Territórios e povos organizados, realidade e esperança no Chile

Queremos cumprimentar os lutadores e lutadoras chilenos, movimentos sociais e populares, e todos os povos que coabitam o território do Chile que desencadearam a rebelião popular de outubro 2019 em resposta à grande crise de representação e de legitimidade que viveu e ainda vive no país, obrigando as classes dominantes a gerar uma saída institucional para a crise, por meio da Convenção Constitucional que escreveria uma nova Carta Magna.

No último fim de semana, o povo chileno expressou suas posições nas urnas, derrotando a direita conservadora e os partidos neoliberais, conseguindo obter a maioria na Convenção Constitucional. Desta forma, a Convenção será composta em grande parte por candidatos independentes de partidos políticos subservientes ao empresariado.

As 83 listas de candidatos independentes conquistaram mais cadeiras do que as três listas dos maiores partidos do país. Juntas, as candidatas e candidatos independentes somam 47 cadeiras na Assembleia. É uma vitória! E, claro, encoraja e dá esperança para aqueles e aquelas que lutam em nossa América Latina e Caribe.

Uma mudança que vem sendo exigida em um processo coletivo de organização popular que no fim de semana pôde ver resultados positivos, a necessidade de uma mudança na constituinte foi confirmada no Chile com a entrega de poder efetivo a quem pode liderar melhor o país, quem está na linha de frente que impulsiona a mudança: os independentes e os de esquerda. Uma esquerda que é fruto dos novos movimentos sociais que aí estão crescendo e que nunca deixaram de estar nos territórios.

Por isso, também queremos celebrar junto com o povo chileno este resultado que tem sido celebrado por todas, todes e todos em nossa América Latina e Caribe. Sabendo que a direita não atingiu um terço das cadeiras, a população pede mudanças votando em candidatos e candidatas, deputados e deputadas independentes, permitindo a construção de uma nova constituição, efetivamente abandonando a Constituição herdada pela ditadura de Pinochet.

Vontade de mudar que não se traduz apenas no voto, mas principalmente nas organizações sociais e populares que se encarregam de resolver as necessidades das comunidades, que se mobilizam e lutam contra o extrativismo predatório e a precariedade da vida, com as quais denunciam a violação de direitos humanos e exigem prisão e punição para os responsáveis ​​políticos por essas violações.

As convenções independentes eleitas são 32% dos 155 membros da Convenção. Onde a maioria das mulheres foi eleita, mas sob o sistema de paridade, elas tiveram que ceder cargos a alguns candidatos do sexo masculino. Os indígenas são 11%. Onde está a dirigente e Machi Mapuche Francisca Linconao, que alcançou o maior número de votos expressos segunda-feira (17) nesta comunidade ancestral durante a eleição dos membros da Convenção Constituinte.

Os independentes tinham orçamentos apertados e quase não tinham tempo de televisão, mas conseguiram um terço dos votos, demonstrando a corrosão do sistema partidário dentro da convenção. Entre as cadeiras dos povos indígenas, os da direita foram derrotados e os indígenas da esquerda venceram.

Esperamos que uma nova Constituição possa garantir que as vozes dos povos sejam ouvidas e garantir a vida digna, a soberania e autodeterminação.

Assim como também esperamos que este processo democrático possa se desenvolver, não sem antes encontrar justiça para as vítimas do terrorismo de Estado de Sebastián Piñera e a liberdade dos presos políticos, porque nenhuma democracia pode ser construída sem antes acabar com tal impunidade.

Julgamento e punição de Piñera!
Liberdade aos presos políticos!
Adiante a organização e a luta dos povos do Chile!

A Vida acima da dívida!
Nós somos os povos, os credores!
Não devemos, não pagamos!

Jubileu Sul/Américas
Jubileu Sul Brasil

Fuente: Jubileu Sul Brasil

El fin de la Constitución de Pinochet y el logro histórico de los movimientos sociales en Chile

Los movimientos sociales en Chile, con el estallido de la rebelión social desde octubre del 2019, iniciaron los caminos de desestructuración de la Constitución Política de la dictadura cívico militar de Pinochet, obteniendo un logro histórico, poniendo límite a las prácticas tradicionales del oligopolio político económico y neoliberal, intensificando su desplome e iniciando una nueva historia.

Las elecciones del 15 y 16 de mayo para los 155 cupos de la Convención Constitucional, marcaron las siguientes tendencias:

La lista VAMOS POR CHILE del bloque tradicional del binominal ligado a sectores de la derecha y ultra derecha chilena que incluye al Partido Unión Demócrata Independiente (17 escaños), Partido Renovación Nacional (15 escaños), Partido Evolución Política (5 escaños), Partido Republicano (0), obtuvieron 37 escaños a la Convención Constituyente.

La lista del APRUEBO, también del bloque tradicional del binominal con partidos que fueron parte de la ex Concertación y que incluye a: Partido Democracia Cristiana (2 escaños), Partido por la Democracia (3 escaños), Partido Progresista (1 escaño), Partido Liberal (3 escaños), Partido Socialista (15 escaños), Partido Radical (1 escaño), Partido Ciudadanos (0), obtuvieron 25 escaños.

La lista del APRUEBO DIGNIDAD, bloque reciente de última generación, varios de los cuales fueron parte del Frente Amplio, denominados de izquierda, al cual se integró recientemente el Partido Comunista (7 escaños) y que además incluye a Partido Revolución Democrática (9 escaños), Partido Convergencia Social (6 escaños), Partido Comunes (1 escaño), Partido Igualdad (1 escaño) y Partido Federación Regionalista Verde Social (4 escaños), obtuvieron 28 escaños.

Las representaciones independientes sin partidos políticos, vinculadas en su mayoría a movimientos sociales en Chile, estarían obteniendo 65 escaños, que incluye 11 de la denominada agrupación “Independientes No Neutrales”, 27 escaños en la lista del Pueblo ligados en su mayoría a organizaciones sociales; 26 escaños ligados a listas de movimientos sociales y 1 escaño de un independiente sin lista.

Se agrega a este resultado los escaños reservados de Pueblos Originarios, la mayoría de quienes han sido elegidas están relacionadas a movimientos autónomos de sus Pueblos. El Pueblo Mapuche eligió a 7, todos ligados a procesos territoriales, independientes sin partidos políticos. El Pueblo Aymara eligió a dos representantes. Los Pueblos Colla, Quechua, Likan Antai o Atacameño, Rapa Nui, Yagan, Diaguita y Kawashqar, eligieron a un representante cada uno, en este último caso, (Kawashqar), la candidata elegida aparece con información pública de financiamiento de la Unión Demócrata Independiente.

Las predicciones desde el sistema político económico

El parlamentario ex concertacionista y ex militante del PPD, Pepe Auth, en sus diversos pronósticos daba casi nula la elección de listas de independientes. La última del 8 de mayo, en twitter, daba tan solo 9 escaños. Previo a las elecciones, el vocero de Gobierno, Jaime Bellolio, se atrevió a pronosticar que en los comicios, “Chile Vamos o Vamos por Chile” ganaría por 3-0 a la oposición. “Vamos por Chile va a ser la lista más votada, va a ser la lista que va a sacar la mayor cantidad de constituyentes, y va a ser la lista que por sí misma va a conseguir 1/3 de los constituyentes”.

También, encuestas vinculadas al sistema político económico daban casi nula representatividad de listas de independientes de movimientos sociales en la Convención Constitucional. Analistas políticos también daban una marginal representación de independientes. Gonzalo Müller, director del Centro de Política Públicas de la Universidad del Desarrollo, señalaba a Radio Cooperativa el 11 de mayo: “Hay una estimación que va entre 7 y 9 de independientes en listas de independientes más una importante cantidad de independientes que van a ser elegidos en listas de partidos”. Agrega: “Los grandes bloques políticos van a acaparar el 80% de la representación”.

Millonarias campañas del oligopolio

Fundación Sol, publicó en twitter: “A pesar de que concentraron el 63% del financiamiento para campañas a constituyentes (sumando más de $7000 millones de pesos), Vamos por Chile solo consigue 24% de los escaños. Un claro ejemplo de ineficiencia electoral, para sectores acostumbrados a funcionar bajo Oligopolios”.

El Diario El Mostrador, señaló en su editorial este 17 de mayo: “La billetera del mundo empresarial definitivamente apostó a perdedor en estas elecciones de convencionales constituyentes del fin de semana. Los comicios no solo dejaron como conclusiones la fuerte irrupción de los independientes y la debacle de los partidos políticos tradicionales, sino también una serie de derrotas de las candidaturas con mayor apoyo económico del mundo privado”.

De la Democracia Cristiana y lista del apruebo, “uno de los mayores fracasos es el de René Cortázar quien ostentaba más de $141 millones para su campaña, siendo el candidato con mayor financiamiento. Sin embargo, apenas obtuvo 7.018 sufragios a su favor (1.55%), siendo el cuarto menos votado de los siete candidatos de su lista (Lista del Apruebo, distrito 8)”, destaca el Diario El Ciudadano.

Cortázar fue derrotado por María Rivera, candidata independiente de la Lista del Pueblo, quien solo contó con $340 mil de financiamiento, situación similar en la mayoría de las listas vinculadas a movimientos sociales.

En Vamos por Chile, otras candidaturas que no alcanzaron un cupo en la Convención Constituyente, pese a su elevado financiamiento, figuran las de Pablo Herdener (distrito 23), Pauline Kantor (distrito 11), Alejandro Fernández (distrito 13) y Gonzalo Blumel (distrito 10), todas con un presupuesto que superaba los $100 millones.

En escaños reservados de Pueblos Originarios ocurrió situación similar. En el caso del Pueblo Mapuche ninguna de las millonarias campañas apoyadas por partidos políticos de derecha y empresarios salió elegida. Un reportaje de 24 horas con información Servel, daba cuenta por ejemplo que Richard Caifal, reciente ex Gobernador del gobierno de Piñera en la Araucanía, recibió $13.160.000 en aportes para campaña, once de los cuales provenían de Evópoli. También percibió dinero de los empresarios Juan Sutil y Luis José Garreaud. Caifal obtuvo 4.176 votos correspondiente al 1,92% del total electoral escaños reservados Pueblo Mapuche.

En el caso del ex Subsecretario de Minería del actual Gobierno de Piñera, Iván Cheuquelaf, tuvo aportes de $13.610.000. Ocho millones del partido Unión Demócrata Independiente. Otros del empresario Juan Sutil e Isabel Philippi (esposa Cristián Larroulet), entre otros. Además se señaló 3.060.000 sin identificar quién lo entregaba (sin publicidad). Cheuquelaf obtuvo 3.664 votos, correspondiente al 1,68% del total electoral escaños reservados Pueblo Mapuche.

Estas y otras candidaturas financiadas por partidos políticos y empresarios y que no fueron electas, se contraponen a la realidad vivida por la gran mayoría de las candidaturas electas de Pueblos Originarios, varias con campañas autogestionadas, hasta con recaudaciones a través de rifas, como se destaca en la transmisión del Txawün Constituyente del equipo de apoyo a la candidatura de Natividad Llanquileo, quien salió electa en segundo lugar, detrás de la Machi Francisca Linconao, con 13.083 votos correspondiente al 6,00% del total electoral escaños reservados Pueblo Mapuche.

La esperanzadora transformación

Cambió la balanza desde esta histórica jornada que se abrió el 15 y finalizó el domingo 16 de mayo del 2021, la que comenzó con el primer computo de votos realizado en Punta Arenas y el primero señalado, obedeció a escaños reservados de pueblos originarios en la candidata Mapuche Natividad Llanquileo.

En ese territorio también marcó la pauta la Coordinadora Social de Magallanes, lista de movimientos sociales independientes, que logró la primera y amplia mayoría de votación, marcando así la tendencia desde el extremo sur hacia el País.

Diversas expresiones de Movimientos sociales en todo Chile generaron procesos participativos para elaborar propuestas constituyentes, incluso en varias regiones, espacios de asambleas y hasta elecciones permitieron definir quienes serían integrantes de listas, rompiendo de este modo la forma en que se han tomado las decisiones de los partidos políticos, con sesgos centralistas y cupulares.

Hoy, gran parte de quienes han sido elegidos para la Convención Constituyente como independientes de movimientos sociales, se deben por mandato a espacios colectivos horizontales, de diversas organizaciones territoriales y sociales, desde donde se han levantado diversas propuestas que marcarán la inclinación de la balanza, con temáticas que instalarán en la agenda pública referidas a: plurinacionalidad, soberanías, derechos colectivos de los Pueblos, reparaciones, ampliación y fortalecimiento de derechos sociales (salud, educación, vivienda, seguridad social, trabajo, entre otros); nueva generación de derechos (Naturaleza, justicia ambiental, recuperación de las aguas, buen vivir, niñez, justicia y soberanía alimentaría, derechos sexuales y reproductivos, tratados internacionales), igualdad y perspectiva de genero, transformación de la institucionalidad en democratización, control y regulación del poder, desconcentración, autonomías, territorialidades, descentralización, entre otros.

Uno de los misterios que hay frente a los desafíos que tendrá la Convención Constitucional, es cuál será la posición que adoptarán los integrantes del llamado “Independientes No Neutrales” (Independientes por una Nueva Constitución), con 11 escaños elegidos, con respecto a los planteamientos de los movimientos sociales. Si su llamada independencia será clara y categórica frente al poder político y económico que ha sido dominante, parte importante del desplome y la decadencia institucional y si estará dispuesta a complementar sus líneas programáticas con la de los movimientos y representaciones territoriales independientes sin partidos políticos.

Esta agrupación, señalados como transversal y diversa, indica en sus ideas principales: “Sostenemos que el Estado está al servicio de las personas que, diversas en sus identidades, son iguales en dignidad y derechos; abogamos por un modelo de desarrollo inclusivo, sustentable y descentralizado; creemos en el respeto irrestricto de los derechos humanos universales e interdependientes; y en una democracia representativa y enriquecida con nuevos mecanismos de participación”.

La Constitución Política que actualmente ha regido en Chile, impuesta en dictadura, hecha para fomentar el saqueo y privatización del País de diversos bienes, servicios y de la naturaleza a favor de grupos económicos, de oligarquías, coartando una serie de derechos de los Pueblos y personas, en la Convención Constitucional tendrá a una derecha disminuida y al parecer, con un restringido alcance para negociaciones.

TextoEquipo de Trabajo por Derechos Colectivos

Fotografía: vía internet

 

Fuente: Radio Temblor 

Chile.Triunfa la voluntad de un pueblo en el Plebiscito 2020 por una nueva constitución

Histórico día para el pueblo de Chile, al decidir por una nuevo camino, una nueva constitución…

El pasado domingo 25 de octubre de 2020, miles de ciudadanos emitieron su voluntad de hacer cambios a la Constitución de Chile a través de un Plebiscito. Constitución que data de 1980 tras el golpe de estado ejecutado por Augusto Pinochet al presidente Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973.

Entusiasmo, abrazos y alegría desbordada en las calles de las ciudades chilenas. El Proceso Constituyente sigue su curso tras una jornada histórica, en la que el 78% de la población aprobó reemplazar la Constitución.

Según datos: 5.885.721 personas votaron ‘sí’ a la pregunta “¿Quiere usted una nueva Constitución?” frente a 1.600.000 que votaron que no, el 21,73% de la población. La participación superó la mitad del censo, a pesar de las medidas de seguridad por la pandemia. Se trata de la votación más mayoritaria desde que el voto dejó de ser obligatorio en el país, en el año 2012.

En abril de 2021 se llevará a cabo la elección de los 155 integrantes de dicha asamblea constituyente, en la que se establecerá la paridad entre hombres y mujeres. Se tratará de la primera Constitución del mundo redactada por tantos hombres como mujeres. Antes se debe debatir cómo estarán representados los pueblos originarios. 

Una vez se elija la asamblea, en mayo se registrará la Convención que redactará la nueva carta magna del país. Tendrán un año para hacerlo, y la Constitución se deberá ratificar en un nuevo plebiscito que tendrá lugar no antes de mayo de 2022.

Con la votación de ayer domingo, 25 de octubre, Chile da un paso más para desandar el camino por el que el militar golpista Augusto Pinochet encaminó al país. 

La revuelta chilena, que estalló por el aumento del precio del billete de metro, puso en jaque la aplicación ortodoxa del plan de Milton Friedman y sus “chicos de Chicago”, los llamados “Chicago Boys” que dirigieron económicamente los designios de la dictadura y cuya impronta se mantuvo en la democracia de la “Concertación”, un proyecto de transición a la democracia con luces y sombras pero que no modificó el rumbo de ortodoxia neoliberal seguido por el país. 

La región con este histórico proceso popular en Chile, junto a las elecciones de Bolivia, las movilizaciones sociales ante el post neoliberalismo y ataques de la derecha local auspiciada por Estados Unidos. Abre otro sendero hacia la justicia social y democracia configurada por las colectividades y nuevo sujeto ideopolítico.

Redacción Radio Temblor internacional con apoyo de www.elsaltodiario.com

Fotografía: Cientos de personas celebrando los resultados parciales del plebiscito constitucional por una nueva Carta Magna, en Santiago (Chile). Foto: EFE / Alberto Valdes

 

Fuente: Radio Temblor