PANAMÁ. ESCUELAS RANCHOS, DONDE SE DESVANECEN LOS SUEÑOS DE SUPERACIÓN

Transcurrido el gobierno del presidente Juan Carlos Varela y la asunción del presidente Laurentino Cortizo el 1 de julio, los gremios educativos han denunciado que continúa el abandono y el incumplimientos del Ministerio de Educación por otorgar mejoras a los planteles educativos y el respeto a las condiciones laborales de los maestros y profesores, en especial de las zonas rurales.

Un caso, de tantos es la escuela rancho y destruida de Cerro Javilla, del Corregimiento de Roka, Distrito de Müna de la Comarca indígena Ngäbe Büglé. Cuya escena educativa, se mantiene por más de un lustro. Aulas carentes de techos, sin acabado en las paredes, carriolas sin soldaduras y pocas sillas. Obliga a docentes y estudiantes improvisar ranchos para cumplir con los planes de estudios. Muchos son jóvenes con talento y deseos de triunfar, pero el mal desarrollo, bajo un riqueza mal distribuida, secuestra los sueños de aquellos estudiantes.

En efecto, víctimas son también los docentes, que arriesgan su vida cruzando ríos, transitando caminos peligrosos y carentes de servicios de salud. La cual, en muchas ocasiones, docentes han sido picado por serpientes, alacranes y arañas.

Y es importante manifestar que la educación en Panamá entre 1910 y 1980 estaba orientada a formar una clase media consumidora, cada vez más productiva y capaz de asumir los rápidos cambios. En la década de 1970 Panamá no pudo combinar el crecimiento económico y las demandas educativas. En la década de 1980 se introdujeron las políticas neoliberales para proteger a los inversionistas y se descuidó el sector productivo de la economía (industria y agricultura). En un principio el sistema educativo se estancó y ya en el presente siglo colapsó (Texto: Prof. Marco Gandáseguí. CELA).

Única aula de clases donde hay 8 docentes. Centro Educativo Cerro Javillo.

En el sector educativo, tuvo su mayor efecto negativo en la imposición de medidas neoliberales, evidenciando la reducción de compromisos gubernamentales. Cambio que se sintió en el deterioro de los planteles y la deserción escolar.

El sector educativo panameño, apunta a que el gobierno entrante cumpla y cambie lo que otros no pudieron. Pero esta vez, bajo un sistema integral que garantice la participación de las partes involucradas. Y en donde el diálogo tenga sentido humano y amor a nuestra Matria y Patria.

Por: Olmedo Carrasquilla II

Colaboración: Ismael Salinas

 

Fuente: Colectivo Voces Ecologicas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *