Guatemala: El Gobierno miente, nos mintió

El presidente de Guatemala, solicitó al congreso nacional la aprobación de un plan financiero que significará un tremendo endeudamiento, de unos US$915 millones aproximadamente al cambio actual, con la excusa de palear las consecuencias de la crisis sanitaria agravada por la Covid-19. De la escasa información publica disponible, se extrae que más de un tercio de este presupuesto va destinado a lo que el gobierno llama infraestructura estratégica: viviendas, puertos, carreteras, reparación de escuelas y aeropuertos, y otro importante porcentaje de destinará a medidas de alivio fiscal para la empresa privada, quedando un escaso 20% restante para mejorar la infraestructura de los servicios de salud existentes.

Carlos Otzoy, líder y colaborador de ACONONAPAMG, nos explica cómo sólo el 8% de estos préstamos está destinado para la ayuda directa a la población más vulnerabilizadas:

El Gobierno dice que los prestamos son para 2 hospitales totalmente equipados que sirvan para atender esta pandemia, pero la gente que ha tenido que ir a estos centros dicen que es mentira, dan muy mala atención, no hay equipos y los tienen en el suelo. También, nos mintió cuando dijo que los prestamos eran para subsidiar una ayuda de Q1000 para todas las familias más vulnerables de Guate, pero la distribución de esta ayuda ha sido muy mala, primero dijeron que solo a los que pagaran menos de Q400 en su factura de electricidad al mes aplicaban y como en Guate en una misma casa hay dos o 3 familias entonces se paga en promedio Q800, después anunciaron que de mil quetzales la ayuda se reduciría a solo 200 y con eso debía resolver su hambre sin salir de sus casas y sin quejarse, fue entonces que  la gente salió a protestar y salieron a decir que, si lo darían, pero hasta hoy no están cumpliendo”.

Agrega que “lo que nos va a llegar al pueblo es las deudas, no los recursos, eso nos tiene más estresados de lo normal, la gente quiere protestar, el sector campesino que ha sido más tocado, les dañaron su economía quieren protestar con fuerza”.

Carlos no relata también de las denuncias que registra desde los territorios que acompañan, que van desde el alto número de personas detenidas en condiciones insalubres por no atender las medidas de cuarentena y toque de queda, como también la negativa de la policía de responder a situaciones de violencia, por no tener supuesta autorización para dejar sus cuarteles hasta la presión que realizan autoridades gubernamentales a productores campesinos para comprar y concentrar la distribución de todas las cosechas a bajos precios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend