El Camino tras la Consulta: Chevron y las Arbitrariedades Corporativas

Este foro se realizó el viernes 16 de mayo de 2024, en la ciudad de Quito y fue convocado en el marco de los resultados de la reciente consulta popular, en la que los ciudadanos ecuatorianos rechazaron categóricamente las preguntas D y E con más del 65% de los votos en contra.

La decisión del pueblo ecuatoriano envía un mensaje claro al gobierno y al Estado: no deben someterse a los arbitrajes internacionales. A partir de ahora, es esencial que cualquier contrato, convenio o tratado que se firme no incluya cláusulas arbitrales. Estas cláusulas solo benefician a las corporaciones extranjeras, como Chevron (antes Texaco), que durante más de 30 años ha explotado la Amazonía, dejando un legado de contaminación y enfermedades, especialmente cáncer, entre los habitantes de la región.

El rechazo a los arbitrajes internacionales no es solo una victoria simbólica; es una declaración firme de la soberanía de Ecuador y un llamado a proteger sus recursos naturales y a sus ciudadanos de los abusos corporativos. La lucha contra las prácticas explotadoras de empresas como Chevron continúa, y es fundamental que el gobierno escuche y respete el mandato del pueblo, evitando incluir cláusulas arbitrales en futuros acuerdos.

De esta manera, varias organizaciones sociales como FIAN-Ecuador, Alianza por los Derechos Humanos, UDAPT, Acción Ecológica, CEOSL y CDES, sientan las bases para futuras acciones y estrategias que aseguren que las decisiones del pueblo sean respetadas y que se proteja el bienestar de todos los ecuatorianos.

Fuente: Accion Ecologica

Presentación de libro y diálogo: CHINA EN LOS ANDES, NADA NUEVO BAJO EL SOL

Este evento se realizó el 10 de mayo de 2024, en el marco del FORO NACIONAL POR LA TIERRA Y LOS TERRITORIOS, (9 y 10 de mayo en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales-FLACSO, Ecuador), un espacio donde se pudo conocer más sobre la situación que se vive en el campo. La presentación de libro y diálogo: CHINA EN LOS ANDES, NADA NUEVO BAJO EL SOL, fue organizado por el Instituto de Estudios Ecologistas del Tercer Mundo-IEETM, Acción Ecológica y la Red Jubileo Sur Américas.

El libro identifica la deuda ecológica y social de China en Venezuela, Colombia y Ecuador, confirma que el modelo de desarrollo capitalista se construye sobre zonas de sacrificio, de alta biodiversidad, habitadas por pueblos indígenas y comunidades campesinas, provocando deforestación, contaminación, acaparamiento del agua y despojando a las comunidades de sus espacios de vida.

Ver foro:

Fuente: Accion Ecologica

Presentación de libro y diálogo: SOMOS SEMILLAS, TEJIENDO SOBERANÍA ALIMENTARIA EN LAS COMUNIDADES DE COTACACHI

.

Este evento se realizó el 09 de mayo de 2024, en el marco del FORO NACIONAL POR LA TIERRA Y LOS TERRITORIOS, (9 y 10 de mayo en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales-FLACSO, Ecuador), un espacio donde se pudo conocer más sobre la situación que se vive en el campo. La presentación de libro y diálogo: SOMOS SEMILLAS, TEJIENDO SOBERANÍA ALIMENTARIA EN LAS COMUNIDADES DE COTACACHI, fue organizado por el Instituto de Estudios Ecologistas del Tercer Mundo-IEETM, el Comité Central de Mujeres de Cotacachi-UNORCAC, Acción Ecológica y Abya Yala.

El libro SOMOS SEMILLAS dialoga sobre la situación de la soberanía alimentaria en el cantón Cotacachi, abarcando tanto la zona andina como el valle de Íntag. En ambas áreas, se están produciendo importantes cambios en las formas de vida rural debido a diferentes factores. En la zona andina, la escasez de tierra y agua agrava las condiciones de reproducción social y la migración juvenil, mientras que en el valle de Íntag, la presencia de empresas mineras está causando daños ambientales y sociales.

Tanto por condiciones estructurales en la parte andina como por la influencia del capital internacional en el valle de Íntag, la población local enfrenta desafíos para garantizar la soberanía alimentaria y la estructuración del territorio.

Sin embargo, en ambas áreas, existen fuertes procesos organizativos que priorizan la producción alimentaria como un pilar fundamental. Conocer estas estrategias es crucial para toda la sociedad, ya que ayuda a reducir la vulnerabilidad alimentaria frente a eventos económicos, conflictos sociales, pandemias y desastres naturales.

Ver foro:

 

Fuente: Accion Ecologica

ECUADOR VOTÓ NO EN LA PREGUNTA D

El domingo 21 de abril, Ecuador rechazó la Pregunta D en una votación con un 64,8% a favor del NO, según el Consejo Nacional Electoral (CNE). Esta pregunta buscaba reconocer al arbitraje internacional como un mecanismo para resolver disputas de inversión. Esta decisión refleja la defensa de los recursos económicos, sociales y ambientales del país, con un mensaje contundente a favor de la soberanía nacional.

Se argumenta que el arbitraje internacional históricamente ha perjudicado el desarrollo del país y vulnerado derechos humanos y ambientales, por ende era urgente evitar que las grandes corporaciones se beneficien a expensas de la justicia y los derechos de los ecuatorianos. La aprobación de la Pregunta D habría tenido consecuencias negativas, aumentando la supremacía de las empresas transnacionales sobre los derechos humanos y la soberanía nacional, y exponiendo a Ecuador a costosos litigios.

La victoria del NO en la Pregunta D representa un paso hacia la protección de los intereses nacionales y la justicia social.

Ver rueda de prensa

Fuente: Accion Ecologica

Entrevista a Camille Chalmers: la crisis es de “criminalidad política” para facilitar la intervención de Estados Unidos

Chalmers é professor na Universidade do Estado do Haiti desde 1980 e  dirigente do partido socialista Rasin Kan Pèp la

Camille Chalmers, dirigente da Plataforma Haitiana de Reivindicação de um Desenvolvimento Alternativo do Haiti – Daniel Jatimliansky

La crisis que enfrenta Haití desde finales del año pasado, con el anuncio en octubre de una misión de la ONU encabezada por Kenia para enviar tropas al país, abrió un nuevo capítulo con la renuncia del primer ministro Ariel Henry en marzo. El gobierno de transición , integrado por representantes de diferentes sectores políticos, es el centro de la disputa sobre el destino político de Haití. Mientras sectores progresistas defienden una solución haitiana a la crisis, los partidos de derecha y la Comunidad del Caribe condicionan la transición al despliegue de tropas de la ONU.  

El economista Camille Chalmers, una de las principales intelectuales y líderes políticas de Haití, afirma que la crisis de seguridad provocada por las bandas que controlan el 80% del territorio de la capital haitiana, está ligada a la “criminalidad política” y pretende facilitar una intervención militar por parte de los Estados Unidos en el país.

“Esto no es pura criminalidad, sino un crimen político. Está relacionado con un proyecto político de poner al país en un estado de no funcionamiento para facilitar la intervención militar estadounidense. Es una estrategia muy violenta con consecuencias dramáticas en la vida cotidiana de los haitianos. gente”, afirmó .  Chalmers ha sido profesor en la Universidad Estatal de Haití desde 1980, líder del partido Rasin Kan Pèp la (reagrupación socialista para una nueva iniciativa nacional) y es el invitado de esta semana en   Brasil de Fato Entrevista.

Parte de esta estrategia, señala el profesor, se manifiesta de forma concreta en el apoyo estadounidense a Guy Philippe, líder del golpe que derrocó al gobierno progresista de Jean-Bertrand Aristide en 2004. Detenido en Estados Unidos por su implicación en el tráfico de drogas, entre otros. Entre otros delitos, Philippe fue extraditado a Haití en noviembre de 2023, un mes después de la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU de enviar tropas al país. 

“Recibió armas y entrenamiento de la CIA para derrocar a Aristide. Luego de ser arrestado por narcotráfico, fue trasladado a Miami y pasó seis años en prisión. Regresó a Haití en noviembre de 2023 con un discurso que es revolucionario, pero manipulación descarada. Además, la ex embajadora de Estados Unidos en Haití, Pamela White, afirmó recientemente que Guy Philippe debe ser parte de la solución, lo cual es peligroso y una forma de imperialismo para llevar al poder a los líderes de las pandillas, aislando aún más al país y reforzando la retórica dominante contra los haitianos. El pueblo haitiano no aceptará esta situación”.

Chalmers también participa activamente en la discusión sobre Haití como coordinador de la Plataforma Haitiana de Defensa para el Desarrollo Alternativo (Papda), una coalición de organizaciones populares que existe desde 1995 y que lucha contra las políticas neoliberales. Atribuye estas políticas al debilitamiento de la economía del país, particularmente en el campo, y al aumento del desempleo, condiciones que facilitaron el crecimiento de las pandillas. “Tenemos cientos de miles de jóvenes sin trabajo y que viven en situaciones desesperadas. Y, por supuesto, se convierten en blancos fáciles para el reclutamiento de las pandillas”.

El economista haitiano cita estimaciones de que el 12% de la cocaína que ingresa a EE.UU. pasa por Haití y la vecina República Dominicana. Además de ser un mercado consumidor para el tráfico, Estados Unidos es también el principal proveedor de armas utilizadas por las pandillas haitianas, afirma. “Estamos culpando a las empresas estadounidenses de fabricación de armas que se están enriqueciendo con la sangre del pueblo haitiano, y exigimos reparación por esto. Muchas de estas bandas están vinculadas al narcotráfico. Entonces, hay un gran flujo de armas y, en el dirección opuesta, flujo de drogas. Estos dos flujos explican un poco la fuerza de estas bandas que trabajaron para destruir las instituciones democráticas, destruir el Estado haitiano, y como se ha visto en otros países latinoamericanos, es un caos articulado con mecanismos de acumulación. y usurpación del país.”

Chalmers señala que el crecimiento de las pandillas está directamente relacionado con la formación de una extrema derecha en el país, apoyada por Estados Unidos, que se ha consolidado en el poder durante los últimos 12 años a través del Partido de las Cabezas Afeitadas (PHTK), del que forma parte el ex Primer Ministro. El ministro Ariel Henry fue el representante más reciente. “Es muy importante ver que esta fabricación está ligada a una estrategia continental. En respuesta al ciclo progresista, se está fabricando una nueva derecha muy agresiva, pero cuando comparamos el discurso político de Michel Martelly, que se impuso como presidente de Haití, Bolsonaro y Trump, es exactamente la misma retórica”.

