Resistimos para vivir! ¡Marchamos para transformar!

Por comunicación Jubileo Sur Américas

Feministas se unen en Chiclayo, Perú para la Asamblea Marcha Mundial Mujeres Peruana de Macronorte.

Este es el grito de las peruanas que se reúnen desde hoy, 20, en la Asamblea Feminista Macronorte Perú, en Chiclayo, al norte del país. Coordinadores, delegados regionales, activistas y amigos de la Marcha Mundial de Mujeres Macronorte Perú están participando en la actividad.

El objetivo de la asamblea es analizar la coyuntura, evaluar las actividades y acciones feministas para 2020, también teniendo en cuenta las campañas internacionales en las que participa Jubileo Sur/ Américas. “El resultado del programa de actividades de la Asamblea cruza varios espacios comunitarios, locales, regionales, nacionales e internacionales. Actividades vinculadas a los contextos de lucha y resistencia y campañas internacionales”, dijo Rosa Elvira Rivera.

La Marcha Mundial de Mujeres de Macronorte Perú se creó en 2000 a partir de un llamado de organizaciones sociales no gubernamentales y feministas, que surgió del contexto del fin de la dictadura de Alberto Fujimori. “Estábamos en defensa de una mayor democracia, y la marcha llegó con un intento de articular movimientos que estaban acostumbrados al bienestar de Fujimori, esta rearticulación generó la Marcha Mundial de las Mujeres Peruanas”, recordó Rosa.

Ella aclara que solo con el tiempo fue posible comprender el significado y el valor del feminismo en la lucha de las mujeres.

En 2019, los activistas de marzo comenzaron a denunciar los efectos de la minería, que en Perú en poco menos de veinte años pasó del uso de 2 millones de hectáreas a 20 millones, con una producción centrada exclusivamente en las exportaciones. Dirigida por solo cinco empresas, en su mayoría capital transnacional, la actividad contribuye poco al crecimiento socioeconómico y la creación de empleo del país.

“La población estaba contaminada con mercurio. Algunos están muy enfermos, tienen enfermedades graves y otros nunca han recibido compensación, una reparación, por lo que necesitamos reparaciones “.   Según una investigación publicada el 11 de diciembre en la revista Environmental Science and Technology, durante las últimas dos décadas, hubo un fuerte aumento en la extracción ilegal e informal de oro en la región de Madre de Dios en el sur de la Amazonía, Perú. Estas operaciones a pequeña escala generalmente implican cortar todos los árboles en un área específica, cavar un pozo grande y luego usar mercurio para extraer oro del suelo excavado.

“Después de que se separan las partículas gruesas más grandes, la tierra fina restante se combina con agua y mercurio en un tambor grande, como un barril de petróleo, y se agita. El mercurio se une a cualquier oro en el suelo, creando un gran trozo que se puede quitar fácilmente. Esta pieza se quema, se evapora y libera el mercurio en el aire, dejando oro puro.

Es para oponerse a esta realidad que los peruanos se unen. “Con ellas aprendimos a interpretar el no de las mujeres, cuando dijeron que sí a la agricultura y no a la minería, saben lo que dicen, lo sienten en su piel”. Añadió Rosa

La marcha representa la resistencia de las mujeres a la ofensiva del capitalismo contra la vida, el surgimiento del conservadurismo y el autoritarismo en diferentes partes del mundo, es un conjunto de propuestas que salen a la calle, manifestando de manera organizada las luchas de las mujeres peruanas, El feminismo popular y comunitario como apuesta y propuesta ante los sistemas de poder.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend