Entrevista Jorge Montijo: 10 Años Después Del Golpe, sus implicancias y como afecta toda la región latinoamericana

Português, English, Français 

#HONDURAS10AÑOSDELUCHAS
#GOLPEDEESTADO2009
#HONDURASRESISTE

Jorge Montijo, compañero Puertorriqueño de la organización Comuna Caribe, miembros de la Red Jubileo Sur/Américas, nos comparte sus percepciones sobre las implicancias de los 10 años del Golpe en Honduras.

Secretaria JS/A ¿Considera que este hecho produjo cambios en el escenario de la región latinoamericana? ¿Cuáles?

Jorge: El Golpe de Estado en Honduras coincidió con la política exterior de la nueva administración estadounidense, de mantener su liderazgo en el mundo en general y en América Latina en particular. Al reprimir un movimiento popular en Honduras mediante su apoyo tácito al golpe, EE. UU. Le dio el visto bueno a la mano fuerte contra movimientos populares y reinvidicativos, así como contra el periodismo crítico en la región.

Es importante puntualizar que las estructuras socioeconómicas que caracterizan al Estado hondureño no han permitido nunca el establecimiento de una democracia participativa y popular. Al cortar de raíz mediante el golpe a los tímidos esfuerzos de democratización propuestos por el gobierno de Mel Zelaya , EE. UU. dio luz verde a las oligarquías de los países aledaños para que siguieran manteniendo su control de manera similar.  Esa política promovida en Honduras afecta toda la región y lanza un balde de agua fría contra los movimientos más progresistas en todos los países de Centroamérica y América Latina. Se pueden reprimir con impunidad las organizaciones populares, se pueden acallar a la fuerza las voces disidentes, y se fortalecen las oligarquías internas al servicio de los intereses de EE. UU.

Y aunque se ha señalado la desorganización de la izquierda hondureña como una “causa” de la relativa debilidad de las fuerzas populares ante el embate de la derecha, debe tomarse en cuenta que, a través de todo el siglo pasado y lo que va de este, EE. UU. ha apoyado las oligarquías nacionales tanto en masacres genocidas como en el descabezamiento selectivo del liderato de izquierda. Para dar un ejemplo cercano a nos en espacio y tiempo, esa política de asesinato selectivo de líderes populares y de izquierda se practicó bajo el balaguerismo en República Dominicana entre 1966 y 1978, cuando se liquidó a toda una generación de luchadores. Así mismo se produce en Honduras en 2016 el asesinato de la lidereza Berta Cáceres, sumado al de múltiples activistas y periodistas críticos. En todos lados nos han matado los mejores, tratando de menoscabar al máximo los intentos de organización y movilización popular.

Finalmente cabe comentar que no sólo en Honduras el involucramiento de la oligarquía con el narcotráfico genera un clima de violencia generalizada que, unida al desastre climático, promueve una ola migratoria gigantesca desde la región. De no darse un cambio radical en los gobiernos de estos países es predecible que las próximas décadas vean un aumento exponencial del flujo migratorio. El recrudecimiento de las políticas antimigratorias en los países de mayor desarrollo económico, en este caso EE. UU. y hasta México, genera la posibilidad de una gravísima crisis humanitaria regional.

Secretaria JS/A: Desde su perspectiva, ¿Cuál es la relación con el modelo de imposición de golpes y las condiciones sociales, políticas y económicas de su país?

Jorge: Puerto Rico es una colonia clásica bajo el dominio de EE. UU, así que ese modelo de golpe de estado no nos aplica directamente. En nuestro caso el “golpe” a nuestra supuesta soberanía limitada bajo el llamado Estado Libre Asociado de Puerto Rico se da mediante leyes aprobadas en el Congreso de EE. UU. La más nefasta, sarcásticamente llamada la Ley PROMESA, crea una Junta de Control Fiscal electa por ese congreso, la cual, como los Capitanes Generales de la colonización española del Siglo XIX, goza de poderes omnímodos sobre el gobierno de Puerto RIco. Si bien el apoyo yanki al golpe de estado en Honduras es una intervención exterior solapada, en Puerto Rico desenmascaran ante el mundo a su colonia más importante y lucrativa. Además, como es bien sabido, Puerto Rico sigue sirviendo de punta de lanza en los ataques e intervenciones militares contra pueblos latinoamericanos, centroamericanos y caribeños.

Secretaria JS/A ¿Cuál cree que es el rol de las organizaciones sociales en estos escenarios?  

Jorge: El gran problema de los movimientos populares en todos los países es la falta de coordinación entre grupos y organizaciones. Como expusimos en la Respuesta 1, en muchos de nuestros países el liderazgo de los movimientos ha sido decimado por la oligarquía y el imperio. Decirlo es llover sobre mojado, pero los movimientos sociales están obligados a buscar alianzas y puntos de puntos de convergencia para poder enfrentar al enemigo común.

Para lograr ésto es esencial poder echar a un lado las luchas internas. Como bien decía Fanon, la opresión colonial genera las luchas fratricidas, el desplazamiento horizontal de la violencia. Fanon era psiquiatra, y desafortunadamente los lideratos de los movimientos populares y de izquierda son reacios a recibir ayuda desde las ciencias del comportamiento para minimizar las resistencias psicológicas al cambio verdaderamente progresista.  Eso contrasta con la disposición de las oligarquías y el poder capitalista a valerse de esos conocimientos para facilitar su hegemonía.

Las organizaciones populares tienen que promover una cultura de apertura y democracia en su propio seno. Sólo de esa forma pueden resolverse satisfactoriamente las luchas intestinas y se puede dar un mensaje más efectivo a la población contra la ideología hegemónica. Si nos parecemos a nuestros opresores asumiendo posturas autoritarias y antidemocráticas en nuestras propias organizaciones nadie querrá unirse a nuestra lucha.

 

La presente publicación ha sido elaborada con el apoyo financiero de la Unión Europea. Su contenido es responsabilidad exclusiva del Instituto Rede Jubileu Sul Brasil y Red Jubileo Sur/Américas y no necesariamente refleja los puntos de vista de la Unión Europea.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *