La mejor propuesta es Suspender, Investigar y No Pagar

Después de 4 meses de preparativos y 5.000 millones de dólares de pagos, en las últimas dos semanas el gobierno ha suspendido pagos hasta fin de año sobre algunos bonos bajo ley argentina y formalizado su oferta de canje a los prestamistas privados que tienen en sus manos un 20% de la deuda reclamada a nuestro país: unos 66.000 millones de dólares (MD) en bonos emitidos en divisas y bajo ley extranjera. 

La propuesta fue rápidamente rechazada por los principales prestamistas, tal como anticipó el Ministro Guzmán, aunque dejaron abierta la puerta de negociación.  Estos prestamistas, en su mayoría fondos de inversiones que en varios casos manejan una suma de recursos más grande que la economía argentina, buscan que “mejora” la oferta.[i]  El gobierno argumenta que quiere pagar pero que no hay cómo; anuncia que el 22 de abril no pagará un vencimiento de 500 MD, iniciando una cuenta regresiva de 30 días que lleva a un acuerdo, o un default.

La oferta del gobierno es una propuesta de pago. Busca respetar, expresada en la voluntad de pagar y la buena fe que proclama, la lógica del sistema de deuda perpetua: la lógica de los grandes prestamistas/usureros/saqueadores que pueden decidir cobrar menos hoy para continuar cobrando más mañana. No cuestiona la validez de los reclamos contabilizados ni la necesidad que provocan de un modelo productivo centrado indefectiblemente en mayor explotación de las y los trabajadores y en más megaproyectos extractivistas como fuente de divisas. Todo para continuar tributando al dios mercado, “honrando” y “sirviendo” la deuda y la concentración, hambre y contaminación que genera. 

Desde Diálogo 2000-Jubileo Sur Argentina, estamos convencidos que el país precisa otra propuesta. Una propuesta que rompe con esa lógica y materializa la voluntad – también expresada por el gobierno – de no mantener atado a la usura y los intereses del gran capital, al presente y futuro de la Argentina y todes sus habitantes. 

Ahora más que nunca, acorralades entre la crisis socioeconómica y ecológica provocada por esta misma lógica y modelo, la pandemia y la crisis capitalista en cuyo contexto emerge, no debe haber apuro por acordar un nuevo esquema de pagos. Mientras el mundo entero se precipita con gran incertidumbre a escenarios inimaginables hace apenas unas semanas, el gobierno se propone calmar apetitos por definición insaciables. Más bien precisamos priorizar de verdad la salud y poner en movimiento la conciencia de la dominación ejercida a través del sistema de la deuda, recuperando para el pueblo el derecho soberano a no pagar no solo lo que no podemos, sino fundamentalmente lo que no debemos y no queremos pagar. 

Precisamos, justamente, una propuesta que reconoce que la verdadera Deuda es con el Pueblo y la Naturaleza. Una propuesta que parte de suspender todo pago e investigar a fondo la legitimidad y legalidad de la deuda financiera reclamada para anular y dejar de lado lo que el pueblo no debe. Una propuesta que exige la repatriación y reparación de las deudas mal habidas y fugadas.

Porque la pretendida deuda cuyo pago ahora se negocia, que la gran mayoría de la población pagamos sin solución de continuidad con el empobrecimiento, el hambre, la precarización del trabajo y los salarios, la falta de agua y aire limpio, el avasallamiento territorial, la represión y la marginación de las decisiones que inciden de manera determinante en nuestras vidas, es en realidad una estafa. Una pretensión de cobro ilegítima, ilegal y odiosa; una deuda que no debemos. Precisa ser auditada, como lo ha planteado el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, de manera integral, independiente y participativa, para anular lo que el pueblo no debe y más bien exigir reparaciones por lo que ya se ha pagado de más. 

El presidente y no pocos parlamentaries han cuestionado públicamente lo que ahora proponen pagar. El primer de marzo se anunció que el Banco Central estaba investigando la fuga de capitales vinculada al endeudamiento. Tramos importantes de esta estafa están denunciados judicialmente. No pueden ser olvidados sus orígenes nefastos durante la dictadura ni tampoco las reiteradas “resoluciones” de la deuda que desde entonces han mostrado con sobras su ineficacia para proteger y promover los derechos de los pueblos y la naturaleza. Lo que torna esta oferta además en una inaceptable apología del delito y la impunidad.

No es tarde para corregir el rumbo. Más bien es un momento propicio para asumir en todas sus dimensiones que el hambre y la salud de la población son la prioridad, y que eso cambia todo.  Una propuesta unilateral, soberana, de suspender los pagos hasta completar una investigación a fondo de las exigencias financieras creadas a partir de la especulación y la usura, es urgente y posible. Son muchos los ejemplos y la realidad actual de crisis y emergencia lo torna aún más necesaria. Es un paso insoslayable para proteger de verdad el presente y futuro de nuestro país y abrir un horizonte de recuperación económica en función ya no de poder pagar más adelante, sino de poder construir una economía al servicio del pueblo y no de la deuda. 

Es en ese sentido que, junto a centenares de organizaciones y movimientos de nuestro país, nucleados hoy en la Autoconvocatoria por la Suspensión del pago e Investigación de la deuda,[ii] buscaremos seguir contribuyendo con nuestra organización, movilización, reflexión y propuestas, en la construcción de las alternativas que reclaman nuestros pueblos y la naturaleza para lograr salidas populares a esta crisis.

Contamos con el respaldo de muchas voces que se hacen oír hoy contra el pago de deudas que empobrecen, envenenan y matan, como lo han expresado en estos días la red Jubileo Sur/Américas y otras muchas entidades y referentes de América latina y el Caribe que renovaron, ante las reuniones recientes del FMI y el Banco Mundial, su llamado a rechazar las recetas de estas instituciones financieras y a anular las pretendidas deudas que más que beneficiar a los pueblos, han tenido consecuencias dramáticas para sus derechos y los de la naturaleza.[iii] Invitamos a todes a seguir fortaleciendo estas acciones y, al gobierno argentino, a asumir la urgencia y la esperanza de que otras propuestas son necesarias y posibles.  

Diálogo 2000 – Jubileo Sur Argentina

21 de abril de 2020

[i]La oferta consiste en cero pagos hasta el año 2023, una quita de 5% sobre el capital y una reducción del 62% en la tasa usuraria de intereses que se viene pagando – en anticipación, justamente, de un eventual default.

[ii]“Ante la Deuda y el FMI, construimos una amplia campaña popular por la Suspensión del Pago e Investigación de la Deuda¨, 29/1/2020, https://dialogo2000.blogspot.com/2020/02/centenares-de-autoconvocades-frente-la.html

[iii]“Llamamiento ante las próximas reuniones del FMI y el Banco Mundial”, 16/4/2020, https://dialogo2000.blogspot.com/2020/04/fmi-bm-no-queremos-sus-recetas.html. Ver también, el “Llamado global” de Jubileo Sur/Américas, 25/3/2020, https://dialogo2000.blogspot.com/2020/03/llamado-global-de-jubileo-suramericas.html

 

Fuente: Dialogo 2000

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend