Es hora de organizar las luchas contra el hambre, la deuda y las viejas prácticas neoliberales

Con la pandemia afectando a los sectores más vulnerables, la respuesta de muchas naciones de América Latina, Mesoamérica y el Caribe ha sido préstamos y más préstamos, además de la expansión de las actividades extractivas y la manifestación intensificada de este poder patriarcal, profundamente arraigado en una visión masculina que se expresa tanto en el manejo de la crisis provocada por el Covid-19 como en el incremento del feminicidio y la violencia contra las mujeres en este período.

En la región andina, Pedro Castillo acaba de asumir la presidencia del Perú y, aunque demuestra ser el mejor para hablar desde los pueblos, su discurso ya ha señalado que no hará cambios en los sectores extractivos. Nombró para Minas y Energía a un ministro alineado con la minería, Iván Merino, quien habla de un “nuevo pacto” con el sector, en diálogo con las empresas. Por otro lado, avanzan los pasos de una asamblea constituyente que sepulta el legado del dictador genocida Alberto Fujimori. En su discurso inaugural, Castillo garantizó que pronto presentará un proyecto de ley para cambiar la constitución peruana.

En Colombia, las protestas contra el gobierno del presidente Iván Duque parecen dejar de ser visibles, pero, sobre todo, los jóvenes siguen movilizados. Si bien pueden enfriarse, estos procesos de movilización social son semillas y dejan un espíritu combativo en la región, teniendo además el rol de provocar debates internos en las organizaciones sobre qué hacer y los caminos a seguir en la lucha popular por los derechos.

Fascismo estratégico

En Ecuador, hace apenas dos meses que asumió el cargo el empresario Guillermo Lasso y el panorama político debería aclararse en las próximas semanas, pero ya ha demostrado que está trabajando para expandir el sector minero y petrolero, sin grandes cambios en cuanto a la economía. folleto neoliberal.

Hay un agravante que nos trae desafíos de alerta y acción. Al mismo tiempo que lleva a cabo su proyecto neoliberal, Lasso gana legitimidad con el avance de la vacunación en un país donde ya se han inmunizado 12 millones de los 17 millones de habitantes mayores de 16 años, lo que tiende a entorpecer o retrasar la reacción popular contra las políticas neoliberales del presidente ecuatoriano. Lo que ves es una derecha fascista, pero no sin inteligencia, al contrario, con estrategias que son más difíciles de combatir.

Las privatizaciones continúan en varias partes de nuestra región de América Latina y el Caribe, como fue el intento frustrado de la lucha popular por privatizar el agua en El Salvador, o en el sector salud en varios países, o incluso en el sector eléctrico en Brasil, que impacta directamente el país vecino, Paraguay, con la Central Hidroeléctrica Itaipu / Yacyterá. Y por si fuera poco los bancos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) continúan poniendo en práctica la cartilla privatizadora de pueblos y territorios.

En el Cono Sur, las investigaciones del gobierno sobre la compra de vacunas y otras medidas contra el Covid-19 profundizan el desgaste de Jair Bolsonaro en Brasil. Las encuestas muestran un declive en la popularidad de Bolsonaro y el juicio político es urgente, pero los actuales congresistas (el llamado “centro”) continúan maniobrando para que esta no sea la agenda principal.  En las calles hubo más protestas el pasado 24 de julio en todo el país, pero la participación popular se ha visto erosionada por cuestiones internas que afectan a parte de los actores involucrados. Como en las elecciones municipales de hace dos años, una parte de los partidos y movimientos de izquierda están más preocupados por la elección de 2022. proyecto que representa.

Es hora de organizar las luchas porque hay muchas señales de crímenes, las clases medias quieren una tercera vía y mientras tanto la gente se muere de hambre, frío, sin techo y con el virus de Covid. Solo el 40% de la población tomó la primera dosis de la vacuna y el 19% la segunda dosis. Lo que significa afirmar, según estudios de centros de investigación, que la mayoría de la población de la periferia, las mujeres negras e indígenas, más empobrecidas, no tenían acceso a la vacuna, privilegio de clase media y urbana.

Brasil vuelve al Mapa del Hambre de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO); El invierno provoca la muerte de personas por el frío, y familias enteras que viven en las calles por falta de ingresos para las facturas básicas, como agua, energía, alquiler, es una triste realidad. Los pueblos indígenas continúan luchando contra el cambio en la legislación de demarcación y el regreso a clases presenciales complica el escenario porque el gobierno, que privilegia el intercambio de dinero sobre todas las formas humanas de sostener la vida, actúa como si toda la población de más de 200 millones de habitantes ya estuviera inmunizada.

