Nota de protesta contra los ataques perpetrados contra la SOFA, orquestados por grupos armados acompañados por autoridades locales y actores a sueldo del sector privado de los negocios

Miércoles 24 de junio de 2020, por Ricot Jean Pierre

La Plataforma Haitiana de Defensa por un Desarrollo Alternativo (PAPDA) denuncia vigorosamente el brutal y sangriento ataque perpetrado por un grupo armado a sueldo de un miembro del sector privado y autoridades locales contra los locales de la Granja/Escuela de la Solidaridad de Mujeres Haitianas (SOFA) situados en la Comuna de Saint-Michel de l´Attalaye. La PAPDA quiere también aportar toda su solidaridad a la clase campesina, en particular a las campesinas, que sufren violentos acaparamientos de sus tierras en el marco de una política gubernamental tendiente a reforzar el agro-negocio mono exportador en el país.

En efecto, desde hace ya algún tiempo, las campesinas, miembros de la SOFA en la Comuna de Saint-Michel de l´Attalaye sufren amenazas y asaltos de grupos armados, ligados a sectores económicos, que quieren acaparar sus tierras para establecer mono cultivos de exportación en la zona. Desde el año 2017, la SOFA ha establecido una Granja/Escuela en un campo de 12.9 has., sobre la base de un Acuerdo firmado con el Ministerio de Agricultura, de los Recursos Naturales y del Desarrollo Rural (MARNDR), con el acompañamiento del Instituto Nacional para la Reforma Agraria (INARA). Esta Granja/Escuela sirve de punto de apoyo y reforzamiento de las capacidades de las campesinas para contribuir al desarrollo de la Agricultura familiar agro-ecológica en el país, y el reforzamiento de la soberanía alimentaria.

Según informaciones confirmadas por algunas de las víctimas, el Jueves 17 de junio último pasado, el Coordinador del CASEC (Consejo de Administración de la Sección Comunal) de la 8va. Sección Comunal, Jean Gesner, alias Johnny, acompañado de alrededor de 25 miembros de un grupo armado a sueldo, ha orquestado violencias en contra de las personas que se encuentran en la Granja administrada por la SOFA, hiriendo así a varias personas, destruyendo estructuras de base de la Granja. Las víctimas también han denunciado la participación del ex ministro de Agricultura del PHTK, el Agrónomo Fresner Dorcin, quien sería el administrador de un proyecto, impuesto por el “hombre de negocios”, André Apaid Jr., que debería extenderse sobre una superficie de más de 6.000 has. en  Savane Diane donde se sitúa la Granja/Escuela de la SOFA.

La PAPDA constata que, desde 2011, y en el marco del Plan Estratégico para el Desarrollo de Haití (PSDH) elaborado por las instituciones internacionales e impuesto al país, sectores económicos y políticos, ligados al régimen del PHTK, se dedican en todo el país a violentos acaparamientos de tierras ocupadas por campesinos y campesinas, en el marco de la imposición de mono-cultivos de exportación, de zonas francas industriales de explotaciones mineras en provecho de empresas trasnacionales. Estas acciones que recuerdan extrañamente los métodos utilizados al principio del año 2012 por el actual Presidente para implantar su plantación de bananas en el Nordeste (AGRITRANS), prueban una vez más que nos encontramos en presencia de una estrategia de destrucción de las bases de la economía campesina que es la única que favorece la creación y la redistribución de la riqueza en el país, protegiendo al mismo tiempo el medioambiente del mismo. En el marco de ese Plan a través de todo el país, los campesinos y las campesinas de Haití están bajo el fuego de violentos e ilegales acaparamientos a los cuales se asocian hombres políticos, hombres de negocios, oficiales judiciales, agentes de la Policía Nacional de Haití (PNH). Casos similares a la situación de la SOFA se han producido y siguen produciéndose en todo el país. El Movimiento Campesino de Terrier-Rouge (MPTR), el Movimiento Campesino del Grand Bassin (MPGB), los Pequeños Plantadores en la zona de Trou-du-Nord y Caracol, las campesinas y los campesinos de la Llanura de Maribahoux, las campesinas y los campesinos del Plateau Central, en el Noroeste, en Limonade en el Norte…son, entre otros, algunos ejemplos del avance de ese Plan tramado en contra del campesinado haitiano. Recordamos que al principio del siglo XX, particularmente en el periodo de la ocupación norteamericana de Haití, esta política ha sido aplicada en contra del campesinado haitiano con la voluntad de explotar la fuerza de trabajo de las campesinas y los campesinos transformados en obreros agrícolas y con la imposición del trabajo forzado.

La PAPDA constata y denuncia la voluntad del régimen del PHTK de trabajar por la desaparición del campesinado haitiano a favor de empresarios agrícolas en el marco del proceso de la economía campesina y la imposición de una política agrícola desconectada no solamente de la estructura agraria del país, sino también de las aspiraciones de la mayoría del campesinado haitiano. Hasta hoy, el campesino haitiano es el motor principal de la economía haitiana tanto por su contribución en el marco de la producción alimentaria como por su posición estratégica en toda planificación apuntando a la soberanía alimentaria y la protección del medioambiente del país.

La PAPDA considera que los actos de violencia perpetrados en contra de las mujeres de la SOFA en Saint-Michel de l´Attalaye son la extensión de las acciones llevadas en distintos lugares del territorio contra las campesinas y los campesinos de Haití y tienden a reforzar un Estado anti-campesino al servicio de una clase poseedora antinacional rehusando el acceso a la tierra a los trabajadores agrícolas.

Ante esta situación, la PAPDA recomienda:

  • Que una rápida investigación sea llevada a cabo por las autoridades judiciales y policiales para fijar las responsabilidades y castigar a los culpables de esos actos reprensibles;
  • Que el Ministerio de Agricultura de los Recursos Naturales y del Desarrollo Rural (MARNDR), a través del Instituto Nacional para la Reforma Agraria (INARA), tome todas las medidas necesarias para garantizar el derecho de la SOFA de disponer de esas tierras y seguir con la valorización del espacio de la Granja/Escuela que asegura la formación de varios cuadros campesinos para reforzar las experiencias agro-ecológicas, conforme al Acuerdo firmado con el Estado haitiano durante el año 2017;
  • Que el INARA asuma su misión y se ocupe de todos los casos donde las campesinas y los campesinos son víctimas de violencias para evitar el acaparamiento de sus tierras en provecho de actores políticos o del sector de negocios en violación de los Derechos Humanos, en particular del derecho a la tierra, para así asegurar la defensa de los intereses estratégicos de la economía campesina;
  • Que el Ministerio de Agricultura y de los Recursos Naturales y del Desarrollo Rural (MARNDR), de conformidad con los movimientos campesinos, las cooperativas agrícolas, y otros sectores del medio rural, defina una política agrícola favoreciendo el desarrollo de la agricultura familiar campesina agro-ecológica;
  • Que los sectores vitales de la nación comprendan el carácter estratégico de Savane Diane y de los espacios presentando las mismas características eco-sistémicas que deberían beneficiar de importantes inversiones y que tienen todas las potencialidades necesarias para que el país pueda alcanzar la soberanía alimentaria.

A las organizaciones y los movimientos campesinos del país, la PAPDA cree necesario:

  • Movilizarse y manifestar su solidaridad con la SOFA para que esta organización pueda obtener justicia y reparación por los daños causados no solamente a nivel humano sino también a nivel de las infraestructuras de la Granja/Escuela feminista;
  • Lanzar y desarrollar movimientos de solidaridad y brigadas de vigilancia a través de todo el país para hacer fracasar las políticas anti-campesinas y enfrentar las violencias ejercidas contra el campesinado por las trasnacionales y el sector voraz haitiano de los “negocios”;
  • Desarrollar sinergias y articulaciones para bloquear el camino del proyecto anti- campesino que tiende a consolidar las bases del sistema de explotación y de marginalización del campesinado haitiano;
  • Definir estrategias de respuesta a los violentos acaparamientos/despojos de tierras, tomando como ejemplo la experiencia del Movimiento de los Sin Tierra (MST) de Brasil para consolidar las bases de la economía campesina.

¡Viva la lucha de las campesinas por el derecho a la tierra y la soberanía alimentaria!
¡Viva la lucha de las campesinas haitianas!

¡La Agroecología, única alternativa ante la inseguridad alimentaria y los problemas ambientales!

Ricot JEAN PIERRE

Director de Programa

Haiti no MINUSTAH: Volvió el silencio en el olvidado Haití

Haití requiere con urgencia el comprimiso de todos nosotros, para que sus niños, niñas y adolescentes puedan tener un desarrollo pleno, ausente de violencia y miseria.

Haití requiere con urgencia el comprimiso de todos nosotros, para que sus niños, niñas y adolescentes puedan tener un desarrollo pleno, ausente de violencia y miseria. AMÉRICA SOLIDARIA HAITÍ

Pasaron dos semanas y volvió el olvido sobre un pueblo catalogado por el presidente de EE UU como un “hoyo de mierda”. Aún 10 años después de la tragedia del terremoto de Haití del 2010, miles de personas siguen alojadas en barracas. En Puerto Príncipe, la gestión de los espacios habitados y habitables sigue sin estar normalizados por un gobierno completamente ausente.

MÁS INFORMACIÓN

Esta semana la inestabilidad y las protestas han detenido nuevamente al país. Recientemente, el periodista Jacobo García hacía un crudo análisis y nos recordaba las palabras de algunos expertos como Edmond Mullet (ONU) y de Ricardo Seitenfuns (OEA). ¿Pero le importa realmente Haití a alguien? ¿Le preocupa y ocupa a la ONU y a la OEA? La primera se encuentra sin capacidad ni voluntad para dar continuidad a un apoyo de desarrollo integral de largo aliento que se requiere. La segunda vive hace tiempo centrada en la agenda política de su secretario general donde Haití no existe (al parecer comparte los dichos de Donald Trump).

El caos en la construcción de algunos barrios llegó a colorearse, como Jalousie en Petion Ville, en vez de regularse para hacer de las viviendas espacios dignos con servicios adecuados. Es cierto, quedaron más bonitos, pero no dignos. Se ven folclóricos, pero muchas de esas casas continúan en condiciones inhumanas. ¿Importará esto a quienes hoy llegan y colaboran allí?

El terremoto dejó otra huella que reconfiguró las ciudades de Haití. Es el caso de lo sucedido con Canaán, Corail y Onavil, barrios de la periferia de Puerto Príncipe, que surgieron tras el desastre que obligó a un millón y medio de personas a desplazarse. Viven en ellos cientos de miles de personas que llegaron en medio de la emergencia y que hoy, 10 años después, no cuentan con agua, corriente eléctrica, caminos asfaltados, centros de salud, ni colegios para todos los niños que ahora nacen allá. Los nuevos espacios sin servicios ni seguridad son donde el Estado está ausente y las pandillas han instalado ya su violento gobierno.

Mucho se está leyendo estos días sobre la situación de Haití. Muchas críticas a un gobierno incapaz, muchas dudas sobre la eficacia de la ayuda de las organizaciones internacionales, organismos de las Naciones Unidas y de los gobiernos amigos que en 10 años no han sido capaces de lograr los resultados que debieran haberse dado con los millones y millones de dólares invertidos en la reconstrucción. ¿Por qué?

Haití heredó una enorme deuda por haber sido la primera república independiente del colonialismo europeo, una deuda que ha marcado el curso de su historia. El precio del reconocimiento diplomático la independencia significó una indemnización de 150 millones de francos (17.000 millones de euros a nuestros días) y un arancel del 50% de reducción a las importaciones francesas. Una deuda que se terminó de pagar luego de 122 años, en 1947.

El caos en la construcción de algunos barrios llegó a colorearse, como Jalousie en Petion Ville. Si bien quedaron más bonitos, más folclóricos, no son más dignos.

El caos en la construcción de algunos barrios llegó a colorearse, como Jalousie en Petion Ville. Si bien quedaron más bonitos, más folclóricos, no son más dignos. LËA-KIM CHÂTEAUNEUF FLICKR

Desde entonces, Haití ha sufrido ocupaciones de EE UU, golpes de Estado, una dictadura de más de 30 años, acuerdos comerciales internacionales que beneficiaban la eliminación de las reservas de los países de origen y acabó con su sector productivo, políticos corruptos… En Haití han ocurrido y ocurren, además de las naturales, un sinfín de catástrofes provocadas por la mano humana, no solo interna sino también externa. Hoy en Haití se disimula una política injerencista a través de la ayuda internacional que fomenta su dependencia y que no cumple con su compromiso de desarrollo, autodeterminación y justicia.

Es conocido de forma general que cuando se trata de las inversiones en ayuda humanitaria es el mismo país que concede los apoyos. Además, que una parte importante de las ayudas se quedan en las marañas administrativas, no llegando nunca a la isla. Otros gobiernos u organizaciones, más hipócritas, nunca colaboraron en lo que prometieron y luego usaron pretextos baratos para deshacer lo prometido. A veces de forma escandalosa se publica una noticia respecto a ello que en breve se esfuma como un fuego artificial.

¿Cómo confiar en los instrumentos de los organismos internacionales que son capaces de conceder validez a unas elecciones presidenciales que unas semanas más tarde se declaran nulas por fraude? Incluso con la llegada de observadores oficiales de cada rincón del planeta. Todo esto es muy dudoso y sucedió en Haití hace cinco años, pero ahora sucede en otros países de América Latina con colores políticos diversos (como Nicaragua y Honduras).

Lo que pasa en Haití es responsabilidad no solo de los propios haitianos. Es tan flagrante el hecho de la dependencia en la que el resto de países les hemos sumido, que la responsabilidad es también de todos y cada uno de nosotros. Y en nosotros está cambiar el rumbo de esta pobreza, miseria y vulnerabilidad que sufre la mayor parte de la población de Haití, sobre todo de sus niños y adolescentes que en justicia merecen un desarrollo pleno, ausente de violencia y miseria. Esto requiere la urgencia de un compromiso a largo plazo, de una proximidad con el pueblo haitiano permanente, de una co-construcción paciente y transparente y de una profunda preocupación por la dignidad de las personas que lo habitan, sin humillarnos ni denostarlos más.

Benito Baranda es director de América Solidaria y Olga Regueira es directora ejecutiva de América Solidaria Haití

https://elpais.com/elpais/2020/02/09/3500_millones/1581263325_610540.html

Fuente: Haití no MINUSTAH

Haití no MINUSTAH: Gobierno y oposición de Haití retoman diálogo

Desde noviembre pasado, Haití experimenta una tregua en las protestas, tras dos meses de movilizaciones en todo el país.

Desde noviembre pasado, Haití experimenta una tregua en las protestas, tras dos meses de movilizaciones en todo el país. | Foto: Nodal

 

Telesur,  8 febrero 2020

Las principales demandas de la oposición son la renuncia de Jovenel Moise y la instauración de un gobierno transitorio o la realización de elecciones anticipadas.

Tal como se había anunciado, el Gobierno y la oposición haitianosreanudaron este viernes el diálogo para dar solución a la crisis sociopolítica que atraviesa el país tras la incapacidad de llegar a acuerdos concretos a través del diálogo sostenido en enero pasado.

LEA TAMBIÉN:

Gobierno de Haití insta a continuar diálogo con la oposición

Ahora se reanudan las conversaciones, con el antecedente de haber interrumpido los debates debido a la falta de consenso respecto a temas como la gobernanza y el tiempo de mandato establecido para el cargo de presidente.

A pesar de ello, oposición y Gobierno concordaron en la necesidad de conformar una nueva Constitución.

En estos momentos los mayores reclamos de la oposición son la renuncia del mandatario Jovenel Moise y la instauración de un gobierno transitorio o la realización de elecciones anticipadas.

En paralelo a la reanudación del diálogo, la plataforma opositora Sector Democrático y Popular, anunció que volverían las movilizaciones antigubernamentales para exigir la renuncia del presidente, a pesar del proceso de diálogo entablado este viernes en la nación caribeña.

Desde noviembre pasado, Haití experimenta una tregua en las protestas, tras dos meses de movilizaciones en todo el país y el despliegue de la operación Peyi Lok, que incomunicó la capital y otras urbes.

Este 7 de febrero, fecha escogida para reanudar el diálogo, los haitianos festejan un aniversario más de la caída de la dictadura del presidente Jean Claude Duvalier, quien gobernó entre 1971 y 1986. En aquella época la revolución popular logró sitiar al dictador y forzar su fuga.

 

https://www.telesurtv.net/news/gobierno-oposicion-haiti-retoman-dialogo-20200207-0034.html

 

Fuente: Haiti no MINUSTAH

UN TRIBUNAL POPULAR JUZGARÁ LOS CRÍMENES DE LA MINUSTAH EN HAITÍ

Luego de cuatro días de debate, análisis e intercambio de experiencias, los casi 200 participantes del Coloquio Internacional “Ocupación, soberanía, solidaridad” anunciaron la construcción de un tribunal popular. Dicho tribunal tendrá la tarea de evaluar y juzgar los 15 años de ocupación internacional en Haití, así como promover los procesos de desocupación, justicia y reparación para todas las víctimas de la represión, la violencia sexual y el cólera introducido por parte de las tropas de ocupación.

La cuarta y última jornada de trabajo finalizó con un conversatorio convocado por la organización Solidaridad de las Mujeres Haitianas (SOFA) denominado “Argentina-Haití, intercambio de experiencias feministas en contextos de dictadura”. Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora y Danielle Magloire, coordinadora del Colectivo contra la Impunidad, compartieron la experiencia de resistencia de las mujeres contra los regímenes dictatoriales en sus respectivos países. A continuación, las delegaciones nacionales e internacionales, así como las organizaciones de las víctimas del cólera, se movilizaron en la capital Puerto Príncipe para visibilizar la continuidad de la impunidad.

Por la tarde, el trabajo en talleres ofreció en primer lugar un balance sobre los procesos de solidaridad desarrollados en las últimas décadas por diversas organizaciones, movimientos sociales y comités de solidaridad. Por último, fueron analizadas y debatidas una serie de iniciativas concretas en el terreno político, financiero y comunicacional para poner en pie el Tribunal Popular, el que entrará en funciones el año entrante con el concurso del pueblo haitiano, sus organizaciones, y todas las fuerzas sociales activas y solidarias del mundo.

#DesocupaciónReparaciónJusticia

 

 

Con el auditorio lleno, finalizó la tercera jornada del Coloquio Internacional “Ocupación, soberanía, solidaridad: hacia un tribunal popular sobre los crímenes de la MINUSTAH en Haití”.

Por la mañana, la primera intervención abordó los fenómenos de violencia sexual asociados a la ocupación internacional, así como las luchas feministas en defensa de los derechos de las mujeres y la soberanía nacional. A continuación, especialistas haitianos del campo de la salud presentaron un análisis documentado sobre los orígenes y efectos devastadores de la epidemia de cólera introducida por los Cascos Azules, en el marco de las debilidades del sistema de salud en el país.

Luego fue presentada la campaña definida en la Asamblea de Pueblos del Caribe sobre “Deuda y reparación para los pueblos de Haití y Puerto Rico”, lo que estuvo a cargo Nora Cortiñas, fundadora de Madres de Plaza de Mayo en Argentina; Hilda Guerrero, coordinadora de Comuna Caribe en Puerto Rico; Beverly Keene, de Diálogo 2000; Camille Chalmers, coordinador general de PAPDA y animador del Coloquio; y Robin Delobel, especialista en deudas del tercer mundo y miembro de CADTM.

Por la tarde, otros paneles pusieron el foco en la justicia transicional y en la experiencia de diferentes tribunales populares desarrollados en diferentes naciones, ofreciendo también una lectura general sobre la coyuntura continental. Intervinieron aquí delegados y delegadas de Estados Unidos (Opal Tometi de Black Lives Matter y Natacha Lycia Ora, jurista y especialista en derecho internacional), Trinidad y Tobago (Kandis Sebro, dirigenta sindical de OWTU), y Brasil (las juristas Kenarik Boujikian y Charlot Back, así como el profesor Ricardo Seifenfus).

▶ Facebook: https://web.facebook.com/reparation.justicehaiti.7

#Desocupación #Reparación #Justicia

Haiti no MINUSTAH: Tribunal popular analiza presencia de Naciones Unidas en Haití

Puerto Príncipe, 7 dic (Prensa Latina) El coloquio internacional Ocupación, soberanía y solidaridad, abre hoy sus puertas en Haití para analizar las consecuencias de 15 años de presencia ininterrumpida de Naciones Unidas en el país.
El evento que pretende ser un tribunal popular sobre los ‘crímenes’ de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilidad (Minustah), busca examinar las consecuencias de este periodo (2004-2017) sobre la sociedad haitiana, y cuestionar el ‘fracaso’ de los objetivos presentados en las resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad de la ONU.

La Minustah arribó a Haití en junio de 2004 para sustituir a la Fuerza Multinacional Provisional, desplegada en febrero de ese año.

Unos 10 mil efectivos de 40 países con presupuestos que en ocasiones superaron los 600 millones de dólares se diseminaron en todos los territorios, con el supuesto de pacificar el país, tras el segundo golpe de Estado contra el presidente Jean Bertrand Aristide.

Expertos coinciden en que la presencia militar del organismo internacional empeoró varios aspectos de la crisis social en Haití, en especial con la introducción del cólera, una cepa proveniente de Nepal, que oficialmente cobró unas 10 mil vidas, aunque algunos analistas triplican esa cifra.

El coloquio también busca los mecanismos que permitan juzgar y establecer responsabilidades en las víctimas de la epidemia, y lograr que la ONU indemnice a las familias damnificadas.

Un centenar de organizaciones, movimientos sociales, plataformas haitianas y 25 invitados internacionales, se dan cita en esta capital, para también valorar los procesos de solidaridad manifestados a favor del pueblo en su lucha para la desocupación durante los últimos 15 años.

jcm/ane

 

Fuente: Haiti no MINUSTAH