Haití y los 10 años de MINUSTAH: violación a los derechos humanos, desempleo, cólera.

minustah haiti

En la emisión de Enredando las mañanas del martes 30 de setiembre entrevistamos a Camille Chambers, dirigente de PAPDA, una organización para el desarrollo alternativo de Haití. Chambers analizó los 10 años de MINUSTAH (Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití) y sus negativas consecuencias en el país caribeño.

Esta ocupación había sido programada para seis meses nada más. En agosto de 2011 fueron denunciados por violar a un chico de 18 años cinco soldados de la marina uruguaya, que luego fueron separados. Estas son las condiciones y la impronta en que se da esta ocupación por las distintas fuerzas de los países del mundo, encabezados por Brasil, que es la que lleva la dirección de estas fuerzas.

En Conferencia de prensa hace un año… Uruguay, 29/10/2013 Mujica dijo que en 90 días iban a retirar las tropas (Audio).
En Buenos Aires, varios diputados se juntaron y realizaron una actividad el 8 de setiembre donde también hablaban del retiro.

 

AUDIO descargar

 

 Enredando las mañanas: En Haití se están cumpliendo 10 años de ocupación por parte de una comisión de diversas fuerzas militares, conocidas como MINUSTAH. 10 años de una ocupación que en un principio estaba prevista para seis meses y tenía como título la ‘estabilización de Haití’. ¿Después de estos 10 años en qué camino de ‘estabilización’ está tu país?

Camille Chambers: Podemos hacer un balance totalmente negativo de esta fuerza, después de diez años no se ha avanzado en el camino de la estabilización, y los demás objetivos presentados en las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tampoco han sido alcanzados. Más aún, hay que subrayar que la misión de la MINUSTAH viene en continuidad de otras misiones de Naciones Unidas que desde 1991, cuando fue el golpe de Estado militar contra el presidente (Jean Bertrand) Aristide, han venido trabajando en Haití. Y la MINUSTAH es quizás la versión más equivocada de esas misiones en términos de inadecuación con los problemas vividos por el pueblo de Haití.

ELM: Hay además otras situaciones que ya deberían haberse zanjado como, por ejemplo, la elección de senadores.

CC: Respecto a eso estamos en una situación de mucha incertidumbre, tenemos tres años de atraso en la organización de elecciones municipales, legislativas, y esa es la demostración de fracaso total en el asunto de la estabilización institucional. No solamente las organizaciones no se están organizando, sino que fueron totalmente obstaculizadas por el Ejecutivo. Además, hay que subrayar que parte de los objetivos básicos de la misión dice que hay que realizar elecciones democráticas, pero en el ciclo electoral reciente de 1990 hasta  2010, 2011, las peores elecciones fueron las últimas, con la intervención vergonzosa de la MINUSTAH, de la OEA, manipulando los resultados, haciendo prácticamente un golpe de Estado electoral. Así que estamos en una situación donde el aparato electoral perdió su credibilidad y tuvimos en las últimas elecciones presidenciales una tasa de participación bajísima, solamente el 17% del electorado fue a votar, lo que demuestra la pérdida total de confianza en el mecanismo democrático y el hecho de que no se está apostando en la consolidación del sistema democrático de Haití, sino al contrario.

 ELM: ¿Cómo es la vida cotidiana hoy, después de 10 años de MINUSTAH?

CC: La situación actual es difícil desde el punto de vista económico, tenemos una situación masiva de desempleo; más del 60% de la población económicamente activa. Y tenemos una situación donde realmente no hay cambios esenciales, al contrario, hay inseguridad alimentaria, hay desempleo, una crisis ambiental muy fuerte y por supuesto la misión de Naciones Unidas no está trabajando en estos problemas. Está invirtiendo una suma importante, unos 600 millones de dólares cada año para mantener el MINUSTAH sin ninguna relación con los problemas básicos que vive Haití, y sin aportes reales en las luchas del pueblo haitiano para salir de la crisis. Y lo más vergonzoso es que no solamente se ha fracasado a nivel de la estabilización, sino también a nivel de la seguridad ciudadana, porque sabemos que la seguridad está relacionada con otros factores determinantes, subrayamos por ejemplo la cuestión de la droga, el tráfico de drogas, que genera inseguridad y el volumen de drogas; especialmente la cocaína que transita por Haití hasta Estados Unidos ha aumentado de 2004 a 2014, durante la presencia de la MINUSTAH.

El otro objetivo importante presentado por las Naciones Unidas era la cuestión de la defensa de la promoción de los derechos humanos, y esta fuerza militar se ha vuelto violadora directa de los derechos fundamentales del pueblo de Haití, por ejemplo se ocupó un campus universitario durante varios años impidiendo que los alumnos, los jóvenes puedan seguir sus estudios universitarios, en un país donde tenemos un déficit importante en términos de infraestructura universitaria. Pero esas fuerzas también se quedan totalmente silenciosas ante las violaciones cotidianas al pueblo haitiano, por ejemplo lo que pasa en la frontera con República Dominicana donde cada día hay violaciones muy groseras contra los derechos básicos de los trabajadores migrantes. O también después del terremoto hemos vivido ciclos impresionantes de exclusiones forzosas de los campos de refugiados y la misión no dice nada de eso. Pero lo más grave es que también existe un ciclo importante de violaciones a mujeres, niños, niñas, centenares de quejas de estas violaciones documentadas y no se ha producido ningún proceso judicial, el único que se produjo fue por una decisión del gobierno uruguayo, pero eso fue totalmente aislado en comparación con los casos que se presentan casi diariamente.

El colmo además fue la introducción en Haití del cólera por las fuerzas de Naciones Unidas en octubre de 2010 cuando llegaron tropas de Nepal, donde en ese momento había una epidemia de cólera. No se realizaron pruebas de salud y los militares de Nepal transmitieron el cólera en Haití, enfermedad que nunca había existido antes. De octubre de 2010 a la actualidad ya han muerto casi 9.000 personas de cólera y se han infectado 730.000 personas. Ha sido realmente una situación gravísima, no solamente por la gente que ha fallecido sino también por las consecuencias económicas muy graves sobre el país y sobre la imagen internacional de país ya muy deteriorada y lo más grave es que Naciones Unidas no reconoce su culpa respecto al cólera y no está colaborando con las familias afectadas y se está invirtiendo muy poca plata para erradicar esa enfermedad. Estamos hablando de 121 millones en un presupuesto de 600 millones que tiene la fuerza. Ahora cuando estamos hablando hay gente que se está muriendo de cólera. Información reciente dice, por ejemplo, que hay un brote de cólera en el centro y que ya hay como 50 muertos en la región central del país. Esto es realmente un escándalo, y eso es totalmente contrario a la filosofía presentada por Naciones Unidas respecto a los defensa de los derechos humanos. Así que nosotros estamos exigiendo no solamente la salida de las tropas, la indemnización de las familias víctimas, acciones consecuentes con la erradicación del cólera y la transformación radical de esta misión en una fuerza real de solidaridad entre los pueblos de América Latina y los pueblos de Haití, sobre todo cuando sabemos que la fuerza está compuesta por soldados de América Latina.

 ELM: ¿Cuál es la perspectiva de que esto ocurra?

CC: El pueblo haitiano está luchando, las organizaciones haitianas están luchando, y también vemos que hay procesos de solidaridad muy importantes sobre todo en el Cono Sur, en Argentina, en Uruguay, donde las organizaciones entienden cada vez mejor la necesidad de luchar contra esa presencia militar y de crear formas efectivas concretas de solidaridad con el pueblo de Haití.

 ELM: Efectivamente, a principios del mes de setiembre hubo una actividad en Argentina al respecto, y en unas horas más (por el martes 30 de setiembre) habrá una en Uruguay con la presencia del Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, Nora Cortiñas de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora y demás personalidades argentinas que ya cruzaron para participar de esta actividad en Montevideo que va en línea con el planteo que hacés.

CC: Queremos saludar esa solidaridad permanente de organizaciones sociales, como Diálogo 2000, Jubileo Sur, y de personalidades como Nora Cortiñas y Pérez Esquivel, que incluso organizaron una misión presencial en Haití en 2005, y en dos semanas hicieron una gira con contactos y reuniones y sacaron un informe que ya denunciaba en esa época la actuación de las fuerzas y la necesidad de cambiarlas.

FUENTE: http://www.rnma.org.ar/noticias/19-internacionales/2156-haiti-y-los-10-anos-de-minustah-violacion-a-los-derechos-humanos-desempleo-colera

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend