Cubanoamericanos piden crear puentes de amor entre EE.UU. y Cuba

Washington, 5 ago (Prensa Latina) Un grupo de cubanoamericanos encabezados por el profesor Carlos Lazo llegó hoy a la capital estadounidense para pedir el levantamiento de las sanciones económicas contra Cuba y que se creen puentes de amor entre ambos países.

Tras recorrer más de cinco mil kilómetros en bicicleta desde la ciudad de Seattle, en el occidental estado de Washington, Lazo, quien viajó junto a dos hijos y dos sobrinos, llegó a la Casa Blanca norteamericana, ante la cual aseguró que no van a parar de pedirles a los políticos que no se asfixie al pueblo de la isla.

‘Aquí estamos, traemos el clamor del pueblo norteamericano, del pueblo cubano’, expresó el profesor en un video publicado en la red social Facebook a su llegada a Washington D.C., donde dijo que permanecerán durante los próximos dos días para dialogar con miembros del Congreso y todas las personas que quieran escucharlos.

Lazo afirmó que los cubanoamericanos y quienes viven en la nación caribeña desean una política humana hacia la mayor de las Antillas, ‘que se levanten las sanciones que pesan sobre nuestra gente, y que solamente afectan a nuestra gente’.

Explicó que acababan de mandarle un mensaje en Twitter al presidente estadounidense, Donald Trump, para decirle que están dispuestos a contarle sobre los miles de kilómetros que recorrieron hasta llegar a esta capital.

Durante ese trayecto, afirmó, encontraron gente de todas las ideologías, demócratas y republicanos, que piden construir puentes de amor entre los dos países y el fin de los castigos económico.

Vamos a hablar con los políticos, y si no quieren escuchar, pues vamos a buscar políticos que nos oigan, remarcó Lazo, quien resaltó que lo más importantes son las familias a ambos lados del estrecho de la Florida.

La llegada a la capital de Estados Unidos marca el final de un recorrido que comenzó el pasado 11 de julio, cuando los participantes escribieron en las redes sociales: ‘áSeamos hijos agradecidos! áSeamos puentes de amor! Llegó la hora. Nos vamos a la Casa Blanca. Cruzaremos los Estados Unidos, de un extremo a otro, en bicicleta. Será como pedalear la distancia que va de La Habana a Santiago de Cuba, cinco veces’.

Con motivo de la pandemia de la Covid-19, Lazo escribió una carta a Trump en la que lo llamó a levantar, aunque fuera de forma temporal, algunas de las sanciones que pesan sobre el pueblo de la isla, y lanzó una solicitud en la plataforma Change.org que obtuvo miles de firmas, pero no recibió respuesta de la Casa Blanca.

En otra misiva, fechada el 28 de julio, solicitó un encuentro con el mandatario republicano, ‘para comunicarle, de primera mano, el clamor de miles de estadounidenses, cubanoamericanos y cubanos de que las consideraciones políticas cedan a las consideraciones humanas’.

Asimismo, le escribió al exvicepresidente y virtual candidato presidencial demócrata Joe Biden, al cual le recordó que el pueblo cubano enfrenta un bloqueo de décadas y le manifestó que es tiempo de amor y de entendimiento.

agp/mar

COPINH: Las mismas armas criminales contra los pueblos y aun así no detienen nuestro pregonar.

Declaración Solidaria de COPINH con los levantamientos del Movimiento “Las Vidas Negras Importan”

El pueblo Lenca y el pueblo hondureño en general han sido víctimas del abuso de las fuerzas de “seguridad” del Estado en detrimento de la participación social y de que nuestras voces sean  reconocidas y escuchadas. Hemos vivido durante 11 años una aguda experiencia de represión, asesinatos y muertes impunes por parte de armas hechas en EEUU, Europa e Israel y disparadas en Honduras.

En la mente de la mayoría del pueblo hondureño el ejército y la policía son asociadas a represión, miedo y violencia. Representan el flagelo a los cuerpos de indígenas, garífunas, mujeres, transexuales y de quienes luchas por una Honduras de democracia, de paz y de justicia.

En estas circunstancias de crisis sanitaria, se han priorizado los intereses del gran empresariado, y se siguen pisoteando los derechos y vidas de los pueblos negros, migrantes y emprobecidos. Por esto nos indignamos y llegamos al límite de nuestra paciencia.

El COPINH y el mundo hemos recibido la noticia del vil crimen contra el hermano George Floyd en Minneapolis, Estados Unidos por parte de un oficial de la policía blanco que mantuvo la rodilla sobre su cuello durante 7 minutos hasta asesinarlo. Así como el asesinato de Breonna Taylor en Louisville, herida con arma de fuego por la policía.

Nos llena de rabia y rebeldía saber de estos crímenes contra George y Breonna, y de los muchos más contra la comunidad negra perpetrados por la policía en EEUU que expresan el racismo estructural que vive esa nación.

Los pueblos originarios en Honduras invisibilizados, negados de nuestros derechos, excluidos de las participación social, en donde no es escuchada nuestra voz, ni respetadas nuestras decisiones experimentamos el mismo racismo colonial. Por eso nos sentimos profundamente identificadas y en solidaridad con el Movimiento “Las Vidas Negras Importan”, y llenos de ánimos de la fuerte expresión rebelde de levantamiento en las calles que alza las voces de hartazgo del pueblo estadounidense.

Como organización que lucha por un mundo más justo y más humano condenamos energéticamente la impunidad con la que actúan las fuerzas represivas. Condenamos el racismo asesino de la policía y el ejército.

Además nos sumamos a la campaña para cortar el financiamiento a las fuerzas de “seguridad” que actúan como criminales asesinando a su pueblo y que este dinero sea reinvertido  en la seguridad social, en la salud, en el cumplimiento de los derechos humanos del pueblo negro, en el derecho a la vivienda, en el derecho a la memoria.

Desde las tierras de Berta Cáceres y Lempira saludamos los levantamientos en más de 100 ciudades de Estados Unidos para reinvidicar el derecho fundamental a la vida y la dignidad del pueblo negro. Estas acciones llenan de esperanza de cambio a todos los pueblos del sur que no hemos bajado los brazos en la lucha contra el imperialismo, racismo y patriarcado.

Ante más represión, más lucha y hermanamiento de los pueblos.

¡Justicia para George Floyd, para Breonna y para los pueblos negros e indígenas del mundo!

 Dado en La Esperanza, Intibucá a los 15 días del mes de junio del 2020.

 

Fuente: COPINH

Levantamiento Anti-Racista y Popular en los EE. UU., 2020

Claudia De la Cruz y Manolo De los Santos
Proyecto de Educación Popular, EE. UU.

Este verano ha visto como las frustraciones acumuladas de las comunidades pobres y negras se han desbordado en forma de protestas en mas de 200 ciudades de los Estados Unidos. Cientos de miles de personas han tomado las calles en reacción a cuatro siglos de racismo sistémico y explotación capitalista. Una protesta que comenzó en Minneapolis exigiendo justicia por el asesinato de George Floyd se convirtió rápidamente en un levantamiento. Para comprender mejor cómo y por qué ocurrió esto, debemos contextualizar este levantamiento antirracista.

El asesinato a sangre fría de George Floyd por el Departamento de Policía de Minneapolis solo puede entenderse en el contexto de una guerra continuamente perpetrada por el gobierno de los Estados Unidos y la clase dominante contra la clase trabajadora y las comunidades de color.

Los EE. UU. es un país que siempre ha estado en guerra, a nivel nacional e internacional. El gobierno norteamericano ha estado en una guerra prolongada y cruel contra la gente pobre desde su inicio. El sistema capitalista de los EE. UU. es sostenido por sistemas de opresión y explotación como el racismo y la supremacía blanca. ¡Es una lucha de clases con el racismo en el centro!

Debemos preguntarnos, ¿por qué hay tantas personas en los EE. UU. que entienden que no tienen nada que perder? ¿Por qué cientos de miles en las calles están dispuestos a correr el riesgo de infección y arrestos para unirse a las protestas?

Factores económicos:

Concentración antiracista por la muerte de George Floyd ante la subdelegación de gobierno en salamancaen Salamanca

En medio de una crisis de salud global, y con el número de muertes de COVID-19 en los Estados Unidos superando los 100,000, las personas de color y los pobres han tomado conciencia de que hemos estado viviendo bajo la amenaza de muerte durante bastante tiempo. Los negros, aunque solo representan el 13% de la población, representan desproporcionadamente cerca del 25% de todas las muertes relacionadas con COVID-19, y en algunas ciudades superan el 75%. Este es un reflejo sombrío de las condiciones socioeconómicas subyacentes que existen en este país.

En los últimos 3 meses, el hecho de que el gobierno de los EE. UU. no haya brindado una respuesta adecuada al COVID-19 expuso aún más su negligencia, incompetencia y evidente desprecio por las vidas de los sectores más vulnerables de la sociedad. Esta crisis de salud actual fue en parte el resultado de décadas de saqueo de fondos de la infraestructura necesaria y las instituciones de salud que proporcionan una red de seguridad social a nuestras comunidades, para financiar una guerra contra los pobres en casa y en el extranjero.

Después de 10 semanas de cuarentena, más de 44.7 millones de personas han quedado desempleadas. Al mismo tiempo, los activos de multimillonarios norteamericanos han crecido en $434 mil millones. Se estima que el 42% de los empleos perdidos durante la pandemia no se recuperaran después de esta crisis de salud, lo que solo puede significar más desesperación y miseria impuesta en nuestras comunidades. George Floyd fue uno de los millones en las filas de los desempleados durante esta crisis de salud, y una de las personas que luchaban por sobrevivir.

Antes de que la cuarentena entrara en vigor en marzo, había 140 millones de personas de bajos ingresos y pobres en el país. En los últimos 50 años, la brecha de riqueza ha crecido significativamente, lo que resulta en que las 400 personas más ricas de los EE. UU. ahora poseen más riqueza que el 64 por ciento de la población mas pobre.

Aunque Estados Unidos es el país más rico del mundo, 2.6 millones de personas mueren por causas relacionadas con la pobreza cada año. En las últimas décadas, los programas que alivian la disparidad económica y la pobreza han sido reducidos o han desaparecido por completo. Los recortes a estos programas contra la pobreza contrastan con la creciente inversión del gobierno en vigilancia y militarización. En 2019, el gobierno de los EE .UU. Gastó más de $100 mil millones de dólares en vigilancia policial y más de $ 80 mil millones en encarcelamiento. El presupuesto militar actual es de $721.5 mil millones, y la inversión del gobierno en educación, empleos, vivienda y otros servicios básicos es de solo $190 mil millones.

Este levantamiento, como otros en el pasado, llega en un momento de crisis y es una respuesta directa a las condiciones mencionadas anteriormente. Además de meses de encierro, incertidumbre colectiva, un sistema de salud debilitado y privatizado, el dolor masivo de las familias que perdieron a sus seres queridos por el COVID-19, la falta de acceso a herramientas y equipos básicos para trabajadores esenciales, la criminalización intensificada de la pobreza y el hostigamiento y brutalidad de la policía para imponer el “distanciamiento social” y, en última instancia, el asesinato de un hombre negro desarmado, George Floyd, y todo esto durante una crisis de salud global: ¡el asesinato de Floyd fue la gota que colmó el vaso!

Desde la crisis financiera de 2008, no ha habido ninguna recuperación significativa. De hecho, EE. UU. ha enfrentado su mayor crisis económica, y antes de la crisis mundial de salud, los economistas indicaron que EE. UU. se dirigía a una recesión similar a la de la década de 1930. Además, la incapacidad de la clase dominante para responder a las necesidades de las masas ha resultado en una crisis de legitimidad de los partidos políticos burgueses. En este contexto, es necesario que la clase dominante afirme su poder a través de la fuerza.

Represión estatal:

Durante los últimos 15 años hemos experimentando la intensificación de las violaciones de los derechos humanos contra civiles a través de ataques a manos de la policía militarizada. Estas violaciones han aumentado durante el levantamiento. Hay factores que han servido para crear las condiciones para los ataques violentos que estamos experimentando actualmente.

Militarización y vigilancia

En este momento, estamos viendo el uso brutal de la fuerza por parte de la clase dominante norteamericana y su gobierno a nivel nacional e internacional. A medida que Trump se mueve para atacar la soberanía de países como Venezuela, Cuba y China, amenaza con invocar la ley de insurrección de 1807 que desplegaría a los militares para hacer cumplir la “ley y el orden” en las comunidades civiles.

Debemos considerar que el estado norteamericano tiene ahora más de 100 años de experiencia en intervencionismo y militarización de países de todo el mundo. Las estrategias y tácticas de contrainsurgencia que se han utilizado para desestabilizar países, desmantelar organizaciones revolucionarias y asesinar líderes sociales se han vuelto más sofisticadas con el tiempo. Algunas de estas tácticas militares se están utilizando en suelo estadounidense y en civiles.

Un ejemplo es Kettling, una técnica militar para rodear o encajonar a las personas donde no pueden retirarse o escapar durante una manifestacion. Después de haber encajonado a las personas, se usa la fuerza extrema para infligir el mayor daño y debilitar a las personas: gases lacrimógenos, porras, balas de goma. El disparo de balas de goma directamente en la cara que hace que las personas pierdan la vista es una táctica que se ha utilizado en Palestina, Chile y otras partes del mundo.

Durante varias décadas se ha desarrollado una alianza entre las agencias de inteligencia y las fuerzas del orden. Desde principios de la década de 2000, hemos visto la represión de las comunidades de color con una mayor colaboracion entre agencias. Por ejemplo, las continuas colaboraciones de ICE y la policía local para llevar a cabo redadas de deportación masiva en comunidades de inmigrantes. En estos casos, el uso de la vigilancia es clave.

El estado tiene más herramientas que nunca para identificar, rastrear movimientos, acceder a información y comunicaciones, y recopilar datos que puedan utilizarse contra organizadores y líderes de movimientos sociales. El gobierno de los Estados Unidos ha utilizado varias formas de vigilancia digital y la recopilación de datos para intimidar, perseguir, construir casos legales, procesar, encarcelar y crear divisiones dentro de movimientos como Occupy Wall Street y los levantamientos de Ferguson y Baltimore de 2014. Desde entonces, ha habido más avances tecnológicos que les han permitido crear bases de datos y perfiles, y ajustar programas de reconocimiento facial. Estos avances en tecnología se han vendido al público en general como convenientes y fáciles de usar, mientras se utilizan para imponer la hipervigilancia.

Aparato ideológico del estado

Además de la militarización y la vigilancia, estamos experimentando un intento del estado y sus medios corporativos para deslegitimar el levantamiento y controlarlo por medios ideológicos. Las narrativas promovidas por los medios corporativos, independientemente de su línea partidaria, promueven las tácticas de dividir y conquistar del Estado; específicamente, la formulación de los manifestantes “pacíficos” y “violentos”, la etiqueta de los grupos de ANTIFA como terroristas, el enfoque en el “saqueo” y la “actividad delictiva”, están destinados a dividir la opinión pública y crear el caos en nuestras comunidades, mientras avanza los intereses de la clase dominante. El continuo encuadre de las rebeliones por parte de los medios corporativos y el llamado de los estados a los toques de queda funcionan conjuntamente para justificar el despliegue de fuerzas militares por parte de Trump y una mayor brutalidad policial en las comunidades locales.

Las plataformas de redes sociales se han convertido, de alguna manera, en espacios para arrojar luz sobre lo que está sucediendo y para romper el apagón de los medios de comunicación en torno a nuestras luchas en todo el mundo y, actualmente, el levantamiento en los EE. UU. Sirvió para amplificar las historias de los asesinados por el estado, adelantar campañas de sectores de nuestra clase, y ha sido un espacio para debates y alcance. Las conexiones entre la juventud palestina y los organizadores de Ferguson en torno a asuntos de autodefensa contra el estado se facilitaron con el uso de estas plataformas por parte de los organizadores.

Sin embargo, las plataformas de redes sociales son propiedad de la clase dominante y cooperan con el estado como mejor les parezca. Estas plataformas, a pesar de ser herramientas útiles para organizarse, se han convertido en un terreno para la vigilancia y la recopilación de datos. Actualmente, los empleados de Facebook y Twitter han expresado su descontento con su CEO y su continuo trabajo con el estado, y la inacción en el control de la difusión del discurso ignorante y odioso de Trump, y su administración.

La represión estatal, en todas sus formas, tiene como objetivo controlar y deslegitimar el disenso, debilitar la capacidad de nuestras comunidades para organizarse, impedir el desarrollo de un movimiento unificado y mantener la hegemonía.

La gentrificación es un factor importante para considerar en los esfuerzos de los estados para debilitar a las comunidades en todo el país. La colaboración entre el sector privado y su fuerza de mercado financiero, con el gobierno estatal y local, ha resultado en desplazamientos masivos y una fuerte vigilancia policial. Las actividades directas de los inversionistas que buscan hacer desarrollo urbano, revitalización de espacios abiertos e infraestructura de construcción, solo pueden hacerlo con la acción política de aquellos en el poder estatal y local.

En consecuencia, este proceso acelerado y agresivo de gentrificación ha jugado un papel en el deterioro de las relaciones comunitarias más básicas y su potencial para la construccion de más organizaciones de base y de clase trabajadora.

En las últimas cinco décadas, la gentrificación ha desarticulado, en muchos sentidos, el trabajo de organización y ha desplazado a comunidades enteras que antes de los aumentos de rentas, la construcción de corredores y proyectos inmobiliarios caros pudieron construir comunidad y organización donde vivían. El proceso de desplazamiento y gentrificación ha dado como resultado el cierre de organizaciones clave que alguna vez sirvieron como espacios de reunión y organización que servían, y trabajaron para proporcionar una red de seguridad a los miembros de la comunidad.

El proceso de gentrificación también ha creado las condiciones para el desarrollo de leyes que conducen a la criminalización del uso del espacio público, y leyes en torno a la asamblea pública que obligan a las personas que realizan trabajos de organización a solicitar y pagar permisos para reunirse en grandes grupos en público. espacios En consecuencia, los debates en la “plaza pública” que ocurrieron en tiempo real y que dieron forma a las generaciones en nuestras tradiciones radicales son ahora muy pocos, si es que hay alguno.

Fuerzas construyendo resistencia

A pesar de la continua represión del estado, las comunidades marginadas siempre han organizado su resistencia. Las décadas de cortes continuos de la red de seguridad social para nuestras comunidades han resultado en esfuerzos de organización que son sectoriales, pueden carecer de articulación y estrategia colectiva, pero han contribuido en gran medida a este momento.

Washington (United States), 06/06/2020.- A boy and man participate in a protest near the White House, where there has been a week of protests over the death of George Floyd, who died in police custody, in Washington, DC, USA, 06 June 2020. Cities across the United States are expecting large protests Saturday over the death of George Floyd in police custody. (Protestas, Estados Unidos) EFE/EPA/SARAH SILBIGER

Los que participan en el levantamiento actual son en su mayoría jóvenes y adultos jóvenes que participan en protestas y acciones colectivas de esta escala por primera vez, pero que han sido moldeados por la era posterior a Justice4TrayvonMartin, las experiencias de levantamiento de Ferguson y Baltimore, y Black Lives Matter y el Movimiento por las Vidas Negras que ahora están de moda. Durante los últimos 2 años, también ha habido grandes movilizaciones en torno al cambio climático y la justicia ambiental que han sido organizadas y han involucrado principalmente a estudiantes de secundaria en todo el país.

La campaña de Bernie Sanders para las elecciones de 2020, en muchos sentidos, despertó la imaginación popular y movilizó a muchos jóvenes y sectores progresistas que han participado en la respuesta a este momento. Esfuerzos organizados localizados en torno a cuestiones relacionadas con la brutalidad policial, el encarcelamiento masivo y el cierre de cárceles. La organización en torno a la falta de vivienda y la vivienda asequible, que ha continuado durante los meses de cierre con la demanda de cancelar los alquileres. Todos estos y muchos más esfuerzos y luchas combinados han influido en el momento que estamos viviendo actualmente.

Los proyectos de ayuda mutua basados en voluntarios organizados en todo el país para proporcionar alimentos y suministros sanitarios a las personas en comunidades vulnerables han desempeñado un papel en el levantamiento al proporcionar máscaras, desinfectantes para manos y alimentos a los manifestantes. El transporte en autobús y los sindicatos y trabajadores de la salud han expresado solidaridad y se han unido a los levantamientos. Dos sectores que han sido considerados “esenciales” durante la pandemia pero que el estado no les ha garantizado ninguna seguridad física o económica.

También hay muchos participantes que están políticamente interesados, que han sentido la urgencia y están motivados para participar en una acción colectiva, pero que no pertenecen a ninguna organización. Muchos que se radicalizarán en este momento, que ya están haciendo preguntas sobre la explotación y la opresión que existen, y que buscarán continuar buscando respuestas.

Estos son los cientos de miles de personas que se han enfrentado directamente con el estado, y en 10 días pudieron involucrar a los oficiales en Minnesota en el asesinato de George Floyd, los cuatro oficiales arrestados y el ex oficial Chauvin, quien puso su rodilla en el cuello de Floyd, acusado de asesinato en segundo grado. La Universidad de Minnesota canceló su contrato con el Departamento de Policía de Minneapolis. En Atlanta, el levantamiento obligó a los jefes de policía a despedir a 2 oficiales por el uso de fuerza excesiva y acusar a 6 oficiales.

Las preguntas ahora son, ¿qué vendrá después? ¿Hemos avanzado lo suficiente?

¡Sin lugar a duda, esto no es suficiente! Entendemos que en este momento nuestra tarea es sumergirnos en la lucha y caminar al lado de los diferentes sectores de la clase trabajadora que son parte de este levantamiento y que continuarán trabajando en la construcción de un movimiento de la clase trabajadora en los Estados Unidos. Debemos posicionarnos para fortalecer y/o crear organizaciones de la clase, con líderes que tengan un análisis claro de la coyuntura actual, que comprendan el papel del estado y estén comprometidos a avanzar en las luchas e intereses de nuestra clase.

Sortu y Africa United realizan una performance bajo el lema ‘Black lives matter’ en la Avenida Marcelo Celayeta de Pamplona. MIGUEL OSÉS

Ya vemos cómo hay sectores de la clase dominante que intentan posicionarse y sobornan a los sectores de la clase trabajadora para promover sus intereses de clase, utilizando el lenguaje del movimiento. Obama pronunció un discurso convincente en el que aboga por la reforma policial, y en esa misma línea recuerda al público “que este país fue fundado en una protesta” y se refirió a la revolución estadounidense. Los mismos policías que están brutalizando a las comunidades en las protestas en las noches son los mismos policías que se arrodillan en “solidaridad” con los manifestantes. Las corporaciones que sirven a la clase dominante y los intereses de sus capitalistas están haciendo declaraciones.

Debemos estar preparados para que el sector de la filantropía coloque millones de dólares en pequeñas donaciones que finalmente servirán para dividir nuestras comunidades. Comunidades que han sido colocadas intencionalmente en una posición para competir entre sí por dichos fondos. Fondos que a menudo se asignan a entregables y exigen que las organizaciones formen sus narrativas de acuerdo con los deseos de las fundaciones y no con las necesidades de las personas.

La historia nos enseña que aquí habrá una coaptación de líderes y organizaciones de la comunidad para servir en el interés de avanzar en la agenda de la clase dominante. ¡Esta es la falsa dirección de nuestra clase! Se compone de todas las razas, etnias, género, orientación sexual y clase. Habrá quienes serán seducidos por las estructuras de la élite para conectarse con las masas de diferentes maneras. Promoverán el encuadre y las narrativas en torno a “mejorar las relaciones entre la comunidad y la policía a través de diálogos”, diciendo que “la ÚNICA manera de asegurarse de que esto no vuelva a suceder es salir y votar”, avergonzando y culpando a los manifestantes por la represión del Estado articulando que “solo podemos avanzar por medios pacíficos”. Esta es la retórica que en última instancia ha servido para distraernos, crear fragmentación y debilitar las posibilidades de un movimiento claro y unificado contra el estado y sus sistemas opresivos.

¿Que hacer? Principios de unidad de la clase trabajadora por sobre de las líneas de división.

Para avanzar en un proceso revolucionario en los Estados Unidos, debemos construir la unidad de principios de la clase trabajadora. Nuestra unidad debe estar basada en la estrategia y los principios colectivos, y con el compromiso de avanzar en las luchas de nuestra clase.