En Argentina, el tema de la deuda volvió a tomar un gran protagonismo en la agenda, con una población en protesta en contra de la “reestructuración” de la deuda acordada el pasado 20 de julio con el FMI y que transferirá más de 3.300 millones de dólares al gobierno argentino de Alberto Fernández, nuevamente a costa de las medidas de austeridad impuestas por el FMI que mantienen al país de rodillas para saldar deudas. Cuando se firmó el acuerdo anterior con el FMI, en 2018, la pobreza en el país creció del 26% al 36% y actualmente alcanza al 58% de los mayores de 14 años.

Pandemia agrava las migraciones y el feminicidio

 En Mesoamérica, el pueblo de Nicaragua por un lado tiene las tasas más bajas de contagio por Covid-19 y un manejo de la pandemia considerado responsable, por otro lado, es la tasa más baja de vacunación de la población en comparación con El Salvador. Políticamente, una situación delicada, no a nivel interno, sino a nivel internacional, porque se aprobó una ley mediante la que se están investigando a personas por casos de lavado de dinero. Lo que se maneja hacia afuera es que se llevaron preso a candidatos opositores de Daniel Ortega, sin embargo, las personas investigadas no tienen una candidatura registrada en ningún partido que correrá en las elecciones de nov del 2021.

Además, lo que ya se siente internamente son las medidas de bloqueo que EEUU ya viene imponiendo a través de la Ley Nica-Act (Ley de Condicionalidad de Inversiones de Nicaragua, de gobierno Donald Trump que veta préstamos para Nicaragua), intentando llevar al país a una crisis económica, con el aumento del desempleo y esto ocasiona que migración y extranjería esté siempre llena, ya que las personas están migrando.

El gobierno implementa diferentes programas sociales como estrategia de seguridad alimentaria, que es lo que ha frenado la crisis y no se ha llegado al extremo de que la población se enfrente a una hambruna, aunque no se sabe durante cuánto tiempo el gobierno podrá mantener estos programas. Desafortunadamente, se observa un incremento de la violencia hacia las mujeres en términos feminicidios que, aunque no se compara con los altísimos índices de México, Guatemala, Honduras y El Salvador; sigue siendo una alarma y un tema delicado a nivel de la región.

El pueblo no acepta más a un gobierno con casos de corrupción confirmados -incluso la malversación de fondos para supuestas compras de vacunas que no llegaron- se ha realizado paro nacional en Guatemala. En El Salvador el gobierno sigue en una relación contestataria con el gobierno de EEUU y se ha aprobado el nuevo marco jurídico para el tema ambiental.  Es el gobierno que tiene más cantidad de población vacunada contra el Covid-19 en toda la región, ya que gracias a sus nuevas relaciones con China recibió una donación suficiente de vacunas, a diferencia de Honduras y Guatemala donde la inmunización es mínima.

En México, la situación de correlación de fuerzas con EEUU impacta en la profundización del desempleo, ya que el gobierno mexicano sigue aliado con EEUU en casi todo – aunque su discurso sea de otra narrativa. Nada ha cambiado en cuanto a las políticas extractivistas y México es el cuarto país con más muertes por Covid-19 en América Latina, aunque ya ha logrado vacunar a un buen porcentaje de su población.

El tema del magnicidio de Jovenel Moïse es el mayor y principal tema de debate a nivel nacional en Haití, donde la movilización es fuerte y es importante poder hacer acompañamiento.  En cuanto a las protestas populares en Cuba, las movilizaciones son parte del proceso interno y no se pueden ignorar los efectos del fuerte bloqueo que ha afectado al país durante tanto tiempo. Es necesario seguir respetuosamente lo que viene sucediendo y mantener la lucha contra el bloqueo y las políticas de represalia de Estados Unidos, que son los verdaderos responsables de las dificultades que enfrentan el pueblo cubano.

Por la justicia, en la defensa de los derechos humanos y de la naturaleza, continuamos con el desafío fundamental de juzgar y condenar a los autores intelectuales del asesinato de Berta Cáceres -banqueros, agroindustriales, empresarios- tal como lo condenó la Corte Suprema de Honduras a David Castillo. Asimismo, en este período tenemos movilizaciones que marcan un año de la desaparición forzada de jóvenes garífunas de del Triunfo de la Cruz. ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos y lo antes posible!

¡No debemos, no pagamos!

Somos los pueblos, los acreedores.

Comité de Coordinación Operativa de la Red Jubileo Sur / Américas (CCO -JS/A)

30 de julio de 2021

Serie Voces de la Amazonía ¡Escucha, la memoria habla!

Les presentamos Voces de la Amazonía ¡Escucha, la memoria habla!, es una serie documental sonora que recoge los sentires, relatos, memorias vivas y realidades de pueblos y naciones indígenas de cinco países de la cuenca Amazónica: Ecuador, Brasil, Colombia, Bolivia y Perú.

La serie fue producida en un proceso de co-creación con periodistas y comunicadores indígenas y no indígenas de la Red Tejiendo Historias (Rede Tecendo Histórias) bajo la coordinación editorial de Agenda Propia.

¿Qué vamos a escuchar?

En las historias se comparten relatos de mujeres, hombres, jóvenes y niños de los pueblos indígenas Kichwa, Shuar, Tikuna, Cubeo, Tanimuka, Monkoxi, Amahuaca, Borari e Inga. En sus propias voces visibilizan las realidades y denuncian vulneraciones de sus derechos humanos y todo tipo de agresiones y extracciones que acaban con sus bosques, fuentes de agua y saberes, y hacen llamados urgentes para su preservación física y cultural en sus territorios. Sus testimonios son también la fuerza de culturas vivas que con cantos, danzas, tejidos y rituales hacen memoria.

Desde Agenda Propia creemos que este tejido de relatos sonoros aporta a la escucha urgente en medio de la crisis histórica y social que enfrenta la Amazonía y que, según la Coordinadora Indígena de la Cuenca Amazónica, COICA, es la cuna de más de 500 pueblos y nacionalidades indígenas, entre ellos, más de 60 pueblos que viven en aislamiento voluntario y que mantienen y viven identidades, saberes y costumbres únicos para la humanidad y que están en riesgo.

Conoce más de la serie en este link y revive el webinar de presentación con la participación de indígenas protagonistas de las historias y realizadores de las producciones sonoras.

Reconocemos el trabajo colaborativo y dedicación del equipo de periodistas y comunicadores, editores, desarrolladores, diseñadores y traductores que hicieron parte de Voces de la Amazonía ¡Escucha, la memoria habla!.

Agradecemos a los más de 20 medios aliados, organizaciones de pueblos indígenas e iniciativas periodísticas hermanas en América Latina que se unieron en la publicación de las historias. También a The National Endowment for Democracy (NED) por su apoyo.

Recomendamos

Guía 5 consejos de los sabedores de la cuenca Amazónica para narrar historias. Sabedores, líderes y lideresas comparten reflexiones para retratar las realidades, la cultura y la cotidianidad de las comunidades indígenas amazónicas.Este documento hace parte de nuestra estrategia #MochilaDeSaberes, una serie de consejos y herramientas elaborada por Agenda Propia para fortalecer el Periodismo Colaborativo Intercultural en América Latina.

¡Descarga la guía!

Fuente: www.agendapropia.co

Fuente: Radio Temblor

Foro del ISB sobre Colombia y Haití demostró que hay una lucha común entre los pueblos: la derrota del neoliberalismo

Por Vanessa Gutiérrez, 1 de junio de 2021 – ¿Qué tienen en común Haití y Colombia? ¿Dónde radica la hermandad? ¿Son sus jornadas de protestas causas comunes? La respuesta a estas interrogantes fueron dilucidadas en el Foro “Colombia y Haití: Dos pueblos en lucha decisiva”,organizado por el Instituto Simón Bolívar para la Paz y la Solidaridad entre los Pueblos.

Separados por más de 1.600 kilómetros, y el imponente Mar Caribe, ambos pueblos son hijos de las luchas independentistas. Colombia (y buena parte de América del Sur) nació de sus luchas contra el imperio español y Haití defendió con hidalguía su territorio del invasor francés. Sus batallas se mantendrían por décadas contra un mismo enemigo.

Aunque Haití fue la primera República libre e independiente de nuestra Patria Grande, desde 1915 hasta 1934 fue invadida por los marines estadounidenses por órdenes del expresidente Woodrow Wilson, supuestamente para restaurar el orden tras la muerte del presidente haitiano, Jean Vilbrun Guillaume Sam. Años más tardes, un golpe de Estado se dirigió contra el presidente Jean-Bertrand Aristide, (en 1991 y luego en 1994) cuando fue derrocado del poder, secuestrado y obligado al exilio.

Caso cercano vivió Colombia. Partidos tradicionales en el poder imposibilitaban el acceso real del pueblo a la política e incumplía sus promesas; estas demandas vieron una esperanza en el líder popular Jorge Eliécer Gaitán, asesinado vilmente en 1948. Este hecho supuso un antes y un después para la paz de la nación suramericana.

Teniendo a la historia como referencia invitamos a la periodista y ecofeminista colombiana, Aminta Beleño; a Jean Edmond Paul, presidente de la Fundación Alexander Petión; y al profesor e investigador venezolano Amilcar Figueroa, para debatir sobre las causas comunes de ambos pueblos en esta batalla decisiva.

Haití: En lucha contra el referendo constitucional, la corrupción y la criminalidad

Para Jean Edmond Paul, hablar de Haití remite a conocer su cultura, a identificar sus principales carencias y a comprender que la solidaridad no puede ser de un solo día.

En diciembre de 2020 el pueblo haitiano volvió a las calles para protestar contra el hambre, las violaciones de los derechos humanos, la corrupción y el disparo de las bandas criminales que azotan a todo el territorio, sin que el gobierno logre contenerlas.

Todo esto pasa bajo la mirada de la OEA, que está más preocupada por acompañar el cuestionado referendo constitucional el próximo 27 de junio. Según la Constitución de la isla y del Consejo Superior del Poder Judicial de Haití, el gobierno de Jovenel Möises llegó a su fin el 07 de febrero de 2021. “Möise está planeando con apoyo de la OEA, de la Casa Blanca, esclavizar una vez más al pueblo haitiano”, sentenció Edmond Paul.

En esta nación donde hay 1 millón 300 mil jóvenes fuera del sistema educativo, un solo médico destinado a cada mil haitianos y haitianas -y en algunos casos ninguno-; con una entrega del territorio a transnacionales, mientras el pueblo se muere de hambre; y el resurgimiento de las pandillas que tienen en vilo a pobres y a ricos, es prioridad pensar en algo que ya se preguntaba el padre cantor Alí Primera: “¿Qué estamos haciendo por Haití?”.

En tal sentido, Edmond Paul solicitó a los países del ALBA-TCP, de la Unasur y la CELAC solidarizarse con el pueblo haitiano en estos momentos. “Es la hora para unificarnos como pueblos, para hacer sentir que somos hijos de Bolívar, de Petión, solamente con la unidad podemos salvar a nuestro pueblo ¡Pueblo colombiano lucha por tu derecho! ¡Pueblo haitiano resiste! Estamos en el momento decisivo”, sentenció.

¿Es posible una República Bolivariana de Colombia?

Son momentos decisivos para nuestros pueblos, no se están peleando cualquier cosa, se está peleando el futuro.” Así comenzó su participación en el foro telemático la periodista colombiana Aminta Beleño, quien recordó que la nación suramericana vive momentos de terror en manos de un gobierno servil a los intereses de los Estados Unidos.

No es este un momento especial en Colombia, en el sentido de que no es la primera vez del pueblo movilizado y de la represión espantosa (…) Ya no pueden ocultarlo porque en cualquier lado tenemos un teléfono, unos ojos (…) Nosotros venimos de guerra en guerra, no hemos tenido paz jamás”, alertó.

Beleño precisó que en el siglo XIX su país vivió ocho guerras, entre el siglo XX y el XXI se sucedieron nueve guerras civiles pero, además, son miles las guerras menores y un sinnúmero de insurrecciones populares que responden a una lucha continua contra la injusticia neoliberal.

Tras el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, líder popular colombiano, el país vivió las primeras etapas de la represión policial y del Estado; y aunque los partidos tradicionales convocaron a acuerdos para calmar las aguas “ese pueblo fue traicionado. Las cosas nunca cambiaron”, aseguró la comunicadora colombiana.

A su juicio, lo que pasa en Colombia desde el pasado 28 de abril es “una resultante de las luchas acumuladas históricas por una verdadera independencia; un pueblo que lucha contra una oligarquía que se agarró para sí la independencia (…) Hemos estado apuntando siempre a que nuestros conflictos se resuelvan de manera pacífica, pero la oligarquía colombiana es demasiado violenta, es muy cobarde (…) En el pueblo hay una opción de cambio y ellos le temen.”

Durante su intervención comentó que en su país la pobreza alcanza más del 57% de la población; la banca y las mineras están libres de pagar impuestos; las jornadas laborales superan las 12 horas y la educación sigue siendo privada.

En tal sentido, pese al nivel de represión que ha dejado más de 60 muertos, 955 heridos a manos de la policía; más de 3 mil denuncias de violencia policial; 46 lesiones oculares; 22 denuncias por violencia sexual y 524 denuncias por desaparición –según datos de la ONG Temblores- urge un acuerdo que garantice el cese de esta violencia estatal contra el pueblo que reclama justicia.

Desde su perspectiva, el paro nacional, las estrategias de los movimientos sociales y de los partidos políticos del Pacto Histórico, pueden tener su máxima expresión en las elecciones del 2022. Se trata de “ganar las elecciones para revertir los años de gobierno neoliberal que rige en Colombia desde hace décadas”, dijo Beleño.

La idea de una Colombia en paz, con justicia social, de respeto a las mujeres es posible en tanto haya solidaridad constante. “Lo más importante de todo es que se vea lo que está sucediendo (…) que la solidaridad nunca falte (…) En este momentos necesitamos liberarnos del yugo del imperialismo occidental, del imperialismo yanqui (…) Algún día vamos a tener una República Bolivariana de Colombia”, decretó.

Al cierre de las ponencias, el profesor e investigador venezolano Amilcar Figueroa recordó que el comandante Hugo Chávez hizo un esfuerzo internacionalista y revolucionario por la lucha de los pueblos y, por ende, es un deber de todo revolucionario mantener este acompañamiento.

Creo que hay que replantearse, en estos momentos de grandes movilizaciones de los pueblos, eso que en algún momento se llamó el internacionalismo (…) pero el internacionalismo entendido de esa parte imprescindible que es la solidaridad entre los pueblos; este Instituto tiene que ser una especie de avanzada en ese sentido (…) hacia la concreción de la unidad de los pueblos”, comentó Figueroa.

El profesor venezolano orientó como una estrategia fundamental entre los pueblos el “conocernos para fortalecer nuestra lucha, y por ese camino, potenciar los caminos para la conquista de la nueva independencia”.

https://www.isb.ve/2021/06/01/foro-del-isb-sobre-colombia-y-haiti-demostro-que-hay-una-lucha-comun-entre-los-pueblos-la-derrota-del-neoliberalismo/

 

Fuente: Haiti no MINUSTAH

Panamá: La protesta social en Colombia desde la mirada del movimiento social panameño [Audio]

La protesta social en Colombia que cumple 14 días de Paro Nacional es foco de atención por la comunidad internacional. La represión policial y del ejército que viene dejando más de una treintena de fallecidos, heridos graves, desapariciones que configuran violaciones a los derechos humanos, es motivo de la condena internacional. Panamá, como muchos países de la región, no escapan de dicho escenario, y para las organizaciones sociales y de derechos humanos, esto puede trascender fronteras debido a que las recetas económicas neoliberales que aplica el gobierno colombiano puede encender, también, la protesta en otros países de la región que se rigen bajo este modelo. El Catedrático sociólogo Olmedo Beluche y Dania Batista Guevara del Colectivo Voces Ecológicas COVEC; analizan el momento social y político que vive Colombia desde la perspectiva panameña.

Hace clic para descargar el audio

Producción: Olmedo Carrasquilla Aguila. Radio Temblor Internacional / Hugo Ramírez, Coordinación General ALER. 

Fotografía: Pedro Silva García

Fuente: Radio Temblor

Colombia sigue en las calles…

Se cumplen 13 días del Paro Nacional en Colombia bajo fuego armado de parte de la policía nacional y paramilitares dejando muertos por doquier, además de graves heridos, violaciones a los derechos humanos y desaparecidos. Hechos que es condenado por la comunidad internacional a través de manifestaciones en plazas y embajadas del estado colombiano.

Este lunes 10 de mayo, los avances a un diálogo fueron nulos, entre el presidente Iván Duque y el Comité Nacional del Paro. La soberbia y la no empatía del gobierno hacia a las víctimas de parte del gobierno, representa indicios para que no se haga alto a la masacre que se está dando en territorio colombiano. Y el derecho legítimo a la protesta está siendo criminalizada y avasallada por hordas racista y fascista. La cual son apoyadas por medios de comunicación al servicio de los dictámenes del alto poder económico y político del país.

Al tal hecho se espera una nueva movilización para el 12 de mayo. En este sentido, la Minga Indígena del Huila, en reunión sostenida con los sectores sociales y populares, tomó la decisión de realizar la CARAVANA POR LA VIDA, un gesto humanitario del Paro Nacional junto con los y las mingueras que están en diferentes puntos de concentración del departamento. 

Por: María Esperanza. Radio Temblor Internacional desde Colombia

Fuente: Radio Temblor

En solidaridad con el pueblo de Colombia

El pueblo colombiano sigue en paro nacional. A pesar de la represión y la muerte impuesta por el uribismo sigue la marcha indetenible por los cambios por la paz con justicia Social. Desde Honduras solidaridad a la resistencia colombiana. Compartimos imágenes del plantón realizado hoy, 11de mayo, frente al edificio donde se encuentra la embajada de Colombia en Honduras.

 

Fuente: COPINH