La tragedia yanomami, derechos fundamentales y fondos territoriales capitalistas

Son escenas lamentables, que revuelven el estómago y provocan indignación en cualquier persona razonable que entre en contacto con la tragedia del pueblo yanomami, publicada recientemente por los principales medios de comunicación de Brasil. La desnutrición, el hambre, las enfermedades, la invasión de tierras, los asesinatos, las violaciones, todo ello bajo la negligencia y mala fe de un Gobierno Federal cuyos intereses son completamente ajenos a la preservación no sólo de los pueblos originarios sino también a la promoción de la vida humana digna en general.

El análisis que debe hacerse de los hechos del verdadero genocidio yanomami promovido por el gobierno de Bolsonaro, sin embargo, no debe limitarse únicamente a un juicio moral. No se trata sólo de la realización del mal por parte de gobernantes de mala naturaleza y malas intenciones. A pesar de ser estos hallazgos verídicos, el tema debe ser analizado también desde las perspectivas jurídico-filosóficas, que permitan observar la materialidad de las relaciones sociales que llevaron a la lamentable condición a la que fueron sometidos los pueblos originarios.

Y, en ese sentido, es imperativo señalar que hubo garantías legales, incluso y principalmente en el ámbito constitucional, previamente estipuladas en Brasil contra este tipo de absurdos civilizatorios. Incluso un gobernante ideológicamente desvinculado de los dictados de lo que se considera civilización debería someterse a la Constitución y las leyes de un país, ¿¡cierto!?

Ahora bien, la Constitución Federal, desde el 5 de octubre de 1988, es fructífera en la provisión de derechos y garantías fundamentales en relación con la vida, la salud, la seguridad alimentaria, en general, y, en particular, en relación con la protección de los pueblos originarios brasileños. Una mirada rápida a los artículos 1, 3 y 5 nos da una idea de los derechos fundamentales generales de todos y cada uno de los seres humanos en Brasil y, además, los artículos 231 y 232 (lamentablemente en el Capítulo que utiliza el término “indios ”), estipulan derechos fundamentales específicos.

Así, durante el gobierno de Bolsonaro, ya existían normas constitucionales que determinaban que la Unión era responsable de proteger y respetar la organización social, las costumbres, los idiomas y las creencias de los pueblos originarios en sus tierras, en las tierras que tradicionalmente ocupan (art. 231, “caput”). Existían también normas que garantizaban el uso de estas tierras para el bienestar y la reproducción física y cultural de los pueblos originarios (art. 231, §1).

Consultar los principales manuales de leyes que tratan el tema mencionado y se observará qué derechos son considerados fundamentales por lo que revelan como determinantes “sobre la estructura del Estado y la sociedad, especialmente, sin embargo, en cuanto a la posición en estos ocupado, por la persona humana” [1] y que hay un gran avance en el derecho constitucional contemporáneo, porque es el resultado “de la afirmación de los derechos fundamentales como núcleo de la protección de la dignidad de la persona y de la visión que la Constitución es el lugar adecuado para hacer positivas las normas que aseguran estas pretensiones” [2].

Un niño yanomami desnutrido se convirtió en símbolo
de la tragedia humanitaria que vive el pueblo

Son posturas idealistas. Pretenden imponer a la realidad lo que los conceptos ideales del derecho producen en la mente de los estudiosos. Como dicen, ¿dónde quedaron los derechos fundamentales y humanos de los yanomami durante el gobierno de Bolsonaro? ¿Cómo se puede instalar la tragedia en un Estado completamente estandarizado para proteger y promover la dignidad de este pueblo?

Sólo un análisis crítico de la materialidad específica de las relaciones sociales puede dar una respuesta adecuada en el ámbito jurídico y filosófico a tales interrogantes.

El gobierno de Bolsonaro, considerando todas las disparidades e idiosincrasias intelectuales de sus protagonistas a un lado, fue el desarrollo de un proyecto de poder dirigido a la reorganización de las relaciones de producción capitalistas en la sociedad brasileña. Una aceleración de las medidas exigidas por las fuerzas socioeconómicas que impulsaron el golpe de Estado contra la presidenta Dilma Roussef, en 2016, llevó ilegítimamente al poder a Michel Temer y culminó con la elección de Jair Bolsonaro, en 2018.

