RACDES: UN AÑO DE GESTIÓN DEL GOBIERNO DE BUKELE Y LA AGENDA AMBIENTAL AUN PENDIENTE

Hace clic para descargar en pdf

Este primero de junio, el presidente Bukele cumple un año de su gestión gubernamental, un año que se ve sumada a toda una pandemia sanitaria del COVID19 y que muy poco se reflexiona que estos cambios tienen que ver con las relaciones que el ser humano tiene con la naturaleza.

 

Son 12 meses de una gestión que no ha visualizado cuál es su plan estratégico en materia ambiental y mucho menos qué acciones impulsará por la recuperación de los ríos, flora y fauna, doce meses que aún no se visualiza como serán los mecanismos de acercamientos con las organizaciones ambientalistas del país para lograr consensos por una recuperación del país en materia ambiental.

Las y los ambientalistas afirmamos que la crisis ambiental se manifiesta, en la falta de agua, contaminación, deforestación; falta de marcos jurídicos que protejan y se haga buen uso de los medios de vida; los gobiernos anteriores han dejado un marco regulatorio que puede usarse como instrumentosde política para determinar acciones que puedan reducir el deterioro ambiental y ya no seguir destruyendo los suelos, biodiversidad, bosques, fuentes agua y otros.

Sin embargo, lo que hemos observado es que en esta gestión han sido benevolentes con la autorización de permisos ambientales a las empresas que sin ninguna sensibilidad han destruido pequeñas reservas de bosques que aun guardan biodiversidad y agua en la zona norte de san Salvador proyectos urbanísticos como Valle el Ángel y el proyecto de la zona del cantón San Luis Mariona de Cuscatancingo, La Residencial Bosque del Prado.

Desde el ejecutivo este año de gestión, queda en deuda el poco seguimiento y monitoreo para un adecuado cumplimiento de las leyes ambientales a nivel nacional, en ese sentido es necesario que se cumpla adecuadamente la ley de medio ambiente, la ley forestal, la ley de riego y avenamiento, la ley de áreas naturales protegidas, la ley de conservación de la vida silvestre y la ley para el manejo y cuido de animales de la calle.

Además, urgen acciones gubernamentales para desarrollar una gestión estratégica e integral de los riesgos, donde se pase de un enfoque reactivo o emergencia a un enfoque prospectivo; y esto queda en evidencia con la actual tormenta tropical AMANDA, porque el gobierno no tiene “UN PLAN DE EMERGENCIA” que oriente al Sistema de Protección Civil, el que en este año de gestión fue desarticulada, sabiendo que el 80% de nuestro territorio salvadoreño es vulnerable a los embates del cambio climático.

Que se destinen y ejecuten los fondos suficientes para atender las emergencias y los desastres considerando que los impactos del cambio climático a nivel comunitario se suman cada año a larga gestión que se debe implementar.

Es necesario que esta gestión busque estrategias para darle reconocimiento a la medicina natural y a los alimentos ancestrales pues por ellos se puede enfrentar muchas enfermedades que se están dando a causa de los cambios climáticos. Además, se impulse una política integral de manejo de residuos sólidos, en donde, se rompa el monopolio del negocio de la basura y que la gestión de los mismos la pueda ejecutar cada municipio y no se vea la basura como mercancías sino más bien como un problema de gestión
para el saneamiento ambiental.

El discurso de anoche, no da señales de buscar resolver los problemas estructurales del país y en un año de gestión se ha vulnerado el frágil proceso democrático que se venía construyendo, con esos discursos de odio donde pone a pelear a los mismos pobres; “Señor presidente no vamos a ningún lado, es más usted mismo junto con su gabinete labran la estaca donde terminará su gestión”.

 

CONSTRUYENDO PODER POPULAR PARA LA DEFENSA DE LA VIDA.

 

RED DE AMBIENTALISTAS COMUNITARIOS DE EL SALVADOR, RACDES.
San Salvador, 01 de junio del 2020.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend