Mujeres venezolanas, feminismo y construcción del poder popular

En Caracas, mujeres construyen alternativas de participación política, autonomía y combate a las violencias

La presencia de las mujeres en la línea de frente de las luchas territoriales no es solo un fenómeno venezolano, sino un fenómeno recurrente en la teoría y la práctica política desde hace mucho tiempo en todo el mundo. La experiencia cotidiana de las mujeres es determinante: ellas son responsabilizadas por el trabajo de cuidados, haciendo necesaria la vida comunitaria para colectivizar al máximo estos cuidados.

La mirada vigilante a las demandas de los hogares, de las comunidades y de las muchas generaciones que necesitan estos cuidados son fundamentales para la organización. En Venezuela, las mujeres han mostrado resistencia y vanguardia en la lucha política, desde la vida cotidiana hasta procesos colectivos más ampliados.

Compartimos algunas experiencias de organización y movilización de mujeres venezolanas en la construcción de una sociedad centrada en la vida y libre de violencias. Los relatos aquí presentados fueron recolectados entre el 18 y 21 de abril, durante la Conferencia de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) y el proceso de Consulta Popular Nacional ¡Proyectos del pueblo!, realizado en más de 49 mil consejos comunales en 24 estados del país.

Mujeres y participación popular

Entre las experiencias de la revolución bolivariana, destacamos las prácticas del poder popular. Las comunas son una forma de organización desde el territorio reconocida por el poder público venezolano). Desde que se estableció la Ley Orgánica de Comunas en 2010, se han registrado más de 3 mil comunas. Cada comuna tiene su propia estructura, que cuenta con consejos comunales (subdivisiones del territorio mayor, de la comuna, con fines de autoorganización). Ellos se encuentran en la instancia máxima de deliberación local: la asamblea de ciudadanas y ciudadanos, donde mapean demandas, definen prioridades y organizan la comunidad.

El 21 de abril de 2024 seguimos un proceso pionero para la organización del poder popular: por primera vez, la gente acudió a las urnas para plantear proyectos prioritarios para su propia comuna. Cada comuna presentó siete proyectos y cada ciudadano y ciudadana tenía derecho a votar a uno de ellos para que fuera implementado con recursos federales.

La forma de ejecución tampoco es secundaria. El recurso corre por cuenta de las comunas, que emprenden toda la gestión: realizan el diagnóstico y construyen la estructura necesaria, con mano de obra propia y priorizando materiales producidos en la comuna, ya sea contratando personas de la comunidad o, muchas veces, con el esfuerzo colectivo y voluntario, en función de las necesidades y capacidades de cada persona.

Tanto el gobierno como los comuneros estiman que las mujeres constituyen el 80% de las personas que están en movimiento, construyendo los procesos comunales en la práctica. Esta participación era notable en los centros y votaciones. Casi siempre fuimos recibidas por compañeras, lideresas locales, conscientes de las demandas y conectadas con la población del territorio. No en vano, muchos de los proyectos estaban relacionados con el suministro de agua potable, la mejora de la estructura de las casas e incluso de las sedes comunales, y la construcción de espacios colectivos, como anfiteatros.

En las comunas, las mujeres garantizan la sostenibilidad de la vida en su sentido más amplio. Con autoorganización, actualmente ellas trabajan para realizar el primer encuentro nacional de mujeres comuneras. El encuentro será un marco fundamental para resaltar quiénes están al frente de estos procesos, sosteniendo el poder popular desde las bases, y un espacio para que las mujeres puedan formular juntas las particularidades y diferencias de las experiencias vividas en la construcción de lo que han llamado feminismo comunal.

Experiencias de transformación

Ana Priscila Alves, 2024

Más allá del ámbito territorial, las mujeres venezolanas se organizan en diferentes frentes en la lucha por garantizar la sostenibilidad de la vida. Una de esas experiencias de trabajo comunitario es la de la Unidad de Producción Cooperativa Transformación, Mujeres, Comunidad (Tramuco). Las 45 mujeres que integran el colectivo formado en 2023 organizan un sistema comunitario y participativo de gestión de residuos sólidos en las parroquias de Antímano, La Vega, Sucre, Altagracia, San Agustín, Coche y Valle. El trabajo que realizan esas mujeres de manera autogestionada tiene como objetivo reutilizar vidrio, papel y plástico comprimidos para ser vendidos a la industria o transformados en nuevos productos para ser compactados y distribuidos en sus comunidades.

Durante la implementación de la cooperativa se realizó una investigación en los territorios para comprender los problemas sistémicos relacionados con el manejo de residuos sólidos en cada uno. “Esas investigaciones involucraron a personas y negocios locales. Luego se realizaron capacitaciones e intercambios entre las mujeres que trabajan en la cooperativa y personas de las comunidades”, explica Luz Daza, presidenta de Tramuco y residente de la parroquia La Vega. Luz cuenta que el primer desafío fue incorporar el trabajo cooperativo: “con el tiempo empezamos a reconocernos como asociadas de la organización, mujeres que intercambian sus saberes y son parte de esa familia”.

Bárbara Quintero tiene 21 años y es una de las asociadas de la cooperativa. Durante la reunión para la creación del estatuto de la cooperativa, el 19 de abril, Bárbara compartió que “la cooperativa es un espacio que dignifica a la comunidad con un trabajo basado en un modelo de gestión totalmente feminista”. Ella resalta el carácter de desarrollo colectivo e individual que tiene un proceso como ese al enfocarse en la capacitación para el trabajo y en la formación política de las mujeres. “Cada mujer va encontrándose a sí misma, involucrándose y desarrollándose a través del encuentro con las realidades de las demás”, afirma.

Reunião Tramuco, Bianca Pessoa, 2024

La cooperativa Tramuco es uno de los proyectos que forman parte de la organización feminista Tinta Violeta, que integra la Marcha Mundial de las Mujeres en el país. En una entrevista con el Ministerio del Poder Popular para la Mujer e Igualdad de Género, el 2 de mayo de este año, la presidenta de la organización dijo que el trabajo de las organizaciones feministas venezolanas fortalece el proyecto de políticas públicas conocido como la Gran Misión Venezuela Mujer (GMVM). Además de proyectos como Tramuco, Tinta Violeta se encarga de la investigación y la acción en defensa de los derechos de las mujeres y contra la violencia machista.

La Comuna 5 de Marzoyla Colectiva Tejiéndonos Mujeres

En la Comuna Socialista 5 de Marzo Comandante Eterno viven alrededor de cinco mil personas. En el compromiso con la organización comunal de la vida, las mujeres de los siete consejos comunales que integran la administración de la Comuna se organizan en el Comité de Gestión de Mujeres e Igualdad de Género. A partir de la idea del feminismo comunal, las mujeres del territorio reflexionan sobre las necesidades cotidianas para la sostenibilidad de la vida en sus comunidades y trabajan en proyectos para garantizar derechos, protección y educación sobre la violencia de género y la salud reproductiva “Cuando nos referimos a las redes de mujeres, hablamos del tejido que tejemos a diario, una a una, pero que se entrelaza con el tejido de otras personas, con hilos y ovillos de otras personas, no importa cuántos kilómetros las separen”, comparte el colectivo en texto en una red social.

Bianca Pessoa, 2024.

La Ruta de las Flores es una de las políticas comunales feministas organizadas en la Comuna 5 de Marzo, en Caracas y también en las comunas de Vencedores de Carorita, Estado de Lara, y en Las 5 Fortalezas de Cumanacoa, en el Estado Sucre. Las tres flores, cayena, girasoles y bromelias son referencias para tres líneas de organización: atención a la salud de la mujer, lucha contra la violencia y formación e información. El trabajo de las mujeres en la Ruta de las Flores organiza la distribución de métodos anticonceptivos y amplía el conocimiento sobre sexualidad y protección. La organización también promueve la construcción del feminismo comunal en encuentros regionales con mujeres de las comunidades. Además, las mujeres víctimas de violencia machista encuentran en la Casa Morada Comunal de la Colectiva Tejiéndonos Mujeres un centro de encuentros y espacio de acogida y atención de urgencia, que incluye apoyo psicológico y otras actuaciones necesarias para garantizar la seguridad de mujeres y niños.

Ese conjunto de iniciativas populares que unen la lucha por la sostenibilidad de la vida desde el nivel local a la construcción del poder popular en la gestión de las políticas públicas son algunos ejemplos de la fuerza feminista de las mujeres venezolanas. Las mujeres construyen juntas alternativas basadas en sus comunidades, en las vidas de las compañeras de los barrios y en sus necesidades diarias. La organización radical de esas mujeres garantiza cambios en la sociedad y en la vida en las comunas, no solo para las mujeres, sino para todos, en una demostración de la fuerza del feminismo comunal como camino para la construcción del mundo en el que quieren vivir.

Publicado originalmente en Capire

 

Fuente: Desinformemonos

Incendios forestales afectan 17 millones de hectáreas de bosques amazónicos al año

Los incendios forestales en la Amazonia se intensifican cada año. Imágenes de los bosques quemándose en Brasil, Bolivia y otros países amazónicos se hacen más frecuentes cada año. Entre 2001 y 2020, por lo menos, 120 millones de hectáreas de bosques amazónicos fueron afectadas por el fuego, una cifra que corresponde a la suma de lo que se quema cada año, según análisis satelitales realizados por la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (RAISG). En términos porcentuales, se calcula que el 14 % del bioma amazónico ya ha sido dañado por los incendios.

La información de RAISG también indica que cada año, 17 millones de hectáreas de bosques en la Amazonía, en promedio, resultan dañadas por el fuego. En 2020, en plena pandemia del COVID-19, esta cifra subió hasta 27 millones de hectáreas.

“El fuego, cada año, pone a la Amazonía en una profunda crisis”, dice Marlene Quintanilla, directora de investigación de la Fundación Amigos de la Naturaleza.

Para monitorear, en tiempo real, los incendios forestales y otras presiones que ocurren en el bioma amazónico, la RAISG desarrolló una nueva plataforma, a la que llamaron AMA.

Esta plataforma también permite ver cómo está avanzando la deforestación en los nueve países de la Amazonía. Según la evaluación hecha entre el 2000 y 2020, se perdieron 54 millones de hectáreas de bosques amazónicos en estos 20 años, una extensión equivalente al tamaño de España.

Los analistas de RAISG también utilizaron la plataforma AMA para realizar una proyección del “riesgo futuro”, es decir, de dónde y en qué magnitud podría avanzar la deforestación amazónica para los años 2021 y 2025. Según estos cálculos, se perderán 23 millones de hectáreas más de bosques, una extensión similar al tamaño de Ecuador. Por tanto, desde el año 2000 hasta 2025, la Amazonía perdería al menos 77 millones de hectáreas forestales.

El panorama de los incendios forestales

El problema de los incendios forestales no está muy visibilizado para toda la Amazonía, dice Quintanilla. Se habla sobre los incendios en Brasil y en Bolivia, pero, se sabe poco sobre lo que sucede en Colombia o en Venezuela. La experta de FAN explica que en Brasil, por ejemplo, son conocidos los incendios forestales en el sur del país, pero en el norte, en los límites con Guyana, Venezuela y Colombia ocurren muchos incendios.

Una revisión de todos los focos de calor registrados en AMA para lo que va del 2023 muestra un total de 359 509 registros, la mayoría en el sur de la Amazonía, pero también en el Cerrado y el Chaco Chiquitano, otros dos biomas que se pueden analizar en la plataforma, a los que se suman parte de Los Andes, El Pantanal y los bosques Tucumanos.

“En la Amazonía norte, la época fuerte de los incendios, sobre todo en Colombia y Venezuela, son los primeros meses del año, enero, febrero y marzo. Una situación similar sucede en estos países entre septiembre y noviembre. Son dos épocas de incendios fuertes en estos países que están relacionadas con las condiciones climáticas”, agrega Quintanilla.

Quintanilla también destaca que es importante mirar los incendios más allá de las fronteras de los países. Como ejemplo, menciona lo que sucede en el límite entre Brasil y Bolivia, en el área protegida Noel Kempff Mercado, en el límite con Brasil, donde “no hay comunidades ni poblaciones y, sin embargo, se pueden observar zonas con áreas quemadas. Los incendios ocurren en el lado de Brasil y por los vientos llegan hasta el área protegida, no tienen frontera, avanzan y arrasan con los ecosistemas que encuentran a su paso”.

También se puede conocer la magnitud de los incendios forestales. Por ejemplo, se ha identificado que durante el 2020, los incendios forestales superaron el promedio de quemas anuales en la Amazonía. Además, su presencia es cada vez más notoria en áreas protegidas. Quintanilla destaca que el 60 % de los incendios en 2021, por ejemplo, sucedieron en áreas que no se habían quemado antes y en territorios indígenas.

Relación entre incendios y deforestación

Rodrigo Torres, coordinador de la Unidad de Geografía de la Fundación EcoCiencia en Ecuador explica que han comparado los datos de deforestación con los datos de las quemas agrícolas.

El análisis realizado encontró que la relación entre quemas y zonas deforestadas se está dando en áreas que están fuera de territorios indígenas y de áreas protegidas, lugares que han sido transformados y que tienen un uso agrícola marcado.

Torres comenta que la información histórica sobre las áreas quemadas —desde 2016 hasta 2021— permite observar que hay zonas en donde existe una recurrencia de quemas durante cinco o seis años. “Cada año el mismo polígono se vuelve a quemar”.

Torres destacó que la plataforma desarrollada por RAISG permite conocer lo que está pasando con los incendios forestales en países como Ecuador y Venezuela, que no cuentan con sistemas de monitoreo locales.

Una mirada regional de la deforestación

En los análisis realizados por la RAISG, gran parte de Brasil, principalmente el sur, el límite entre Brasil y Bolivia, así como el sur de Bolivia aparecen como zonas con gran riesgo de deforestación. También la zona central de Perú, el norte de Colombia y el sector entre los Andes y la Amazonía de Ecuador se observa con gran presión por la pérdida de bosques.

“La zona con mayor riesgo es Brasil y eso tiene que ver con el nivel de infraestructura, los caminos y el acceso al bosque. Otro sector es el que está entre Bolivia y Brasil, que se ha convertido en una zona de mucha concentración de deforestación”, comenta Quintanilla.

Las imágenes satelitales también muestran que las comunidades nativas y las áreas naturales protegidas son como una barrera para el avance de la deforestación. Sin embargo, “en los últimos años, la deforestación está penetrando a estos territorios”, agrega Quintanilla.

Fanny Kuiru, representante de la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (Coica), señala que herramientas de monitoreo satelital, como AMA, permiten que las comunidades indígenas puedan “actuar y tomar medidas de manera rápida y oportuna para evitar incendios forestales y deforestación en la Amazonía… Esto permite a las autoridades indígenas ejercer una mejor gobernanza territorial y proteger la Amazonía”.

Rodney Camargo, especialista SIG de la Fundación Amigos de la Naturaleza, explica que AMA, en esta primera versión, concentra información de las áreas afectadas por los incendios, las alertas sobre los focos de calor —datos de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (NASA por sus siglas en inglés)—, y cifras sobre deforestación. Una siguiente versión, incluirá información de minería, de hidrocarburos y de hidroeléctricas. “Se quiere tener todas las capas de las presiones en la Amazonía en una sola plataforma”, apunta.

Publicado en Mongabay

Yvette Sierra Praeli. Periodista de investigación en temas ambientales, científicos y de actualidad. Ha trabajado en medios impresos y digitales en Perú, ha colaborado con La Voz de Arizona en EE. UU. y para el periódico La Nación en Costa Rica.

Tomado de: prensarural.org

 

Fuente: Radio Temblor

Venezuela y su lucha por la soberanía

Hay días de mal despertar, casi una pesadilla y no es un sueño; es la realidad que te golpea al saber que el gobierno argentino votó en contra de Venezuela condenando su política de derechos humanos, sin un análisis profundo de la grave situación que vive el país hermano, basándose en el informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas Michelle Bachelet, y sin escuchar otras voces. 

Es un camino errado y peligroso, sumarse al grupo de gobiernos de derecha que acompañan la agresión de los Estados Unidos contra Venezuela. Hay que tener memoria de los ataques de EEUU contra el gobierno de Hugo Chávez, con los intentos de golpes de Estado, y buscando destruir  y someter al gobierno de Nicolás Maduro. 

Varios países europeos  títeres de la política de los EEUU se suman y condenan a Venezuela y reconocen a un personaje que el pueblo no ha votado, Guaidó, como presidente del pueblo venezolano, violando los derechos soberanos y pretendiendo desconocer a las autoridades legítimas elegidas por el pueblo. 

La decisión del gobierno argentino de votar contra Venezuela junto con gobiernos golpistas que violan permanentemente los derechos humanos en sus países como Chile, Perú, Ecuador, Brasil, Colombia entre otros, deja al descubierto que la Cancillería Argentina, hizo lo mismo que haría el gobierno de Macri. Es un grave retroceso en la política latinoamericana, al violar el derecho a la soberanía del pueblo venezolano en lugar de  apoyar a un gobierno hermano que siempre fue solidaria con el nuestro.

La embajadora Alicia Castro  presentó su renuncia al no compartir la decisión de la Cancillería Argentina en su condena a Venezuela. Alicia es  una persona que trabajó por la unidad entre  los pueblos hermanos de Argentina y Venezuela.

El continente nos muestra la fragilidad de las democracias. El Grupo Lima está constituido por gobiernos de países que siguen las directivas del gobierno de los EEUU, y guardan silencio cómplice sobre el bloqueo a Venezuela y las consecuencias económicas y políticas que provocan en momentos que están soportando la Pandemia del Covid 19 y la falta de recursos para la atención de la población.

Esos gobiernos títeres guardan silencio sobre el bloqueo a Cuba por los EEUU, durante más de 50 años. Violando las decisiones de las Naciones Unidas y los derechos del pueblo cubano.

Guardan silencio sobre el golpe de Estado a Bolivia, digitado por los EEUU, la intervención en los golpes de Estado contra Dilma Rousseff, en Brasil, imponiendo la “Lawfare” para desplazar e impedir que Lula pueda presentarse a elecciones.

Guardan silencio sobre la persecución contra el ex presidente del Ecuador Rafael Correa y contra Evo Morales en Bolivia.

Es lamentable el proceder de la Cancillería Argentina y nos duele, sumarse en condenar a Venezuela,  sin un análisis crítico más profundo  para no perder el camino de unidad y liberación de los pueblos y no someterse al colonialismo que quiere imponer los EEUU a los pueblos que buscan su soberanía y autodeterminación.

– Adolfo Pérez Esquivel

Buenos Aires, 7 de octubre de 2020 

 

Fuente: Dialogo 2000

ROMPAMOS EL BLOQUEO A TELESUR

“El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”. Rodolfo Walsh

 La alianza de las fuerzas y movimientos populares con teleSUR es fundante al Canal y a las luchas que defendemos los pueblos en Nuestra América y el Mundo. Es por esta razón que la ofensiva imperialista intenta acallar a este medio contrahegemónico por diversas vías.

¿Qué paso?

A los ataques constantes y la censura de muchos gobiernos antipopulares en el continente ahora se les suman las amenazas, por parte del autoproclamado Guaidó, de usurpación de la señal de TeleSUR, y con ello sus contenidos, su nombre y su identidad.

El martes 19 de mayo de 2020 la transnacional estadounidense AT&T Inc. anunció el cierre de las operaciones de DirecTV Latin América en Venezuela “con efecto inmediato”. La salida de la operadora que distribuía TeleSUR deja a gran parte del pueblo venezolano sin posibilidad de acceder a la señal, y sobre todo termina de quitar a TeleSUR de muchos países, donde aún se mantenía en plena transmisión.

¿Quiénes son responsables?

El imperialismo de los EE.UU. con el gobierno nefasto de Donald Trump; el lacayo Juan Guidó, junto a sus secuaces golpistas y mercenarios; y AT&T uno de los mayores conglomerados de telecomunicaciones y medios “informativos” propietario de CNN, Warner y HBO, entre otros.

¿Qué hacer?

Llamamos a los movimientos, organizaciones populares, partidos, sindicatos, organismos de DDHH, redes y plataformas de comunicación a difundir la señal de TeleSUR en nuestras páginas web y redes sociales.

En nuestras páginas web: agregar un botón /link a la transmisión en vivo de TeleSUR:

Link de transmisión en vivo: https://www.youtube.com/watch?v=7l0F6MgDgF0

Ver ejemplos a continuación:

Si tienen complicaciones técnicas pueden contactarse con el equipo web de TeleSUR:

jsolano@telesurtv.net

 +584122354266

Es importante avisar una vez agregado el link a sus páginas, por este medio o al equipo web de Telesur, para difundir este nuevo canal de trasmisión.

En las redes sociales: difundir los contenidos de TeleSUR:

YouTube: https://www.youtube.com/user/telesurtv

Twitter: https://twitter.com/teleSURtv

Instagram: https://www.instagram.com/telesurtv/

Telegram: https://t.me/teleSUR_tv

WhatsApp: +5493812032682, escribes “hola” y recibirás opciones: A señal en vivo; B Página Web.

Tenemos que pasar a la ofensiva y abrir canales para que nuestras voces se sigan expresando. Rompamos este bloqueo comunicacional.

Rompamos el aislamiento, rompamos el bloqueo a TeleSUR

Centro Martin Luther King: La mayor fortaleza del chavismo está en su organización popular

Entrevista a Kevin Rangel, Coordinador Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora

Por: Liliana Sierra Sánchez

EE.UU. y sus aliados no cesan en sus aspiraciones imperialistas de derrocar a la Revolución bolivariana e imponer un gobierno títere que les asegure el control sobre ese hermano país. En los últimos días, las agresiones y amenazas se han intensificado incluso en medio de la batalla global contra la COVID-19; mientras la mayoría de los países se preocupan por detener la propagación de la pandemia dentro de sus territorios y colaboran con otras naciones en este sentido, el gobierno estadounidense en complicidad con otros actores dentro del continente, prepara y financia ataques terroristas y mercenarios contra Venezuela, como la recientemente fracasada “Operación Gedeón”, resultado de una serie de eventos y planes contra la paz, incluyendo atentados contra los máximos dirigentes del chavismo.

A pesar del convulso escenario, el pueblo venezolano y las organizaciones populares se mantienen vigilantes y articulados en torno a la defensa y el combate contra la COVID. Así asegura Kevin Rangel, Coordinador Nacional de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora (CRBZ), en entrevista concedida a esta periodista vía whatsapp.

Saludos revolucionarios Kevin, desde tu visión militante, ¿cuáles son los principales elementos que caracterizan la situación actual en Venezuela?

Kevin: Abrazos compa, el saludo para el hermano pueblo cubano.

Actualmente nos mantenemos en una situación muy compleja, previo a esta batalla global contra la pandemia, ya estábamos en un escenario de conflicto contra las élites neoconservadoras norteamericanas y sus aliados en el continente y en el mundo. Seguimos en este contexto de guerra multidimensional que viene aplicando los EE.UU. contra la Revolución bolivariana con el objetivo de derrocar al gobierno de Nicolás Maduro e imponer una ficha proimperialista que defienda los intereses norteamericanos. Venezuela es un país que dentro de la geopolítica juega un papel importante y siempre ha estado en la mira de los imperialistas, no solo por sus recursos naturales, que es un componente importante y estratégico en tal sentido, sino también por lo que representan la Revolución bolivariana, la  Revolución cubana y Nicaragua en el continente, seguimos siendo los que no nos alineamos a la política norteamericana y por tanto “los malos de la cuadra”, porque ellos han ido generando un plan de ubicar las fichas afines a sus intereses en todo el continente: Brasil, Chile, Ecuador… y estamos ahí en el objetivo. Sin embargo, las fortalezas de este proceso sembradas por el Comandante Chávez, han impedido un avance importante de las intenciones de EE.UU. de derrocamiento contra la Revolución bolivariana. Este es un conflicto multidimensional que comprende acciones en lo económico, lo social, lo político, e incluso en lo militar, como vimos en los últimos días que hubo una operación de mercenarios, porque el imperialismo no abandona ninguna arista, son distintos frentes de trabajo.

En el último período se han agudizado las agresiones económicas buscando generar una implosión desde lo social, la situación económica ha ido empeorando a partir de las sanciones, el bloqueo, las restricciones que le aplican a Venezuela impidiéndole comprar los bienes esenciales para el pueblo, alimentos, medicinas, gestionar el combustible. El componente de la pandemia ha venido a sumarse a la batalla, ahora nos toca enfrentar a la COVID-19 y a los gringos, pero no hemos bajado la guardia. La Revolución bolivariana se mantiene atenta, el chavismo se mantiene muy unificado en la defensa de la soberanía, entendiendo la importancia del momento histórico. El imperialismo con todo su laboratorio de guerra mediática ha intentado por todas las vías de debilitar esta unidad, tratar de sembrar intriga, pero no ha podido, el chavismo se mantiene firme, como un factor político que ha sabido resistir, pero también conducir, dotarse de una dirección que ha permitido encarar las complejidades del contexto. Decimos que no estamos en una coyuntura que va a pasar de inmediato, que conseguimos la vacuna y se pasa a la normalidad, para nosotros se complica, con el incremento de las sanciones tenemos grandes desafíos: la reactivación productiva, la reactivación de la industria petrolera; se han tomado algunas medidas, complejas, pero creemos que son tomadas con total realismo revolucionario con la finalidad de captar los recursos necesarios para invertir en los elementos esenciales de la vida de los venezolanos y venezolanas.

¿Qué posibles soluciones consideras que pudiera haber en este escenario?

Kevin: Las perspectivas que tenemos para estabilizar la situación son muy limitadas, por ahora el Estado solo puede ejercer el control, como está haciendo al tratar de contener la pandemia, mantener la cuarentena, regular la vida social, pero más allá de eso está muy limitado para la inversión económica, como por ejemplo para reactivar la industria petrolera, hoy no están los recursos. El imperialismo en los últimos dos años se ha dedicado a fracturar los activos internacionales de Venezuela y hemos perdido algunas industrias que nos permitían ingresos importantes de divisas, como refinerías, mercados, principalmente en EE.UU. y en Colombia.

Este es un año complejo porque la agricultura va a mermar, se han ido restringiendo las posibilidades de desarrollo productivo del campo. Intentamos construir salidas, ver cómo gestionar las sanciones, el bloqueo, y construir respuestas a lo interno y cosas que podamos ir trayendo de afuera.

En los últimos días ha habido acciones desesperadas que corresponden al plan de máxima presión a la dirección venezolana para generar una fractura, un derrocamiento,  en eso no han dejado de trabajar. Actualmente se mantiene la operación de detección y control de acciones como la que pretendieron hacer algunos mercenarios, que fue fallida y significó una victoria para la Revolución bolivariana. Los intentos imperialistas desde el año pasado para acá les han salido muy mal. Las acciones violentas de calle, los planes conspirativos, las acciones mercenarias, todo eso ha sido derrotado. Internamente hay un control político de la Revolución bolivariana, la derecha venezolana se encuentra sin capacidades de poder levantar un movimiento de protesta que permita generar condiciones internas para esos planes, por eso dichas acciones sin apoyo en tierra no tenían sentido. Fueron delatados rápidamente por la fortaleza del chavismo, su organización social, popular, que va más allá de la comuna como un ente, es el poder popular que articula un tejido social en el territorio donde está la comuna, el consejo comunal, el CLAP, la milicia bolivariana, lo cual está sembrado en toda Venezuela, sobre todo en los sectores populares con mayor fuerza.

¿Cómo ha sido la participación popular? ¿Ha habido un protagonismo de la gente en el enfrentamiento a la COVID-19 y a los planes imperialistas?

Kevin: Tanto en la batalla en contra de la COVID- 19 como en el enfrentamiento a las agresiones imperialistas, ha sido importante todo el sistema de organización popular que comprende la comuna, el consejo comunal, el consejo campesino…, todo ese tejido evidencia la territorialización y el enraizamiento de la Revolución bolivariana en el pueblo, con un papel protagónico en la defensa, en la producción y distribución de alimentos, entre otras tareas. Este es un componente que permite hablar de fortaleza, de unidad cívico militar. Nosotros como movimiento popular en este escenario hemos venido avanzando en el trabajo territorial de base, en el fortalecimiento de la organización de la gente para la producción, para acompañar a las familias más vulnerables que están afectadas por el bloqueo económico financiero contra Venezuela desde la Red Popular de Ayuda Solidaria, que es un instrumento que nos permite acompañar y multiplicar la solidaridad en el territorio , una solidaridad revolucionaria, humanista, con esa familias más desprotegidas ante las agresiones. Hemos avanzado mucho en la organización para la producción agrícola con la Alianza Nacional Productiva, nos encontramos en pleno proceso de ciclo de siembra y ahí estamos con la gente, incluso en medio de las restricciones de movilidad, de las dificultades con el suministro de combustible, no es fácil organizar a la gente en esos campos tan lejanos para la siembra, pero lo estamos haciendo como podemos. También estamos participando con la alcaldía de Páez, en Apure, en los puntos de asistencia integral social, que es donde se recibe a los venezolanos y venezolanas que vienen llegando de otros países, porque estamos en plena frontera y con esta situación de la pandemia, hay una gran xenofobia producto a la campaña mediática, entonces se generó un gran éxodo de compatriotas que han sido expulsados de sus residencias y trabajos y han regresado. Solo en Guasdualito hemos recibido a casi 10 mil familias que han vuelto al país, por esa frontera que es la más pequeña, mientras en Táchira han sido muchas más. Ahí hemos estado activos. Seguimos funcionando como organización, explorando los mecanismos para seguir batallando, y tener a la gente preparada para la defensa; se encuentran activas las brigadas de defensa popular, sobre todo en tareas sociales, ayudando a cumplir las medidas contra la pandemia y vigilando a los imperialistas, algo que hemos aprendido de la Revolución Cubana.

¿En este complejo escenario, qué importancia tiene la solidaridad, tanto de otros países hacia Venezuela como desde Venezuela hacia otras naciones?

Kevin:  Este ha sido un componente clave para contener y desnudar el plan de agresión contra Venezuela y darle fortaleza a la Revolución bolivariana, que sabemos no está sola. Hay miles de brazos solidarios en el mundo con este proceso que comprenden y hacen denuncia también; se han realizado acciones importantes incluso de defensa de la soberanía venezolana en otros países, como en el mismo EEUU, de protección de la embajada de nuestro país en Washington, para lo cual se movilizaron hermanos y hermanas estadounidenses.

Por otro lado, de manera permanente nosotros hacemos parte del Comité de Solidaridad Cuba- Venezuela, y la articulación con los compatriotas cubanos que están aquí en misiones, tareas diplomáticas, de salud, ha sido clave; la articulación incluso en el territorio con los médicos cubanos. Realmente las bondades de este proceso han sido construidos gracias a la solidaridad, destacando la cubana, se ha mostrado otra cara en medio de esta pandemia, de cómo enfrentarla poniendo por encima al ser humano, el amor a la humanidad. Hemos aprendido mucho de la Revolución Cubana, ha sido fundamental el elemento de solidaridad de los pueblos y de los países para denunciar y frenar la locura del imperialismo y contener sus acciones, a la vez para desmentir la campaña mediática criminalizadora del proceso.

¿Cuáles son los principales desafíos para la militancia en el contexto actual? ¿Puede hablarse de un nuevo tipo de militancia?

Kevin: Desde la CRBZ hemos venido trabajando el tema de la adaptabilidad, que es la agilidad, la habilidad, la iniciativa, la creatividad en medio de este escenario en función de sostener en movimiento la organización; no ha sido nada fácil. Hemos estado varias semanas pensando, analizando, trabajando en función de construir una nueva forma de funcionamiento de la organización, adaptándola a este escenario y a los que vengan y poder mantener el funcionamiento, y sí está implicando una nueva forma de militancia. Nosotros veníamos con un plan de adaptar al movimiento al contexto de conflicto a partir del análisis que hemos hecho, tenemos un plan de concentración territorial desde 2017 donde hemos ubicado los municipios y estados prioritarios en los cuales debemos poner los esfuerzos y donde tenemos mayores fortalezas. Aunque mantenemos la articulación con otros estados, la columna vertebral del trabajo político territorial está en Apure, Barinas, Táchira y Mérida. A pesar de las restricciones que impiden hacer asambleas, grandes concentraciones, marchas, que siempre mantienen activa a la militancia, hemos venido sosteniendo el funcionamiento orgánico de los municipios, de la dirección. Estamos utilizando mucho las herramientas tecnológicas con este tema de las videoconferencias, que representan todo un desafío porque los servicios de electricidad, de telecomunicaciones cada vez son peores, y en medio de eso nos han salido reuniones de la dirección por videoconferencias para trabajar algunos temas. Ha sido todo un reto, en vez de reuniones de todo un día, ahora son de una hora, hora y media, pero ahí vamos. Igualmente, con el proceso de formación, hemos desarrollado dos temas de la Escuela de Liderazgo por videoconferencias, con los núcleos en los estados, que se concentran en los puntos o salas de conferencia. Hemos construido espacios donde está concentrada la militancia, con conexión a internet, computadoras, herramientas tecnológicas que garanticen conectarse por videollamadas para distintos procesos como reuniones, la formación, el componente orgánico.

Por otra parte, estamos iniciando un proceso de consulta a la militancia sobre cómo adaptarnos de mejor manera, qué líneas de trabajo podemos reactivar de nuevo aparte de la Alianza Nacional Productiva y la Red Popular de Ayuda Solidaria.La consulta es por telegram, con los núcleos principales de la militancia. Nosotros tomamos muy en cuenta el tema de la democracia interna del movimiento, las consultas para la toma de decisiones de la organización, en este caso con una encuesta sobre las líneas principales de trabajo que debemos desarrollar, cómo vemos el papel de la organización en medio de la pandemia. El componente tecnológico ha sido bastante útil en estos tiempos, nos ha permitido adaptarnos de buena manera, mantener el contacto, la articulación como movimiento. El trabajo de base se mantiene, hacemos reuniones pequeñas en los municipios tomando las medidas de bioseguridad y después está el desafío de desplegar la información en el territorio, para ello tenemos que fortalecer aún más el trabajo organizativo del movimiento para garantizar los eslabones que permitan que las orientaciones, los planes, fluyan.

El trabajo nuestro ha estado activo, principalmente en el acompañamiento a las acciones del gobierno en la batalla contra la pandemia, reactivando el proceso de las brigadas de defensa popular, manteniendo las visitas casa a casa. Se han construido muchas incitativas de parte de la gente en el trabajo de base, por ejemplo hay un proceso interesante en Apure de voluntariado docente, buscando mecanismos en los barrios que permitan que a los niños que no están asistiendo a clases y no tengan condiciones tecnológicas se les haga llegar los contenidos por diferentes vías, como la donación de cuadernos, de materiales de estudio; también estamos acompañando a las familias vulnerables, y en Apure estamos incorporados a la tarea de recepción de los nacionales expulsados por la xenofobia de Colombia, Perú, Ecuador…, que han llegado incluso contagiados de COVID- 19, pero tenemos la norma de proteger al máximo a toda la militancia, y que nadie esté expuesto.

Bueno compa espero haber respondido todas las preguntas, si necesita saber algo más aquí estamos. Abrazos revolucionarios a las cubanas y cubanos.

Fuente: CMLK

Nota de la Red Jubileo Sur Brasil en rechazo a la expulsión de diplomáticos venezolanos de Brasil

Publicado el 30/04/2020

por Jubileo Sur

La Red Jubileo Sur Brasil repudia categóricamente la expulsión de diplomáticos venezolanos del territorio brasileño por parte del gobierno de Jair Bolsonaro. Los representantes diplomáticos del gobierno legítimo de Nicolás Maduro fueron nombrados soberanamente por su nación y no pueden ser reemplazados por una comisión de figuras que se identifiquen con los ataques sistemáticos a la democracia en Venezuela.

La interferencia promovida por este acto, viola los principios de las relaciones internacionales, la Constitución brasileña, la Convención de Viena y la Carta de las Naciones Unidas y cierra las puertas a la cooperación entre los pueblos de nuestro continente; y pone en desorden una historia de décadas de paz vividas entre los países vecinos de América Latina y demuestra, una vez más, el sometimiento de Bolsonaro a los desmanes del gobierno de los Estados Unidos.

La acción podría caracterizarse como un nuevo golpe imperialista contra la soberanía y la autodeterminación del pueblo de Venezuela liderado por Estados Unidos, que impone arbitrariamente un bloqueo económico al país, sustentado en negociaciones con empresas multinacionales, bancos y empresas petroleras.

El pueblo y el gobierno de Venezuela han mostrado un compromiso real de valorar la vida ante la pandemia del Covid-19, ya que hasta ahora sólo se han confirmado 10 muertes por el virus, mientras que este número en Brasil, donde se está optando por la “garantía de la economía” ya supera las 5.000 muertes por la enfermedad.

Venezuela es el país con la tasa de infección más baja de América Latina, habiendo realizado más de 400.000 pruebas diagnósticas, cifra muy superior a las 180.000 anunciadas por el Ministerio de Salud de Brasil.

A los 28 compatriotas venezolanos que representan a su nación en nuestro país y a los millones de hermanos y hermanas de este país vecino, ¡toda nuestra solidaridad! ¡SEGUIREMOS JUNTOS!

 

Red Jubileo Sur Brasil