Consulta la entrevista completa:

Brasil de Fato: Sabemos que Haití vive, desde hace varios meses, una nueva ola de violencia en medio de la crisis política. Hay informes de que los grupos armados ya controlan más del 80% de la capital, incluidas estructuras esenciales como puertos y un aeropuerto. Quiero comenzar preguntando cuál es la situación humanitaria, social y de seguridad actual en Puerto Príncipe.

Camille Chalmers: La situación del pueblo haitiano es muy grave. Y la situación empeoró mucho con la nueva ola de violencia desatada por las pandillas desde el 29 de febrero. Pero para entender esto es necesario recordar que estos grupos paramilitares son parte de la estrategia global de dominación del imperialismo estadounidense, porque reciben armas de guerra y municiones en cantidades ilimitadas y además se benefician de la impunidad, porque el gobierno interino de facto [ex El primer ministro] Ministro Ariel Henry] está estrechamente relacionado con algunas de estas estructuras.

El caos que estamos viviendo es un caos fabricado, en el que las grandes potencias no hicieron nada significativo para detener la masacre. Podemos decir que el pueblo haitiano está sufriendo una masacre. Estamos viendo que estos grupos paramilitares están destruyendo escuelas, hospitales, ya destruyeron más de 18 hospitales, están destruyendo universidades.

Y esto muestra muy claramente que no se trata de criminalidad pura, sino de criminalidad política. Está relacionado con un proyecto político para poner al país en un estado no funcional para facilitar la intervención militar estadounidense. Es una estrategia muy violenta con consecuencias dramáticas en la vida cotidiana del pueblo haitiano.

El pueblo haitiano sigue resistiendo, pero estamos en una situación muy vulnerable y si aún sobrevivimos es gracias a una fuerte economía rural que, a pesar del cierre de puertos y aeropuertos, sigue alimentando a la población, y también gracias a la surgimiento, en algunos barrios, de grupos de autodefensa popular que limitan la agresión de las pandillas.

No tienen armas, pero se organizan, levantan barricadas para controlar la entrada y salida de los barrios y algunos de estos grupos cuentan con la participación de policías, porque no todos los policías son corruptos, no todos están vinculados. a estas pandillas, y algunos son patriotas y si se suman al esfuerzo de autodefensa popular. Esto explica por qué puedo salir de casa para trabajar. El barrio donde está ubicada mi oficina está relativamente protegido por estructuras de autodefensa.

Hablaste un poco de estos grupos criminales, pero ¿qué otros factores explican la situación actual? ¿Cuál fue el detonante de esta nueva crisis? ¿Permanecerá el primer ministro Ariel Henry? ¿La falta de elecciones? ¿La historia de las intervenciones? ¿Cuáles pondrías como principales motivos?

Para comprender la situación es necesario recordar que nuestro país fue víctima de muchas conmociones, conmociones de gran magnitud. Por ejemplo, la aplicación de políticas neoliberales que debilitaron la economía rural generando mucho desempleo. Tenemos cientos de miles de jóvenes sin trabajo y viviendo en una situación desesperada. Y, por supuesto, se convierten en blancos fáciles para el reclutamiento de las pandillas.

Cabe señalar también que en Haití existe un flujo muy grande de narcotráfico. Se estima que el 12% de la cocaína que ingresa a EE.UU. pasa por Haití y República Dominicana. En otras palabras, se trata de grandes cantidades de dinero.

Además, desde 2011, en respuesta a oleadas de movilización popular, Estados Unidos ha fabricado una extrema derecha llamada PHTK [el partido político de Arien Henry] y es muy importante ver que esta fabricación está vinculada a una estrategia continental. En respuesta al ciclo progresista se está fabricando una nueva derecha muy agresiva, pero cuando comparamos el discurso político de Michel Martelly, quien se impuso como presidente de Haití, Bolsonaro y Trump, es exactamente la misma retórica.

Culpamos a las empresas norteamericanas fabricantes de armas que se están enriqueciendo con la sangre del pueblo haitiano y exigimos reparación por ello.
 

Así que Haití está sufriendo ataques de esta extrema derecha que monopoliza el poder desde 2011 y es, en gran parte, culpable de la situación caótica que vivimos y de las distintas masacres organizadas contra los barrios populares. Son más de 13 masacres y un clima de terror para impedir todo el proceso de movilización popular y expulsar a las clases populares del escenario político.

Usted habló de la influencia extranjera y de esta extrema derecha en Haití. ¿Cuál es el origen de los grupos armados que hoy tienen este poder? Y si pudiera explicarnos quiénes son sus integrantes y si tienen relación con alguna organización política… 

Varios informes ya han demostrado que estos grupos fueron formados y armados por el presidente de extrema derecha, Michel Martelly, para combatir grandes oleadas de movilización popular. Fue la respuesta del sistema y de las clases dominantes para neutralizar la movilización popular. Y no se hizo nada para contrarrestar este proceso.

Al contrario, son bandas que reciben muchas armas de EE.UU. y nadie nos va a convencer de que el Estado norteamericano no puede controlar el tráfico de armas con Haití, porque los volúmenes son muy grandes. De hecho, culpamos a las empresas estadounidenses de fabricación de armas que se están enriqueciendo con la sangre del pueblo haitiano, y exigimos reparación por ello.

También es importante resaltar que muchas de estas pandillas están vinculadas al narcotráfico. Entonces, hay un gran flujo de armas y, en sentido contrario, un flujo de drogas. Son estos dos flujos los que explican un poco la fuerza de estas pandillas y que trabajaron para destruir las instituciones democráticas, destruir el Estado haitiano, y como se ha visto en otros países latinoamericanos, es un caos articulado con mecanismos de acumulación y usurpación. del país.

También es importante resaltar que, en los últimos años, durante 2023, se aplicó un plan migratorio, de Joe Biden, contra Cuba, Venezuela, Nicaragua y Haití. Y más de 168 mil personas abandonaron Haití hacia Estados Unidos. Al mismo tiempo que Estados Unidos dice que quiere fortalecer la policía nacional de Haití, favoreció la salida de 3.000 agentes de policía de Haití, cuando la policía nacional ya es insuficiente.

Quiero decir, enviaron entre el 25 y el 30% de las fuerzas policiales a Estados Unidos. Esto demuestra que, en la estrategia global, hay un debilitamiento del aparato estatal y también hay que decir que el gobierno está aplicando medidas del FMI, que también debilitan al Estado, y está transfiriendo competencias a lo que llaman el ‘sector privado’. . Todo esto es importante para entender la crisis. Y vale la pena sumar dos factores. 

El factor geopolítico: Estados Unidos quiere mantener el control total sobre la cuenca del Caribe, que está cerca de ellos y juega un papel muy importante en el intercambio de bienes. Y Estados Unidos teme mucho una posible alianza política entre Cuba, Venezuela y Haití. Por tanto, quieren mantener el control absoluto sobre el juego político. También se ha demostrado que, bajo el suelo haitiano, existen recursos minerales estratégicos. Los hay de oro, titanio, litio, iridio, bauxita, carbonato de calcio, etc. Se trata de recursos minerales muy importantes en las estrategias de acumulación del imperio.

Esto también es parte del problema y explica por qué quieren imponer una intervención militar. Y decimos que las últimas intervenciones militares en Haití han tenido un resultado muy negativo para el pueblo haitiano. De hecho, uno de los líderes, en representación del Secretario General de la ONU, aplaudió la federación de pandillas, llamada G9, diciendo que esta federación es algo muy positivo. Por tanto, existe una relación muy estrecha con el crimen organizado y el uso del crimen organizado como mecanismo de dominación.

Esto es muy importante para entender el panorama global de lo que estamos viviendo. Abogamos por la formación de un Consejo de Seguridad Nacional que defina un plan estratégico para combatir el crimen organizado y, con ese plan, podemos solicitar cooperación a otros países, como Brasil, Venezuela, etc., para luchar realmente contra él. Pero una ocupación militar por parte del ejército estadounidense no resolverá el problema y representa una amenaza a la soberanía de los pueblos caribeños.

En cuanto a los grupos armados, ¿cree que pueden llegar efectivamente al poder a través del conflicto en Haití?

Algunas fuerzas políticas están buscando esto y han propuesto una presidencia de tres cabezas, incluido Guy Philippe, quien tuvo un papel activo en el derrocamiento de Jean-Bertrand Aristide en 2004. Recibió armas y entrenamiento de la CIA para derrocar a Aristide.

Tras ser arrestado por tráfico de drogas, fue trasladado a Miami y pasó seis años en prisión. Regresó a Haití en noviembre de 2023 con un discurso de que es un revolucionario, pero esto es una manipulación descarada.

Además, la ex embajadora de Estados Unidos en Haití, Pamela White, afirmó recientemente que Guy Philippe debe ser parte de la solución, lo cual es peligroso y una forma de imperialismo para llevar al poder a los líderes de las pandillas, aislando aún más al país y reforzando la retórica dominante contra los haitianos. El pueblo haitiano no aceptará esta situación.

Usted habló de la nueva misión internacional y del envío de tropas a Haití, esta vez por parte de Kenia, impulsadas por Estados Unidos. ¿Cuál es su opinión sobre la situación actual?

Hay mucha hipocresía, ya que afirman que una intervención militar solucionará el problema, lo cual es completamente falso. Han debilitado a la policía nacional y se oponen a cualquier proceso de fortalecimiento de las capacidades locales para enfrentar el crimen organizado. La inserción de policías kenianos en Haití es una farsa, ya que sabemos que no será efectiva debido a la complejidad del problema y la barrera del idioma.

Kenia es sólo un pretexto ya que Estados Unidos tendrá el control y establecerá la agenda de estas fuerzas. Por ello, rechazamos este tipo de intervención militar y buscamos definir un plan de seguridad de manera soberana, en intercambio solidario con otros países para fortalecer las capacidades nacionales. La cooperación solidaria puede ayudar al pueblo haitiano a superar la crisis e iniciar un verdadero proceso de reconstrucción nacional.

Tras la dimisión de Henry, instituciones como Caricom exigen que el Consejo de Transición acepte la nueva misión de la ONU, encabezada por Estados Unidos. ¿Puede explicarnos cómo se forma el Consejo de Transición en Haití y cuál es su opinión sobre la posición de Caricom frente al Consejo?

El Consejo de Transición está integrado por siete sectores diferentes, incluidos representantes de sectores populares y de la sociedad civil. La situación es compleja, ya que Caricom (Comunidad del Caribe) no estaba trabajando sola y el plan fue articulado por fuerzas extranjeras.

Es importante que los sectores populares tengan representación en el Consejo para no quedar completamente excluidos, pero es una situación contradictoria. Actualmente se están negociando en el Consejo un acuerdo político y estamos esperando a ver si es aceptable o no. Estamos firmemente en contra de la ocupación militar y de cualquier proceso de continuación del poder de la extrema derecha, y no aceptaremos la sumisión a la voluntad imperialista estadounidense.

¿Ve hoy espacio en el Consejo para esta disputa contra la misión? ¿Cree que el representante del Acuerdo de Montana puede bloquear en el Consejo el envío de tropas a Haití?

Creemos que tres o cuatro representantes podrían sacar adelante esta lucha y estamos esperando ver cuál será el resultado con el acuerdo político que se está negociando. Será muy difícil, porque el sector reaccionario también tiene sus representantes dentro y tiene el control del poder real.

Es una situación muy difícil. En los próximos días desarrollaremos una estrategia para afrontar esto a ver si seguimos, es decir, si Montana continúa, porque no participamos directamente, pero Montana agrupa a muchas organizaciones, incluidas las federaciones de agricultores más avanzadas, que tienen una postura socialista.

Definiremos una posición para ver si salimos de Montana o si exigimos que Montana se vaya para desarrollar una estrategia de oposición y completamente al margen de las instituciones estatales. Es una decisión complicada, considerando el control de las pandillas sobre el territorio y el hecho de que el sector popular hoy no puede enfrentarlas. En algunos barrios existen pequeños grupos de autodefensa, pero realmente no tienen la capacidad para enfrentar a las pandillas.

Respecto al Acuerdo de Montana, ¿puedes explicar un poco más en qué consiste, cómo se redactó y por qué se defiende hoy?

El Acuerdo de Montana surgió de todo un proceso dentro de la movilización popular contra el gobierno de Jovenel Moïse, y cuando Moïse fue asesinado, el Acuerdo de Montana definió una ruta para avanzar hacia la transición política que llamamos “transición política de ruptura”. En otras palabras, una transición política que garantice que el monopolio político de la extrema derecha no continuará.

Esta transición disruptiva implica una conferencia nacional de todos los sectores nacionales para definir agendas y prioridades de construcción nacional y también involucra procesos judiciales para juzgar a los responsables de los crímenes y masacres financieras que hemos sufrido en los últimos tiempos, además de algunas medidas económicas urgentes para aliviar la situación, que es desesperada, con casi el 50% de la población en situación de inseguridad alimentaria, una altísima tasa de desempleo y un salario mínimo que no permite ni siquiera comprar el 12% de la canasta básica alimentaria.

Por lo tanto, se trata de medidas urgentes desde el punto de vista económico para aliviar el sufrimiento del pueblo y además permitir, a través de procesos judiciales, todo un proceso de movilización popular. Por ejemplo, todos los testimonios sobre las masacres serán un espacio muy importante para la movilización y para revertir psicológicamente la situación que hoy enfrentamos.

Es muy importante que la gente pueda recuperar la confianza en sí misma, en el país, para poder salir adelante y organizar elecciones, que sean transparentes y realmente controladas por los sectores haitianos, y no elecciones distorsionadas, como las últimas elecciones presidenciales, que tuvieron contaban con una participación de menos del 18 % del electorado y estaban controlados por fuerzas extranjeras. Es necesario repatriar el proceso electoral para que sea, de hecho, un reflejo del deseo colectivo del pueblo haitiano.

Quería hablar un poco sobre misiones anteriores de la ONU, principalmente Minustah, que fue liderada por Brasil. Muchos historiadores expertos repudian el papel de esta misión, e incluso dicen que Haití debería recibir reparación por el daño causado al país por esta misión. ¿Qué valoración hacen usted y la izquierda haitiana de esta misión, la MINUSTAH, liderada por Brasil?

Hemos sufrido 12 misiones de la ONU, desde 1992 hasta hoy, y el balance es completamente negativo. Jugaron un papel importante en el debilitamiento de la economía rural, en la imposición de políticas neoliberales, en la intensificación de la dependencia alimentaria y en el debilitamiento de los órganos estatales, como, por ejemplo, el sistema electoral, que ahora no tiene credibilidad porque la gente sabe que está bajo control extranjero.

Tuvieron un desempeño muy negativo. Cuando decimos “Brasil” es necesario aclarar que uno de los principales comandantes de la MINUSTAH, el general Augusto Heleno, fue uno de los líderes detrás del intento de golpe de Estado contra la toma de posesión de Lula en enero de 2023. Entonces, tenemos que ser más Precisamente, no es Brasil. Realmente exigimos reparación, porque hemos sido muy perjudicados.

Incluso celebramos un tribunal popular muy importante que calificó los crímenes cometidos por la MINUSTAH contra el pueblo haitiano. Estamos hablando, por ejemplo, de la introducción del cólera, una enfermedad que nunca había existido en Haití y que mató a 40.000 personas, infectó a 800.000 y hasta el día de hoy sigue muriendo gente a causa del cólera aquí.

Otro crimen muy grave fue también la ola de violaciones contra mujeres y niñas, y un gran número de huérfanos, niños sin padres, que se encuentran ahora en Haití. Entonces necesitamos reparaciones para eso.

Es muy importante defender la dignidad del pueblo de Haití. También es necesario recordar que la mayoría de estas misiones no lograron el desarme que prometieron, algunos programas incluso reforzaron el poder de las pandillas sobre los barrios populares, incluso desde el punto de vista económico.

Con el pretexto de la reintegración económica, ofrecieron dinero a ciertas personas que eran líderes de pandillas y que utilizaron ese dinero para reforzar su control sobre los barrios. Es algo realmente muy dañino. Y esto no ocurrió sólo en las recientes ocupaciones militares.

En 1915, una intervención militar del ejército estadounidense aprovechó una ocupación de 19 años para establecer mecanismos de tutela política y desarticulación económica, organizando una migración masiva, donde más de 400.000 trabajadores del campo haitianos migraron a los Batayes de Cuba, que eran zonas controlado por capital americano. Por lo tanto, tenemos una experiencia muy dolorosa con las ocupaciones militares, que realizaron trabajos completamente contrarios a la posibilidad de construir un proyecto nacional a favor de las grandes mayorías haitianas.

Maestro, una pregunta sobre el pasado. ¿Qué influencia tuvieron los años de la dictadura de la familia Duvalier en Papa Doc y su hijo, Baby Doc? ¿Cómo persiste esto en el escenario actual? ¿La represión de entonces dejó su huella en la política haitiana?

Sí definitivamente. La dictadura de Duvalier, que duró 29 años, es uno de los golpes más duros que jamás haya sufrido el pueblo haitiano. No sólo desorganizó el Estado, sino que también perpetró muchos crímenes. Duvalier era considerado por Estados Unidos como uno de los frenos al avance comunista en el Caribe. Al mismo tiempo, desarrolló una retórica pseudonacionalista cuando, en realidad, la presencia y el poder de Estados Unidos aumentaron durante su dictadura.

Por eso es muy importante recordar que esta nueva derecha representada, por ejemplo, por Michel Martelly, Jovenel Moïse y Ariel Henry, es neoduvalierista. Siempre dicen que en la época de Duvalier había seguridad, las cosas estaban mejor, etc. Por eso es muy importante ver la conexión entre el proyecto de dominación que ahora quieren consolidar y el duvalierismo.

Haití es uno de los pocos países de América Latina que sufrió una dictadura sangrienta tan larga sin realizar ningún proceso de análisis judicial sobre la responsabilidad de estas personas, algunas de las cuales aún hoy están vivas. Argentina, por ejemplo, dio pasos muy importantes en este sentido. Hay un trabajo de memoria muy importante para deconstruir el Estado duvalierista que esta gente de extrema derecha ahora quiere reconstruir.

Respecto a la experiencia del gobierno de Aristide que usted mencionó, ¿cree que Haití podría volver a tener una experiencia progresista en el poder sin sufrir las mismas amenazas que sufrió el gobierno de Aristide?

Creo que aprendimos la lección. Creo que ahora tenemos muchas más herramientas para luchar por la verdadera soberanía y autodeterminación. También es necesario reconocer que gran parte del gobierno de Aristide se había recuperado por este camino, después del primer golpe. De modo que Aristide no pudo realmente desarrollar un proyecto de ruptura real que apuntara a una verdadera autodeterminación, que fue el proyecto fundamental que lo llevó al poder. Esto también es parte de la crisis. Las experiencias gubernamentales posteriores a 1986 nunca estuvieron a la altura de las demandas de las clases populares.

Me gustaría volver al tema de la cooperación y hablar de otros tipos de cooperación, con un ejemplo de Venezuela, Petrocaribe, creado por el ex presidente Hugo Chávez. Hay consenso en que hubo problemas con este programa, pero proporciona las coordenadas para un modelo de cooperación e integración no intervencionista con Haití. ¿Cuál es su valoración de Petrocaribe y cuáles son las posibilidades de retomar una iniciativa como esta con Venezuela?

El programa Petrocaribe ofrecía potencial y oportunidades muy importantes para Haití. Era la primera vez que el Estado haitiano tenía acceso a un nivel tan alto de liquidez y liquidez sin restricciones, porque el dinero que viene del Banco Mundial, del FMI y del BID es dinero condicionado: “Les prestamos 200 millones, pero habrá que privatizar la electricidad, el sistema telefónico, etc.”

Petrocaribe no impuso estas condiciones, es importante ver que fue una oportunidad maravillosa, pero que fue, en gran medida, desperdiciada por estos gobiernos de extrema derecha, involucrando incluso escandalosos procesos de desvío. Por eso decimos que, en la transición política, es muy importante aclarar esto antes de las elecciones para que la clase política de extrema derecha no se quede en el poder.

Realmente fue un programa maravilloso y ofreció muchas oportunidades para Haití, pero fue muy mal utilizado por las elites políticas conservadoras.

Además de Venezuela, con Petrocaribe, Cuba también apoya a Haití con sus brigadas médicas. ¿Cómo ve la izquierda haitiana las experiencias de Venezuela y Cuba basadas en la solidaridad? ¿Cómo sería una alianza entre estos tres países del Caribe? ¿Y qué representan para la hegemonía estadounidense en la región?

La presencia de la brigada médica cubana en Haití es una de las experiencias solidarias más interesantes que ha vivido el pueblo haitiano desde 1998. Y realmente la presencia cubana tuvo grandes efectos en la mejora de los indicadores de salud pública y la integración de los médicos cubanos a las comunidades. De hecho, en un momento, un gobierno de extrema derecha no continuó con el financiamiento que el Estado haitiano asignaba para mantener a los médicos en el país y las comunidades rurales asumieron la responsabilidad de mantener a los médicos.

Así son varios años de presencia aquí de médicos cubanos, apoyados directamente por las comunidades rurales. Es una experiencia de solidaridad, de fraternidad, de hermandad maravillosa, entre los pueblos. Además, los médicos cubanos nunca han sufrido violencia. Están protegidos por la población.

Es una experiencia muy importante que hay que profundizar y que realmente trae grandes beneficios, porque la presencia, por ejemplo, de la brigada médica cubana es mucho más efectiva que otras cooperaciones médicas, como Médicos Sin Fronteras o las ONG europeas que también presente.

Es verdaderamente una muestra de cómo deben ser las relaciones entre los pueblos y, una vez más, es una oportunidad para saludar a la Revolución Cubana, potencia de la solidaridad y del internacionalismo y que actualmente recibe muchos golpes del imperialismo, y de todos los pueblos del Caribe y América Latina debe defender la Revolución Cubana.

Es uno de los avances más importantes que nuestro pueblo ha logrado en las últimas décadas. Además, sabemos que existe una conexión entre la Revolución haitiana de 1804 y la Revolución cubana. Fidel Castro dijo que su formación política tuvo mucho que ver con sus conversaciones con los trabajadores haitianos que estaban en los barcos de su padre .

Por lo tanto, hay una conexión directa entre estas dos revoluciones y creo que ambas ofrecen una matriz muy interesante para todos los pueblos de América Latina que quieren romper con el imperialismo y avanzar hacia una situación de soberanía, dignidad, justicia y defensa de un Estado. proyecto que confronta los pilares del sistema capitalista.

En cuanto a la Revolución haitiana, este año se cumplen 220 años de la independencia del país. ¿Qué trae esto? ¿Qué tan lejos está el país de recuperar la independencia real en el siglo XXI?

Es una historia dramática pero muy importante que debemos difundir, porque la Revolución Haitiana de 1804 fue maravillosa, una revolución anticolonial, antiesclavista, antirracista, anticapitalista contra el sistema de plantaciones, y que tiene características importantes de contracultura. Pero después de esta revolución quedamos aislados.

No sólo a través de la acción directa de las potencias, que hicieron todo lo posible para que esta experiencia revolucionaria no fuera conocida y todo lo posible para destruir el Estado haitiano. Agresiones militares, bloqueo… Y cuando Bolívar organiza el Congreso Anfictiónico de Panamá para reunir a las nuevas naciones libres de América Latina, EE.UU. dice: “No iré a esa conferencia si va Haití, porque no quiero sentarse en la misma mesa que Haití. un hombre negro.”

Entonces fue un aislamiento no sólo construido por imperios, en el que Francia presionó mucho a otros países para que no tuvieran relaciones con Haití y Estados Unidos recién reconoció a Haití en 1862, mucho después de la revolución. También hubo ataques financieros, con la deuda impuesta por Francia para compensar a los antiguos propietarios de esclavos y de plantaciones que habían perdido sus posesiones en Haití. El país pagó esta compensación durante más de un siglo, enviando a veces entre el 68% y el 70% de sus ingresos estatales a Francia. Por lo tanto, fue un factor importante que socavó el proceso de construcción de la nación.

Esto continúa y empeora con la ocupación militar estadounidense, que comienza con el robo de todas las reservas de oro de Haití en diciembre de 1914. Es trágico porque no sólo enfrentamos este aislamiento impuesto por los imperios dominantes, sino también el aislamiento de los proyectos nacionales de América Latina, que no quería la abolición de la esclavitud.

Estamos luchando y tenemos que luchar para salir del aislamiento, de esta soledad y es muy importante construir lazos de solidaridad y hermandad con todos los movimientos anticapitalistas, antiimperialistas de América Latina, porque creo que la herencia de la Revolución Haitiana sigue vigente y proyecta valores fundamentales para construir otra humanidad que supere el capitalismo, que supere la barbarie del capitalismo.

Hablamos de ejemplos de cooperación con Haití provenientes de Cuba, Venezuela. Hablemos ahora de Brasil. Lula vuelve a presidir el país, pero ahora el gobierno ha afirmado que no será parte de la misión con los militares, sino con la inteligencia policial. ¿Cuál es la opinión de los haitianos sobre Lula? Y, en su opinión, ¿cuál debería ser el papel de Brasil en la recuperación de Haití?

Todos los movimientos populares en Haití ya han hecho campaña por Lula, para defenderlo no sólo durante el período en que estuvo encarcelado, sino también como presidente de la República durante las elecciones. Incluso hay canciones compuestas en Haití para Lula.

Para nosotros es muy importante, en esta nueva situación, que el gobierno brasileño pueda definir otra forma de cooperación con Haití, que el país no participe en la fuerza de intervención militar estadounidense, pero creo que hay mucha cooperación posible. interesante, importante que se puede establecer con la experiencia brasileña, no sólo en el campo de la medicina popular, sino también en la reforestación, el desarrollo urbano y realmente hay una acumulación de experiencias en Brasil que pueden ser extremadamente útiles en los esfuerzos de reconstrucción de Haití.

Pero debe ser una cooperación bilateral que no esté suscrita a un plan imperial, un plan imperialista. Tiene que haber una cooperación directa entre Haití y Brasil y también creo que Brasil podría trabajar para que Haití tenga un nuevo rol y nuevas relaciones con los países de la Celac, con la plataforma Brics, etc. Creo que es una relación muy importante y que tenemos que construirla teniendo en cuenta algunos errores del pasado, pero también los desafíos actuales de Haití y del continente.

En cuanto a las organizaciones políticas en Haití, aquí en Brasil nos gustaría entender cuál es el estado de la disputa política y quiénes son hoy los principales actores de izquierda y derecha.

El panorama político está dominado por el partido de extrema derecha PHTK. Tienen muchos aliados, incluidos, lamentablemente, algunos partidos socialdemócratas que han hecho alianzas con la extrema derecha. Tienen control del Estado y trabajan para mantener el poder y reproducir su control del Estado.

Ante esto, creamos una plataforma llamada Frente Patriótico Popular, en la que hay seis partidos políticos de izquierda y siete frentes de movimientos sociales, incluidas las principales federaciones campesinas. El Frente Patriótico Popular lleva a cabo una lucha democrática, pero también lucha por construir el socialismo en Haití.

Invertimos mucho en el trabajo de formación y educación política e ideológica y nos inspiramos mucho en la gran y hermosa tradición del marxismo haitiano, con figuras como Jacques Roumain, Jacques Stephan Alexis, quienes, desde la lucha contra la ocupación militar estadounidense , desarrolló una concepción de lucha por el socialismo en Haití.

En el Frente Patriótico Popular estamos trabajando para avanzar realmente hacia un proyecto de ruptura, no sólo con la dominación imperialista, sino también con el capitalismo. Evidentemente no es un trabajo fácil, es un trabajo de largo plazo y de largo alcance, pero podemos decir que estamos avanzando y el Frente Patriótico Popular es una innovación política, porque es la primera vez que tenemos una Entidad donde conviven partidos políticos y movimientos sociales.

Hay una originalidad en ello. No es fácil, hay muchos obstáculos en esta construcción, pero estamos avanzando y creemos que la nueva situación que se anuncia será una oportunidad para avanzar más rápidamente hacia la construcción de esta alternativa política socialista. En este sentido, es muy importante dar a conocer este esfuerzo y poder construir vínculos de hermandad, solidaridad e intercambio con las fuerzas políticas del continente.

Para concluir, les pido que hablen sobre el papel del movimiento rural frente a la inseguridad alimentaria que vive Haití hoy.

Bueno, el partido Raízes do Campo Popular, de cuya directiva soy miembro, es miembro del Foro de São Paulo y mantiene estrechas relaciones con muchos otros partidos de Centroamérica y el Caribe. Y el movimiento rural haitiano se desarrolló enormemente durante la lucha antiduvalierista contra la dictadura.

Tenemos estructuras que ya tienen más de 50 años, como el MPP, Movimiento Campesino de Papaia, como el Tèt Kole Ti Peyizan, de pequeños agricultores, que son estructuras muy valientes que desarrollaron una lucha heroica contra la dictadura y que mantienen un alto nivel. de unidad política e ideológica. Este es uno de los sectores sociales más organizados.

También hay otros, como el sector feminista, el sector estudiantil, pero el nivel organizativo es mucho más avanzado entre los agricultores. Y, por supuesto, es un sector muy importante en Haití porque la construcción de una república rural se frustró como la Revolución de 1804. Y todas las políticas públicas del Estado haitiano son anticampesinas, muy, muy agresivas contra los agricultores.

Entonces es una lucha fundamental y decimos que los sectores rurales deben ser uno de los actores centrales y estratégicos en la lucha por reconstruir el país. Nosotros, en el PAPDA, que es una unión de movimientos sociales, trabajamos mucho con los sectores rurales y acabamos de publicar un cuaderno de demandas rurales que fue una construcción colectiva en todos los departamentos del país, mostrando cuáles son las prioridades rurales y cómo funciona este sector. ve las transformaciones en otros sectores de la sociedad.

Por eso estamos trabajando con este sector y también hemos construido una escuela de formación política dirigida por las federaciones de agricultores. Dentro de esta escuela política se realiza un importante trabajo de formación política, pero también de vinculación con las luchas de los trabajadores de América Latina. 

Edición: Rodrigo Durão Coelho

Fuente: https://www.brasildefato.com.br/2024/04/03/para-intelectual-haitiano-crise-e-de-criminalidade-politica-para-facilitar-intervencao-dos-eua

Traducción Resumen Latinoamericano https://www.resumenlatinoamericano.org/2024/04/03/haiti-entrevista-a-camille-chalmers-la-crisis-es-de-criminalidad-politica-para-facilitar-la-intervencion-de-estados-unidos/

¿Cuál es la salida para Haití?

Programa especial sobre Haití – CLACSO TV, 27 de marzo de 2024

Haití sufre una crisis humanitaria y de violencia que no para de escalar desde el asesinato del presidente Jovenel Moïse en julio de 2021. Las pandillas controlan gran parte de la Capital, Puerto-Príncipe, y otras localidades del país, y el primer ministro Ariel Henry ser vio obligado a renunciar tras anunciar la creación de un Consejo de Transición que tiene por misión elegir un primer ministro interino y crear las condiciones para la celebración de elecciones libres.

-Karina Batthyány, Directora Ejecutiva de CLACSO

Louis Ilionor, sociólogo, Miembro del Grupo de Investigación sobre Vivienda Popular e Inclusión Social de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) de Quito, Ecuador.

Camille Chalmers, economista, profesor de la Universidad Estatal de Haití, director ejecutivo de la Plataforma para el Desarrollo Alternativo de Haití.

Tania Pierre-Charles, investigadora y profesora haitiana, especialista en temas relacionados con acceso a la salud, participación social de las mujeres, salud sexual y reproductiva y políticas de salud, miembro del Comité Directivo de CLACSO.

Lautaro Rivara, sociólogo argentino, editor de la Agencia Latinoamericana de Información (ALAI), miembro Grupo de Trabajo CLACSO “Crisis, respuestas y alternativas en el gran Caribe”

Jacqueline Laguardia Martínez, Universidad de las Indias Occidentales, Trinidad y Tobago

https://www.clacso.org/cual-es-la-salida-para-haiti