Sociedades al Aislamiento y Aislados al Exterminio

Acción Ecológica Opina- Serie Corona Virus #2
El coronavirus pareciera ser un ejercicio de simulación de aquellos estrenados en películas en donde la crisis de salud se enfrenta con medidas militares, en refugios y con sistemas individualistas de protección. Es una crisis en la que se ocultan otros problemas de salud, la respuesta es el miedo y se restringen los espacios de la solidaridad e inclusive el de los afectos.

Ya se ha señalado que la epidemia del coronavirus COVID-19 es un reflejo de la degradación ambiental. Las enfermedades transmitidas de animales a seres humanos están creciendo a medida que los hábitats naturales son destruidos y son invadidos por especies introducidas que van dejando de ser biodiversos; se crean condiciones para un solo tipo de especie invasora o para el monocultivo y granjas de animales.

La Amazonía, al igual que otros territorios biodiversos, vive un problema por la reducción y fragmentación de hábitats por la contaminación petrolera, por la expansión minera y por la proliferación de especies invasoras, con problemas de deforestación y cambios en el clima.

El deterioro ambiental también debilita los sistemas inmunológicos de las poblaciones humanas. Para la gente en la Amazonía, por ejemplo, la contaminación petrolera ha significado el cáncer, desnutrición y empobrecimiento en general.

Mucho saben los pueblos indígenas del impacto de los virus, que exterminaron pueblos enteros por su inocencia inmunológica. En América, la llegada de los europeos esa vez significó la muerte del 90% de la población amerindia en los primeros 100 años de conquista y colonización.

En Ecuador el pueblo Waorani, por ejemplo, sufrió un exterminio masivo por el virus de la gripe cuando entraron las operaciones petroleras en su territorio, porque los trabajadores portaban virus para los que ellos no tenían defensas, ni conocimientos propios de cómo tratarlos. De igual manera entró la Hepatitis B y D, afectando casi a la mitad de la población adulta Waorani, en ciertos lugares de su territorio. Algo similar ocurrió con el pueblo Tsáchila, impactado por la viruela a fines del siglo XIX y principios del siglo XX tras incursiones asociadas con la explotación del caucho. Hoy, en esos territorios sacrificados, aun viven pueblos que transitan libres por la selva.

Pero la crisis del coronavirus, de acuerdo al Ministro de Recursos Naturales No Renovables obligará al país a aumentar la explotación de todo lo que se pueda, lo más rápido posible. Petróleo y minería están en la mira para generar recursos para la crisis. Entre lo anunciado están las 8 plataformas dentro del área de amortiguamiento de la zona intangible, que es el territorio de los Pueblos Tagaeri y Taromenane en situación de Aislamiento Voluntario.

Se ha suspendido el ingreso de turistas al Yasuní. Pero ¿y el ingreso de las petroleras? Tomemos en cuenta que la presencia de los técnicos y trabajadores petroleros es una amenaza letal. Muchos de esos trabajadores son población de riesgo porque viajan, tienen familiares que vienen de algunos de los territorios más golpeados por el coronavirus: China y España. La mayoría de empresas de servicios y operadoras en el Yasuní son de China, entre estas CNPC, Andes Petroleum, Petroriental, Sinopec y CPEB, y la más antigua es española, la REPSOL.

Aun superándose esta crisis, ese virus vino para quedarse. Si algo ha aprendido la humanidad sobre los virus, es que se multiplican, se dispersan y mutan. La sola amenaza de iniciar operaciones en el Ishpingo es una sentencia de muerte para los Tagaeri y Taromenane.

¿Qué se va a hacer para blindar a los pueblos del Yasuní, de reciente contacto y sin contacto, del contagio de este nuevo virus? La historia nos dice cuán frágiles son a estas enfermedades virales.

Ojalá, que de la crisis que vivimos nos quede la sensibilidad e inteligencia para actuar preventivamente. Para protegernos y proteger a los demás, para reforzar los lazos de humanidad y solidaridad, y no para aprovecharla, como lo anticipa la doctrina del shock, tomando medidas que en otras situaciones resultarían inaceptables: privatización de campos petroleros -como el de Sacha-, o pasar por alto las prohibiciones de minería a gran escala. Ojalá que las declaraciones del nuevo Ministro de Recursos Naturales No Renovables no pasen de ser el típico exabrupto que resulta del miedo, para enfrentar la crisis que estamos viviendo.

ACCIÓN ECOLÓGICA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend