En medio de la epidemia de cólera en Haití, soldados de la ONU vierten aguas residuales e ignoran el tratamiento del agua, según un informe interno

1470934894897

UNICEF, junto con otros organismos, lleva a cabo la primera fase de una campaña de vacunación contra el cólera en Arcahaie, Haití, que enfocará a 400.000 personas en 2016. (Foto ONU / Logan Abassi)

EXCLUSIVA: MIentras las Naciones Unidas se jactaba de sus esfuerzos en Haití para poner fin a la peor epidemia de cólera del mundo moderno – una calamidad que muchos expertos afirman que la misma ONU causó – cascos azules estaban violando flagrantemente sus propias normas sanitarias para contener la enfermedad, de acuerdo con un informe interno de la ONU que fue suprimida durante meses.

Entre otras cosas, durante años después de la erupción del cólera en octubre de 2010, las fuerzas de paz:

– vertieron aguas residuales tratadas inadecuadamente en los canales públicos de Haití;

– ignoraron las advertencias de laboratorio urgentes que algunos de los líquidos sucios contenían contaminación fecal, así como otros indicadores que fueron limpiados inadecuadamente;

– no mantenían las plantas de tratamiento de agua en los campamentos de las fuerzas de paz de la ONU

– no inspeccionaron las plantas de tratamiento de aguas, así como tanques sépticos, según lo exigido;

– saltaron la cloración vital de los centros de tratamiento de aguas residuales y otras instalaciones de eliminación;

– abandonaron campamentos cargados de basura y algunas veces con inodoros y fosas sépticas rebosantes de desechos humanos;

– no exigieron pruebas de que los contratistas que disponían las aguas residuales de las letrinas de las fuerzas de paz, estaban depositando sus cargas, según lo exigido, en vertederos aprobados por el gobierno;

– permitieron a un contratista de basura, a veces por medio de camiones de calidad inferior que derramaban partes de su carga, volcar el material en sitios abiertos no autorizados, incluyendo uno cerca de un suministro de agua local.

La impresionante muestra de prácticas negligentes está detallada en un Informe de auditoria de 18 páginas, de la oficina de vigilancia de las Naciones Unidas, la Oficina de Servicios de Supervisión Interna (OIOS), titulado “Auditoria de la gestión de residuos en la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití”, que declaró blandamente que los “resultados globales” eran “evaluados inicialmente como insatisfactorios.”

Haga clic aquí para acceder al Informe de Auditoria de la ONU, en inglés.

Fuente: Haiti no MINUSTAH

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend