Jubileu Sul Brasil lança caderno de estudo Religião e Política: vamos falar sobre isso?

A publicação é fruto de um processo de reflexão coletiva e conta com texto final da teóloga feminista, Nancy Cardoso.

Motivar uma reflexão responsável e independente sobre a religião e sua relação com a política, torna-se cada vez mais importante na atual conjuntura brasileira. São pastores, pastoras, padres, reverendos, reverendas, membros dos poderes constituídos e muitas outras figuras públicas envolvidas ‘juntas e misturadas’ nessa seara complexa da vida cotidiana”. Este é um trecho da apresentação do caderno de estudo Religião e Política: vamos falar sobre isso?, nova publicação da Rede Jubileu Sul Brasil.

Diante do cenário de crescente influência de personalidades conhecidamente ligadas a igrejas no campo político, da ascensão de movimentos articulados de lideranças religiosas para aumentar seu espaço de poder em todas as esferas da conjuntura política, econômica e social, faz-se necessário uma reflexão dos impactos que esse movimento traz para a democracia no Brasil.

Com essa motivação, a Rede Jubileu Sul Brasil lança, no dia 27 de setembro, às 19h30, o caderno de estudo Religião e Política: vamos falar sobre isso?, com transmissão ao vivo pelo facebook e Youtube da entidade.

A atividade contará com a participação da teóloga feminista Nancy Cardoso; da autoridade civilizatória da tradição de matriz africana e afrodiaspórica do Batuque do Rio Grande do Sul, Ìyá Sandrali de Òsún; e do teólogo, professor, ator, escritor e poeta, Henrique Vieira. A mediação do encontro será da educadora popular, economista e articuladora do Jubileu Sul Brasil, Sandra Quintela.

A publicação

Com este caderno de estudo, a Rede Jubileu Sul quer contribuir com o debate necessário sobre a relação cada vez mais próxima entre a religião e a política. 

O texto apresenta conceitos fundamentais para a reflexão sobre religião e política, bem como coloca em questão a máxima “religião e política não se discute”.  Laicidade do Estado e liberdade religiosa; fundamentalismo religioso; orientação religiosa, esfera pública e direitos humanos; religião como graça e gravidade na política; são temas que integram o caminho proposto por esta reflexão. A abordagem faz ainda uma retomada histórica e crítica a respeito dos movimentos de resistência e revoltas de populações dominadas no Brasil: Revolta dos Malês, Canudos, Jurema e Revolta dos Muckers.

Além da distribuição impressa, a publicação ficará disponível na biblioteca do site do Jubileu Sul Brasil

“O texto é também uma injeção de ânimo que aponta para o esperançar presente nas teias que são tecidas nas expressões da luta e da fé dos povos da terra, das águas e das florestas, experiências com potencial para nos ajudar a re-imaginar e re-significar a resistência a toda e qualquer forma de fundamentalismo, fortalecendo as lutas articuladas, ecumênicas e plurais, afirmando nossa confiança no povo, no poder inventivo e transformador de suas organizações”, destaca a apresentação da publicação.

“Em 2019 realizamos o seminário ‘Conjuntura Nacional: Como anda a luta de classes no Brasil e na América Latina?’.  Ao construir sua pauta, vimos que seria necessário incluir o tema.  Convidamos a teóloga Nancy Cardoso e a antropóloga Jacqueline Moraes Teixeira para contribuir nesta reflexão.  A partir da sistematização dessa mesa, com a contribuição do jornalista Paulo Victor Melo, Nancy Cardoso deu a roupagem final para o texto que ficou maturando ao longo desse tempo e que ganha importância singular com o atual cenário político no Brasil”, aponta outro  trecho da publicação, fruto de um processo coletivo.

Além da distribuição impressa, a publicação ficará disponível na biblioteca do site do Jubileu Sul Brasil, onde também é possível acessar outros cadernos de estudo já publicados.

 

Fuente: Rede Jubileu Sul Brasil

Es hora de organizar las luchas contra el hambre, la deuda y las viejas prácticas neoliberales

Con la pandemia afectando a los sectores más vulnerables, la respuesta de muchas naciones de América Latina, Mesoamérica y el Caribe ha sido préstamos y más préstamos, además de la expansión de las actividades extractivas y la manifestación intensificada de este poder patriarcal, profundamente arraigado en una visión masculina que se expresa tanto en el manejo de la crisis provocada por el Covid-19 como en el incremento del feminicidio y la violencia contra las mujeres en este período.

En la región andina, Pedro Castillo acaba de asumir la presidencia del Perú y, aunque demuestra ser el mejor para hablar desde los pueblos, su discurso ya ha señalado que no hará cambios en los sectores extractivos. Nombró para Minas y Energía a un ministro alineado con la minería, Iván Merino, quien habla de un “nuevo pacto” con el sector, en diálogo con las empresas. Por otro lado, avanzan los pasos de una asamblea constituyente que sepulta el legado del dictador genocida Alberto Fujimori. En su discurso inaugural, Castillo garantizó que pronto presentará un proyecto de ley para cambiar la constitución peruana.

En Colombia, las protestas contra el gobierno del presidente Iván Duque parecen dejar de ser visibles, pero, sobre todo, los jóvenes siguen movilizados. Si bien pueden enfriarse, estos procesos de movilización social son semillas y dejan un espíritu combativo en la región, teniendo además el rol de provocar debates internos en las organizaciones sobre qué hacer y los caminos a seguir en la lucha popular por los derechos.

Fascismo estratégico

En Ecuador, hace apenas dos meses que asumió el cargo el empresario Guillermo Lasso y el panorama político debería aclararse en las próximas semanas, pero ya ha demostrado que está trabajando para expandir el sector minero y petrolero, sin grandes cambios en cuanto a la economía. folleto neoliberal.

Hay un agravante que nos trae desafíos de alerta y acción. Al mismo tiempo que lleva a cabo su proyecto neoliberal, Lasso gana legitimidad con el avance de la vacunación en un país donde ya se han inmunizado 12 millones de los 17 millones de habitantes mayores de 16 años, lo que tiende a entorpecer o retrasar la reacción popular contra las políticas neoliberales del presidente ecuatoriano. Lo que ves es una derecha fascista, pero no sin inteligencia, al contrario, con estrategias que son más difíciles de combatir.

Las privatizaciones continúan en varias partes de nuestra región de América Latina y el Caribe, como fue el intento frustrado de la lucha popular por privatizar el agua en El Salvador, o en el sector salud en varios países, o incluso en el sector eléctrico en Brasil, que impacta directamente el país vecino, Paraguay, con la Central Hidroeléctrica Itaipu / Yacyterá. Y por si fuera poco los bancos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) continúan poniendo en práctica la cartilla privatizadora de pueblos y territorios.

En el Cono Sur, las investigaciones del gobierno sobre la compra de vacunas y otras medidas contra el Covid-19 profundizan el desgaste de Jair Bolsonaro en Brasil. Las encuestas muestran un declive en la popularidad de Bolsonaro y el juicio político es urgente, pero los actuales congresistas (el llamado “centro”) continúan maniobrando para que esta no sea la agenda principal.  En las calles hubo más protestas el pasado 24 de julio en todo el país, pero la participación popular se ha visto erosionada por cuestiones internas que afectan a parte de los actores involucrados. Como en las elecciones municipales de hace dos años, una parte de los partidos y movimientos de izquierda están más preocupados por la elección de 2022. proyecto que representa.

Es hora de organizar las luchas porque hay muchas señales de crímenes, las clases medias quieren una tercera vía y mientras tanto la gente se muere de hambre, frío, sin techo y con el virus de Covid. Solo el 40% de la población tomó la primera dosis de la vacuna y el 19% la segunda dosis. Lo que significa afirmar, según estudios de centros de investigación, que la mayoría de la población de la periferia, las mujeres negras e indígenas, más empobrecidas, no tenían acceso a la vacuna, privilegio de clase media y urbana.

Brasil vuelve al Mapa del Hambre de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO); El invierno provoca la muerte de personas por el frío, y familias enteras que viven en las calles por falta de ingresos para las facturas básicas, como agua, energía, alquiler, es una triste realidad. Los pueblos indígenas continúan luchando contra el cambio en la legislación de demarcación y el regreso a clases presenciales complica el escenario porque el gobierno, que privilegia el intercambio de dinero sobre todas las formas humanas de sostener la vida, actúa como si toda la población de más de 200 millones de habitantes ya estuviera inmunizada.

En Argentina, el tema de la deuda volvió a tomar un gran protagonismo en la agenda, con una población en protesta en contra de la “reestructuración” de la deuda acordada el pasado 20 de julio con el FMI y que transferirá más de 3.300 millones de dólares al gobierno argentino de Alberto Fernández, nuevamente a costa de las medidas de austeridad impuestas por el FMI que mantienen al país de rodillas para saldar deudas. Cuando se firmó el acuerdo anterior con el FMI, en 2018, la pobreza en el país creció del 26% al 36% y actualmente alcanza al 58% de los mayores de 14 años.

Pandemia agrava las migraciones y el feminicidio

 En Mesoamérica, el pueblo de Nicaragua por un lado tiene las tasas más bajas de contagio por Covid-19 y un manejo de la pandemia considerado responsable, por otro lado, es la tasa más baja de vacunación de la población en comparación con El Salvador. Políticamente, una situación delicada, no a nivel interno, sino a nivel internacional, porque se aprobó una ley mediante la que se están investigando a personas por casos de lavado de dinero. Lo que se maneja hacia afuera es que se llevaron preso a candidatos opositores de Daniel Ortega, sin embargo, las personas investigadas no tienen una candidatura registrada en ningún partido que correrá en las elecciones de nov del 2021.

Además, lo que ya se siente internamente son las medidas de bloqueo que EEUU ya viene imponiendo a través de la Ley Nica-Act (Ley de Condicionalidad de Inversiones de Nicaragua, de gobierno Donald Trump que veta préstamos para Nicaragua), intentando llevar al país a una crisis económica, con el aumento del desempleo y esto ocasiona que migración y extranjería esté siempre llena, ya que las personas están migrando.

El gobierno implementa diferentes programas sociales como estrategia de seguridad alimentaria, que es lo que ha frenado la crisis y no se ha llegado al extremo de que la población se enfrente a una hambruna, aunque no se sabe durante cuánto tiempo el gobierno podrá mantener estos programas. Desafortunadamente, se observa un incremento de la violencia hacia las mujeres en términos feminicidios que, aunque no se compara con los altísimos índices de México, Guatemala, Honduras y El Salvador; sigue siendo una alarma y un tema delicado a nivel de la región.

El pueblo no acepta más a un gobierno con casos de corrupción confirmados -incluso la malversación de fondos para supuestas compras de vacunas que no llegaron- se ha realizado paro nacional en Guatemala. En El Salvador el gobierno sigue en una relación contestataria con el gobierno de EEUU y se ha aprobado el nuevo marco jurídico para el tema ambiental.  Es el gobierno que tiene más cantidad de población vacunada contra el Covid-19 en toda la región, ya que gracias a sus nuevas relaciones con China recibió una donación suficiente de vacunas, a diferencia de Honduras y Guatemala donde la inmunización es mínima.

En México, la situación de correlación de fuerzas con EEUU impacta en la profundización del desempleo, ya que el gobierno mexicano sigue aliado con EEUU en casi todo – aunque su discurso sea de otra narrativa. Nada ha cambiado en cuanto a las políticas extractivistas y México es el cuarto país con más muertes por Covid-19 en América Latina, aunque ya ha logrado vacunar a un buen porcentaje de su población.

El tema del magnicidio de Jovenel Moïse es el mayor y principal tema de debate a nivel nacional en Haití, donde la movilización es fuerte y es importante poder hacer acompañamiento.  En cuanto a las protestas populares en Cuba, las movilizaciones son parte del proceso interno y no se pueden ignorar los efectos del fuerte bloqueo que ha afectado al país durante tanto tiempo. Es necesario seguir respetuosamente lo que viene sucediendo y mantener la lucha contra el bloqueo y las políticas de represalia de Estados Unidos, que son los verdaderos responsables de las dificultades que enfrentan el pueblo cubano.

Por la justicia, en la defensa de los derechos humanos y de la naturaleza, continuamos con el desafío fundamental de juzgar y condenar a los autores intelectuales del asesinato de Berta Cáceres -banqueros, agroindustriales, empresarios- tal como lo condenó la Corte Suprema de Honduras a David Castillo. Asimismo, en este período tenemos movilizaciones que marcan un año de la desaparición forzada de jóvenes garífunas de del Triunfo de la Cruz. ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos y lo antes posible!

¡No debemos, no pagamos!

Somos los pueblos, los acreedores.

Comité de Coordinación Operativa de la Red Jubileo Sur / Américas (CCO -JS/A)

30 de julio de 2021