“Tanto como la crisis, el núcleo del golpe es económico: la acumulación capitalista nacional e internacional de hoy busca resolverse a través de un mayor despojo, engendrado por facciones burguesas. El movimiento golpista de la crisis es una embestida de la lucha de clases capitalista contra las clases trabajadoras. El aumento de la explotación del trabajo, la financiarización de la seguridad social y la privatización son sus hitos inmediatos. Si políticamente el golpe se expandió y adaptó a las circunstancias, comenzando por la derecha tradicional brasileña para consolidarse en la extrema derecha, las fracciones del capital, aunque originalmente tuvieran otras preferencias, comandan el movimiento del golpe sin disyunciones cuando termina en Bolsonaro. Los márgenes de su juego no tienen reserva moral previa frente a los extremismos reaccionarios. [3]

De hecho, el capitalismo tiene una, y sólo una, ley general: la acumulación de capital. No son prioridades bajo el capitalismo: la vida, la dignidad de la persona, la alimentación, la salud, los pueblos originarios. El derecho es una de las formas sociales a través de las cuales se construyen, mantienen y reproducen las relaciones sociales capitalistas y, por tanto, el derecho es parte de la estructura del capitalismo [4]. Los derechos fundamentales, en consecuencia, nunca se solapan con las exigencias económicas del capital.

A la pregunta: ¿dónde estaban los derechos fundamentales y/o humanos de los yanomami durante el gobierno de Bolsonaro?, hay que responder: estaban allí, positivos, tal como siguen siendo hoy. En otras palabras, su existencia positiva en las normas constitucionales de ninguna manera alteró, influyó y mucho menos impidió que la explotación de los territorios yanomami por los intereses económicos de la agroindustria y la minería se realice en perjuicio absoluto de la vida, la dignidad, la salud de las personas. los pueblos originarios. La tragedia yanomami es la acción de los grupos económicos que la demandaron y que fue protagonizada por un gobierno rehén de sus intereses.

Aún así, en el capitalismo no existe el territorio como formación absoluta de protección para cualquier persona. La proposición cínica e idealista de la doctrina jurídica de que el territorio “no es una noción que pueda ser recogida en el mundo natural, sino en el mundo jurídico” [5], se superpone a valoraciones científicas materialistas como la del gran geógrafo brasileño Antonio Carlos Robert Moraes, quien presenta el entendimiento de que el territorio es, al mismo tiempo, una “articulación dialéctica entre la construcción material y la construcción simbólica del espacio, que unifica procesos económicos, políticos y culturales en un mismo movimiento” [6].

Por lo tanto, bajo el capitalismo, la noción de territorio está sujeta al papel que juegan los intereses socioeconómicos en un área determinada, lo que Moraes llama, especialmente en vista del ejemplo brasileño, “fondos territoriales” [7], o sea, el territorio se entiende por los grupos dominantes y por los gobernantes sometidos a ellos como verdaderas reservas disponibles para la acción económica de apreciación y acumulación de capital – para la acción económica necesaria para ganar dinero y obtener ganancias. Punto final.

El territorio yanomami, por tanto, bajo un gobierno como el de Bolsonaro, movilizado por los intereses de fracciones capitalistas destinadas a las actividades agroindustriales y mineras, por tanto, fue visto, entendido y presentado como una mera reserva para el ejercicio de la actividad económica, en perjuicio de todos. la vida, la cultura, la fuerza y las relaciones que allí existían del pueblo originario. En resumen, el fondo territorial necesitaba ser “limpiado” de la vida yanomami existente allí.

La tragedia nos despierta al lado humano de las pérdidas y desgracias sufridas por los yanomami. También debe despertarnos a la tragedia cotidiana que es el capitalismo, que, cuando es necesario, promueve el genocidio y cualquier atrocidad en nombre del Dios-Dinero. Sin cuestionar el capitalismo no habrá base jurídica ni filosófica capaz de impedir, desgraciadamente, que se produzcan nuevas tragedias.

Notas:
1.- SARLET, Ingo Wolfgang. MARINONI, Luiz Guilherme. MITIDIERO, Daniel. Curso de derecho constitucional. São Paulo: Revista dos Tribunais, 2012, pág. 268.
2.- MENDES, Gilmar Ferreira. BLANCO, Paulo Gustavo Gonet. Curso de derecho constitucional . 10ª ed., São Paulo: Saraiva, 2015, pág. 135.
3.- MASCARO, Alysson Leandro. Dinámica de la crisis y el golpe: de Temer a Bolsonaro. En Margen Izquierda. Revista Boitempo, nº 32, 1er semestre 2019, p. 26
4.- Véase, en este sentido, para todos: MASCARO, Alysson Leandro. Estado y forma política. São Paulo: Boitempo, 2013.
5.- TEMER, Michel. Territorio Federal en las Constituciones Brasileñas. São Paulo: Revista dos Tribunais, 1976, p. 04.
6.- MORAES, Antonio Carlos Roberto. Territorio e historia en Brasil. 2ª ed., São Paulo: Annablume, 2005, p. 59.
7.- Sobre el tema, ver: MORAES, Antonio Carlos Robert. Geografía histórica de Brasil. Capitalismo, territorio y periferia. San Pablo: Annablumme, 2011.

Por: Leonardo Godoy Drigo*. LQSomos.

* Nota original:A tragédia Yanomami, direitos fundamentais e os fundos territoriais capitalistas
– Traducido para LoQueSomos por Mónica Oporto

 

Fuente: Radio Temblor

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend