SOS PUTUMAYO: DISPARAN CONTRA CAMPESINOS DURANTE ERRADICACIÓN FORZADA

La Red de Derechos Humanos del Putumayo (Colombia), que integra Fensuagro/La Vía Campesina, denunció esta semana una serie de ataques contra campesinos, ejecutados con armas de fuego por parte de miembros de la fuerza pública (Policía Nacional Antinarcóticos y ESMAD) en el marco de operaciones de erradicación y fumigación forzada.

En el ataque registrado este martes 17 de noviembre en la Vereda Aguablanca del Corregimiento de Teteyé, Puerto Asís, se ve cómo fuerzas públicas «disparan armas de fuego indiscriminadamente contra campesinos, que no tuvieron otra opción que cruzar el río nadando y aun así les siguieron disparando», describe la Red en un comunicado.

Desde el viernes 13 hay heridos de gravedad por el impacto del disparo de gases lacrimógenos y el uso de armas no convencionales. Denuncian que se están usando sin cumplimiento de órdenes judiciales y no hay garantías para labor de defensores de #DDHH #SOSPutumayo

Ante este uso de la fuerza pública por parte del Estado Colombiano, la Red de Derechos Humanos del Putumayo, Piamonte Cauca y Cofaina Jardines de Sucumbíos, exige que se conforme una Misión de Verificación con Garantes de la comunidad internacional y organismos multilaterales.

«No hay garantías para la vida ni permanencia en el territorio; como tampoco confianza en las entidades e instituciones del orden civil departamental quienes asumen una posición pasiva frente a las resoluciones, derechos y órdenes judiciales vigentes en el marco de la protesta social», afirmaron.

Ataques a campesinos durante erradicaciones forzadas

Como denunció la dirigente campesina de Fensuagro (CLOC-La Vía Campesina), Nury Martínez, en este informe de RMR publicado en mayo: «Las erradicaciones forzadas son encabezadas el Ejército y se realizan a costa de sacar el campesinado que vive en esas tierras, acabar con cultivos de pancoger que se tienen y no respetar los Acuerdos de Paz con los compañeros inscritos en programas de sustitución voluntaria y erradicación voluntaria y la programación que ya había sido consensuada con el gobierno”.

Estos ataques a las comunidades también son parte de la estrategia de militarización y despojo de los territorios para que éstos sean ocupados por transnacionales que quieren desarrollar proyectos extractivistas.

(CC) 2020 Radio Mundo Real

Podcast – Masacres en Colombia: Verdad, Justicias y Reparaciones

El Estado Colombiano juega un importante rol en la ofensiva imperialista en nuestra región, en este 2020 una serie de hechos de violencia en diferentes territorios son ejercidos contra comunidades por diferentes actores, preocupa de sobre manera la presunta participación de las Fuerzas Armadas en los casos de violencia contra niñas y mujeres colombianas.

Conversamos con Danilo Urrea de ATALC, quien nos guía a comprender las raises, causas y perspectivas sobre la grave ofensiva neoliberal que nos amenaza.

Repudiamos y condenamos el recrudecimiento de la grave situación de violencia y asesinatos en Colombia contra a la sistemática muerte de líderes y lideresas sociales pertenecientes a las organizaciones de base campesina, indígena, sindical, de movimientos urbanos, de derechos humanos, de comunidades negras y de mujeres, así como rechazamos el asesinato de la niñez y juventud del país. Invitamos a la solidaridad internacional a acompañar y respaldar a las comunidades, organizaciones y víctimas de violencia.

Escucharle en Ivoox:

Escucharle en Soundcloud:

 

(Comunicado) Por la soberanía de Nuestra América. No a la presencia de las Fuerzas Armadas de EE.UU. en Colombia y en la región.

Caminos comparte el siguiente comunicado de la Comisión Internacional del Congreso de los Pueblos en pro de generar un llamado a la soberanía de nuestros pueblos y territorios ante la entrada de tropas Norteamericanas a Colombia. Las adhesiones están abiertas hasta el día viernes 12 a las 12 meridiano de Colombia al correo: internacional@congresodelospueblos.org

La subordinación del establecimiento colombiano y la entrega de la soberanía a los gobiernos y poderes económicos norteamericanos, es histórica. Hoy, nuevamente, el gobierno de ultraderecha de Iván Duque -desconociendo la Constitución, al Congreso y pasando por encima de la soberanía y autonomía de las y los colombianos/as- abre las puertas a las tropas estadounidenses.

Con el pretexto, ya desgastado y poco creíble, de la “lucha antidrogas; de seguridad y defensa”, se avanza en verdad en la militarización, la erradicación forzada y el paramilitarismo, para consolidar un modelo económico extractivista y el control territorial por parte de unos pocos.

Cabe recordar que ya existen bases militares en Colombia y que éstas no han contribuido a disminuir la producción y tráfico de drogas, por el contrario se han incrementado, generando más violencia en las poblaciones afectadas. 

La llegada de estas tropas pertenecientes al Comando Sur, conocidas como Brigada de Asistencia de Fuerza de seguridad (SFAB), obedece a la estrategia de asedio e intervención que Estados Unidos, con el apoyo de gobiernos lacayos de derecha en la región, sobre la República Bolivariana de Venezuela. 

Esta es una maniobra más dentro de la estrategia para usurpar el poder legítimo al Presidente Nicolás Maduro y atentar contra el proceso revolucionario de nuestro hermano pueblo venezolano. En su desarrollo han cometido un sin número de crímenes contra la humanidad, como el cruel bloqueo económico, el asedio diplomático, la guerra mediática, -en las que el establecimiento colombiano ha jugado un papel protagónico-, así como la amenazante postura de Brasil y la guerra para-militar en Colombia. Ahora en un nuevo intento de atentar contra la soberanía venezolana, la Embajada de Estados Unidos y el Comando Sur anuncian el arribo de sus tropas a Colombia para el próximo mes de junio. 

La política de EEUU- como demuestran las declaraciones de su Presidente Donald Trump, ante los últimos estallidos sociales es discriminatoria, racista y patriarcal. Nos preocupa que esas tropas implanten esa política racializada de muerte en Nuestra América, llevando más violencia a nuestros territorios, tan ricos como despojados. 

Los militares de la Fuerza de Seguridad estadounidense, se asentarán en zonas de consolidación militar y económica en Colombia. La población de El Catatumbo, principalmente campesina será la principal afectada, temen por el recrudecimiento del espiral de violencia en la región, que se evidencia a través del reciente asesinato de campesinos por parte de las Fuerzas MIlitares colombianas en esta zona, los cuales no han sido investigados todavía. Como hemos denunciado cientos de veces desde ALBA Movimientos.

Además, esta ubicación es geoestratégicamente muy favorable para los intereses imperiales en su intención de invadir militarmente a Venezuela, profundizar las políticas de despojo y agresión. Los movimientos y liderazgos sociales en Colombia padecerán de primera mano esta avanzada que a además busca controlar los bienes comunes en ambos países.

Aprovechando el actual estado de emergencia y la crisis humanitaria en medio de la pandemia de Covid, el Centro Democrático (partido del criminal Álvaro Uribe Vélez y su títere Iván Duque) continúan su proyecto fascista en contra del pueblo Colombiano y el pueblo Venezolano, demostrando una vez más, que el peor virus para Nuestra América, no es el COVID-19, sino el imperialismo, la sumisión política y la violencia estatal. 

Por estas razones, las organizaciones abajo firmantes denunciamos la Presencia de la Fuerzas Armadas de EE.UU. en Colombia, la subordinación del gobierno Uribista de Duque y las intenciones del imperialismo en avanzar con su intervencionismo en la región. En defensa de la soberanía de Colombia y Venezuela rechazamos la presencia de tropas extranjeras y sus bases militares en nuestro territorio.

Es tiempo de Nuestra América, basta de violencia y subordinación al imperio.

 

Fuente: Centro Martin Luther King

Asesinatos diarios, la pandemia en Colombia | Llamamiento internacional para detener la violencia contra el pueblo colombiano

       

ASESINATOS DIARIOS, LA PANDEMIA EN COLOMBIA:
súmate a nuestro llamamiento internacional

Rechazamos y denunciamos de forma enérgica los asesinatos sistemáticos y selectivos de los que son víctimas los/as compañeros/as de las organizaciones del campo y la ciudad en Colombia: en lo que va de 2020 hubo 84 asesinatos de líderes/zas sociales y 24 de ex-combatientes en proceso reincorporación.
“Las instituciones del Estado colombiano y sus gobernantes son absolutamente responsables por su falta de compromiso con la sociedad colombiana en cumplir su mandato de construir la paz y un país con justicia social”.

Llamamos a los movimientos sociales de Nuestra América a pronunciarse, verificar y a exigir al gobierno colombiano que asuma su responsabilidad y compromiso con la paz. #PandemiaDeAsesinatosColombia #QuedateEnCasaNoEnSilencio

https://seguimosenlucha.org/index.php/2020/04/29/llamamiento-internacional-para-detener-la-violencia-contra-el-pueblo-colombiano/

 

RADIO TEMBLOR: COLOMBIA. EL PARO VA SURTIENDO EFECTOS, ¡A REDOBLAR!

Muchas veces en las convocatorias a movilizaciones, jornadas, escenarios de lucha y discusión, encontramos personas incrédulas que comentan que estas no sirven para nada. Desde el pesimismo y la desconfianza en el pueblo organizado se ve a las movilizaciones como momentos de lucha que son desoídos por los gobiernos y los contendores políticos.

Para el caso del paro nacional convocado para este 21 de noviembre la situación ha sido distinta, no es solo por la gran acogida y el importante número de organizaciones y sectores que convocan y prometen salir a las movilizaciones, tampoco, aunque influye, por la fuerza de las manifestaciones populares que sacuden el mundo, en contra del capitalismo y su fase neoliberal-imperialista.

Esta convocatoria a paro ya ha sido exitosa porque ha dado frutos y resultados contra el gobierno y la clase que permanece en el poder, aún sin haber llegado el día cero y con posibilidades de grandes expresiones de rebeldía popular en las calles, enumeremos algunos de sus éxitos:

Detuvo (o por lo menos ha hecho más lenta) la serie de reformas que viene impulsando el gobierno nacional dentro del “paquetazo”: La movilización ha tenido día tras día a los ministros/as, y hasta al mismo presidente, en los medios argumentando que no han pasado proyectos de ley para modificar el régimen salarial, tributario y pensional, sin embargo todos esos proyectos ya los venían anunciando y algunos ya están radicados, el miedo del gobierno a la movilización ha hecho que el paquetazo se detenga (por lo menos formalmente) y se aplace su radicación.

Desnudó a los tibios de las redes: Aunque no es un indicador de fiar, el paro ha llevado al destape de “influencers” de las redes sociales, como Juviano, Wally y otros, quienes por su tibieza, terminan defendiendo el establecimiento.

Desnudó (descaró), el carácter fascista y dictatorial del régimen uribista de Duque: Allanamientos, militarización, posibles toques de queda, censura en los medios y manipulación de la información no dejan lugar a dudas, estamos en una dictadura cívico militar.

Confirmó quienes son los impulsores del paramilitarismo: un grupo de “colombianos de bien”, uribistas, y “honorables”, creó un escuadrón de choque para “ayudar” a la policía y la “fuerza pública” a contener los vándalos. Estas acciones, guardadas las proporciones y los lugares, equivale a crear un grupo de apóstoles “autodefensas” para enfrentar la amenaza “comunista”. Si ahí se descararon los paracos.

Evidenció la dependencia y postración de los medios de comunicación al poder: Emisoras nacionales de radio, portales de internet, medios impresos y televisivos empezaron una campaña de desinformación contra el paro, tratando de confundir y estigmatizar la movilización.

Y finalmente, y la más importante de esta lista, demostró el miedo que tiene al pueblo organizado la clase en el poder. El pueblo colombiano puede palpar que a la minoría le aterra la gente informada, organizada y con capacidad de lucha.

A pocas horas del paro, es tiempo de fortalecer los llamados a la movilización, las actividades conspirativas, la agitación y planeación de las acciones, hay que hacer actividades que afecten a quienes nos mantienen en este régimen de miseria y esclavitud.

A quienes nos quieren romper la voluntad de lucha y están derrotados, recordémosles que con el simple anuncio de lucha popular organizada ya tiembla el régimen, que luchar vale la pena y que gracias a la lucha hemos conseguido mejores condiciones.

No olvidemos las lecciones de estos días y recordemos que nos tienen miedo porque no tenemos miedo.

Por: Eliécer Ariza / Resumen Latinoamericano

Fotografía: Archivo. Colombia

Fuente: Radio Temblor