Un Estado que Asesina: Triunfo de la Cruz Vs. el Estado de Honduras

En octubre de 2015, la CIDH, emitió un fallo a favor de la comunidad del Triunfo de la Cruz, evidenciando la responsabilidad del Estado ante múltiples violaciones de los DDHH contra la comunidad y dictaminando medidas y reparaciones. Cinco años más tarde no han sido ejecutadas.

Denunciamos enérgicamente los actos genocidas en contra del pueblo #garífuna de #Honduras y hacemos responsable al Estado hondureño de la vida y la integridad de los compañeros desaparecidos. Exigimos pronta y oportuna investigación. #SusVidasSonNuestrasVidas #GarifunaLivesMatter

Hace clic para descargar en pdf

 

Un Estado que Asesina: Triunfo de la Cruz Vs. el Estado de Honduras

Rony Castillo

Universidad de Texas

Julio 2020

A pesar de que Honduras fue declarado en el año 2017 como el país mas peligroso del mundo para los defensores y defensoras de los derechos colectivos (ver Global Witness, 2017), las comunidades Garífunas aún se mantenían como “islas de paz en medio de un mar de sangre”. Esto en poco tiempo cambió. Para una muestra, el 19 de junio fue encontrado torturado y asesinado el cuerpo del líder de la comunidad de Punta Piedra, don Antonio Bernárdez, después de mas de 5 días desaparecido. Hoy (18 de julio del 2020), un mes del caso anterior, 4 jóvenes de la comunidad de Triunfo de la Cruz, Tela, incluido el dinámico presidente del Patronato (Arberth Snaider Centeno Tomas) de esa comunidad y miembro activo de la OFRANEH, fueron sustraídos de sus propias casas por hombres fuertemente armados que portaban chalecos con la insignia de la DPI (Departamento de la Policía de Investigación) y en vehículos con características similares a los de los oficiales del orden. SUS VIDAS ESTAN EN PELIGRO, URGE ACCIÓN. Hasta esta hora no hay un informe de las autoridades, únicamente han comunicado estar en investigación del hecho. Es razonable pensar que el asesinato de don Bernárdez y el secuestro del presidente del patronato no están aislados. Ambos representan las dos comunidades por las cuales ha sido sentenciado el estado de Honduras por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la violación de los derechos colectivos y territoriales. Sin embargo, estamos claro que este es un mensaje intimidatorio a todas las comunidades Garífunas de Honduras.

Ante este inminente rapto y secuestro del presidente del patronato de Triunfo de la Cruz, el joven Arberth Snaider y los demás muchachos, la presidente de la OFRANEH, Miriam Miranda, Premio Internacional 2019 de Derechos Humanos (Fundación FES) y que en el 2014 también fue secuestrada por un grupo armado, ha denunciado categórica y contundentemente: “NOS QUIEREN DESAPARECER COMO PUEBLO GARÍFUNA” y la cuestionante es que estamos ante un ESTADO QUE ASESINA, lo cual planteamos en las siguientes premisas:  

  1. Comunidad histórica. La Comunidad Garifuna de Triunfo de la Cruz, data del 1805 y se ubica en el departamento de Atlántida, Municipalidad de Tela, a orillas del mar Caribe. Es de carácter rural y cuenta con una población aproximada de 10,000 habitantes. Su delimitación abarca una cantidad de 2.840 hectáreas que incluyen la zona de viviendas y el hábitat funcional, que encierra como tal las zonas del el Mar Caribe, cerro El Tigre, cerro Triunfo de la Cruz, el parque nacional Punta Izopo y el Río Plátano. 
  1. Sentencia de la CIDH. El 29 de octubre de 2003 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos recibió una petición presentada por la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH”) el caso Comunidad Garifuna Triunfo de la Cruz y sus miembros contra la Republica de Honduras (CIDH, 2015). La misma fue admitida el 14 de marzo del 2006 y en el 8 de Octubre del 2015, después de un largo de proceso de deliberación y alegatos, la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), emitió una sentencia condenatoria en contra del Estado de Honduras por todos estos actos de violación de los derechos territoriales y colectivos de la comunidad de Triunfo de la Cruz, en lo que se establecen las responsabilidades del estado para garantizar los derechos a la comunidad, reparar los daños ocasionados y asegurar los mecanismo adecuado para evitar la repetición de los hechos. 
  2. Hechos relevantes de despojo y el interés detrás del territorio de la comunidad. El primer hecho de invasión fue cuando el 6 de julio de 1969 la empresa MACERICA adquirió un terreno de unas 50 hectáreas situado en el lugar denominado “Río Plátano; seguido, entre agosto de 1993 y julio de 1995 la Municipalidad de Tela vendió́ aproximadamente 44 hectáreas de tierras de la comunidad a favor de la empresa IDETRISA. El 15 de enero de 1997, la Corporación Municipal de Tela acordó traspasar al Sindicato de Empleados y Trabajadores de la Municipalidad de Tela 22.81 manzanas ubicadas en el territorio de la Comunidad. En el 2000 el Congreso Nacional de manera inconsulta crea el área protegida y parque nacional Punta Izopo (Decreto No 261-2000), cediendo la administración a la organización no gubernamental PROLANSATE. Más adelante la venta de 39,611.02 m2 de tierra a favor de la empresa Punta Hisopo Resort R.L de C.V. Desde el 2013 la construcción del proyecto turístico de Playa Escondida y el de “Laguna Negra” 
  1. Los patronatos son los garantes de salvaguardar los títulos comunitarios. En el título definitivo que otorgó el INA a la comunidad de Triunfo de la Cruz el 26 de septiembre del 2001, se establece que constituye un patrimonio inalienable de la comunidad, excepto en los casos en que la transferencia de dominio se haga a favor de miembros de la comunidad, con aprobación de la Junta Directiva del Patronato. Pro esta razón, en 2005 a Municipalidad de Tela promovió un patronato paralelo al electo por la comunidad, situación que se mantuvo hasta el año 2010. Y después de la sentencia de la Corte en el 2015 los presidentes de patronatos se convirtieron en objeto de amenazas a muerte, intimidaciones, para con ello ceder en la exigencia del cumplimiento de esta.

  2. Incremento de las presiones sobre la comunidad. La Corte determinó que el Estado debía llevar a cabo procedimientos de expropiación o de reubicación de terceros que puedan ostentar títulos de dominio pleno sobre lotes comprendidos dentro del lote A1, incluyendo las 22 manzanas adjudicadas al Sindicato de Trabajadores de la Municipalidad de Tela, y los lotes de tierra de las empresas MACERICA e IDETRISA, y pagar las indemnizaciones que corresponde a los perjudicados, de conformidad con lo establecido en el derecho interno. Por ejemplo, el Estado presionó a la comunidad que se excluyan los predios pertenecientes a los proyectos de Marbella y Playa Escondida debido a que “representaba altos costos de las expropiaciones”. Incluso el Estado llegó a proponer la reubicación de la comunidad de su propio territorio.

  3. Peligro inminente. Según la CIDH (14 de mayo 2019), el tiempo transcurrido sin el cumplimiento de la sentencia pone en peligro a los miembros de la Comunidad y contribuye a un aumento de la conflictividad en la zona. En la misma Sentencia, la Corte constató que los homicidios de cuatro miembros de la Comunidad Triunfo de la Cruz (Oscar Brega, Jesús Álvarez Roche, Jorge Castillo Jiménez y Julio Alberto Morales) se produjeron en el marco de los hechos relacionados con las problemáticas en torno al territorio de la Comunidad y que pese a que han transcurrido 22 años desde la ocurrencia de los hechos y 5 desde la emisión de la Sentencia, no han habido avances significativos y los casos se encuentran en la impunidad.

  4. Actos de terror e intimidación. Estos hechos nos hacen razonar que la desaparición del presidente del Patronato de la comunidad corresponde a esta conspiración cómplice del Estado de Honduras por omisión y acción para evitar dilatar el cumplimiento de la Sentencia, permitiendo con ello el terror en la comunidad para llevar a los nativos al agotamiento y el miedo, tal igual como está ocurriendo en la otra comunidad beneficiaria de la Sentencia, de Punta Piedra, Iriona.

  5. Indefensión. El modelo extractivista, la industria mega turística, son parte de las bayonetas de un Estado que asesina. Juntos articulan el poder que ha orquestado y dirigido el despojo y el desplazamiento sistemático de la comunidad de Triunfo de la Cruz de su territorio. La situación se agrava aún más cuando todas las garantías de la población han sido conculcadas y la institucionalidad penetrada y destruida por el crimen organizado y la corrupción y nos exponemos a la merced de los crueles momentos orquestados por los regímenes de dictadura que ha enfrentado este país.

  6. En un país de la mafia y del narcotráfico el estado establece a priori su línea de investigación. La vida del presidente del patronato, los otros 4 muchachos y el resto de los miembros activos del patronato corren peligro inminente y deben ser protegidos por el Estado de inmediato y sin ninguna condición. En las condiciones en que se encuentra el país con niveles de impunidad del 95%, las autoridades del país siempre con una línea de investigación distinta a las verdaderas causas de los crímenes. Y en otras ocasiones el mismo Estado fabrica las pruebas para inculpar a las víctimas y eludir su responsabilidad de investigar. Así se dio en el caso de asesinato de Berta Cáceres, el estado salió a decir que se trataba de un crimen pasional. Y en el caso del asesinato de lo jóvenes de Iriona en el 2015, el estado argumentó que era un enfrentamiento con narcotraficantes. Y en el caso de la detención, tortura y encarcelamiento por 6 años al dirigente de la comunidad de Triunfo de la Cruz y de la OFRANEH del 1997 (Alfredo López y otro compañero), caso condenado por la CIDH), el estado argumentó que se trataba de posesión de estupefacientes. En ese entonces el Estado obligó a López declararse culpable.
  • ¿Estamos ante un Estado asesino? La estrategia es no Cumplir la Sentencia. El Estado que no cumple las responsabilidades emanadas de una sentencia de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) por violación de los derechos de su población, no es solo un Estado que incumple, es un Estado que asesina. Este es el caso de Honduras, “nuestro país”. No solo buscó todas las formas posibles para descalificar la condición indígena y tribal del pueblo Garifuna, sino que después de mas de cinco años, no cumple dos sentencias de la CIDH que buscan proteger los derechos colectivos de las comunidades, implementar las medidas de sustitución que repare los daños ocasionados y asegurar la no repetición de estos abusos contra la integridad de un pueblo.

 

 ¡BASTA YA! ¡SUNLA LE¡ ENOUGH IS ENOUGH¡¡¡

PROTECCIÓN DE NUESTROS LÍDERES Y LIDERESAS YA

SOLO QUEREMOS VIVIR EN PAZ

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Send this to a friend