciar estos atropellos, a pesar de que el Presidente, también ha lanzado amenazas contra las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) y ha dado un ultimátum para que se abstengan de manifestarse ante la situación actual y otras que se han venido presentando desde que Nayib tomó la presidencia de la República.

Zulma Larín concluye diciendo, que tienen el compromiso por aportar a la construcción de una sociedad más justa y ese compromiso es con las presentes y futuras generaciones. Las organizaciones están definiendo una serie de acciones enmarcadas en la agenda de debates, manifestaciones públicas y culturales, ante lo que identifican como; ¡una emergencia social! ya que la militarización y la represión jamás deben de ser la respuesta de un presidente contra su pueblo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend