Mujeres y periodistas, dos décadas de alertas y crímenes impunes

Tegucigalpa (Especial Proceso Digital) – Desde hace más de dos décadas, las mujeres y los periodistas engrosan las filas de la violencia y la inseguridad, y desde que se reportaron los primeros casos, la espiral no cesa, mientras los periodistas registran más de 80 asesinatos, las mujeres triplican esas cifras en miles, haciendo de Honduras uno de los países más impunes y hostiles al respecto. 

Uno de los recientes reportes policiales sobre muerte violenta de mujeres se registra en la carretera que conduce al norte del país, cerca de San Matías, donde tres mujeres fueron asesinadas y sus cuerpos encontrados por transeúntes que caminaban en la calle de tierra de esa parte de la ciudad. El reporte señala que las mujeres fueron sacadas de su vivienda junto a cinco menores, que las montaron en un mototaxi y que los menores fueron abandonados en una zona boscosa.

La información, escueta y sin mayores elementos, es la que sale con frecuencia en torno a la muerte violenta de mujeres en el país, en donde el Observatorio de la Violencia de la UNAH señala que cada 23 horas una mujer es asesinada violentamente en esta nación centroamericana.

Muchas muertes violentas de mujeres y poca respuesta de los cuerpos de investigación.

Los femicidios se han convertido en una especie de epidemia y la alerta se empezó a generar en el 2002 cuando se reportaron 133 asesinatos de mujeres, luego en el 2003, el número se elevó a 146; 163 en el 2004, 175 en el 2005, 202 en el 2006 y 295 en el 2007, según registros de organizaciones humanitarias y de derechos humanos.

Para el año 2008, la cifra se elevó a 313 femicidios, en el 2009 las muertes fueron 363 y en el 2010 se reportaron 385 muertes de mujeres. Las cifras nunca han bajado: en el 2011 fueron 512; 606 en el 2012, 636 en el 2013; una baja en el 2014 con 531 femicidios, 478 en el 2015; 466 en el 2016; 388 en el 2017, 380 en el 2018; 406 en el 2019; 318 en el 2020, y, de enero a junio de 2021, las muertes violentas de mujeres reportan 139.

La muerte violenta de mujeres se ha convertido en una pandemia en Honduras.

Las cifras de la epidemia

Son las cifras de esta epidemia que en los últimos 19 años y medio viene reportando una víctima cada 24 horas. Un promedio de 7,035 mujeres ha sido víctimas de muertes violentas en ese lapso, la mayoría de esos crímenes están en la impunidad.

El último informe sobre impunidad de los homicidios en Honduras, efectuado por la Alianza por la Paz y la Justicia (APJ), detalla que de las más de 4,700 mujeres asesinadas en lo que va del 2010 al 2019, apenas fueron judicializados 1,818 casos, que refleja un acumulado de judicialización del 38%.

(LEER) La ONU pide más esfuerzos para proteger a los periodistas en Honduras

Honduras es uno de los países con las tasas de muertes violentas de mujeres más altas del mundo, registrando 5,348 mujeres asesinadas durante el período 2005-2017. Más de la mitad de las muertes violentas de mujeres en Honduras son femicidios, señala el informe de la APJ.

En varias masacres cometidas este año, las víctimas han sido mujeres.

Las muertes violentas de mujeres impactaron principalmente durante las edades comprendidas entre los 15 y 39 años, una edad productiva y parte importante del núcleo familiar (madres, hijas, esposas etc.)  El segundo grupo por edad más afectado fue el comprendido entre los 40 y 59 años, seguidas por el grupo entre 0 y 14 años, y, en cuarto lugar, entre 60 y más años.

Las mujeres se encuentran así en una de las franjas de mayor vulnerabilidad en cuanto a los índices de inseguridad y violencia, los crímenes en su contra se han esparcido por casi todos los 18 departamentos del país, a lo que suman las denuncias de violencia doméstica e intrafamiliar que se han disparado durante la pandemia, según las organizaciones de mujeres y del Ministerio Público.

(LEER) Urge equipo élite para investigar muerte de mujeres

A esta franja de vulnerabilidad se suma otro grupo fuertemente golpeado en igual período de más de 19 años al igual que las mujeres: se trata de los periodistas y comunicadores sociales, más de 80 han sido asesinados en ese mismo lapso de casi dos décadas.

Los otros asesinatos: los periodistas

Con menos número que las mujeres, las muertes violentas de periodistas nunca dejaron de registrarse desde el primer caso en el 2001, el único año que no reporta un asesinato de un periodista o un comunicador social es en el 2007.

Del 2001 al 2006, se produjo cada año un crimen contra un periodista, el 2007 no se reporta ninguna muerte, pero a partir del 2007, los asesinatos contra la prensa retornan para no parar hasta lo que va de 2021. En el 2008 se registra (1) un crimen, en el 2009 (4) cuatro, en el 2010 (12) doce, en el 2011 (6) seis, en 2012 (9) nueve, 2013 (6) seis; 2014 (10) diez, 2015 (11); 2016 (4) cuatro, 2017 (7) siete; 2018 (1) uno, 2019 )8) ocho, 2020 (2) y en lo que va de 2021 (1), uno. Ello hace un total de 89 periodistas y comunicadores sociales asesinados en casi dos décadas.

De ese número de asesinatos, apenas se han obtenido 7 (siete) sentencias condenatorias, y de acuerdo con el Mecanismo de Protección de Comunicadores y Periodistas, desde el 2015 ha atendido 546 solicitudes de medidas de protección, de las que se han admitido 397, permaneciendo activos al 30 de junio de 2020, un total de 197 casos, de los cuales 142 son defensores de derechos humanos, 21 periodistas, 22 comunicadores sociales y 12 operadores de justicia.

En Honduras, desde el año 2000, 90 periodistas han sido asesinados y muy pocas de las muertes han sido esclarecidas.

En materia de derechos humanos, las muertes de los periodistas y comunicadores sociales tienen un impacto directo en el ejercicio de la libertad de expresión, a tal grado que Honduras es considerado uno de los países más peligrosos del mundo para el ejercicio del periodismo.

Para el 2021, el último índice de Reporteros sin Fronteras que mide el ranking o salud de la libertad de expresión en el mundo ubica a Honduras en la posición 151 de una tabla de 180 países. La salud del periodismo hondureño no es la mejor, de acuerdo con ese reporte.

Las muertes violentas contra mujeres y contra los periodistas, dos grupos vulnerables, revelan que desde hace más de dos décadas esta espiral de violencia les viene golpeando, con picos más altos unos años, y relativamente bajos, en otros, pero nunca han parado. Los crímenes siempre están ahí y desde hace casi 20 años vienen dando una voz de alerta que se estrella y ahoga en la impunidad del país y la sed de justicia. (PD)

 

Fuente: Proceso.hn

 

Rueda de conversa rinde homenaje a las mujeres negras de América Latina y el Caribe

Intensificando la lucha por las vidas y los derechos, el encuentro incluyó reflexiones, homenajes, poesía y música

Conocido internacionalmente como el Día Internacional de la Mujer Afrolatina y Afrocaribeña, en un evento conmemorativo liderado por la Red Jubileu Sul Brasil el pasado 25 de julio, se honró además la lideresa quilombola Tereza de Benguela, símbolo de la lucha del pueblo negro por las dos décadas en las que lideró la resistencia contra la esclavitud.

En torno a esta memoria y de tantas otras mujeres negras, la Red Jubileo Sur Brasil, Cáritas Brasil y el Movimiento GRAAL organizaron una rueda de conversa el 23 de julio.

Conformaron el panel de invitadas las compañeras la socióloga Maria Sueli Rodrigues de Sousa, quien trabaja como profesora en la Universidad Federal de Piauí, en el Centro de Investigación sobre Africanidades y Afrodescendencia – IFARADÁ y en el Grupo de Investigación sobre Derechos Humanos y Ciudadanía (DiHuCi).

Margarita Valenzuela, guía espiritual maya, defensora y Coordinadora de ACONAPAMG, quien estuvo a cargo de inspirar a todos con la mística de apertura. En una hermosa noche de luna llena, la guatemalteca nos inspiró a buscar la fuerza de los ancestros que llevamos dentro, recitando versos de una oración en homenaje a la madre tierra.

La necesidad de transgredir

El siguiente y emotivo discurso de apertura fue el de Marli Aguiar. Miembro del Colectivo de Mujeres de la Red Jubileo/ Sur, la paulista también participa activamente en el colectivo “Carolinas e Firminas – Cada Día Nasce Uma”, que promueve la escritura de las mujeres negras e indígenas. En su discurso, Marli reforzó la idea de la necesidad de transgredir en un sistema que intenta silenciar a las mujeres todo el tiempo.

-Las mujeres negras sostenemos esta pirámide, tenemos el poder de sostener las luchas y hacer la diferencia, y hacer un cambio en la solidaridad, en la lucha con las mujeres indígenas y con otras mujeres también-, Marli de Fátima Aguiar, poeta y feminista.

Marli saludó a Tereza de Benguela, reina que lideró el Quilombo do Quariterê, como símbolo del largo camino ya recorrido y que continuará en el futuro, a través de las nuevas generaciones que están surgiendo. Para concluir esta reflexión, Marli recitó el poema “Transgresión”, presente en su libro “(Des)Águas e Afluentes”.

-Las palabras brotan de nuestro interior como brota el agua de la fuente que sale de las profundidades de la tierra, ebullición cristalina y fresca / Las palabras transgreden en estos tiempos que se empeñan en silenciarnos. Nuestras voces, nuestros cuerpos, nuestros placeres. / Una mujer no puede ser silenciada. / Pues nuestras voces, mujeres es ebullición, es transgresión-.

La importancia del recuerdo

Maria Sueli Rodrigues de Sousa, quien es profesora de la Universidad Federal de Piauí, en el Centro de Investigación de Estudios Africanos y Afrodescendientes (IFARADÁ) y en el Grupo de Investigación de Derechos Humanos y Ciudadanía (DiHuCi), siguió el encuentro con reflexiones sobre el concepto de raza y las divisiones irracionales que provoca en nuestra sociedad.

Recordó que este es un recurso utilizado desde el principio de los tiempos para dominar diferenciando al otro como un ser inferior. Volviendo a Sueli Carneiro, que en su tesis de doctorado discute el ser y no ser de los pueblos latinoamericanos, que sufrieron mucho bajo la excusa de “no ser”, o ser menos, humanos que los colonizadores y su cultura europea. Estos estándares de afirmación de la cultura occidental se mantienen hasta hoy, midiendo a toda la sociedad con una regla que sólo sirve para perpetuar las presiones capitalistas de la competitividad.

-¿Quién es la persona que más aparece en los peores indicadores de Brasil, o de cualquier lugar, en América Latina, África y toda Europa? ¿Quién es? Son las mujeres negras, estas mujeres negras expresan la cultura occidental y que estamos encantados con esta cultura occidental, pensando que si nos esforzamos ganaremos en la vida. Muy buen poema leído anteriormente. Tenemos que desobedecer a esta cultura occidental, y tenemos que desobedecerla en todas partes-, dijo Maria Sueli.

La profesora reforzó que no hay lugares en nuestra sociedad donde se ignore el color de la piel. Para ella, es necesario que el movimiento feminista acoja la reivindicación de la diversidad de las mujeres negras e indígenas aquí en Brasil.  Que se construya otra visión colectiva, en la que estas mujeres se incluyan en este nuevo pacto de nación.

La samba y sus raíces

Como un gesto hacia esta reconstrucción, la rueda de conversa continuó con una revisión de la memoria de los principales sambistas brasileños. La samba, que durante mucho tiempo fue una expresión reprimida, excluida y criminalizada, es una de las principales fuerzas de la cultura brasileña. E incluso cuando se aceptaba, relegaba a las mujeres negras, lo que provocaba una eliminación de sus historias, como explicó Mary Guimarães, miembra del Movimiento GRAAL en Brasil y responsable de esta investigación sobre la samba brasileña.

-También somos compositores, instrumentistas y cantantes: es un gran avance. Y aquí encontraremos, y quiero rendir homenaje esta noche a nuestros antepasados y entre ellos que ya no están con nosotros, pero que se convirtieron en estrellas, están encantados: Tia Ciata, Dona Ivone Lara, Clementina de Jesús, Jovelina Pérola Negra, Clara Nunes. Y tenemos aquí a las que nos inspiran, porque están con nosotros y hacen que nuestro repertorio sea más rico: Leci Brandão, Alcione Martinália, Elza Soares, Teresa Cristina, Mariene de Castro, Nilze Carvalho, Dona Inah, Geovana, Gloria Bomfim, Fabiana Cozza y la lista podría seguir seguro-, dijo Mary Guimarães.

María también comentó el origen de la samba, un ritmo que nació en Brasil, pero que tiene sus referencias en gente que vino del Congo, Angola, Mozambique, Guinea, poblaciones que llegaron a Pernambuco, Bahía y Río de Janeiro y quienes trajeron su fuerza de trabajo, su cultura, su forma de rezar, su forma de celebrar y su forma de festejar.

La actividad se desarrolló en formato virtual, contó con interpretación simultánea en español y portugués.

La “Rueda de Conversa sobre la afirmación de la mujer negra latinoamericana y caribeña.” es parte de la acción Protagonismo de la Sociedad Civil en las Políticas Macroeconómicas que busca promover espacios de debate, acción y voz de la sociedad civil con organizaciones de 10 países donde opera la Red. La iniciativa está cofinanciada por la Unión Europea.

 

Por Marcos Vinicius dos Santos | Red Jubileo Sur Brasil

Supervisado por Jucelene Rocha

Traducción al español: Jubileo Sur Américas

#LaUsinAcoso

Campaña de sensibilización en contra del acoso sexual en las universidades de Ecuador.

El acoso sexual es un tipo de violencia de género que ocurre en sociedades patriarcales como Ecuador. Este problema afecta la vida de las personas en todos los ámbitos sociales, públicos y privados.

Queremos una vida universitaria libre de acoso sexual, por ello es necesario concientizar a estudiantes, docentes y al personal administrativo y de servicios sobre todas las conductas agresoras consideradas como acoso sexual.

Desmitifiquemos el acoso, compartamos conocimientos y promovamos la participación de todxs para frenar y erradicar el acoso sexual de nuestras instituciones.

Te compartimos una serie de podcast donde encontrarás información y testimonios con alto valor simbólico y liberador.

#Infórmate #Involúcrate #Denuncia

Fuente: Radio Temblor