Haiti no MINUSTAH: “La corrupción generalizada se está convirtiendo en una enfermedad endémica” en Haití, denuncian los obispos

cq5dam.thumbnail.cropped.1500.844-29 de junio de 2019 Rezo Nòdwès / por Marine Henriot – Ciudad del Vaticano – Un nuevo día de movilización está previsto en Haití el domingo, 9 de junio. Los partidos de la oposición y varias organizaciones convocan una manifestación para exigir la dimisión del Presidente Jovenel Moïse, acusado por el Tribunal Superior de Cuentas de estar en el centro de un “plan de malversación de fondos”.

Rebasamiento de presupuestos, contratos con varias empresas para un mismo proyecto, evasión fiscal…. El Tribunal de Cuentas ha abierto la caja de Pandora de la corrupción y no se salva ninguna administración.

En el corazón de este vasto sistema de corrupción está el dinero que Venezuela desembolsó entre 2008 y 2018 con el programa Petrocaribe. Un despilfarro, según el Tribunal de Cuentas, “en nombre de la lucha contra la pobreza y la exclusión social, en detrimento de las poblaciones más vulnerables que se supone que son las beneficiarias del programa”. Así lo denuncia el informe publicado el 1 de junio, que habla de gastos “exorbitantes y extravagantes”.

Hay muchos ejemplos: la organización de festividades de carnaval o contratos con una empresa que trabaja en la producción de plátanos pagados por un proyecto de carretera.

En un país donde más de la mitad de la población tiene menos de 20 años, “no se ha tenido en cuenta la preocupación por las generaciones futuras”, mientras que el pago de esta deuda con Venezuela será responsabilidad de estas generaciones, señala el Tribunal de Cuentas. La población está enfadada. Desde 2018, ha lanzado el movimiento Petrocaribe challenge para obtener esta auditoría del Tribunal de Cuentas.

Las palabras de enojo de los obispos

Los obispos de Haití han leído “con atención y consternación” los informes del Tribunal de Cuentas, y afirman en un comunicado que “la principal fuente del mal que está devorando nuestro país es el amor excesivo al dinero”.

“Nuestro país se está arrastrando vergonzosamente en la corrupción al más alto nivel de la sociedad. La corrupción generalizada se convierte en un mal endémico, un lodo sucio, un hecho degradante, un robo organizado. Se ha convertido en una verdadera plaga social que asola nuestras instituciones, enferma la política, amenaza la democracia y la paz social y, por lo tanto, perjudica gravemente, tanto ética como económicamente, el desarrollo de nuestro país”, escriben los obispos que deploran una situación socioeconómica catastrófica y una macabra inestabilidad política.

Estas dolorosas situaciones son sufridas por la población haitiana continúan los obispos, “porque la inestabilidad política en Haití y el comportamiento indigno de los políticos están a punto de inaugurar en el país ‘la era de la embriaguez asesina de lo sin límites’; y estamos presenciando -en casi todos los sectores de la vida nacional- una especie de violencia proteica de la que nadie está a salvo”.

Con una sola voz, unidos al pueblo, los obispos llaman al cambio en su país, porque el pueblo “está cansado de sufrir” y piden al pueblo que distinga a los que realmente buscan el bien.

Henriot Marino – Ciudad del Vaticano

//rezonodwes.com/2019/06/09/vatican-la-corruption-generalisee-devient-un-mal-endemique-en-haiti-denoncent-les-eveques/?fbclid=IwAR1mv9VRK01S4lFcpwxq37cEaQ7bYnL1KUSuTEbFE3aUPlsYeiamWUqsKz4

Traducción del francés gentileza Diálogo 2000, para haitinominustah.info

 

Fuente: Haiti no MINUSTAH

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *