El extractivismo minero en la América Latina y el Caribe, impactos y alternativas

América Latina y el Caribe son el Dorado, para las empresas transnacionales de la megaminería. Conoce más sobre como el extractivismo minero perpetúa la base económica primaria exportadora, la dependencia externa y la colonialidad significando además la apropiación territorial , conflictividad y amenaza para la vida en todas sus formas.

Economía para la Vida: propuestas desde los Movimientos Sociales. por Nicolas Cruz. IDEAC

Ante la decadencia del capitalismo global, en República Dominicana el movimiento social resiste y presenta propuestas en el contexto de la crisis agravada por el COVID-19. Nicolás Cruz Tineo, director del Instituto de Desarrollo de la Economía Asociativa (IDEAC) y miembro de Jubileo Sur Américas, nos explica cuáles son las acciones y los planteamientos de las organizaciones de base del pueblo dominicano.

ECONOMIA SOCIAL SOLIDARIA: Una Apuesta a la transformación del Orden Global

Por Comunicación Jubileo Sur/Américas

Nicolas Cruz Tineo, especialista en Economía Social Solidaria, Coordinador de la Red Intercontinental de Promoción de la Economía Social Solidaria para Latinoamérica y el Caribe (RIPESS LAC), Director Ejecutivo del Instituto de Desarrollo de la Economía Asociativa (IDEAC) de República Dominicana, organización que integra Jubileo/Sur Américas, nos compartió planteamientos que han venido trabajando desde RIPESS.

¿Qué es la Economía Social Solidaria?

La ESS puede definirse como el sistema social, económico, cultural y ambiental, constituido por la diversidad de iniciativas de economías que están desarrollando formas solidarias de producción, intercambio, créditos y consumo, creadas por trabajadores y trabajadoras, a través de prácticas de relaciones sociales de cooperación, para el bien común y para la liberación del ser humano y la naturaleza.

La Economía Social y Solidaria abarca una diversidad de experiencias prácticas que pretenden dar respuestas a las causas estructurales de los graves problemas de desigualdad y de destrucción de la biosfera que genera el sistema capitalista, y que han ido tejiendo una red de iniciativas que construyen otra visión de la economía.

Las entidades de ESS están caracterizadas por las prácticas de la autogestión asociativa de los bienes comunes por los/as trabajadores/as como forma de dirección democrática, la cooperación entre las entidades y personas participantes, la economía feminista, el comercio justo, la soberanía alimentaria, la economía ecológica, las finanzas éticas, el consumo responsable y la ética económica que se fundamenta en la no explotación del trabajo ajeno y de la naturaleza.

¿Cuáles son los Fundamentos Teóricos comprobados?

La ESS tiene como fundamento teórico la Economía de la Liberación y su comprobación en la práctica, a través de las redes de Circuito Económico Solidarios.  Plantea que el capitalismo está en un estado de decadencia irreversible, por lo que, desde su interior, se ha iniciado un proceso de construcción y consolidación de nuevas formas de producción, de intercambio y de crédito, expresadas en las iniciativas de ESS y sus redes de intercambio solidario, con relaciones basada en la cooperación, la colaboración y la búsqueda del bien común para los humanos y la naturaleza.

Hay muchas preguntas que en la actualidad quisiéramos saber sobre, cómo la Economía Social Solidaria está caminando en el marco de la realidad dominante del capitalismo y en concreto, ante el predominio del capital que somete a los países y a los pueblos a la expoliación, usando como forma de aniquilación de sus soberanías.

Al presentar su crítica fundamental de las relaciones de explotación del trabajo y la naturaleza en la producción, de expropiación en el intercambio y expoliación en el crédito, el capitalismo dominante como modo de producción planetario está generado como consecuencias: hambrunas recurrentes, muertes masivas, destrucción de los ecosistemas  de vida, saqueos de los bienes naturales, altas tasas de desempleo, la desestabilización político y social, las guerras y el terror, por todo el globo terráqueo.

¿Cómo participa la economía social solidaria a nivel mundial?

En los últimos años han proliferado numerosas iniciativas económicas basadas en los principios de la economía solidaria, en todas las dimensiones que componen la economía, experiencias que, si logran conectarse e intercooperar entre ellas y con una población cada vez más sensibilizada hacia el consumo responsable, serán capaces de alterar las condiciones perversas del mercado actual.

Esto nos ayudaría a avanzar en la definición y puesta en valor de estas iniciativas económicas innovadoras,  que gracias a la participación de cientos de miles de iniciativas de base de redes de organizaciones de productores/as, comercializadores/as y consumidores/as, están logrando cambiar las formas actuales de  intercambio de bienes y servicios, a partir de la experimentación con redes, herramientas cada vez más complejas de producción, intercambio y consumo, creando flujos económicos, de información, de conocimiento y de poder en los circuitos económico solidarios.

Esto nos permitirá acercarnos a esta realidad en construcción y conocer a través de sus prácticas los retos a los que se enfrenta, para escalar en su impacto en el proceso de transformación del mercado capitalista.

Se puede considerar a la ESS como un concepto integrador en una perspectiva de las diferentes corrientes de la economía alternativa, tanto el enfoque de las capacidades de la solidaria, de la economía feminista y la economía ecológica; así como la mirada indígena del Buen Vivir. Buscan poner a las personas y sus condiciones de vida en el centro del análisis y vincular los trabajos con la producción socialmente necesaria, con la satisfacción de las necesidades básicas, apostando por “otra economía más justa”.

Su presencia a nivel mundial puede verificarse con la existencia de una potente red mundial de comercio justo y de productos de orgánicos, redes de incidencia y promoción de la ESS, como RIPESS con presencia regional en los 5 continentes, existencia de redes de investigadores y académicos, universidades e institutos, con inclusión constitucional y leyes en decenas de países y es además un tema ya trabajado en las agencias de la ONU y la Unión Europea.

 Desde la Economía solidaria ¿Cuál es la perspectiva de la Deuda financiera?

La deuda es un mecanismo que el capitalismo usa para someter a los pueblos bajo el régimen perverso de expoliación de sus riquezas. No solo endeudar a los países, sino también directamente a las familias trabajadoras, al estar estas sometidas a permanentes bajos salarios e insuficientes ingresos para asegurar la satisfacción mínima de sus necesidades básicas, teniendo que endeudarse con los bancos o los prestamistas para completar sus medios de vida.

A través de las deudas existe una dinámica de extracción de plusvalía y de los bienes de los/as trabajadores/as, a través de pago de intereses, al tiempo que es un mecanismo de sometimiento y de profundización de la dependencia y de eliminación de la soberanía de los pueblos, de las personas y de las familias.

La deuda te convierte en un consumidor, por la tanto, dejas de ser ciudadano; una de los objetivos del capitalismo es la alienación de las personas al contribuir a la eliminación del ser humano y su conversión en cosas mercadeables. A nivel de los países pierden soberanía, a nivel de la familia pierden autonomía y a nivel de participación política todo se convierte en mercancía.

Actualmente el capital financiero es la forma de acumulación de capital dominante, en comparación al capital productivo, y es el promotor del Neoliberalismo en América latina y Caribe y todo el mundo. Este se mueve en el planeta y la economía como todos tipos de capitales:  de acuerdo al comportamiento de la tasa ganancia y esta es mayor en la economía especulativa como práctica del capital financiero.

Desde el punto de vista de la economía solidaria la perspectiva es que el modelo de acumulación del capital financiero al entrar en crisis en el 2008, inició un proceso irreversible de profundización, incluso, se espera una más aguda que aquella para los años de la década del 2020. Lo perverso de todo esto es que las élites dominantes tratan de superar las crisis, por ellos creada, no solo con la sobreexplotación de los/as trabajadores/as, con la contracción de los salarios, la precarización, la tercerización, la informalización, la marginación, la eliminación de las derechas laborales, humanos y de la naturaleza, sino, además a través del uso de los ingresos del Estado para el salvataje de las empresas responsable de la misma crisis.

Las perspectivas son, que el capitalismo como modo de producción, intercambio y crédito está en decadencia y se esperan  crisis más profundas y complejas; como respuesta, los pueblos se van saliendo de los circuitos económicos capitalista y van construyendo sus propios circuitos ecónomos solidarios y con ellos el poder económico, político, de conocimientos, comunicacional, cultural e ideológico para eliminar los fundamentos de la formación económica- social capitalista, a nivel local, nacional regional y global. 

¿Cuál es la relación de la economía social solidaria y las/os pequeñas/os productores, las cooperativas, los mercados locales?

Las/os pequeñas/os productores/as, trabajadores/as autónomos/as, artesanas/os, los artistas y todas las personas que están creando economías alternativas, tienen que organizarse, hacer mecanismos solidarios, organizarse para crear, desarrollar y apoderarse de las riquezas y las fuerzas productivas creadas por ellos, avanzando en la cadena de valor.

El/la trabajadora/o tiene que crear economía solidaria, es la única forma de protegerse y de liberarse del sistema capitalista, creando procesos de circuitos económicos solidarios para liberar las tecnologías, los conocimientos, la información y el poder de las manos del capital.

No se trata solo de luchar para la toma de poder y desde allí construir economía solidaria, podemos, además, ir construyendo los circuitos solidarios y quedarnos con la riqueza, al tiempo que se lucha por el cambio político. Las/os trabajadoras/os deben poner a los Estados de cada país al servicio de los procesos de economía solidaria.

Desde el sustento de Jubileo Sur/Américas ¡No debemos, No pagamos! sugiere que sería importante trabajar procesos de liberación de la deuda, a través de los circuitos económicos solidarios como una salida alternativa, no solo protestar y demandar, sino construir el proyecto social propio del movimiento y que las organizaciones lo asuman como proyecto de vida económica nueva. Se recomienda a Jubileo sur/Américas, abordar el problema de la deuda en esas dos vertientes: protestando, denunciando, educando y a la vez, contrayendo otra economía, a través de la promoción de los circuitos económicos solidarios, como mecanismo de hacer dominante a la economía de la liberación.