La polarización ocurrirá más rápidamente en todos los sectores, y veremos más claramente el proyecto que estos sectores defienden y trabajan para avanzar: el proyecto de la clase dominante o el proyecto de la clase trabajadora. Si entendemos a nuestro enemigo, será más fácil identificar a nuestros camaradas.

Nuestro posicionamiento será clave para construir más organización de la clase trabajadora.

Debemos mantener los ojos abiertos mientras la clase dominante busca posicionarse. La unidad que debemos construir no está con aquellos cuya retórica suena como la nuestra. Debe estar con aquellos que trabajan día a día para alejar a las masas de la lógica capitalista y hacia el futuro en el que la clase trabajadora tiene el control de su poder productivo y la economía.

Este momento llama a los revolucionarios a participar y relacionarse con la lucha de manera que fortalezca nuestra conexión con las comunidades que actualmente están en una lucha desordenada contra el estado, en la defensa de la vida y por el cambio estructural.

Debemos relacionarnos con este momento pensando en lo que sucederá después, y con el entendimiento de que perder este momento nos coloca en una posición de perder muchas de las batallas por venir. El mayor resultado de este levantamiento puede ser que las organizaciones de nuestra clase se vuelvan más fuertes, más radicalizadas y politizadas, más claras en su posición y estrategia, y creciendo en filas.

Estamos entrando en una crisis más profunda. Se estima que es peor que la de los años treinta. Esto significa una mayor vigilancia y militarización, mientras que las comunidades crecen cada vez más desesperadas por alimentos, empleo, salud, vivienda y otras necesidades humanas básicas.

Si las organizaciones y los movimientos en los EE.UU. No se toman este tiempo para fortalecer nuestra conexión con las comunidades que se están radicalizando en este momento, si nuestros esfuerzos no son para unirnos a través de líneas históricas de división, si no podemos proporcionar un contenedor para la gente buscando activarse a largo plazo, entonces estamos sirviendo a las estructuras opresivas y su agenda para continuar exterminándonos.

Unidad de nuestros líderes en la primera línea de las luchas de la clase trabajadora

Este momento puede servir para identificar a los líderes en nuestras comunidades. Quienes tienen la capacidad de organizar, convocar, movilizar y articular con claridad cuáles son nuestras demandas y principios. Es de suma importancia que caminemos y trabajemos con esos líderes en un esfuerzo por moverlos a nuestro lado y luchar. Identificar a estos líderes provenientes de la lucha, desarrollar con ellos procesos de formación política puede ser clave para la próxima etapa de nuestro proceso.

Formación de cuadros

Tenemos la tarea de participar en la formación política de masas, al tiempo que invertimos en el desarrollo de líderes de organizaciones de nuestra clase que impactarán y darán forma a otros para convertirse en cuadros. Necesitamos comprender el estado y la clase dominante, y el aparato ideológico, político y militar que defiende, eleva y promueve su agenda.

Debemos estar en constante reflejo de las lecciones del pasado, las fuerzas que operan en nuestro contexto actual y cómo, y cuáles son nuestras oportunidades para avanzar en nuestra agenda de la clase trabajadora. ¡La teoría revolucionaria es el escudo y la espada de nuestro movimiento!

Estrategia y coordinación

Construyendo una red de revolucionarios que puedan luchar a través de cuestiones de unidad y estrategia. Debemos buscar la unidad a través de las líneas históricas de división y trabajar para construir a través de las líneas estatales e internacionales. Esta crisis global nos ha enseñado la importancia de construir articulaciones nacionales e internacionales que tomen medidas unificadas para construir el internacionalismo de la clase trabajadora como una respuesta estratégica al imperialismo y la miseria que produce.

En los próximos meses, seguramente veremos otra erupción. Las condiciones materiales están empeorando para la mayoría de las personas. El estado sabe esto, en consecuencia, utilizarán todas las medidas de violencia y coerción para sofocar la resistencia.

Nuestra tarea es construir en preparación para ese momento, entendiendo que el proceso revolucionario ocurre en etapas, y los levantamientos son momentos clave en la historia para identificar líderes, construir y fortalecer organizaciones de nuestra clase que puedan llevarnos a la siguiente etapa en este proceso.