Honduras: Ante la negligencia del gobierno, estamos ayudando con nuestros saberes ancestrales

Honduras es uno de los países de la región que más presupuesto destinó para atender la crisis sanitaria aprobando cerca de 500 millones de dólares para compras y contrataciones directas. Sin embargo, el gobierno ha anunciado que buena parte de estos recursos servirán para reponer las pérdidas de ganancia de algunas empresas privadas.

Uno de los principales reclamos del personal de salud, son las improvisadas medidas gubernamentales, estas tienen como consecuencias la desprotección y exposición a este personal, pues no les provén del material de bioseguridad necesario para protegerse del contagio, así mismo son públicas las denuncias contra el gobierno por ocultar la verdadera realidad con la que los profesionales de salud enfrentan la crisis sanitaria.

El gobierno es señalado también por aprovechar el toque de queda para detener a mujeres y hombres líderes de movimientos sociales. Se conoce de militares que han realizado allanamientos en domicilios bajo el pretexto de sospecha de personas positivas al coronavirus. Defensores de derechos humanos indicando desde las redes sociales las condiciones de hacinamiento e insalubridad de personas albergadas en cuarentena por el coronavirus son el blanco de las amenazas. También se conoce de personas en situación migratoria irregular que han sido desplazadas y el amotinamiento de presos en las cárceles con muertos y heridos por temor al contagio debido a las condiciones de hacinamiento y falta de atención médica.

Comunidades que resisten y trabajan desde su sabiduría ancestral

La líder Rode Murcia de CONAMINH, expresa que, “ante la negligencia del gobierno, hemos seguido el ejemplo de la OFRANH. Estamos montando redes de comunicación comunitaria en los territorios indígenas. Organizamos la vigilancia comunitaria, establecimos centro de acopio de alimentos, con nuestros propios recursos y logramos garantizar 3 tiempos de comida para la gente más vulnerable, las personas ancianas. Luchamos para garantizar estos alimentos, ya que las comunidades indígenas y las mujeres son las más golpeadas, las mujeres que viven del día a día, tortilleras, vendedoras ambulantes que dependen de ir a vender a la ciudad y estas son las que estamos priorizando apoyar.

Queremos cuidar las comunidades para que no llegue la pandemia porque en nuestros territorios no hay centros de salud, no hay apoyo del gobierno y si llega la peste desaparecerían las comunidades indígenas. Estamos ayudando con nuestros saberes ancestrales. Haciendo un listado de los montes, las hierbas que son medicinales y que nosotros tenemos, las que suben las defensas, las que nos ayuden a fortalecer el cuerpo para defendernos de la pandemia. El gobierno no hace llegar la ayuda, así que nos estamos autocuidado, con nuestros propios recursos.”.

Rode, además señala que no cuentan con presupuesto alguno, por lo que han sido creativas y sobre todo solidarias para encontrar respuesta en la misma comunidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend